La pareja más rápida de Galicia



El piloto Alberto Meira y la atleta Marta Fernández no solo comparten sus vidas, también el entrenamiento, sus sueños de triunfar y la necesidad de encontrar ayudas

Él, a los mandos de su Mitsubishi. Ella, enfundada en unas zapatillas. Alberto Meira y Marta Fernández, gondomareños y deportistas, no solo comparten su vida afectiva desde el primer día del 2007. También los rigores del entrenamiento, la necesidad de encontrar patrocinios y el sueño de triunfar en sus deportes. Son la pareja más rápida del deporte gallego.

Su coincidencia afectiva nada tiene que ver con la velocidad. Tampoco con la popularidad de uno de ellos. Es más, aún hoy no se ponen de acuerdo al ser preguntados por quién de los dos es más conocido. «Por su currículo deportivo está claro que Marta es más conocida. No es muy fácil tener 14 campeonatos de España», dice Alberto, pero la fondista no está de acuerdo y alude a la repercusión mediática del deporte del motor en Galicia: «Aquí se sigue mucho más el automovilismo que el atletismo. Los ralis en Galicia mueven a mucha gente. Yo ahora no me pierdo uno, y vas al rali y ves desde niños hasta abuelas. Hay gente a la que le gusta y se desplaza mucho, pero para otros es como el día de fiesta en el pueblo».

Más allá de la popularidad, admiten que el deporte marca por completo su vida en pareja. Marta, por el sacrificio del entrenamiento y la dieta. Alberto, por la necesidad de reunir 90.000 euros para poder desarrollar con ciertas garantías la próxima temporada. Coinciden ambos en que la vida de un atleta es mucho más sacrificada. «Marta se entrena todos los días un montón de horas, tiene que seguir un ritmo de vida muy disciplinado, tanto en los entrenamientos como en la alimentación y el descanso», recuerda el piloto. Marta establece en este punto «dos tipos de sacrificio. El mío, físico, y el de él, económico», el buscar unos patrocinadores que ayuden a subirse al volante de un coche de ralis a una persona procedente de una familia humilde.

Ambos se han empapado además del espíritu deportivo de la disciplina de su pareja. La atleta ya ha conseguido que Alberto Meira salga a correr de vez en cuando, e incluso ya ha fijado su tope en los 10 kilómetros. Dice ella que le ayuda en carrera y el piloto lo corrobora con datos: «Te ayuda a tener la mente más clara y a mantener el ritmo de concentración durante toda la prueba». Además, han desaparecido sus dolores de espalda. A este paso Alberto no descarta correr una popular en poco tiempo. «Cualquier día tendré que correrla», admite el piloto.

Aunque más decidida está Marta a subirse al asiento de la derecha como copiloto. Incluso ya ha pedido vez para acompañar a Alberto: «Me gustaría: yo respeto mucho a Álvaro [Ballobre, el copiloto de Alberto], pero me gustaría probar. En un rali que no tenga mucha importancia por si quedamos en la cuneta. Ya he aprendido algunas cosillas, antes no tenía ni idea y ahora ya sé lo que es una brida, un palier?».

Búsqueda de patrocinio

Meira tiene como objetivo reunir el dinero necesario para correr la Copa de promoción Mitsubishi Evo 10 dentro del equipo de Roberto Méndez. Una alternativa sería correr el autonómico y las pruebas del nacional que se disputen en Galicia. «Hagamos lo que hagamos, será para intentar estar arriba y luchar por el título», proclama.

Y si todo fuera bien, nada mejor que poder compartir patrocinio. Una atleta y un coche bajo el mismo color. «Estaría bien que alguien se animara publicitariamente a patrocinar a una pareja. Si alguien se anima, bienvenido sea», se adelanta Marta, que considera una gran inversión mediática invertir en los ralis. Alberto lo ve factible si Marta se consolida en la élite del atletismo español. Sería la mejor salida para paliar la falta de ayudas de la Administración.

Xosé Ramón Castro 3/1/2009
Fuente: La Voz de Galicia

Y añado un reciente reportaje sobre Marta y sus compañeras de equipo Soledad Castro y Sandra Mosquera.

AD | Noticia | Seguir huellas, dejar huella