Hola,

Estoy intentando leerme todos los hilos sobre gemelos para no repetir pregunta o caso pero el buscador parece que no funciona asi que lanzo mi caso.

He comenzado a correr hace unos tres meses, no corro todavía mas de 8 km seguidos y entreno haciendo una combinación de caminar-correr para ir acostumbrándome.

Muchos días al poco de comenzar a correr me empiezan a molestar los gemelos y la parte superior de los tobillos, se ponen duros al tacto y la sensación al correr es de llevar plomo, algunos días después de un rato corriendo se quita lo que me hace pensar que tardo en calentar lo suficiente aunque hay otros días que la sensación no desaparece ni siquiera parando, sino que persiste durante unas horas.

Hace cuatro días corrí unos 6 km y en el último kilómetro y medio comence a sentir molestia en el gemelo izquierdo, seguí corriendo y parece que se pasó al bajar unas cuestas pero cuando paré empezó a doler haciendome cojear practicamente de inmediato, sin apenas haberse enfriado todavía.
Desde entonces me hace cojear cuando piso en plano y sobre todo me duele cuando estiro el empeine, como si fuese a subirse "la bola".

No he vuelto a correr pero no desaparece la molestia, No sé si sería bueno estirar mas veces al día o caminar únicamente sin correr hasta que se pase completamente el dolor.

Gracias