Usain Bolt no pudo en Berlín 2008 superar la diferencia que sacó a sus rivales Carl Lewis en Los Angeles 1984 . Hubiese sido suficiente con no relajarse en los últimos metros.