Atletismo
Mostrando resultados del 1 al 11 de 11

Crónica del Maratón de Sevilla 2014

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Nov 2012
    Mensajes
    44

    Crónica del Maratón de Sevilla 2014

    Os dejo enlace al blog y el texto. Un saludo.

    42.195 metros: XXX Maratón de Sevilla - Mi crónica

    Antes de empezar con la crónica en sí, creo que es necesario que haga una pequeña reflexión acerca de lo que esperaba en esta maratón y lo que realmente he conseguido y ha ocurrido.

    En esto de correr maratones las dimensiones de la prueba y de nuestros sueños son difíciles de calibrar, la magnitud del entrenamiento, la grandeza del momento, la dureza de la prueba y los 42 kilómetros que hay que superar son un todo y sinceramente creo que no se pueden valorar individualmente sino que hay que hacerlo en conjunto.

    Por lo que a esta maratón respecta, el entrenamiento ha sido largo, concienzudo y exigente. El reto de bajar de 3 horas ha sido el foco que ha guiado estos casi 5 meses de entrenamientos, con muchos esfuerzos y sufrimientos que he asumido con una alegría creciente puesto que he visto como he mejorado sustancialmente mis marcas y mi forma.

    Mes a mes y carrera a carrera, he ido pulverizando mis marcas en 10 km, corriendo todas ellas por debajo de 39 minutos y pudiendo llegar a correr la San Silvestre Internacional en la que firme un tiempo en meta de 37'15''. Por otro lado y cuando empecé a centrarme en mayores distancias también he pegado un salto cualitativo espectacular, firmando dos medias maratones (Getafe y Fuencarral) en 1:23, marcas que, sinceramente, no me habría planteado hace 5 meses.

    Esta progresión me ha ido mentalizando de que el trabajo realizado había sido el correcto y que, sobre el papel, la marca de sub 3 era factible y era un objetivo que podía plantearme seriamente.

    En base a esta progresión planifique la carrera. La idea era ir a ritmo de principio a fin, engancharme a la liebre de 3 horas e ir con ella hasta el final, y si ya en el 38 tenía fuerzas apretar un poco, pero no gastar ni un gramo de energía de mas a lo largo de la carrera. Siempre en el grupo y victoria o muerte.

    Pero bueno dejémonos de análisis previos y centrémonos en la carrera.

    Baje a Sevilla el sábado por la mañana con 3 amigos, 4:30 de coche sin pisarle y del tirón y llegamos perfectos para dejar las cosas en la habitación de CEAR e ir con calma a comer cerca de la feria del corredor que era en el FIBES en Sevilla.

    He de decir que la feria fue bastante decepcionante. Muy desangelada, pocos stands de calidad y las marcas daba la sensación que ni siquiera estaban interesadas en estar allí. Un amigo quiso comprarse unas New Balance y siendo el patrocinador oficial de la prueba, ni vendían ni tenía tallas para que la gente se las pudiese probar.

    El resto de stands por el estilo, sin modelos de zapatillas, con pocas opciones para comprar y restos de stock. Lo único que se podía comprar eran calcetines y medias de compresión, el resto de productos inexistentes o sin tallas. Incluso en el stand de Power Bar cuando un amigo quiso comprarse los geles ya no les quedaban y nos remitían a otros stands donde, evidentemente, también se les habían acabado los geles.

    Menos mal, que me los traje de casa, porque en algún momento se me paso por la cabeza comprarlos en la feria y si no hubiese podido comprar los míos me habría dado algo.

    Lo mejor de la feria fue encontrarme con mi compadre Oli, al que hacia un huevo de tiempo que no veía y al que conozco desde el Maratón de Nueva York de hace 3 años.



    Tras la feria, un rato al hotel a vegetar y poner las piernas en alto antes de la cena. Los nervios estaban a flor de piel y estaba con esa sensación pre maratón de tener todas las cedulas de cuerpo en tensión, pero la charla con Juan Miguel y una ducha caliente rebajaron la presión y a las 8:30 nos fuimos dando un paseo hacia en restaurante italiano en el que teníamos reservada una mesa para cenar.

    He de reconocer que los nervios me tenían atenazado el cuerpo y que tenia cierto grado de malestar, pero la cena y 2 cervezas me ayudaron bastante a dejar de pensar en la carrera. Puede que creáis que es una tontería, pero para mí lo peor de una maratón son los nervios y las incertidumbres previas a la carrera, ya que siempre he corrido maratones con algún objetivo y nunca he corrido sin la presión y el agobio de cumplir conmigo mismo.

    Tras la cena y prontito nos fuimos al hotel a sobar y puedo asegurar que a las 11:30 ya estaba durmiendo a pierna suelta, solo me desperté por la noche una vez por el exceso de hidratación y a eso de las 6 ya estaba con el ojo abierto.

    Bajamos a desayunar a las 6:30 de la mañana al comedor del CEAR, un cuenco de cereales, una tostada con mantequilla y mermelada, un zumo de naranja, 2 lonchas de pavo, 2 cucharadas grandes de miel y una muffin de la suerte de chocolate con nueces.

