Irene vuelve a ser la de siempre



Irene Alfonso vuelve a ser la de siempre. Acaba de ganar el Campeonato de Cataluña de cross corto, aunque lógicamente el título no fue para ella -sigue teniendo la ficha en Asturias- sino para la primera catalana. Era la tercera carrera con su nuevo club, el Espanyol de Barcelona, y la segunda tras la reciente operación en la que le extirparon la fuente de todos los males que llevaba padeciendo desde el verano de 2006, frenando en seco su progresión: las amígdalas.

Ese año se había proclamado campeona de España de Invierno de 1.500. Los males surgieron poco después y se manifestaron en el Campeonato de España de Verano, en Zaragoza, en el que se quedó muy lejos del podio y de sus marcas. «Ese día ya corrió con fiebre», matiza Carlos Alonso, su entrenador.

A partir de ahí Irene ya no fue la misma: «No podía hacer entrenamientos fuertes, en cuanto subía un poco la carga me entraban bajones. Me sentía débil», explica la propia atleta avilesina.

El año 2007 fue una sucesión de catarros y fiebres, una constante sensación de malestar general que se acentuaba a poco que subiera el ritmo. «Llegamos al Campeonato de España con un nivel de entrenamiento rídulo», recuerda Carlos Alonso, y lógicamente tampoco hubo podio. Fue quinta.

«No sabía que era lo que me pasaba», hasta que el pasado mes de diciembre lo desveló una analítica. «Todo venía de las amígdalas, era un foco de infecciones». Irene se operó a principios de enero y ahora, «aunque todavía me tira un poco», todo vuelve a ser normal: «Ahora me siento bien, puedo entrenar todos los días y asimilo el trabajo. Tengo mucha ilusión, más que nunca. Antes era un sinvivir», asevera.

En un año olímpico, el objetivo de una atleta de elite con dos medallas en Camepeonatos de España absolutos en 1.500 metros está muy claro. «Todas luchamos por los mismo, hay que aspirar a lo máximo», o sea, a Pekín 2008. Lo primero es hacer la mínima. «Piden 4.07 justos y yo tengo 4.08.84», lo que se traduce en una rebaja de casi dos segundos. Después, hay que clasificarse entre las tres primeras en el Campeonato de España, que se disputará poco antes del inicio de la Olimpiada. A partir de ahí...

El pasado fin de semana, en el autonómico de Cataluña de cross corto (4.000 metros), «me sentí muy bien, mucho mejor que en Valladolid», donde una semana antes había corrido otro cross.

Irene no vovlerá a competir hasta el 2 de marzo, en el Campeonato de España por clubes de Cross corto. Se celebrará en Madrid y el Blanc i Blau -así se llama la sección de atletismo del Espanyol- aspira «a coger medalla». Es el único objetivo de la temporada invernal, «ayudar a mi club». Después, «empezaremos a preparar la temporada en pista», con Pekín en un horizonte no tan lejano.

Fuente: El Comercio Digital