Vamos a empezar una serie de artículos en los que vamos a aprender cómo realizar un masaje básico, tanto en el tren inferior como en el tren superior. Muchas veces, por no decir en la mayoría de ocasiones, sólo nos preocupamos de entrenar, de tener un buen entrenador personal, de una buena nutrición, etc etc. Pero hay un factor invisible que es cuidar nuestras piernas, nuestro cuerpo en general. Y la única manera es la prevención mediante un masaje, tanto de descarga, como descontractuante si fuera necesario. La mejor manera siempre es acudir a un buen profesional. Lo mismo que nos preocupamos de tener un buen entrenador personal, hemos de preocuparnos de tener un buen masajista.

En cualquier caso yo voy a empezar una serie de artículos con unas recomendaciones para realizar maniobras básicas. Lo primero va a ser EL PIE.
PASO 1: MOVILIZAR EL PIE
Desde los pies de la camilla nos desplazaremos al lateral, frente al pie del receptor. Con la mano derecha sujetaremos la pierna por encima del tobillo, apresándola con suavidad para inmovilizarla. Con la mano izquierda cogeremos el pie y comenzaremos a movilizarlo con movimientos circulares en ambos sentidos.
Nota: Cuando realicemos la movilización del pie, es importante observar la amplitud del movimiento descrito y sentir la movilidad de los tobillos.
PASO 2: FRICCIÓN PALMAR EN EL ARCO Y EL CANTO DEL PIE.

Volvemos a desplazarnos al pie de la camilla y colocamos las manos cubriendo los laterales del pie, dejando que se adapten a su forma. Con ellas friccionaremos los lados interno y externo del pie, sincronizando el movimiento de tal modo que cuando una mano vaya hacia delante la otra vaya simultáneamente hacia atrás.
Realizaremos el movimiento 10 veces

PASO 3: CÍRCULOS EN LOS TOBILLOS.

Para empezar el movimiento debemos colocar las manos de modo que los dedos queden entre los tobillos y el tendón de Aquiles, excepto los pulgares. Desde esa posición realizaremos una presión suave y deslizante hacia arriba, sobre la hendidura interna y externa del tendón de Aquiles. Seguiremos luego el contorno de los tobillos, liberando la presión cuando los rebordeamos hacia abajo.
Precauciones: Los círculos alrededor de los tobillos deberemos realizarlos muy lentamente y con suavidad.

PASO 4: ABRIR EL PIE

Situaremos las manos como muestra la fotografía. Mientras realizamos una presión suave, sujetando el pie con firmeza, separaremos las manos con un deslizamiento hacia los lados que abarque a la vez el dorso y la planta del pie, como si abriéramos el pie.
Realizaremos el movimiento empezando por los tobillos, abriéndolos en tres franjas hasta alcanzar la punta del pie.
PASO 5: DESLIZAMIENTO EN PINZA
Con la mano izquierda sujetaremos el lado interno del pie y con la derecha, con el pulgar y el índice colocados a modo de pinza, los deslizaremos por el dorso y la planta, siguiendo la línea de los dedos. Cada vez que lleguemos a un dedo realizaremos un amasado en espiral y tiraremos finalmente de él. Al llegar al tercer dedo (contando desde el pequeño), cambiaremos las manos, y sujetaremos con la izquierda mientras utilizamos la derecha para la pinza en el segundo dedo y en el dedo gordo.

PASO 6: ROCES INTERDIGITALES.

Con el índice y el pulgar de la mano izquierda sujetaremos el dedo gordo del pie, separándolo ligeramente del resto. Deslizaremos con suavidad el dedo meñique de nuestra mano derecha entre los dedos, en un movimiento delicado de ida y vuelta. Luego cogeremos el segundo dedo y lo separaremos del tercero para repetir el roce interdigital
Procederemos como se describe con el resto de los dedos del pie.

PASO 7 : AMASADO DE PULGARES.
Colocaremos las manos en la planta del pie, con los pulgares apoyados en el dorso para realzar un amasado del mismo describiendo círculos con una presión suave y ascendente que liberaremos al completar cada círculo.
Debemos cubrir todo el dorso del pie, incluso los talones, que también deberemos masajear.

PASO 8: AMASADO NUDILLAR EN LA PLANTA.
Con la mano derecha sujetaremos con suavidad el dorso del pie. Apoyaremos el puño semicerrado en la planta del pie (colocando el pulgar alineado con el resto de los dedos) y realizaremos un amasado nudillar amplio y suave en la planta. Rotaremos todos los nudillos, uno tras otro, describiendo círculos en espiral que cubran toda la planta del pie a todo su largo y ancho.

PASO 9: DESLIZAMIENTO NUDILLAR

Mantendremos igual la mano derecha, pero la izquierda la cerraremos de modo que las puntas toquen la base de la mano y el pulgar quede por fuera. Empezando por la almohadilla del pie y terminando por el talón, realizaremos un deslizamiento nudillar suave.
Debemos procurar que el deslizamiento sea largo y expresivo.

PASO 10: DESLIZAMIENTO CON EL ANTEBRAZO.
Desde el movimiento anterior, saldremos del talón con el puño a la vez que empezamos a deslizar el antebrazo por la planta del pie, haciendo con él un deslizamiento en círculos amplios por toda la planta.

PASO 11: PRESIÓN DIGITAL EN LA PLANTA DEL PIE.

Ahora nos situaremos en posición del arquero al lado izquierdo del receptor, en dirección a sus pies, y apoyaremos las manos como se describen en la foto. Con los dedos ejerceremos presión sobre la planta, hasta conseguir que se forme una pequeña cavidad en ella. Manteniendo la presión, empujaremos del pie hacia delante.
Realizaremos la presión en tres puntos distintos de la planta, repitiendo el ejercicio completo dos veces.

PASO 12: CUBRIR EL PIE CON AMBAS MANOS.
Nos situaremos de nuevo frente al pie del receptor. Colocaremos la mano izquierda sobre el dorso del pie y la derecha cubriendo la planta, moldeándolo con ambas manos, y procurando que estén completamente relajadas. Después de mantenernos así durante unos segundos, deslizaremos las manos lentamente hacia la punta, arrastrando la energía más allá de los límites del pie, para salir de él con suavidad y ternura.
Las imágenes las tienes en el siguiente enlace
MASAJE EN LOS PIES | Planificatuentrenamiento