El catalán Miguel Quesada se quedó muy cerca del récord de España de los 1.000 metros bajo techo que posee desde hace catorce años el soriano Fermín Cacho, en la reunión de Karlsruhe (Alemania). El atleta del Sabadell fue séptimo en la prueba con un tiempo de 2:20.84, tan solo 66 centésimas peor que el crono de Cacho, que estableció el tope nacional en 2:20.18 en Madrid el 14 de febrero de 1992.

Quesada fue a la cola del grupo desde el principio para evitar codazos y encontronazos y en la última vuelta a la pista remontó para finalizar en la séptima posición.

El estadounidense Bernard Lagat, de origen keniano, ganó la carrera con un tiempo de 2:18.12 al superar en el esprint al holandés Arnoud Okken, con lo que se quedó a menos de cuatro segundos del récord mundial que posee el danés de origen keniano Wilson Kipketer (2:14.96).