Hola a todos nuevamente.
Por necesidades derivadas de la crisis me estoy planteando presentarme a unas oposiciones de bomberos en las que el 1500 m (en 5 minutos) es de las pruebas que más me condicionan. He de reconocer que por la edad -43 años- me veo como un abuelo aunque no he perdido la fe en volver a intentarlo, ya que la última vez que lo hice un desgraciado error me dejó fuera de la oposición estando sobradamente preparado. Han transcurrido desde entonces 5 años, ya que no se han vuelto a convocar.
Aunque en los últimos años no he dejado de entrenar, es cierto que el nivel de exigencia lo he bajado y aumentado la práctica de otras disciplinas como la natación, en la que ahora me siento especialmente cómodo (entreno unas 3 veces/semana en torno a los 1500-2000m) alejándome un poco de los agobios en cuanto a mantenimiento de tiempos en pista.(en mi caso esa tensión de forma continuada no la soporto).
Ahora estoy intentando aumentar la frecuencia de las salidas por semana a una media de 4 a 5, dejando un poco de lado la natación, aunque no totalmente (me tiene bastante enganchado), y a modo de prueba estoy haciendo dos salidas por día. Algo me dice que es buscarme problemas, pero aún así estoy probando. Las impresiones de este experimento son dispares:
Salgo a primera hora de la mañana y lo cierto es que como estoy más habituado a hacerlo por la noche, el entrenamiento, sólo de trote, lo siento con una muerte contínua. Parece que no puedo con mi alma. Es como si llevara años sin correr, cuando no es así. También es cierto que es Julio-Agosto y la humedad ambiental de la costa murciana es agobiante (la camiseta puedo escurrirla después de 35-40 minutos). El mismo día salgo por la noche y realizo algo más de la mitad de la distancia de la mañana (unos 4-5 km): me encuentro en el extremo opuesto, la última mitad del recorrido la realizo casi a un 80% y llego bastante entero y animado al final.
Intento seguir esta rutina varios días, pero voy apreciando la acumulación de cansancio. No de forma rápida pero si poco a poco. La verdad es esto de entrenar dos sesiones por día lo estoy realizando como algo experimental para ver si me da algún resultado satisfactorio y puedo reducir el tiempo global de puesta a punto general. Intuyo que puedo estar cayendo en el error del sobre entrenamiento y al cuerpo no le da tiempo a recuperarse, pero no lo tengo muy claro. Algunos pensareis que a estas alturas este tipo de errores son de bulto, pero para mí no es tan sencillo.
Por otro lado aunque quiero volver a coger el nivel suficiente como para poder disfrutar corriendo, nivel que hace tiempo que no tengo por falta de constancia y otras circunstancias, también es cierto que con 43 años me surgen dudas en cuanto a la edad. Uno tiende a entrenar con la referencia de años atras, y sin querer aspira a hacerlo con la misma alegria e intensidad que con 35 años pero una de dos: o no tengo la paciencia necesaria y ahora 8 más tarde la edad ya comienza a pesarme más de lo que esperaba o estoy sobre entrenado sin saberlo y el cansancio me hace pensar que la edad me pasa factura. También podría ser la suma de ambas cosas, seamos realistas.
No me extiendo más. En líneas generales esta es mi situación.
¿Os parece que con 43 soy un poco kamikaze?
Cualquier consejo por vuestra parte será de agradecer.
Gracias anticipadas.