Hola-Hola,
me he dado de alta por aquí y os cuento de "cebolletas": he hecho deporte toda mi vida. Modestia aparte diría que era buen jugador de basket, entrenaba mucho y fuerte hasta que la universidad me obligó a elegir. Seguí entrenando por mi cuenta cualquier cosa que podía (menos fútbol, nunca me ha interesado)tenis, basket y por supuesto salía a correr. My afición no ha sido acompañada de un físico apropiado:
hiperlaxo, poca musculatura, gafoso,... cada dos por tres estaba lesionado. Nunca me he rendido y en cuanto el cuerpo me lo permitía, y las obligaciones familiares, ya me ponía en marcha. Hace una año que me he "refugiado" en el running pero de manera "estructurada": soy autodidacta pero procuro seguir un orden y método en los entrenos "simpre con cabeza". Estoy super motivado, necesito entrenar, ordena mi mente y mis prioridades, creo que me hace mejor... cuando salgo a correr con 5º me siento un poquito más fuerte mentalmente que los demás... ya sabéis a lo que me refiero. Ahora con 51 tacos los problemas físicos aumentan al mismo ritmo que mi afición. Cuando corres pasan cosas que de normal no: la gente te llama de tu, se apartan al verte, la ducha sabe distinta, tienes tiempo para pensar...algún día sucederá que mi reflejo en la vidriera del banco desplegará su capa y se echará a volar. Y yo sigo pensando avanza, avanza, avanza...

Gracias por escucharme y animo a todos a abandonas los camastrones y ponerse las zapas...

Los moteros decimos saludos en V cuando nos despedimos, aquí diré saludos desde mi 5/30km y bajando...

El Dr. Zahn (Antonio)