Qué pena. Mira que estos rusos no aprenden. Después de verla en Valencia me impresionó, pero al final, desgraciadamente, la cabra tira al monte. Y cuidado, que no estoy estigmatizando a todos los rusos, pero es que es un positivo detrás de otro...