El keniano Félix Limo consiguió la victoria en el Maratón de Londres batiendo al sprint al defensor del título, su compatriota Martin Lel, al cabo de una carrera trepidante que en su última fase destrozó la resistencia del etíope Haile Gebreselassie, aspirante a batir el récord mundial.

Limo cruzó la meta con un tiempo oficioso de 2h06:39 seguido de Martin Lel, del sudafricano Hedrick Ramaala, del marroquí Jalid Januchi y del campeón olímpico, el italiano Stefano Baldini, mientras que Gebreselassie, hundido en los cuatro últimos kilómetros, cayó hasta el décimo lugar. El marroquí Hicham Chatt, residente en España, logró un magnífico registro por debajo de 2h08.

El tanzano Fabiano Joseph, última liebre de la carrera masculina, se retiró antes del km.35, dejando solos a siete africanos. Gebreselassie siguió sin ponerse delante. El keniano Martin Lel, que defendía título, su compatriota Felix Limo y Januchi marcaban el paso, con el etíope en el centro del grupo.

Como si se tratara de la final de un Mundial, Gebreselassie buscaba el triunfo sin preocuparse de la marca, pero una vez más la ley inexorable del maratón le pasó por encima. Lel lanzó un fuerte ataque en el km.37 y junto con Felix Limo destrozó la frágil musculatura del etíope.

Lel fue alcanzado unos metros después por Limo y ambos se jugaron el triunfo al esprint. Por detrás el sudafricano Hendrick Ramaala y el keniano Rotich Rop formaron pareja en lucha por el tercer puesto, y Gebreselassie, desmoralizado y en terreno de nadie, fue perdiendo posiciones hasta caer por debajo de los diez mejores.

Deena Kastor ganó la prueba femenina

En la carrera femenina, Deena Kastor se convirtió en la primera estadounidense que logra la victoria en Londres al imponerse en solitario con un tiempo de 2h19:36, alcanzando con creces su objetivo de bajar de 2h20. Mejoró su marca en casi dos minutos.

Medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Kastor aprovechó la baja por lesión de la plusmarquista mundial, la británica Paula Radcliffe, para lucirse bajo la fina lluvia londinense y embolsarse los 250.000 euros que retribuyen a cada uno de los dos ganadores.

Hasta el kilómetro 26 la acompañó la keniana Susan Chepkemei. A partir de ese punto, Kastor, de 33 años, se quedó sola con las liebres masculinas. Por el km. 30 (1h39:08) tenía una ventaja de 27 segundos sobre Chepkemei. En el 35 pasaba ya del minuto. Cumplidas las dos horas de carrera, las liebres se retiraron para ceder todo el protagonismo a la norteamericana.

La rusa Lyudmila Petrova aceleró en los últimos kilómetros para hacerse con el segundo puesto, a 1:53 de la vencedora, mientras que Chepkemei llegó tercera a la meta. Kastor había batido aquí, en 2003, el récord estadounidense con un tiempo de 2h21:16 cuando fue tercera en la carrera que arrojó el vigente récord mundial de Radcliffe (2h15:25).