    La gente en el comedor se la veía bastante concentrada, algún grupo con conversación suave, pero la mayoría de la gente estaba callada y desayunando mecánicamente. Lo más probable es que ese silencio y esa calma se debiese a que todos estaban medio dormidos, pero a mi me gusta pensar que es la concentración del guerrero antes de un épico combate.

    Ya de vuelta en la habitación, una duchita templada para soltar los músculos, a vaciar el estomago y a terminar de prepararme. Una serie de rutinas ya adquiridas en el tiempo me mantiene tranquilo mientras me voy preparando, la ropa ordenada, el dorsal prendido en la camiseta, mis calcetines de la suerte, las zapatillas, la gorra. Todo bien ordenadito para que no se me olvidase nada.

    El cielo despejado sin una sola nube, previsión meteorológica perfecta con una temperatura prevista a la hora de la salida de 9º, sin viento, sin excusas, el escenario perfecto para correr y una promesa cumplida por Sevilla que nunca falla a la hora de ofrecer las mejores condiciones para correr la maratón.

    Equipado y listo enfilo con Juan Miguel hacia el estado que esta a poco más de 10 minutos andando. Y ya al salir del CEAR se empieza sentir el maratón. Grupitos de 3 o 4 corredores andando hacia el estadio, un lejano sonido de megafonía, coches pasando hacia la zona del parking del estadio. Vamos... La leche.

    En ese momento ya casi no hay nervios, no se piensa en la carrera, ni nada, simplemente se anda como si fueses un autómata hasta el cajón de salida y ocupas tu puesto junto a tus miles de compañeros de carrera.

    Todos somos iguales en ese momento, el olor a linimento, vaselina y cremas de todo tipo te llega por todos lados, todos llevamos la camiseta especial, los pantalones de la suerte, los geles. Todo el mundo va dando sus saltitos para calentar, comprueba que el GPS se ha conectado correctamente y que tiene todo lo necesario para carrera a pesar de que ya lo ha comprobado 100 veces.

    Es el momento de desear suerte a los que tienes al lado, abrazarte con los amigos y transmitir esa confianza y esa fuerza sin palabras de una mirada de alguien que sabe el camino que te ha llevado hasta ese momento. La amistad entre corredores está llena de silencios llenos de palabras.

    Entre la multitud veo el globo de 3 horas a unos 30 metros por delante de mi. Me escoltan Juan Miguel y Antonio, mis dos compañeros de entrenos, que a pesar de haberse quedado por el camino del entrenamiento por problemas y lesiones musculares no han querido dejar de venirse a Sevilla para estar a mi lado. Me acompañaran los primeros dos kilómetros y luego me engancharan en el 32 para darme soporte en los últimos 10.


    Suena el Highway to Hell de AC/DC a todo volumen y empezamos a correr. Todo va bien. Salimos sin problemas y me pongo a ritmo fácilmente y sin agobiarme voy acercándome poco a poco al globo. El ritmo es perfecto a 4'10'' y he empezado de puta madre sin sentirme cansado ni pesado. Las piernas están perfectas y en cuestión de 2 - 3 km me he puesto a la altura del grupo y he encontrado un sitio bueno para correr.

    Iba tan concentrado en la carrera y en buscar un buen sitio que ni me he dado cuenta de cuando me han dejado Juan y Antonio, pero no pasa nada, todo bien. La liebre marca el ritmo perfectamente y los pasos por los puntos de control van perfectos. km 5 en 20'55'' y km 10 que era mi primer punto de control mental en 41'55''.

    Todos en el grupo estamos contentos. Se oye a la gente animar a la libre y apoyar su trabajo diciendo que el ritmo es de puta madre y que lo está haciendo de cojones. Todo hasta ese punto va bien.

    A partir de ese momento (km 12,5) en los avituallamientos se empieza a montar un barullo de cojones. Resulta que son muy cortos y encima solo están situados en un lado de la calzada, por lo que cuando los ves, antes de llegar al lateral para poder pillar algo, se han terminado las mesas y no has podido pillar agua.

    La gente del grupo, muy solidaria y viendo el puto desastre que supone no ir bebiendo en todos los avituallamiento, se va rulando los vasos de cartón con el agua, porque los de isotónica los sirven en vasos de plástico tan pequeños que resulta imposible pasarlos.

    En vez de beber bien, solamente pude beber a medias en la mayoría de los puntos. Cuando pillaba agua no podía pillar isotónica y al revés, las veces que tenia la mano libre para la isotónica era porque no me había dado tiempo a pillar el agua.

    Este problema con los avituallamientos se mantuvo a lo largo de toda la carrera desde el km 10 y desde mi punto vista fue una putada bastante grande, porque el día era caluroso e invitaba a beber todo lo que se pudiese y por culpa de una organización chapucera no pudimos hidratarnos todo lo que hubiésemos querido.

    A pesar de eso me mantuve bien. Paso por el kilometro 14 perfecto y según el plan en 58'45'', con un minuto de margen sobre el límite de tiempo. Bien. En el 15 me comí el primero de los geles y sin problema, ya los había probado con antelación y entro perfecto. Ya en mente estaba el paso por la media y todo iba según lo provisto.

