Atletismo
Mostrando resultados del 1 al 5 de 5

Diario del señor Fernández

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Mar 2017
    Localización
    Madrid
    Mensajes
    30

    Diario del señor Fernández

    ¿Se puede comenzar una crónica dos semanas antes de la carrera? Se puede comenzar una crónica dos semanas antes de la carrera.

    Media Maratón de Madrid 2017.

    Viernes, a dos semanas y dos días de la carrera, el plan dice que tocan 6 kilómetros a 138 pulsaciones por minuto y series largas (3K + 2K + 3K + 1K). Son las 6 de la mañana como muchos días de las últimas semanas y pongo rumbo a la Dehesa de la Villa. Los 6K salen como deben y las series aún mejor. Corro las series de 3K a 4:35 min/km cuando el objetivo para la media maratón es hacerla a 4:40 min/km. Eso me deja contento. Llego a casa un pelín agarrotado, han sido cerca de dos horas en total y el trabajo espera, así que tengo que estirar muy rápido. ERROR. Al primer estiramiento de la corva de la pierna derecha, dolor agudo en la parte de atrás de la rodilla y sensación de haberla cagado. Espero que no sea nada pero ya intuyo que ese dolor no se va a ir de un día para otro.

    Durante la semana siguiente, hielo cada día, estiramientos suaves y yoga. Con la sensación de que las molestias parecen desaparecer, vuelvo al entrenamiento habitual y las molestias vuelven por el mismo sitio por el que parecían haberse ido. No me molesta como para no correr pero incomoda hasta el punto en que la cabeza entra en conflicto entre el “debería parar” y el “debería seguir”.

    Una semana vuela y cada vez que salgo a correr la cabeza va más pendiente de la corva de la rodilla derecha que de cualquier otra cosa. A pesar de eso, salen algunos entrenamientos buenos, como un 12K en 56:30 en la casa de campo que hace presagiar que el objetivo de bajar de 1 hora 40 minutos puede estar en las piernas. Bueno, en la pierna izquierda, que la derecha sigue quejumbrosa de esa rodilla.

    A una semana de la carrera decido hacer un “taper” agresivo por miedo a “algo”. Es un “algo” difícil de definir, no sé si es a no poder terminar la carrera, o a terminarla pero que la lesión vaya a peor. O incluso a las dos cosas, pero en definitiva, decido casi no entrenar esa última semana por miedo a esa rodilla. El descanso y el no salir a correr ni miércoles ni jueves, hace que los dolores hayan desaparecido por completo el jueves por la noche. Me preocupa haber fastidiado la preparación por exceso de descanso en la última semana, pero intento enfocar el pensamiento a que lo que pierda en tiempo por parar esta semana lo compensaré con el descanso extra.

    El jueves por la tarde me paso a recoger el dorsal y la bolsa del corredor. La más completa que dan en cualquiera de las carreras que he corrido en Madrid y alrededores, y eso es teniendo en cuenta la segunda bolsa que te dan al acabar la carrera. No diré esto en voz alta, pero yo creo que en esta carrera nos dan demasiadas cosas. Este año la feria del corredor se ha desplazado de la casa de campo a la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, en pleno centro. Dificultades para aparcar comparado con la antigua ubicación si vas en coche, mucho más fácil si tienes que ir en transporte público. Para mí, un acierto el cambio, aunque tiene un pero. Supongo que como el edificio es una parte del ayuntamiento de Madrid, hay que pasar un control de seguridad para entrar, control bastante rápido, pero no obstante, hace que se forme una cola importante para entrar. El jueves a las ocho de la tarde había unos 10-15 minutos de cola antes de entrar. Imagino que esto puede causar algún problema si muchos de los más de 25.000 corredores deciden ir a por su dorsal a la misma hora.

    La camiseta, amarilla para chicos, más bonita que el año anterior, pero manteniendo la tendencia del “catchphrase” en inglés. El año pasado fue “Want it more”, este año ha tocado “Don’t fly, run”. Supongo que nada de lo que quejarse en un colectivo que nos hacemos llamar “runners”. Pero aunque entiendo lo que pretenden hacer, me gustaría que algún año el mensaje lo mandasen en castellano. No por nada en especial, pero si pienso en ir a correr una maratón o una media a París, o a Estocolmo, a mí me gustaría la camiseta con el mensaje en su propio idioma, más que una en inglés allá donde vayas. Pero vamos, manías de uno.

    Además de la camiseta y manteniendo la tradición de años pasados (siempre incluyen algo más, el año pasado fueron unos calcetines, hace dos unos manguitos), este año añaden un calentador de cuello, también amarillo, que me ha gustado y que le voy a dar uso, bien para proteger la garganta del frío en invierno, bien para proteger la no tan incipiente calva en verano.

