"Con esta pista, Pekín me suena a cuento chino"



Pekín es un sueño. Un sueño que se puede cumplir o no, pero que requiere una dedicación máxima y todo el apoyo posible. La primera parte depende por completo del atleta, pero no la segunda, y es ahí donde los atletas sevillanos que aspiran a correr los 800 metros en los Juegos ven un enorme agujero negro.

Antonio Reina, Manuel Olmedo y Luis Alberto Marco sueñan con Pekín, pero ahora mismo les suena “a cuento chino”. Al margen de que tengan que conseguir la mínima y luego el pase en el Nacional, se quejan amargamente del estado de la pista en la que tienen que perseguir su sueño. Más parece que la pista les persigue a ellos, a tenor de lo que cuentan y lo que puede apreciarse en el ¿tartán?

Faltan seis meses para el esperado evento y los tres piden “una pista digna donde entrenar”. La pista de la Cartuja está muy deteriorada y temen que su inadecuada conservación deriva en una lesión que les haga despertar del sueño.

“De tres pistas de atletismo que tenemos en Sevilla, dos están muy deterioradas, por lo que podemos lesionarnos, y en la única que está en perfectas condiciones, por falta de uso (la del Estadio de la Cartuja), no nos permiten la entrada con continuidad”, asegura Reina, quien lamenta la ausencia de facilidades para preparar unos Juegos Olímpicos.

Los atletas lamentan igualmente el déficit en ayudas públicas, señalando directamente a la falta de apoyo por parte del Ayuntamiento. “Manolito (Olmedo), por ejemplo, se tuvo que ir a Soria hace dos años. Se fue a vivir al CAR de Soria y allí le prestan todo tipo de ayudas económicas, desde el alquiler del piso en el que vive hasta las sesiones de fisioterapia necesarias para cualquier atleta de este nivel”, expone Reina.

Los atletas señalan además que la creación de un pequeño campo de golf público para prácticas anexo a las pistas de la Cartuja ha derivado “en el pago de un impuesto por el disfrute de dichas instalaciones sobre el que no se ha informado debidamente”.

El campo de golf, indican, ha provocado que los trabajadores de las instalaciones “se sientan desbordados y no atiendan debidamente a los usuarios de las pistas de atletismo, que en ocasiones han debido esperar hasta 40 minutos para la entrega del material necesario para realizar su trabajo”.

“No creo que estemos pidiendo tanto”, concluye Reina, “sólo un centro de trabajo digno como pediría cualquier trabajador. El atletismo es nuestro trabajo, y el objetivo de nuestro trabajo es estar en los Juegos”.

Jesús Olleros
Fuente: Diario de Sevilla

Así está el atletismo español...