    Paso por la media en 1:29:38, clavando el ritmo, con el grupo de sub 3 bastante numeroso, todos con moral y de momento sin ver a la gente sufrir demasiado. Algunos gritos de ánimo entre los componentes del grupo y como si todos fuésemos uno solo continuamos nuestro camino a ritmo constante de 4'15''.

    Estamos en la zona más fea y alejada de la carrera, en una zona de avenidas anchas, con tráfico en el carril contrario y un poco al descubierto, lo que hace que el ritmo baje 2 o 3 segundos y del 24 al 27 casi rodamos el 4'20''.

    A pesar de eso nos recuperamos y el ritmo mejora a partir del 27. Todo va de puta madre y nos acercamos a la barrera psicológica del 30, cuando de repente, en el 29 sin previo aviso, la liebre se lleva la mano al cuadriceps y se para.

    Casi no me ni tiempo de mirar atrás y ver que pasa, el grupo como si fuese una manada de caballos a toda velocidad sigue adelante y mantiene el ritmo, y yo en medio empiezo a maldecir el ataque de pánico que tenia verme sin liebre en un momento crucial de la carrera.

    A pesar de eso, las dudas no podían durar demasiado, el tren seguía hacia adelante y en el 30 a la altura del Benito Villamarín empieza lo duro de la carrera, así que me como el segundo de los geles, compruebo el reloj y renuevo la confianza mental confirmando que puedo conseguirlo.

    Juan Miguel y Antonio me esperan en el 32 y cuando se enganchan no se creen que vaya tan bien. 2:15:12, 10 km por delante y 45 minutos para terminar la carrera, vamos a ritmo de 4'15'' y puedo permitirme hasta un ritmo de 4'30'', si dosifico lo consigo y además tenemos por delante la parte más bonita del maratón.



    Mis escoltas se ponen uno a cada lado y nos ponemos al lio. El 32 y el 33 mantengo el ritmo sin problemas, pero ya entrando en el parque de Maria Luisa, con sus adoquines, sus curvas y su plaza la cosa no empieza a carburar. Empiezo a notar las piernas cansadas, de pecho y de cabeza voy bien, pero el cansancio empieza a apoderarse de la zona de los gemelos.

    Procuro no pensar mucho en ello y me centro en intentar seguir el ritmo que me van marcando, pero poco a poco noto que la velocidad va bajando. Intento en un par de ocasiones volver a animar las piernas, y en el 35 sigo manteniendo el ritmo por encima de 4'30''. A pesar de eso las piernas no dan más de si y dos repechos de risa me machacan el ritmo.

    Ya el 38 y el 39 los estoy marcando a ritmos de 4'45’’ y estoy en el puto límite para conseguirlo. Paso por el 39 en 2:47:21, tengo 12'30'' para correr 3 km. PUEDES HACERLO JODER!!! VAMOS NACHO!!! Los gritos de Juan Miguel y Antonio me revientan los oídos y hago un último esfuerzo más por intentar aligerar el ritmo, pero es imposible. Ponerme otra vez a ritmo de 4' el km era imposible y mi mente ante la certeza de que todo estaba perdido se derrumbo. Toda mi fortaleza construida entrenamiento a entrenamiento y kilometro a kilometro se deshizo y voló por los aires.

    Las piernas se mueven pero ya no responden a mis intentos de apretar. Cuando me fijo a un lado en el que hay un tío tirado en el suelo con las piernas con mas nudos que una cuerda me doy de que hace tiempo que hay gente pasándome. Veo el estadio al fondo como un gran monumento al fracaso y justo en ese momento me entra el flato como si me hubiesen hundido un cuchillo en mitad del pecho, me pare para respirar y llenar el pecho de aire, y creo que habría llorado si me quedase algo de liquido en el cuerpo, pero al no quedar nada me puse otra vez a correr lo más dignamente posiblemente para terminar.

    Esos últimos dos kilómetros los pase consolándome en que seguro que mejoraría marca, pero un tremendo sabor a derrota invadía mi boca. Juan Miguel y Antonio ya conscientes de que no lo conseguía habían dejado de gritar y como buenos amigos y compañeros ya solamente estaban a mi lado casi en silencio animándome calladamente para que sacase las últimas fuerzas para llegar a meta y terminar ni sufrimiento.

    En cierto modo mi fracaso era el suyo, porque aunque ellos habían caído en el camino en cierto modo habían depositado en mi sus esperanzas de triunfo, es quizás que por eso que no disfrute nada de la entrada al estadio, ni del tartán de la pista, ni del videomarcador gigante, ni de las gradas llenas de gente. Al final casi, no mire a las gradas ni a mi alrededor, simplemente termine no sin tener el frívolo detalle de intentar terminar con una sonrisa para la foto de entrada en meta.

    3:04:54 todo un triunfo y a la vez una tremenda decepción.


    Ya cruzado el arco de meta y mientras andaba a trompicones hacia una chica que me miraba sonriente medalla en mano todo se calmo. Me abrace con Juan y con Antonio y sin tener que decir nada les agradecí lo bien que se habían portado conmigo a la vez que en cierto modo me disculpaba por no haberlo conseguido. Fue durante unos segundos, pero con ese callado abrazo todo termino y en ese momento todo cambio.

