Últimamente estoy teniendo una serie de molestias (que a veces pasan de molestia a llegar a doler) tras varios días de entrenamiento.
La rutina de mis dos últimas semanas ha sido:

- la primera semana corrí 5 días (3 días seguidos, uno de descanso, otro día corriendo, uno de descanso y otro más corriendo).

- la segunda semana descansé 2 días de las molestias de la semana anterior, 2 días por climatología y corrí los 2 días siguientes.

Debo decir que antes de esas 2 semanas llevaba casi otras 2 semanas inactivo. Una porque estaba esperando a comprarme nuevas zapatillas y otra por un constipado bastante fuerte.


Los primeros 3 días noté la falta de ritmo de casi 2 semanas de inactividad. Hasta ahí todo normal. Me costaba un poco más completar los 2,5 o 3 km de entrenamiento que suelo hacer pero los completé al fin y al cabo. A los 2 días me salieron agujetas en cuadriceps y gemelos, también me parece normal después de la inactividad.

Después de correr 3 días y hacer un día de descanso, en el cuarto día de la semana corriendo fué cuando aparecieron las primeras molestias serias.
LO que suelo hacer los días que voy a correr es ir andando unos 10-12 minutos hasta el parque donde corro y una vez allí empiezo a correr. Como no hago calentamiento específico suelo empezar los primeros 100-150 metros bastante suave y después voy poniendo un ritmo que me gusta. Ritmo más vivo que el inicial pero conteniendo pues el objetivo diario es correr unos 2 kilómetros y medio como mínimo en el circuito en el que completo 3 vueltas. A partir de completar la segunda vuelta es cuando tengo que empezar a dosificar para acabar bien la tercera vuelta sin demasiados esfuerzos.

LO que suelo hacer en esa tercera vuelta al circuito que completo es llegar más o menos fresco hasta los últimos 300 metros y a partir de ahí o en los últimos 200 metros incrementar el ritmo a un 70-80% de lo que puedo para vaciarme al 100% en los últimos metros.
El problema es que tras los 3 primeros días seguidos corriendo, en el cuarto día empecé a tener molestias.
Ya en la tercera vuelta empecé a tener malas sensaciones en el tobillo y rodilla izquierda. Una sensación como cuando notas el tobillo flojo y sospechas que si pisas mal te puedes hacer un esguince. Pues así eran mis molestias ese día y algunos días posteriores.
Después de correr fuerte los metros finales de la tercera vuelta y llegar exhausto me ocurrió en aquella ocasión (y más adelante me ha vuelto a pasar) que acabé cojeando y con dolor después de completar el recorrido. Mientras corro, aunque noto molestias cuando ya llevo una buena distancia, corro con relativa "comodidad" aunque me moleste pero cuando paro después de forzar los últimos metros me quedo muy mermado del tobillo y rodilla izquierda.
Incluso sin hacer cambios de ritmo en la última vuelta y finalizando la vuelta sin esfuerzos me suceden estas molestias.

No es un dolor muscular en los gemelos que vería lógico, es un dolor óseo. Es decir, cuando paro noto un dolor agudo que va desde el tobillo izquierdo hasta la rodilla izquierda. También me duelen tibia y peroné izquierdos (como si fuera un dolor contínuo desde el tobillo hasta la rodilla). Las sensaciones en la pierna derecha son parecidas pero con mucho menos dolor.
Los días que me ha pasado acabo literalmente cojo de la pierna izquierda. Hasta el punto que el mero hecho de caminar lo hago con dolor y cojeando ostensiblemente. Cuando estoy en esta situación necesito unos 10 o 15 minutos sentado en un banco para recuperarme. Después me levanto, camino unos minutos con molestias y a lo que llevo 25-30 minutos después de correr empiezo a caminar con normalidad y remite el dolor hasta casi desaparecer.

En la segunda semana las sensaciones han sido similares. Tras correr un par de días de manera intensa me han vuelto los dolores al terminar los entrenamientos diarios.


Esto que me ha pasado ahora también me pasó 2 veces en verano cuando empecé a tomarme en serio empezar a correr y corría 3 o 4 veces por semana. Una vez que llevaba unos días intensos de entrenamiento mi tobillo y mi rodilla izquierda empezaban a darme señales. Supongo que lo sensato es parar cuando el cuerpo me da este tipo de señales pero me llama la atención que siempre sea en la pierna izquierda...

¿Qué puedo hacer con estos síntomas?