- Asegure una buena hidratación.

- Realice un calentamiento adecuado.

- No realice ejercicio prolongado y extenuante al que no esté acostumbrado y especialmente sólo de forma puntual. Es preferible empezar por ejercicio suaves y de forma cotidiana e ir aumentando en tiempo e intensidad.

- Tan importante como el calentamiento es la vuelta a la normalidad tras la actividad física, debe ir bajando gradualmente de intensidad al final del ejercicio.

- Es recomendable una dieta y alimentación adecuada.

- Si ha tenido una lesión muscular consulte con su médico antes de volver a la práctica deportiva. Si se vuelve de forma precoz la lesión puede reaparecer o cronificarse.

- Según el tipo de ejercicio que practique es recomendable el asesoramiento por un entrenador o monitor deportivo para evitar el mal uso de la musculatura o una mala técnica.