A pesar de los bien reconocidos beneficios del entrenamiento de la fuerza, aún existen muchos mitos sobre él que no son verdad. A continuación expongo algunos de los más populares errores que he oído como entrenador personal durante estos años, junto con los hechos científicos.
Mito1: El entrenamiento de la fuerza hace que las mujeres adquieran demasiada corpulencia
Algunas mujeres evitan entrenar la fuerza por temor a parecer demasiado masculinas. Por el contrario, el entrenamiento de la fuerza va a reforzar su feminidad, con la mejora del tono y la definición de sus músculos, creando una apariencia más firme y mejor formada. Obviamente puede producir un aumento de la masa muscular, pero nunca alcanzará el volúmen de los hombres. Esto se debe al hecho de que éstos tienen en su organismo una cantidad 10 veces mayor de la hormona constructora del músculo, la testosterona. Por lo tanto, las mujeres están programadas genéticamente para no adquirir la masa muscular de los hombres.
Mito 2:Al cesar el entrenamiento, el músculo se convertirá en grasa
Es imposible que el músculo se convierta en grasa dado que es un tipo de tejido completamente diferente. La masa y la fuerza muscular disminuirán gradualmente si se deja de entrenar (algunos fisiólogos creen que el músculo nunca volverá por completo a su estado de preentrenamiento), y los almacenamientos de grasa se incrementarán si se ingiere más calorías de las que el cuerpo necesita durante un período prolongado. Sin embargo, ¡el uno no va a transformarse en la otra!. Una vez que se ha obtenido una cierta cantidad de masa muscular, mediante un entrenamiento regular de la fuerza, puede conservarse con un entrenamiento menos frecuente (una o dos veces a la semana).
Mito 3: El entrenamiento de la fuerza hará que los músculos se vuelvan más rígidos y disminuya la flexibilidad
El incremento de la masa muscular no determina que los músculos se vuelvan rígidos, reduciendo la flexibilidad o que se disminuya la velocidad en las actividades deportivas. POr el contrario, si se entrena correctamente - realizando cada ejercicio de manera estricta, a través de un completo rango de movilidad que proporciones a los músculos y articulaciones un completo estiramiento- se puede mantener, e incluso mejorar, la flexibilidad. El rango muscular puede disminuir cuando estamos levantando un exceso de carga, en ese caso evidentemente estamos produciendo un acortamiento muscular que puede producir rigidez. Pero aún así podemos compensar esto con una buena serie de estiramientos completos entre series y al final de la sesión.
El uso continuado de grandes cargas, con repeticiones parciales y realizando ejercicios con un un rango muscular incompleto (haciendo trampas en las repeticiones) generalmente dará como resultado la reducción de la flexibilidad.
Se ha demostrado que un músculo fuerte puede contraerse más rápidamente y generar más potencia que otro débil. En efecto, los cuerpos de los velocistas de élite están muy musculados, lo cual es una buena muestra de que el incremento de su masa muscular no va a interferir en su velocidad o su flexibilidad.
Mito 4:El entrenamiento de la fuerza daña las articulaciones
Cuando se realiza adecuadamente y con seguridad, el entrenamiento de la fuerza mejora la resistencia de los ligamentos que mantienen unidas las articulaciones, lo que las vuelve más estables y menos propensas a lesionarse. Los movimientos de impacto, tales como correr y saltar, pueden imponer estrés a los ligamentos y hacer a las articulaciones más susceptibles de lesionarse. Sin embargo, el movimiento controlado y sin impacto que se utiliza en el entrenamiento de la fuerza coloca menos estrés en las articulaciones que muchas otras formas de ejercicio y es, por lo tanto, un buen camino para fortalecerlos

Contacto | Planificatuentrenamiento