Isaac Sánchez

La astronauta y atleta Sunita Williams va camino de convertirse en la embajadora del deporte internacional. Además de llevar años combinando la vida de astronauta con la de deportista semi-profesional, Williams ha decidido ahora superarse a sí misma y romper todos los esquemas. Después de varios meses de entrenamiento, utilizando la cinta de correr especial con la que cuentan en la Estación Espacial Internacional, la estadounidense corrió este lunes la Maratón de Boston a más de 300 kilómetros de la Tierra luchando contra la ingravidez... y no está loca.

Lo curioso de todo esto es que por raro que parezca, la iniciativa de Sunita Williams es más propia de una persona inteligente que de alguien que esté desequilibrado mentalmente. Marca.com se ha puesto en contacto con el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y en palabras del doctor Carlos Velasco "el ejercicio físico en el espacio es fundamental para luchar contra los efectos de la ingravidez, por lo que la idea de esta astronauta no es ninguna tontería".

Correr de esta forma en el interior de las naves espaciales forma parte de la rutina de estos profesionales desde que en la década de los sesenta la NASA ideara estas cintas especiales como herramienta para combatir la más que probable artrofia muscular en los tripulantes.

Lo que no tiene antecedentes es llevar a cabo cuatro entrenamientos semanales sobre la cinta y correr los 42 kilómetros de una maratón en contra, no sólo del cansancio, el agotamiento y la fatiga, sino también de la ingravidez.

Bueno para ella

En un contexto de microgravidez como en el que conviven los astronautas a diario, al cuerpo humano, incluido su corazón, le sobra líquido. Así, el sistema cardiovascular de Sunita Williams necesita en estas condiciones, menores cantidades de sangre.

"Si el entrenamiento ha sido correcto, el organismo de la atleta ha podido reaccionar perfectamente ante un esfuerzo de esas características" asegura Velasco, quien por otra parte, adelanta también que la vuelta a casa "será menos dura para Williams" que para el resto de la tripulación. La rehidratación de la estadounidense será más pausada que la de los demás y la probabilidad de sufrir mareos, muy habituales entre los astronautas al tocar suelo, disminuirá.

Sunita Williams ha reconocido se deseo de llegar a los jóvenes mediante este tipo de iniciativas para que éstos adopten el deporte como filosofía de vida. La imagen de la norteamericana dentro de la Estación Espacial, con el tronco y las extremidades inferiores atadas al suelo, utilizando su mano izquierda para el ordenador, sin cinta para sujetarse el pelo, sudando y corriendo a unos 12 kilómetros a la hora mientras que la instalación lo hace a 8 por segundo alrededor del planeta ha dado la vuelta al mundo.

www.marca.com

Volver al foro
Volver a la página principal