    Ya no estaba tan cansado, y la marca no parecía tan mala. Hacia un día magnifico y me puse a mirar la medalla mientras pensaba que mejorar mi marca 5 minutos no estaba tan mal y que seguía mejorando, que cojones, en 5 años siempre había ido tirando para arriba mi marca y era mi tercer maratón consecutivo por debajo de 3:10:00.


    Ya con esos pensamientos y en los túneles de salida del estadio en donde estaba el avituallamiento final, empecé a beber agua y Powerade para recuperarme, me comí un par de dátiles, una naranja y en ese momento me trajeron una cerveza que apure de un trabo y mientras me la rellenaban ya estaba como nuevo.

    En esta vida y en este deporte hay que saber que cuando se pincha, se pincha y no hay que poner excusas de ningún tipo. Habrá otras oportunidades y en esas estoy seguro que lo conseguiré, vaya que si lo conseguiré.

    Además, que coño, mi liebre no había terminado la carrera, el favorito para ganar se había retirado en el km 28, el maratón lo había ganado la liebre y el resto de favoritos había entrado a 4 minutos del ganador, así que seguro que en cualquier charla de bar iba a tener argumentos para defender mi marca y el trabajo realizado.

    Ya analizando la carrera me he dado cuenta de que lo importantes es que seguí el plan a la perfección. Los ritmos, los tiempos de paso, los avituallamientos, todo fue perfecto y según lo que tenía en mente hasta que llegue al final donde las piernas no resistieron y creo que es positivo el haber planificado adecuadamente todo.

    Así que en el fondo todo puede computar como un pequeño triunfo y una promesa de que la proxima vez, si sigo dadndolo todo, puede que lo consiga.
    Sigue mis entrenos y carreras en http://42195metros.blogspot.com.es/

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Aug 2013
    Localización
    Viella, Val d'Aran
    Edad
    43
    Mensajes
    6.207
    Enhorabuena por la crónica y por la marca....no todos los días se consiguen hacer esos tiempazos, además para poder disfrutar del éxito hay que saborear el fracaso y aunque a ti te parezca un fracaso el haber quedado 4 min por encima, el único fracaso hubiera sido poder aspirar a 3h y hacer 3h10 por miedo al fracaso
    Maratones Disputados
    -Barcelona-mar'13
    -Berlín-sep'13
    -París-abr'14
    -Valencia-nov'14
    -Barcelona-mar'15
    -Donosti-nov'15
    -Boston-abr'16
    -Donosti-nov'16



    Alex y tu porque sales a correr?
    porque me sale de los cojones!!!!


    Perfil Strava http://www.strava.com/athletes/73970...source=top-nav

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Jan 2013
    Mensajes
    730
    Felicidades por la marca!!! Siento mucho que no consiguieras tu propósito...pero con el tiempo te vas dando cuenta que es una gran marca...y que cuando uno hace todo lo que tiene que hacer...tiene que estar muy orgulloso de sí mismo

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    Jan 2013
    Mensajes
    126
    Impresionante. Uf, pensaba que lo ibas a conseguir. La plaza de España fue demoledora....

    Lo que más me gusta es cómo lo has asimilado. En el próximo nos cuentas...

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Mar 2011
    Localización
    Gipuzkoa
    Edad
    39
    Mensajes
    177
    Enhorabuena, una crónica estupenda!!
    Según iba leyendo, por momentos he pensado que te tenías que retirar por culpa del bajón emocional... Pero que cojones, has sido un jabato y has entrado en meta con una muy buena marca.
    Seguro que en la siguiente superas lo que querías conseguir en esta.
    Mejores tiempos a dia de hoy:

    - Behobia/SS 2017 : 01:19:09
    - Media Maratón Donosti 2015: 01:24:40
    - 10kms Ikaztegieta 2014 : 00:38:34
    - Marató BCN 2014: 3h24'11''

    - Maratón Roma 2015: 3h:15'01"



    Crónica de mi primera maratón BCN 2014
    https://www.foroatletismo.com/foro/a...cn-2014-a.html

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Nov 2013
    Edad
    40
    Mensajes
    389
    Cita Originalmente escrito por Himly Ver Mensaje
    Enhorabuena por la crónica y por la marca....no todos los días se consiguen hacer esos tiempazos, además para poder disfrutar del éxito hay que saborear el fracaso y aunque a ti te parezca un fracaso el haber quedado 4 min por encima, el único fracaso hubiera sido poder aspirar a 3h y hacer 3h10 por miedo al fracaso
    +1
    MARATON, todo lo demás es un calentamiento

    MARCAS PERSONALES:

    - 10 Km: 38'14'' "Cursa Barri Sant Antoni", 17-01-16

    - MM: 1h23'23'' "Mitja Marató de Barcelona", 16-02-2014


    - Maratón: 3h01'13'' "Marató de Barcelona", 13-03-2016


    - TRAIL 101,2KMS: 13h46'24'' "Intermon Oxfam Trailwalker", 20-04-13

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    Nov 2013
    Edad
    40
    Mensajes
    389
    Cita Originalmente escrito por Tressilian Ver Mensaje
    Os dejo enlace al blog y el texto. Un saludo.

    42.195 metros: XXX Maratón de Sevilla - Mi crónica

    Antes de empezar con la crónica en sí, creo que es necesario que haga una pequeña reflexión acerca de lo que esperaba en esta maratón y lo que realmente he conseguido y ha ocurrido.

