Bueno, bueno, que subidón de carrera.

Paso a escribir mi crónica sobre la San Antón 2010, intentando ser lo más objetivo posible, pues, como sabéis, no pertenezco a la organización, pero tengo gente dentro.

Carrera A (La infantil), impecable, finalmente son 1.300 mini-runners los que la finalizan.

Eso se llama cantera runner, y hay que fomentarla, por más que eso pueda ocasionar algún inconveniente, ya que retrasa un poco la entrada en línea de salida, y produce la impaciencia de algunos, que realmente van a competir la carrera adulta.

Carrera B (la adulta):

Se ha aumentado la zona de calentamiento, con lo que está disponible toda la Avenida de Andalucía, hasta la rotonda de bomberos-carretera cordoba. Eso hace muy vistosa la zona de calentamiento, que incluso tiene ambientación de música y bailes tradicionales de la zona.

Veo que los atletas populares y los profesionales calientan sin dificultad, incluso me cruzo cara a cara con Marta Domínguez.

Se han instalado urinarios masculinos y baños femeninos. Nunca antes los había visto en una carrera popular en asfalto. Los hay en número suficiente, (al menos los masculinos, los femeninos no lo sé).

Entramos en zona de salida a las 19.40 h, cuando la carrera infantil ha finalizado. Algunos se impacientan, se ve que querían entrar en dicha zona cuando aún hubiera niños entrando en meta. En fin …..

La entrada en el “cajón” es fluida, pues se han aumentado los lectores del código de barras que lleva el dorsal.

Hacia las 19.50 h. paso el control de salida, y miro hacia el área de entrega de dorsales, donde únicamente hay 15-20 personas esperando, los más rezagados, pero parecen ser atendidos con inmediatez, pues hay más de 10 personas entregando dorsales.

Impresionante ambiente y compañerismo. A través de un pantalla de video se puede seguir la presentación de los atletas de élite, y se produce una gran ovación cuando finalmente se presenta a Marta Domínguez, estandarte de esta prueba en los últimos años.

De inmediato se da la salida, y puedo ver detrás de las vallas 4 y 5 filas de público animando con mucha fuerza. Salida espectacular al haberse eliminado el seto central que hacía de mediana en la autovía.

Nuestro compañero forero Biquingo había comentado que tenía inquietud por una farola central, pero justo delante había un globo aerostático publicitario que marcaba perfectamente la rotonda, así que ningún problema.

Avenida de Andalucía no tan llena de gente como yo esperaba, pero es que el público ha optado por apelotonarse en la zona de entrada del túnel de la intersección del Gran Eje con Paseo de la Estación. Ahí sí había miles de personas animando, y miles pasando debajo del puente. Seguro que muchos mantienen esa instantánea en su retina por muchos años, y es una de las que hacen repetir.

Giramos hacia Avenida de Madrid, pensando que ya a partir de ahí se irán produciendo claros, y podremos mejorar posiciones: es un error. Hay tanta gente corriendo que la Avenida de Madrid no es más que un mar de cabezas. Otra foto para el recuerdo, pues se ve impresionante de abajo arriba, con la iluminación navideña encendida para la ocasión.

La cuesta se hace llevadera, pues no es mucho el ritmo que se puede coger.

Giramos a la izquierda hacia barrio de San Ildefonso, y se produce una disminución del ritmo, pues a la estrechez de la calle Tablerón hay que unir que hay compañeros que van en silla de ruedas, y que, pese a que han salido unos segundos antes, ya han sido cogidos por el grueso del pelotón, y pueden ser arrollados, así que aquí se ralentiza un poco la marcheta, pero en todo caso es fluida, con precauciones.

Nos adentramos en los adarves bajos y sigo pensando “a ver si en la cuesta de la Alcantarilla se clarea un poco la cosa”, pero no es así. Iniciamos la temida cuesta de la Calle Senda de los Huertos y no se observa lugar para el paso hasta la parte más alta, donde algunos si van sucumbiendo (pocos andando), y podemos mejorar algunas posiciones.

Giramos hacia la derecha, ya iniciando el descenso hasta la Catedral. En la Calle Carrera de Jesús son muchos los que se quedan flipados al contemplar por primera vez la Catedral de Jaén que, iluminada, recibe el paso de la carrera. Veo compañeros que llevan la cámara de fotos e intentan obtener esa imagen para su album. Se nota que el ritmo se incrementa, descendemos hasta el Paseo de la Estación, y giramos para buscar la Calle Millán de Priego. La esquina de Paseo de la Estación con Madre Soledad Torres Acosta forma un triángulo de público que anima sin cesar a cuantos pasamos por delante, y ya los gritos no cesan hasta que llegamos al Teatro Infanta Leonor.

Se empieza a ver que cada vez hay más antorchas encendidas, algunas en el suelo, consumiendo su combustible, giramos a la izquierda, buscando el Barrio de Santa Isabel, donde tendremos que recorrer esa especie de zig-zag que nos llevará, siempre acompañados por muchísima gente, hasta el hospital de Jaén, lo que marcará el inicio de la larga (y penosa para algunos) recta de meta.

Son muchos los que ya comparan esta recta con el paso de atletas por las míticas cumbres del Tour de Francia, y dicha comparación hace justicia. Hay zonas donde las antorchas delimitan perfectamente el circuito, hasta que se entra en la amplia zona vallada, que dará acceso a la meta.

Nos abrazamos, felicitamos, y entramos en la zona de cronometraje, donde esperamos 2-3 minutos hasta que nos pasan el lector que marcará el tiempo oficial.

Mejorable la entrega de la bolsa con la camiseta y medalla, pues en mi carril se acabaron las bolsas, y al pasarnos al siguiente se generó un poco de caos, ya que la gente se amontonaba sobre los voluntarios, incluso les quitaba las bolsas de las cajas. Eso debe mejorarse para próximas ocasiones, y me consta que se tomarán medidas al respecto.

Sobre todo debe intentarse que los listillos no cojan varias camisetas. pues había suficientes para todos, y hubo gente que se quedó sin la suya, pues otros habían rapiñado las que habían podido.

Del post-carrera mejor no hablo, pero es fácil imaginar……

Y al día siguiente sí realicé la visita guiada, que resultó ser muy interesante, pues, al ir con guía, uno comprende mejor los monumentos, los detalles, etc.
Yo realicé la de la Catedral- Baños Arabes y Raudal de la Magdalena, que finalizó con una cata de aceites muy interesante, pues te explicaban los diferentes procesos de elaboración.

Así que, con esos problemillas que hay que solventar, la carrera sigue creciendo y mejorando.

Saludos, y nos vemos en la próxima. Perdón, por haberme enrollado tanto. Siempre me pasa.