    Sábado previo a la carrera y decido no salir a correr nada, el plan decía 30 minutos suaves pero quiero estar lo más descansado posible y no pensar mucho en ese fantasma que me persigue y que a estas alturas ya he decidido no volver a nombrar. A pesar de no salir a correr, la vida se mete por medio como siempre y cae una buena pateada, pero el “fantasma” no da demasiada guerra. Por la noche dejo preparado el atuendo para el madrugón y me quedo dormido a eso de las 22:30; van a caer unas pocas horas de sueño.

    A las 06:30 suena el despertador, de un salto me pongo en pie y directo a la cocina a preparar el desayuno. Para variar me retraso desayunando y a partir de ahí las prisas. A las 07:30 salgo de casa, camino del metro, donde ya me empiezo a cruzar con compirunners de los que nos miramos en silencio, nos reconocemos y seguimos. Llego con tiempo a Atocha para acercarme hasta el ropero, calentar un poco, y dirigirme a la salida.

    Tengo la sensación de que este año se han respetado un poco más los cajones que en años anteriores, aunque para variar, tuve que ver a los listos que abren la valla por la mitad y se cuelan en masa. Debe de ser que las normas no van con ellos. Me da mucha rabia ver estas cosas, sobre todo en carreras con tanto público donde por tonterías así se pueden desmadrar las cosas. En cualquier caso, encuentro mi cajón del dorsal 4000 al 6000 y una vez situado veo que tengo justo detrás el globo de 1:40, ¡bien!.

    La carrera sale puntual y como es habitual en la media maratón de Madrid, los dos primeros kilómetros cuesta mucho encontrar el ritmo. Hay muchísima gente, algunos me pasan y a muchos los voy pasando yo. Imagino que es gente que tenía que salir en los primeros cajones porque tienen un vuelo que coger tras la carrera y van con prisa. Aun así, el primer kilómetro sale a 4:58 y el segundo a 5:00. El fantasma me sigue preocupando pero viendo que no da mucho guerra y que el globo de 1:40 está justo al lado, me enchufo a ellos y salen 3 o 4 kilómetros bastante rápidos.

    Mención aparte merecen el chico y la chica que iban con los globos de 1:40. Animando, dando instrucciones en las curvas, llevando el ritmo casi de forma perfecta y con un buen rollo que se contagiaba. Si por casualidad lo leen, que lo sepan, los globos de 1:40 sois la leche.

    A partir del kilómetro 7 u 8 noto que los globos del 1:40 (debería decir el globo, por un percance uno de los globos voló libre) se me empiezan a escapar un poco, unos dos o tres segundos por kilómetro, pero no me preocupa mucho porque estamos subiendo y sé que a partir del 9 vienen varios kilómetros seguidos picando hacia abajo. Ahí no era consciente todavía, pero que se me estuviera escapando el globo de 1:40 realmente estaba significando que se me estaba escapando el 1:40. ¡Qué cosas!. Lo bueno, estaba haciendo kilómetros hacia arriba, a 4:46, 4:42, 4:48, 4:39 y ni tan mal.

    En Príncipe de Vergara, a la altura del 12, ya comienzo a ser consciente de dos cosas. La primera es que la carrera la termino y la segunda es que voy a sufrir de lo lindo. Me doy cuenta de ambas cosas a la vez cuando veo que aunque aprieto para acercarme a mis amigos del globo de 1:40, en realidad me acerco cero. Ellos llevan el ritmo al que voy yo. Aunque sale algún kilómetro en 4:35 y 4:36, no me acerco y veo, que ellos van más fuertes y que yo me he olvidado por completo del fantasma con el que empecé la carrera en la pierna derecha. Toca sufrir.

    Hago los kilómetros hacia abajo aún en tiempo, el último de ellos, el 17 en 4:40 y me dispongo a sufrir los últimos 3 hacia arriba. Ahí llego con el globo aún a la vista, pero necesitando correr más rápido y sabiendo que voy a ir más lento.

    Los siguientes 3 kilómetros, del 18 al 21, los sufro. Tengo la sensación de ir muy despacio aunque luego viendo los parciales del Garmin veo que los hice a 5:08, 5:07 y 5:07. Se me ha ido minuto y medio en esos últimos kilómetros. Es un tiempo que contaba perdido por el propio perfil de la carrera, pero que pensaba que iba a compensar en la bajada del 10 al 18 y no fue así. Ese final es muy duro si te has exprimido antes.

    Antes de entrar en el retiro veo a Cathy que me saluda, la había visto en el kilómetro 6 y se ha bajado hasta meta andando. Como siempre, dice que me ve muy bien, y que paso por los sitios justo a la hora a la que le digo

    Llegando a la recta de meta veo al fondo el tiempo llegando a 1:43 y mi reloj aún con el 1:41. Intento esprintar pero no me queda nada dentro .. entro en meta en 1:43:03 según mi reloj y comienza la procesión de cola para medalla, para agua, para plátano, todo muy rápido y eficiente.

