Las lesiones del pie, y en especial las del tobillo, son las más frecuentes del sistema músculo esquelético. Dentro de éstas, sólo el esguince de tobillo ocupa un 10% del servicio de urgencias (en la población general) y es de las más frecuentes en la práctica deportiva. Pero las lesiones de los pies pueden ser ligamentosas (como el esguince), óseas (fracturas, fisuras) o musculares (roturas fibrilares, tendinitis, tendinosis). Vamos a intentar evitar que se produzcan. Para ello, resaltaremos las causas más frecuentes de lesión en el pie del corredor (aunque puede aplicarse a casi todos los deportes) para reconocerlas en la práctica deportiva y, en la medida de lo posible, intentar evitarlas.
Causas
El pie es la parte del cuerpo que recibe y distribuye nuestro peso, en todas las actividades que realizamos. Este esfuerzo aumenta al correr, ya que se produce sobresolicitación, en algunos casos hasta 2 o 3 veces nuestro peso corporal.
La carga que el pie recibe debe distribuirse correctamente por todas las estructuras, por el calzado y por la superficie sobre la que se corre. De aquí la importancia del pie en el corredor y la frecuencia con que éste se lesiona.
Los motivos más frecuentes de lesión los reflejamos a continuación (todos tienen importancia y la mejor prevención es intentar controlarlos por igual):
a) Factores anatómicos:
1. Pie normal: LO tienen el 40% de los corredores. Está provisto de suficiente movilidad para absorber el choque pero no llega a distendirse, y sigue conservando el arco plantar.
2. Pie hiperpronador (apoyo su parte interna), hipermóvil o laxo con arco bajo. En el pie es normal cierto grado de pronación, pero durante la carrera la pronación excesiva se asocia a un aumento de las estructuras del pie, lo que provoca un mayor trabajo de los músculos de éste, produciendo un descenso del arco plantar.
Lesiones asociadas: Condromalacia rotuliana, Síndrome del tibial posterior, Fascitis plantar y Bursitis trocantérea.
3. Pie hipopronador, cavo o en garra. Tiene un arco más alto de lo normal, es más rígido, tiene, por tanto, una superficie de apoyo menor y existe más riesgo de que aumente la presión. La carga es incorrecta con dolores en los talones y frecuentes tendinitis.
Lesiones asociadas: Dolor de rodilla y cadera, Tendinitis de peroneos, esguinces de tobillos y fracturas por sobrecarga.
b) Calzado:
El calzado que se elija debe ser en función de dos factores principalmente, la superficie en que se corra y el tipo de ppie.
En general, es importante que se distribuya la carga por la zapatilla, para que esta transmitala menor onda de choque a los tejidos. Lo más importante en una zapatilla será el grado de amortiguación y el grado de estabilización o control del pie. Dependiendo del tipo de pie o calzado será:
- Pie normal. Dependerá del terreno y el tipo de carrera, entre otros factores, pero en general, será calzado amortiguador estable, para ayudar al sobreesfuerzo y al soporte de las desviaciones del pie durante la carrera.
- Pie hiperpronador. Precisará de un calzado de control o estabilización firme. Si además ha perdido la capacidad de amortiguación y adaptación al terreno, se dará también amortiguación.
- Pie hipopronador. Necesita un calzado principalmente amortiguador (para suplir la deficiente capacidad de choque), ligero y con algún elemento de estabilización o control.
c) Superficies
Si la superficie es demasiado dura, aumentan las demandas den al calzado, porque la onda que se produce por el choque con el terreno, la debe absorver la zapatilla. Elegiremos por tanto un material de amortiguación. Si la superficie es, al contrario, demasiado blanda, ésta absorbe toda la onda de choque y necesitaremos una zapatillas de control o estabilización.
d) Técnica
Si habitualmente realizamos una técnica incorrecta al correr, esto también puede ser causa de lesiones en el pie, y la técnica está adaptada para que el sujeto desarrolle su máximo rendimiento sin alteraciones anatómicas.
e) Peso corporal
El sobrepeso provoca un aumento de carga en los músculos, articulaciones, ligamentos, huesos y tendones, por lo que es más fácil que se dañe el pie de una persona obesa que el de una persona normal ( en las mismas condiciones).
f) Programa de entrenamiento
El programa de una sesión de entrenamiento ha de estar estructurada en un calentamiento, estiramientos dinámicos, trabajo específico ,enfriamiento o vuelta a la calma, estiramientos pasivos. Saltarse cualquiera de estos pasos puede significar una una lesión.

Con esto, pretendo informar de las causas más comunes , a mi modo de ver, en el pie del corredor, para intentar prevenirlas y orientar, pero siempre es necesario la ayuda de profesionales (médico, fisioterapeuta, podólogo, entrenador,etc) que te orientará más en tu en su especialidad.

PREVENCIÓN DE LESIONES EN EL PIE DEL CORREDOR. ENTRENADOR PERSONAL VALENCIA | Planificatuentrenamiento