El Maratón de Los Ángeles, disputado el domingo, se ha visto empañado por el fallecimiento de dos corredores tras sendos infartos, mientras que un tercero se encuentra ingresado en un centro sanitario en estado grave. James Leone, de 60 años y ex 'sheriff' del condado de Los Angeles, y el policía Raul Reyna, de 53, fallecieron en los hospitales a los que fueron trasladados tras padecer un colapso tras una y veinticuatro millas, respectivamente.

Otro atleta, cuya edad se calcula que ronda los 70 años, sufrió un ataque al corazón y está ingresado en estado grave, aunque su condición es estable.

En el aspecto meramente deportivo, la prueba, en la que compitieron 25.256 atletas, fue ganada por el keniano Benson Cherono y la rusa Lidiya Grigoryeva.