¡Que bestia, Tono! El parón te ha sentado a las mil maravillas, porque tela como has vuelto, más fuerte que el vinagre.