El etíope Kenenisa Bekele, quien logró en Fukuoka su quinto doblete consecutivo en el Mundial de cross, anunció que no volverá a esta competición y mostró su deseo de "dar paso a otra generación y fijar otros objetivos". "La idea es no volver al Mundial de cross. Ya lo he conseguido todo en el cross después de 6 años y es hora de dejar paso a otra generación. También es el momento de fijarme otros objetivos, principalmente centrarme en los grandes campeonatos, como los Mundiales y Juegos Olímpicos", dijo Bekele tras recibir la medalla de oro.

Bekele quiso dejar claro que "si la gente piensa que no quiero volver a los Mundiales de cross porque los próximos se disputan en Kenia (Mombasa), no es verdad, simplemente es cuestión de motivación". "Esta decisión no es de hoy, sino que ya la tenía pensada anteriormente. Si no hubiera ganado tal vez el reto sería volver para recuperar el título, pero no ha sido el caso y quiero llevar adelante mi idea", señaló.

Bekele comentó que el quinto título que iguala a los conseguidos por los kenianos John Ngugi y Paul Tergat ha sido algo especial para el. "Estos dos atletas kenianos tuvieron mucho mérito porque se enfrentaron a grandes competidores, por lo que estoy satisfecho de haberles igualado. Además, en mi caso, ha sido especialmente difícil competir en dos carreras en dos días, pero lo hice feliz por mí y por mi país", comentó.

El campeón olímpico y mundial de 10.000 metros también mostró interés por rebajar sus dos récords mundiales en dichas distancias. La prueba que debe esperar es el maratón. "Para pasar al maratón es demasiado pronto", dijo Bekele, de 23 años.