Llevo corriendo como atleta popular unos 22 años. Todo lo que sabía lo fui aprendiendo sobre la marcha. He tenido multitud de lesiones, prácticamente todas las "típicas" del corredor. He corrido 7 maratones (uno en Madrid en 2:50) e incluso algunas carreras más largas. He pasado temporadas largas sin correr por lesión (rodillas, cadera, aquiles, etc.). El caso es que hace unos meses un amigo me dejó un libro titulado "Born to run" de un tal McDougall y allí leí ciertas cosas sobre técnica de correr y en particular forma de apoyo del pie que me llamaron mucho la atención. En el libro se mencionaba a un entrenador llamado Ken Mierke que ha publicado un DVD en el que explica el método "Evolution Running", que no es que sea un método de correr novedoso ni revolucionario ni invención de este hombre, sino la forma natural de correr de toda la vida, la que siempre han usado los campeones de maratón, la que usaban todos hasta que se popularizaron las zapatillas de correr con talón elevado y acolchado en los años setenta. Por cierto, la forma que siguen usando las tribus y pueblos que van descalzos.
Conseguí este video del tal Mierke (hay algo parecido que llaman técnica POSE) en el que se explica gráficamente los fundamentos biomecánicos y llevo dos meses poniendo en práctica la técnica. Para mí ha sido una auténtica revolución, nunca pensé que podría correr tan ligero, sin lesiones, con tanta facilidad. La adaptación ha sido lenta y laboriosa, exigiendo mucha concentración y dándome sensaciones extrañas, pero ahora voy mejor que nunca. Lo bueno es que una de las claves de la técnica ya la había cogido por mí mismo a lo largo de los años: zancada corta (en términos relativos es decir no dar saltos), con unas 180 pisadas por minuto. La otra cuestión clave es que el talón nunca debe apoyar en el suelo, el talón no está diseñado para apoyar el peso del cuerpo, creo (y estudios biomecánicos rigurosos así lo muestran) que ese es el origen de la gran mayoría de lesiones que a modo de plaga nos afectan. Más cosas: la espalda tiene que estar recta, los brazos relajados, y el pie contacta en el suelo exactamente bajo el centro de gravedad, en la vertical. De esta manera uno no bota, el centro de gravedad se desplaza en horizontal. Donde más se nota la eficacia de la técnica es en las cuestas, tanto arriba como abajo. Si es cuesta arriba el apoyo del pie es ligeramente por delante del centro de gravedad y si es cuesta abajo por detras. Recomiendo a la gente que busque información sobre estas cosas (con internet es fácil), que últimamente hay mucho publicado y bastante gente probando la técnica.
Saludos a todos y a correr.