No hay nada que perdonar,... igual que nadie está obligado a preguntar,... tampoco hay obligación de contestar.