Atletismo
Mostrando resultados del 1 al 2 de 2

Steve Hooker

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    Steve Hooker



    Con un físico imponente, más cercano al durísimo fútbol australiano en el que intentó triunfar antes de dedicarse al atletismo, Steve Hooker, de 26 años, no es sólo el campeón olímpico vigente, sino el hombre al que sus marcas están señalando como el único contrincante en la máquina del tiempo del aún no destronado Sergei Bubka en el salto con pértiga.

    El atleta australiano (1,87 metros, 82 kilos) se convirtió la madrugada del domingo, en la reunión indoor de Boston, en el segundo mejor especialista de la historia tras el 'zar' ucraniano gracias a un salto de 6,06 metros, el mejor de la historia en los últimos 15 años. También intentó, sin suerte, aunque anduvo cerca, rebasar el listón en 6,16 metros, que hubiera supuesto el fin del reinado de Bubka como plusmarquista durante un cuarto de siglo (1984).

    Hooker, que ganó el oro olímpico en Pekín con una lección de sufrimiento (superó cuatro alturas al tercer intento, hasta 5,96), es el único acompañante de Bubka en el 'top 10' histórico de marcas en pista cubierta (nueve para el ucraniano y una, la octava, para él), lo que refleja la enorme distancia entre Sergei, retirado hace 11 años, y el resto. El 'zar' llegó a sumar, centímetro a centímetro, 35 récords mundiales entre indoor y aire libre, y posee, también combinando ambos escenarios, 24 de las 27 mejores marcas de la historia, todas entre 6,15 y 6,05.

    Hooker anda lejos de esa grandeza, pero con sus 6,06 en Boston ya ha superado a los dos 'segundones' históricos, el ruso-australiano Maksim Tarasov (6,05 en 1999 al aire libre) y el soviético Rodion Gataulin (6,02 indoor en 1989). "Entre Bubka y yo ya no hay nada, sólo su récord", dijo ayer el 'aussie'. "Uno de estos días lo conseguiré. Sólo necesito ajustar detalles y competir más", dice Hooker sobre los 6,15 metros indoor (la IAAF permite que las marcas en sala tengan rango de récord 'unificado' en la pértiga) que firmó Bubka en 1993.

    El viernes, con Bubka

    Hooker verá a su ídolo/rival este viernes, ya que competirá en la prueba exclusiva para pertiguistas que organiza Bubka en su 'casa', en Donetsk. Lo hará aún sin el récord, aunque en Boston el mito del ucraniano se tambaleó. Tras superar a la tercera los 6,06, pidió 6,16 en busca del récord, para lo que estrenó otra pértiga, algo más grande. Pasó corriendo por debajo del listón en el primer intento, en el segundo derribó la barra y en el tercero se acercó más. "Fue el mejor de los tres. Toqué el listón con el brazo tras pasar el cuerpo".

    Hijo de atletas –su madre, Erica, fue olímpica en longitud en 1972, y su padre, Bill, campeón nacional de 800–, probó el fútbol australiano, el esquí acuático y el paracaidismo antes de mudarse de Melbourne a Perth, al otro extremo de Australia, con el técnico Alex Parnov, para perseguir a Bubka.

    Joan Justribó - 09/02/2009
    Fuente: Mundo Deportivo

    Steve Hooker's Official Athlete Website

    ERROR: If you can see this, then YouTube is down or you don't have Flash installed.

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Sep 2007
    Localización
    Asturias
    Mensajes
    1.390

    Persigue a Bubka

    DV. Un rocoso australiano puede resucitar una especialidad que Bubka asesinó. La sombra del ucraniano dura quince años por culpa de sus 35 récords mundiales -pista cubierta y aire libre- batidos entre los años 1984 y 1993. Hasta el momento, el resto de los pertiguistas se conformaban con entrar en el privilegiado club de los 6 metros. Pero las cosas pueden cambiar. El australiano Steve Hooker, campeón olímpico en Pekín, ha aprovechado el tórrido verano australiano para afinar su forma y superar, el pasado fin de semana, el listón sobre 6.06 metros que sólo el zar de la pértiga había conseguido. Él ha intentado, incluso, batir el récord galáctico de Bubka (6.15 m.) pero, quizás, aún es pronto.

    La pértiga tiene futuro. Desde 1994 un hombre no saltaba tanto. Bubka, hasta el pasado sábado, tenía los 23 mejores saltos de la historia. La marca de Hooker se ha incrustado en el puesto 16. No está mal para soñar. Le faltan diez centímetros para pulverizar ese récord que algunos vaticinaron que no se batiría hasta el año 2020. A Bubka le costó cinco años escalar del 6.06 (Niza 1988) al 6.15 (Donetsk 1993)... pero Bubka era mucho Bubka. Es, y seguirá siendo, la leyenda de la pértiga.

    El nuevo antiBubka -no es el primer saltador que da la sensación de comerse las marcas del ucraniano y luego se queda en casi nada- es un portento físico. Antes de su llegada a las colchonetas de pértiga, se 'pegaba' en el fútbol australiano. Pero sus orígenes eran claramente atléticos. Su padre -Bill- fue un buen mediofondista (corrió en 1:45 el 800) y su madre -Erika Nixon- era saltadora de longitud (6.75 m). Al bueno de Steven le aburría correr largas distancias y prefería sensaciones fuertes. La pértiga se las ofrecía. También el paracaidismo, que lo practicó con asiduidad.