    En esto de correr maratones las dimensiones de la prueba y de nuestros sueños son difíciles de calibrar, la magnitud del entrenamiento, la grandeza del momento, la dureza de la prueba y los 42 kilómetros que hay que superar son un todo y sinceramente creo que no se pueden valorar individualmente sino que hay que hacerlo en conjunto.

    Por lo que a esta maratón respecta, el entrenamiento ha sido largo, concienzudo y exigente. El reto de bajar de 3 horas ha sido el foco que ha guiado estos casi 5 meses de entrenamientos, con muchos esfuerzos y sufrimientos que he asumido con una alegría creciente puesto que he visto como he mejorado sustancialmente mis marcas y mi forma.

    Mes a mes y carrera a carrera, he ido pulverizando mis marcas en 10 km, corriendo todas ellas por debajo de 39 minutos y pudiendo llegar a correr la San Silvestre Internacional en la que firme un tiempo en meta de 37'15''. Por otro lado y cuando empecé a centrarme en mayores distancias también he pegado un salto cualitativo espectacular, firmando dos medias maratones (Getafe y Fuencarral) en 1:23, marcas que, sinceramente, no me habría planteado hace 5 meses.

    Esta progresión me ha ido mentalizando de que el trabajo realizado había sido el correcto y que, sobre el papel, la marca de sub 3 era factible y era un objetivo que podía plantearme seriamente.

    En base a esta progresión planifique la carrera. La idea era ir a ritmo de principio a fin, engancharme a la liebre de 3 horas e ir con ella hasta el final, y si ya en el 38 tenía fuerzas apretar un poco, pero no gastar ni un gramo de energía de mas a lo largo de la carrera. Siempre en el grupo y victoria o muerte.

    Pero bueno dejémonos de análisis previos y centrémonos en la carrera.

    Baje a Sevilla el sábado por la mañana con 3 amigos, 4:30 de coche sin pisarle y del tirón y llegamos perfectos para dejar las cosas en la habitación de CEAR e ir con calma a comer cerca de la feria del corredor que era en el FIBES en Sevilla.

    He de decir que la feria fue bastante decepcionante. Muy desangelada, pocos stands de calidad y las marcas daba la sensación que ni siquiera estaban interesadas en estar allí. Un amigo quiso comprarse unas New Balance y siendo el patrocinador oficial de la prueba, ni vendían ni tenía tallas para que la gente se las pudiese probar.

    El resto de stands por el estilo, sin modelos de zapatillas, con pocas opciones para comprar y restos de stock. Lo único que se podía comprar eran calcetines y medias de compresión, el resto de productos inexistentes o sin tallas. Incluso en el stand de Power Bar cuando un amigo quiso comprarse los geles ya no les quedaban y nos remitían a otros stands donde, evidentemente, también se les habían acabado los geles.

    Menos mal, que me los traje de casa, porque en algún momento se me paso por la cabeza comprarlos en la feria y si no hubiese podido comprar los míos me habría dado algo.

    Lo mejor de la feria fue encontrarme con mi compadre Oli, al que hacia un huevo de tiempo que no veía y al que conozco desde el Maratón de Nueva York de hace 3 años.



    Tras la feria, un rato al hotel a vegetar y poner las piernas en alto antes de la cena. Los nervios estaban a flor de piel y estaba con esa sensación pre maratón de tener todas las cedulas de cuerpo en tensión, pero la charla con Juan Miguel y una ducha caliente rebajaron la presión y a las 8:30 nos fuimos dando un paseo hacia en restaurante italiano en el que teníamos reservada una mesa para cenar.

    He de reconocer que los nervios me tenían atenazado el cuerpo y que tenia cierto grado de malestar, pero la cena y 2 cervezas me ayudaron bastante a dejar de pensar en la carrera. Puede que creáis que es una tontería, pero para mí lo peor de una maratón son los nervios y las incertidumbres previas a la carrera, ya que siempre he corrido maratones con algún objetivo y nunca he corrido sin la presión y el agobio de cumplir conmigo mismo.

    Tras la cena y prontito nos fuimos al hotel a sobar y puedo asegurar que a las 11:30 ya estaba durmiendo a pierna suelta, solo me desperté por la noche una vez por el exceso de hidratación y a eso de las 6 ya estaba con el ojo abierto.

    Bajamos a desayunar a las 6:30 de la mañana al comedor del CEAR, un cuenco de cereales, una tostada con mantequilla y mermelada, un zumo de naranja, 2 lonchas de pavo, 2 cucharadas grandes de miel y una muffin de la suerte de chocolate con nueces.

    La gente en el comedor se la veía bastante concentrada, algún grupo con conversación suave, pero la mayoría de la gente estaba callada y desayunando mecánicamente. Lo más probable es que ese silencio y esa calma se debiese a que todos estaban medio dormidos, pero a mi me gusta pensar que es la concentración del guerrero antes de un épico combate.

