Hola a todos, escribo pa contarles esta dolencia q acarreo desde fines de 2017. Se me inflamó el dedo gordo del pie derecho, por el dolor no podía caminar casi nada. Al principio estuve un mes y medio con una bota de inmovilización, hice más de 30 sesiones de kinesiología, inyecciones intramusculares corticoideas, pastillas corticoideas y casi 3 meses sin caminar. Peregrine por un montón de traumatólogos q a pesar de ver el diagnóstico en la ecografía decían que era algo no significativo y que estaba todo normal cuando en realidad mi dedo está inflamado claramente.

Recién en enero del 2018 con dos infiltraciones pude caminar sin dolor. También me recetaron plantillas ortopédicas.
Ahora en agosto del 2019 el dolor volvió junto con la inflamación y estoy con mucho dolor para caminar.

ahora ya no sé qué hacer porque en su momento los traumatólogos no me daban respuestas y ahora creo que quedaré incapacitado para caminar de por vida.