Fisioterapia en las quemaduras-logosdr-jpg
Las quemaduras pueden ocasionar heridas muy extensas, donde los organismos sufren una pérdida de líquidos, electrolitos y proteínas. En el caso de una lesión por calor, se producen la formación de productos que originan una destrucción celular siendo esta muy venenosa. Esto es lo que se suele denominar como síndrome del quemado, que está acompañado por un choque hipovolémico complicado por una coagulación intravascular masiva. Dependiendo de la temperatura y del tiempo de exposición del cuerpo al calor, podemos distinguir 4 grados de quemaduras:

1er Grado: hay un enrojecimiento de la piel con edema. Hay cierta vasodilatación en la zona afectada. Su curación suele ser sin complicación alguna.
2º Grado: se generan vesículas llenas de líquido rico en proteínas, quedando las capas dérmicas superficiales destruidas.
3er Grado: hay una destrucción de la piel y puede verse afectado los tejidos subcutáneos. Estas son dolorosas porque las terminaciones nerviosas sensitivas están lesionadas. El fondo de la herida se encuentra irrigado. La curación de estas heridas, suele ser de forma espontánea tras la expulsión de las zonas necrosadas, formando cicatrices gruesas.
4º Grado: hay necrosis o carbonización de las estructuras orgánicas profundas.

Continuar leyendo TRATAMIENTO: dfisioterapia.com

Más información y artículos de interés en: dfisioterapia.com
Fisioterapia en las quemaduras-logosdr-jpg