Suni Williams tiene trabajo extra estos días a bordo de la Estación Espacial Internacional. Desde allí ve Boston a más de 330 kilómetros de altura cuando corre en la cinta en la que se preprara para participar en el maratón de la ciudad. El suyo será una maratón único, ya que lo correrá en el espacio, rodeada de máquinas que miden la altura y la temperatura, la presión y docenas de coordenadas atmosféricas. Williams estará atada con cadenas a la máquina y con un arnés que le sujerará a la superficie de la cinta para que no vuele por la estación, debido a la falta de gravedad.

Suni Williams, austronauta de la NASA, es la primera persona que participa en un maratón de esta altura. La agencia espacial estadounidense le ha permitido participar en la prueba de Boston para cambiar su imagen, después de que otra astronauta quisiera vengarse de la novia de su amante e intentara quitarla del medio. La corredora es una experta maratoniana que se ha clasificado para la carrera después de terminar el pasado año en el maratón de Houston con un gran tiempo. "Estoy muy contenta, siempre pensé en intentar correrlo", ha comentado Williams. A los 41 años, la mujer sabe que los 42 kilómetros de distancia, el espacio cerrado donde correrá, la superficie de la cinta y el efecto de la falta de gravedad en su cuerpo, serán un reto para terminar la prueba.

En la cinta llevará su número que le ha mandado la organización y será observada por sus compañeros en el espacio y por las cámaras que la siguen desde el centro de control espacial de Houston. La NASA le ha permitido que participe en este reto espacial siempre y cuando cumpla con su calendario de trabajo y su horario de descanso y sueño.

www.as.com

Volver al foro
Volver a la página principal