¡Hola!

Es mi primer mensaje en el foro y es, a decir verdad, fruto de la desesperación.

Me gustaría que alguien me pudiese dar consejo.

Soy un chico de 23 años de edad que siempre he practicado deporte en general a nivel aficionado desde que era pequeño. Ciclismo, tenis y sobre todo fútbol, que es mi verdadera pasión. He jugado en equipos de regional los últimos 4 años, entrenando una o dos veces por semana.

Este año por motivos de trabajo no he podido jugar al fútbol y he descubierto en el atletismo una vía para colmar mis ansias de deporte.

El problema que estoy teniendo es que cuando he empezado a correr después de varios meses sin hacer nada, me sentía muy bien, muy ligero y corría con facilidad 7 ó 14 km (7,4 km en 33 minutos). Sin embargo después de dos o tres meses corriendo dos veces por semana esa distancia, cada día me siento más pesado al correr, cada zancada me cuesta un mundo tirar de mi cuerpo, los gemelos como doloridos, a veces hasta tengo que parar, cuando antes incluso en los últimos tramos sacaba fuerzas de flaqueza como para hacer un spring final. Esto tiene obviamente una repercusión en los tiempos, pero lo que más me preocupa es las sensaciones. Mi objetivo al correr tampoco es llegar a correr como profesional, pero si que te da un aliciente cada día hacerlo mejor, tener una progresión positiva. Mi pregunta es si esto es normal, y si debo seguir así, en la dinámica que estoy o si por el contrario es mejor que descanse un tiempo y vuelva para ver si me veo más ligero.

Una segunda pregunta sería que planteamiento podría seguir (en líneas generales) para poder dedicarme al fútbol unos años más y después a los 30 me gustaría hacer el ironman aunque hiciera un mal tiempo, solo terminarlo sería un orgullo para mí.

Muchas gracias por haber leído.

Un saludo