    Hasta su oro en los Juegos de Pekín era un pertiguista de segundo nivel. En junior saltó 5.30 metros (fue cuarto en el mundial del año 2000). La duda era si su fortaleza física se iba a traducir en demasiados kilos de peso. No ha sido así. Mide 1.87 y pesa 77 kilos. Es decir, combina envergadura, fuerza y ligereza. Un buen cocktail para la pértiga.

    Sin embargo esas sensaciones acrobáticas que cautivaron a Hooker se iban a volver en su contra. Se bloqueó en la fase aérea y durante un tiempo dejó de ser el Loco Hooker. Necesitó de la ayuda de un hipnotista y de técnicas de visualización para superar el miedo a caer fuera de la colchoneta y a no frenarse en la aproximación al cajetín. «Estaba siempre con un humor miserable. Me preguntaba si podría saltar con la decisión necesaria». El australiano dejó patente en los Juegos que su poder mental era ya el de un campeón. Para ganar el oro superó al tercer intento el 5.80, el 5.85, el 5.90 y el 5.96, lo que significó el récord olímpico y el título más peleado de la historia. «Más que una prueba de pértiga fue un combate de boxeo. Es lo más duro que he hecho en mi vida», dijo.

    Hooker ofrece un físico potente, combinado con un arrojo temerario y una técnica made in Rusia ya que su entrenador, Alex Parnov -antiguo pertiguista, 5.80 m-, emigró a Australia, en los años 90, al rebufo de los Juegos de Sydney, para formar un grupo de saltadores de origen ruso/bieloruso que se nacionalizaron australianos (Markov, Chistiakov y Grigorieva -su cuñada-). Pero la semilla germinó también en atletas del país como Paul Burgess, Emma George, Kim Howe, el propio Hooker y su hija, Vicki Parnov (4.40 m. con 17 años).

    Los amantes de la pértiga han recuperado la sonrisa porque Hooker nos ha hecho un guiño para fijarnos de nuevo en los hombres voladores.

    Antxon Blanco / San Sebastián


    Aquel salto de Bubka en Anoeta

    Sergey Bubka, el Sputnik ruso (como le llaman), ha sido uno de los más extraordinarios atletas del siglo XX, y el mejor sin duda en su disciplina. Además de reconocerse un enamorado de Donostia, decir de él que fue el primero en sobrepasar los 6 metros (París 13/07/85), que entre 1984 y 1993 elevó el récord del mundo en 35 ocasiones. Obtuvo el triunfo en todos los campeonatos del mundo en los que participó y me gustaría recordar su última victoria en Atenas 97, cuando cumplidos los 35 años, y tras un año casi inactivo, destrozó la competición saltando 6.05 m. El único 'pero' a su gran trayectoria lo encontramos en los JJ OO, ya que sólo ganó en Seúl 88. En Los Ángeles 84 un absurdo boicot, en el 92 un despiste y mala suerte, y para rematar, una inoportuna lesión de Aquiles en Atlanta 96.

    Desde la retirada del más grande, nos ha tocado vivir un vacío. La pértiga siempre es espectacular de ver, pero lo de Bubka... ¡era otra cosa! Ahora disfrutamos de otros, también buenos, pero ninguno como el zar. Como me dijo Vitaly Petrov (entrenador de Bubka y ahora de Isinbayeva) el año pasado: «Han salido muy buenos saltadores, altos, fuertes, rápidos, pero ninguno con la mentalidad de Sergey».

    Ya en Pekín, pero sobre todo en las últimas fechas, ha irrumpido un joven saltador australiano: Steven Hooker. Este mismo fin de semana ha logrado una sorprendente marca de 6.06 m., pero además se ha atrevido con el 6.16 m., altura que hubiera supuesto desbancar al hombre que más contradijo las leyes de la gravedad. Lo cierto es que este chico lo tiene todo; un físico espectacular, ya que a su cerca de 1.90 m. hay que añadir, su gran potencia y ligereza (ronda los 77 kg.). Es capaz de correr con la pértiga a más de 9'5 m/sg., lo que le posibilita agarrar a más de 5 metros ¡pértigas diseñadas para aguantar hasta 100 kg! Vamos... ¡un animal!

    Cuando le ves competir sorprende su valentía, casi temeraria, ¡siempre al límite!. También tiene a su favor su juventud (26 años), y toda una carrera por delante en la que se tendrá que enfrentar a otros atletas que son tan buenos como él. Atención al ruso de 24 años Eugeniy Lukyanenko que ya ha saltado 6.01 m. ¡dará que hablar!, y al americano Brad Walker, que el año pasado batido el récord de USA (6.04 m.).

    Todo hace pensar que el récord está en peligro, que tiene fecha de caducidad. Lo que me extraña es que volvamos a ver saltos como el que nos brindó Bubka en el Velódromo (para muchos el mejor salto de la historia), ya que el listón se quedó en 6,10 m., pero Sergey se elevó por encima de 6,20 m. aproximadamente

    PD: El salto de Bubka del año 91, modelo Velódromo de San Sebastián 15-marzo, lo siento... ¡Ya no se fabrica! Era serie limitada.

    Jon Karla Lizeaga, Entrenador de pértiga
    Fuente: Diario Vasco

Temas Similares

  1. Steve Prefontaine - WITHOUT LIMITS
    Por trisquel47 en el foro Atletismo Profesional
    Respuestas: 9
    Último Mensaje: 25-08-2009, 07:51
  2. Steve Hooker salta seis metros
    Por Salva en el foro Atletismo Profesional
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 28-01-2008, 02:35