    Ya de vuelta en la habitación, una duchita templada para soltar los músculos, a vaciar el estomago y a terminar de prepararme. Una serie de rutinas ya adquiridas en el tiempo me mantiene tranquilo mientras me voy preparando, la ropa ordenada, el dorsal prendido en la camiseta, mis calcetines de la suerte, las zapatillas, la gorra. Todo bien ordenadito para que no se me olvidase nada.

    El cielo despejado sin una sola nube, previsión meteorológica perfecta con una temperatura prevista a la hora de la salida de 9º, sin viento, sin excusas, el escenario perfecto para correr y una promesa cumplida por Sevilla que nunca falla a la hora de ofrecer las mejores condiciones para correr la maratón.

    Equipado y listo enfilo con Juan Miguel hacia el estado que esta a poco más de 10 minutos andando. Y ya al salir del CEAR se empieza sentir el maratón. Grupitos de 3 o 4 corredores andando hacia el estadio, un lejano sonido de megafonía, coches pasando hacia la zona del parking del estadio. Vamos... La leche.

    En ese momento ya casi no hay nervios, no se piensa en la carrera, ni nada, simplemente se anda como si fueses un autómata hasta el cajón de salida y ocupas tu puesto junto a tus miles de compañeros de carrera.

    Todos somos iguales en ese momento, el olor a linimento, vaselina y cremas de todo tipo te llega por todos lados, todos llevamos la camiseta especial, los pantalones de la suerte, los geles. Todo el mundo va dando sus saltitos para calentar, comprueba que el GPS se ha conectado correctamente y que tiene todo lo necesario para carrera a pesar de que ya lo ha comprobado 100 veces.

    Es el momento de desear suerte a los que tienes al lado, abrazarte con los amigos y transmitir esa confianza y esa fuerza sin palabras de una mirada de alguien que sabe el camino que te ha llevado hasta ese momento. La amistad entre corredores está llena de silencios llenos de palabras.

    Entre la multitud veo el globo de 3 horas a unos 30 metros por delante de mi. Me escoltan Juan Miguel y Antonio, mis dos compañeros de entrenos, que a pesar de haberse quedado por el camino del entrenamiento por problemas y lesiones musculares no han querido dejar de venirse a Sevilla para estar a mi lado. Me acompañaran los primeros dos kilómetros y luego me engancharan en el 32 para darme soporte en los últimos 10.


    Suena el Highway to Hell de AC/DC a todo volumen y empezamos a correr. Todo va bien. Salimos sin problemas y me pongo a ritmo fácilmente y sin agobiarme voy acercándome poco a poco al globo. El ritmo es perfecto a 4'10'' y he empezado de puta madre sin sentirme cansado ni pesado. Las piernas están perfectas y en cuestión de 2 - 3 km me he puesto a la altura del grupo y he encontrado un sitio bueno para correr.

    Iba tan concentrado en la carrera y en buscar un buen sitio que ni me he dado cuenta de cuando me han dejado Juan y Antonio, pero no pasa nada, todo bien. La liebre marca el ritmo perfectamente y los pasos por los puntos de control van perfectos. km 5 en 20'55'' y km 10 que era mi primer punto de control mental en 41'55''.

    Todos en el grupo estamos contentos. Se oye a la gente animar a la libre y apoyar su trabajo diciendo que el ritmo es de puta madre y que lo está haciendo de cojones. Todo hasta ese punto va bien.

    A partir de ese momento (km 12,5) en los avituallamientos se empieza a montar un barullo de cojones. Resulta que son muy cortos y encima solo están situados en un lado de la calzada, por lo que cuando los ves, antes de llegar al lateral para poder pillar algo, se han terminado las mesas y no has podido pillar agua.

    La gente del grupo, muy solidaria y viendo el puto desastre que supone no ir bebiendo en todos los avituallamiento, se va rulando los vasos de cartón con el agua, porque los de isotónica los sirven en vasos de plástico tan pequeños que resulta imposible pasarlos.

    En vez de beber bien, solamente pude beber a medias en la mayoría de los puntos. Cuando pillaba agua no podía pillar isotónica y al revés, las veces que tenia la mano libre para la isotónica era porque no me había dado tiempo a pillar el agua.

    Este problema con los avituallamientos se mantuvo a lo largo de toda la carrera desde el km 10 y desde mi punto vista fue una putada bastante grande, porque el día era caluroso e invitaba a beber todo lo que se pudiese y por culpa de una organización chapucera no pudimos hidratarnos todo lo que hubiésemos querido.

    A pesar de eso me mantuve bien. Paso por el kilometro 14 perfecto y según el plan en 58'45'', con un minuto de margen sobre el límite de tiempo. Bien. En el 15 me comí el primero de los geles y sin problema, ya los había probado con antelación y entro perfecto. Ya en mente estaba el paso por la media y todo iba según lo provisto.

    Paso por la media en 1:29:38, clavando el ritmo, con el grupo de sub 3 bastante numeroso, todos con moral y de momento sin ver a la gente sufrir demasiado. Algunos gritos de ánimo entre los componentes del grupo y como si todos fuésemos uno solo continuamos nuestro camino a ritmo constante de 4'15''.

    Estamos en la zona más fea y alejada de la carrera, en una zona de avenidas anchas, con tráfico en el carril contrario y un poco al descubierto, lo que hace que el ritmo baje 2 o 3 segundos y del 24 al 27 casi rodamos el 4'20''.