    A los estiramientos post-carrera me uno a Cathy que me dice que me nota contento. No es para menos, le he metido 9 minutos a la mejor marca en la media del año pasado. 13 minutos a la del año anterior. Era la primera vez que hacía una preparación con algo de sentido y lo he notado. Esta carrera me encanta. Asumo que el no hacer bien las últimas dos semanas de entrenamiento y haber parado casi por completo los últimos días han influido en esos dos minutos que me faltaron. Esos dos minutos caerán el año que viene.

    Finalmente el tiempo neto han sido 1:42:01. Con el dorsal 4201. Estas cosas me gustan mucho.

    Pasado un día, la rodilla se queja un poco, pero no más que el resto del cuerpo, así que le voy a dar una semana completa de descanso, volveremos a la carga el lunes que viene.

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Mar 2017
    Localización
    Madrid
    Mensajes
    30
    Han sido 3 días de descanso tras la media y ya tengo las ganas de salir a correr por la nubes. Hasta ahora me he conformado con un poco de gimnasio, pero NO ES LO MISMO.

    Este domingo tengo carrera de obstáculos en equipo con unos amigos (una farinato race). Salimos juntos los 6 que corremos en equipo, nos ayudamos a pasar los muros, los pozos, a subir por las cuerdas etc.. Es un poco de correr y un poco de hacer el mono, pero disfruto como un enano con estas carreras. La primera que hacemos desde el año pasado en agosto.

    Y a partir de ahí unas semanas tranquilas para coger fondo y luego a buscar algún 10K para finales de mayo o junio. Iré actualizando los progresos por aquí..

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Mar 2017
    Localización
    Madrid
    Mensajes
    30
    Después de una desconexión importante tras la media maratón, vuelvo a las zapatillas, bueno, vuelvo es un decir, porque me he lanzado de cabeza (nunca mejor dicho) a por un triatlón cross a finales de mayo, sin demasiada preparación.
    Es un sprint, 750m de nado, 18k de MTB y 5k de carrera, y como muchos, pues el miedo es al agua. La bici de montaña la cojo a menudo, no me da miedo, la carrera tampoco, pero tengo la sensación de que voy a salir del agua cuando estén entregando las medallas a los demás

    En cuanto a entrenamientos, todo muy desestructurado, pero el sábado acompañé a una opositora a policía amiga a probarse para el 1.000 en pista. Primera vez en mi vida que corría en pista y que gozada .. Después de calentamiento, de la prueba para ella y demás, hicé un 1.000 de prueba para mí, y me salió en 3:37.
    Que oye, muy contento, pero cuando te enteras de que el amigo Kipchoge se ha cascado 42 a 2:50 se te quedan los ojos así
    Me queda el consuelo de que soy más viejo que él

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    Mar 2017
    Localización
    Madrid
    Mensajes
    30
    Si uno viene a Oviedo, se trae las zapatillas y sale a hacer unos kilómetros "revival" por donde corría cuando iba a la universidad.

    08:00: Salgo de la quinta del alba y enfilo Villafría todo hacia arriba hasta llegar a San Lázaro y subir hasta el cruce hacia La Manjoya. Son 2 km todo hacia arriba, pero bien hacia arriba, salen 120 de desnivel en el GPS que ya hacen las pulsaciones subir desde el principio. Luego todo pica hacia abajo hasta llegar a la manjoya, meterme por unos caminos y llegar a la senda verde a la altura de la antigua estación de la manjoya. De ahí hacia el parque de invierno (con paradiña de 1 o 2 minutos al encontrarme un amigo "haciendose un Rajoy" a primera hora por la senda ), y estrenando el túnel del tren del Vasco que han rehabilitado hace poco me planto al lado de casa. Una bajada final que pide darle un poco zapatilla y llegada a casa.

    Han salido 12 kilómetros, en 1 hora 13 min y unas vistas de Oviedo así de bonitas a primera hora:
    Diario del señor Fernández-20170513_083854-jpg

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Mar 2017
    Localización
    Madrid
    Mensajes
    30
    Si el sábado salieron 12K a primera hora, el domingo hice de acompañante de la señora Fernández y salieron 10K más. Me voy de Oviedo con 22 en un fin de semana, así da gusto.

Temas Similares

  1. Iván Fernández Anaya
    Por pellokod en el foro Atletismo Profesional
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 14-01-2014, 07:08
  2. Nuria Fernández
    Por gijonés en el foro Atletas
    Respuestas: 12
    Último Mensaje: 16-08-2010, 18:19
  3. Paquillo Fernández
    Por gijonés en el foro Atletas
    Respuestas: 40
    Último Mensaje: 13-05-2010, 18:22
  4. Marta Fernández Otero
    Por gijonés en el foro Atletas
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 03-01-2009, 11:19
  5. Álvaro Fernández
    Por gijonés en el foro Atletas
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 21-10-2007, 01:54