A 3,9 escalones por segundo

Son poco más de tres minutos de pura explosividad, con el corazón a infinitas pulsaciones, bombeando a todo ritmo, y los músculos de la piernas trabajando a destajo. Con mucha prisa y sin ninguna pausa. Así subieron ayer los 40 atletas que participaron en la segunda cronoescalada a la Torre de Collserola, una carrera que cierra el circuito de pruebas de montaña que organiza Gore-Tex en España.

El secreto para ascender lo más rápido posible los 712 peldaños (115 metros de desnivel) que tiene la escalera exterior de la torre de comunicaciones de Barcelona, de 38 plantas, es aparentemente simple. "Hay que salir con mucha fuerza y luego ir regulando", explicó Just Sociats, de 29 años, que se cepilló el pirulí en 3.03.51 minutos (rebajó en cinco segundos la marca del 2006), a un ritmo de casi 3,9 escalones por segundo. Casi nada. "Subía los peldaños de dos en dos y en los rellanos me agarraba a la viga central para dar la vuelta con más rapidez y coger impulso", desveló el campeón, geólogo de profesión y que hace apenas dos años que se dedica a las carreras de montaña, modalidad a la que llegó tras dejar el atletismo. "Empecé para bajar peso. Ya he perdido 10 kilos". Ayer no perdió nada. Ganó y se llevó los 1.700 euros de premio del vencedor. "Es como si hubiera cobrado la paga de Navidad", dijo feliz Sociats, que vive en Valls.

El montacargas, más lento

El vencedor se impuso inesperadamente a los dos favoritos: Agustí Roc, segundo, y Kilian Jornet, que defendía el triunfo logrado la pasada temporada y que terminó en séptima posición. El gran reto, sin embargo, quedó pendiente. Nadie logró bajar de los tres minutos, aunque muchos no lo ven imposible. "Se puede batir ese tiempo", auguró Sociats, que subió a una velocidad superior al del montacargas de la torre. El ascensor por donde sube la gente hasta el mirador sigue siendo más rápido: 2.40 segundos. Pero todo es cuestión de tiempo.

Las mujeres fueron las primeras en correr. Como los hombres, salieron a intervalos de un minuto.

Entreno en el hotel

La aranesa Dolores López se llevó la victoria y dejó el cronómetro en 4.03.61 minutos, rebajando en poco más de tres segundos la marca que estableció Stephanie Jiménez en el 2006. "Este año venía más preparada. He salido muy fuerte, pero he tenido que regular porque al poco de empezar me he dicho: 'Pero si no puedo más'", explicó esta atleta del Club d'Esquí Vall d'Aran que para preparar esta carrera se ha pasado semanas subiendo y bajando por las escaleras las 10 plantas del hotel Pirene de Vielha, de la que es la propietaria. "Cuando me ven los empleados, me dicen que estoy loca", confesó.

La badalonesa Maria Bartolí terminó segunda, a más de cinco segundos de la vencedora. "Estoy muy contenta. No me lo esperaba", aseguró esta exatleta del Barça, tercera de España en 1999 en 1.500 metros y que ahora corre "por placer" con el equipo Badaxtrem. Bartolí, feliz por la segunda plaza y por los 1.200 euros de premio, se impuso por un segundo a Cristina Gómez, de Navàs, que acabó tercera.
Jordi Tió / Barcelona
SPORT