    A pesar de eso nos recuperamos y el ritmo mejora a partir del 27. Todo va de puta madre y nos acercamos a la barrera psicológica del 30, cuando de repente, en el 29 sin previo aviso, la liebre se lleva la mano al cuadriceps y se para.

    Casi no me ni tiempo de mirar atrás y ver que pasa, el grupo como si fuese una manada de caballos a toda velocidad sigue adelante y mantiene el ritmo, y yo en medio empiezo a maldecir el ataque de pánico que tenia verme sin liebre en un momento crucial de la carrera.

    A pesar de eso, las dudas no podían durar demasiado, el tren seguía hacia adelante y en el 30 a la altura del Benito Villamarín empieza lo duro de la carrera, así que me como el segundo de los geles, compruebo el reloj y renuevo la confianza mental confirmando que puedo conseguirlo.

    Juan Miguel y Antonio me esperan en el 32 y cuando se enganchan no se creen que vaya tan bien. 2:15:12, 10 km por delante y 45 minutos para terminar la carrera, vamos a ritmo de 4'15'' y puedo permitirme hasta un ritmo de 4'30'', si dosifico lo consigo y además tenemos por delante la parte más bonita del maratón.



    Mis escoltas se ponen uno a cada lado y nos ponemos al lio. El 32 y el 33 mantengo el ritmo sin problemas, pero ya entrando en el parque de Maria Luisa, con sus adoquines, sus curvas y su plaza la cosa no empieza a carburar. Empiezo a notar las piernas cansadas, de pecho y de cabeza voy bien, pero el cansancio empieza a apoderarse de la zona de los gemelos.

    Procuro no pensar mucho en ello y me centro en intentar seguir el ritmo que me van marcando, pero poco a poco noto que la velocidad va bajando. Intento en un par de ocasiones volver a animar las piernas, y en el 35 sigo manteniendo el ritmo por encima de 4'30''. A pesar de eso las piernas no dan más de si y dos repechos de risa me machacan el ritmo.

    Ya el 38 y el 39 los estoy marcando a ritmos de 4'45’’ y estoy en el puto límite para conseguirlo. Paso por el 39 en 2:47:21, tengo 12'30'' para correr 3 km. PUEDES HACERLO JODER!!! VAMOS NACHO!!! Los gritos de Juan Miguel y Antonio me revientan los oídos y hago un último esfuerzo más por intentar aligerar el ritmo, pero es imposible. Ponerme otra vez a ritmo de 4' el km era imposible y mi mente ante la certeza de que todo estaba perdido se derrumbo. Toda mi fortaleza construida entrenamiento a entrenamiento y kilometro a kilometro se deshizo y voló por los aires.

    Las piernas se mueven pero ya no responden a mis intentos de apretar. Cuando me fijo a un lado en el que hay un tío tirado en el suelo con las piernas con mas nudos que una cuerda me doy de que hace tiempo que hay gente pasándome. Veo el estadio al fondo como un gran monumento al fracaso y justo en ese momento me entra el flato como si me hubiesen hundido un cuchillo en mitad del pecho, me pare para respirar y llenar el pecho de aire, y creo que habría llorado si me quedase algo de liquido en el cuerpo, pero al no quedar nada me puse otra vez a correr lo más dignamente posiblemente para terminar.

    Esos últimos dos kilómetros los pase consolándome en que seguro que mejoraría marca, pero un tremendo sabor a derrota invadía mi boca. Juan Miguel y Antonio ya conscientes de que no lo conseguía habían dejado de gritar y como buenos amigos y compañeros ya solamente estaban a mi lado casi en silencio animándome calladamente para que sacase las últimas fuerzas para llegar a meta y terminar ni sufrimiento.

    En cierto modo mi fracaso era el suyo, porque aunque ellos habían caído en el camino en cierto modo habían depositado en mi sus esperanzas de triunfo, es quizás que por eso que no disfrute nada de la entrada al estadio, ni del tartán de la pista, ni del videomarcador gigante, ni de las gradas llenas de gente. Al final casi, no mire a las gradas ni a mi alrededor, simplemente termine no sin tener el frívolo detalle de intentar terminar con una sonrisa para la foto de entrada en meta.

    3:04:54 todo un triunfo y a la vez una tremenda decepción.


    Ya cruzado el arco de meta y mientras andaba a trompicones hacia una chica que me miraba sonriente medalla en mano todo se calmo. Me abrace con Juan y con Antonio y sin tener que decir nada les agradecí lo bien que se habían portado conmigo a la vez que en cierto modo me disculpaba por no haberlo conseguido. Fue durante unos segundos, pero con ese callado abrazo todo termino y en ese momento todo cambio.

    Ya no estaba tan cansado, y la marca no parecía tan mala. Hacia un día magnifico y me puse a mirar la medalla mientras pensaba que mejorar mi marca 5 minutos no estaba tan mal y que seguía mejorando, que cojones, en 5 años siempre había ido tirando para arriba mi marca y era mi tercer maratón consecutivo por debajo de 3:10:00.


    Ya con esos pensamientos y en los túneles de salida del estadio en donde estaba el avituallamiento final, empecé a beber agua y Powerade para recuperarme, me comí un par de dátiles, una naranja y en ese momento me trajeron una cerveza que apure de un trabo y mientras me la rellenaban ya estaba como nuevo.

    En esta vida y en este deporte hay que saber que cuando se pincha, se pincha y no hay que poner excusas de ningún tipo. Habrá otras oportunidades y en esas estoy seguro que lo conseguiré, vaya que si lo conseguiré.

    Además, que coño, mi liebre no había terminado la carrera, el favorito para ganar se había retirado en el km 28, el maratón lo había ganado la liebre y el resto de favoritos había entrado a 4 minutos del ganador, así que seguro que en cualquier charla de bar iba a tener argumentos para defender mi marca y el trabajo realizado.

    Ya analizando la carrera me he dado cuenta de que lo importantes es que seguí el plan a la perfección. Los ritmos, los tiempos de paso, los avituallamientos, todo fue perfecto y según lo que tenía en mente hasta que llegue al final donde las piernas no resistieron y creo que es positivo el haber planificado adecuadamente todo.

    Así que en el fondo todo puede computar como un pequeño triunfo y una promesa de que la proxima vez, si sigo dadndolo todo, puede que lo consiga.
    Mi más sincera enhorabuena!!!

    Por la ilusión con la que has preparado la prueba, por el tiempazo y por la crónica!!!!
    MARATON, todo lo demás es un calentamiento

    MARCAS PERSONALES:

    - 10 Km: 38'14'' "Cursa Barri Sant Antoni", 17-01-16

    - MM: 1h23'23'' "Mitja Marató de Barcelona", 16-02-2014


    - Maratón: 3h01'13'' "Marató de Barcelona", 13-03-2016


    - TRAIL 101,2KMS: 13h46'24'' "Intermon Oxfam Trailwalker", 20-04-13

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    Jan 2010
    Localización
    Adeje (tenerife)
    Edad
    41
    Mensajes
    893
    Cita Originalmente escrito por Tressilian Ver Mensaje
    Os dejo enlace al blog y el texto. Un saludo.

    42.195 metros: XXX Maratón de Sevilla - Mi crónica
    No se si darte la enhorabuena por la carrera a tenor de tus comentarios, pero si enhorabuena por la cronica.

    Te ha faltado mas experiencia en la larga distancia, mas entrenamientos largos y posiblemente mas kilometros, tus marcas de 10 km y mediamaraton son mucho mejores que la marca del Maraton.

    Y un apunte pasar la mediamaraton en 1:29:38 tiene mucho riesgo, es muy probable que un paso un poco mas rapido habrias hecho una marca un poco mejor, en todo caso hablamos probablemente de segundos, en ningun caso suficiente para bajar de las 3h.

    Lo tienes facil para la proxima, si entrenas lo necesario porque mucho me temo que vas a tener que entrenar mas y cambiar la estructura de los entrenamientos si quieres equiparar tu marca de la maraton con la marca de distancias inferiores

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    Feb 2014
    Mensajes
    10
    Impecable cronica y, respecto de la carrera, en la que yo tambien iba con esa excelente liebre sub-3 horas, vie como se le escapo el globo y todo cambio a partir de entonces... Aunque finalmente conseguí un 2:59:08 permiteme, si lo consideras, una opinión: creo que la marca en media maraton la tienes que rebajar (como mucho, 1:22:30) y evitar ajustar el paso por la media (pues, como en Sevilla, el calor no perdona)... Solo te queda un pelín y seguro que lo tienes: asegura tambien un circuito bien plano, buen clima y psicología.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    Nov 2012
    Mensajes
    44
    Es posible que el ser conservador y me ajustase a la liebre y pasar tan a la uña por la media sea un riesgo.

    Pero en alguna ocasion anterior tambien arriesge y fui mas fuerte que la liebre y tambien me hostie.

    El caso es que en esta ocasion quise ajustarme al plan y apostar todo al ritmo.

    La verdad es que fui comodo hasta que las piernas se quedaron sin combustible.

    No se si fue algo de deshidratación (que soy consciente que no bebi todo lo que queria) o que, pero el pecho y cabeza iba bien.

    Seguiremos intentandolo.

    Sigue mis entrenos y carreras en http://42195metros.blogspot.com.es/

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    Feb 2014
    Localización
    Valencia
    Mensajes
    49
    No hay que tirar la toalla!

Temas Similares

  1. Dorsal para la maraton de sevilla 2014
    Por miguelbravo en el foro Atletismo Popular
    Respuestas: 5
    Último Mensaje: 12-02-2014, 14:55
  2. Mi primer Maratón: Sevilla 2014
    Por pacobolin02 en el foro Entrenamiento
    Respuestas: 12
    Último Mensaje: 25-01-2014, 21:10
  3. Maraton de sevilla febrero 2014
    Por correcaminosMURGA en el foro Bienvenida a Foroatletismo
    Respuestas: 1
    Último Mensaje: 23-01-2014, 02:40
  4. maraton sevilla 2014
    Por bono en el foro Compra-venta Dorsales
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 20-12-2013, 13:34
  5. Avituallamientos MARATON SEVILLA 2014
    Por freest en el foro Atletismo Popular
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 14-12-2013, 00:43