Atletismo
Página 37 de 44 PrimeraPrimera ... 37 ... ÚltimaÚltima
Mostrando resultados del 721 al 740 de 864

Entrenamiento de Rafa

  1. #721
    Fecha de Ingreso
    Dec 2008
    Localización
    sin fronteras
    Mensajes
    14.371
    Muy bien hecho Rafa,se ve q llegaste cargado,muy buen rodaje,tanto de kms.. como de ritmo.
    La vida son 3 dias,cogelos o tirate por la ventana

  2. #722
    Fecha de Ingreso
    Nov 2008
    Localización
    Segovia
    Mensajes
    12.880
    Me alegro de que hayas aprovechado el tiempo, ves como no se pierde nada, muy al contrario, habrás ganado después de estos días familiares.
    1002
    Maratón: 3h12'
    Media Maratón: 1h27'
    10KM: 40'44"

  3. #723
    Fecha de Ingreso
    Oct 2008
    Localización
    Sinovas
    Edad
    47
    Mensajes
    5.013
    Yo cuando salgo de vacaciones nunca me llevo las zapatillas de correr, aunque a veces me muero por salir. Es más como una muestra hacia mi mujer de que si estoy de vacaciones me voy a dedicar al 100% a ella, y que se de cuenta de que no estoy tan "enfermo" y puedo aguantar sin correr varios días.

    En tu caso Rafa yo creo que lo has hecho perfecto, porque tres días sin correr no te van a afectar lo más mínimo. Y seguro que tu familia habrá valorado el gesto, aún más sabiendo que has hecho un gran sacrificio de contención.

  4. #724
    Fecha de Ingreso
    Oct 2008
    Localización
    Arenys de Mar
    Edad
    51
    Mensajes
    517
    Me dediqué de pleno a la family y por supuesto que lo agradecieron, pero hubo algunos "detalles" de mi runneadicción:
    Iba mirando las zapas de toda la gente: cuando veía unas salomon o asics miraba al tipo a ver si tenía pinta de corredor...
    Todas las carreteras las visualizaba como pistas para entrenar....
    Ví un corredor que salía del camping y casi me muero de la envidia...
    Organicé con mis niñas y unas amigas que hicieron unas carreras en las pistas de petanca con premio de huevo kinder para todas....
    Antes de irme a dormir hacía 10x25 abdominales pensando en que serviríann de algo...
    Las comidas (Dios, que bueno estaba todoooo) eran de escándalo: millones de calorías por todos sitios y yo iba comiento y sufriendo, bebiendo y sufriendo. El domingo me comí una superaceitosa brandada de bacalao y me dije : "soy una vaca"...y hoy al pesarme tan sólo he ganado 0.4 kg.!...
    A la que podía estaba estirando las piernas...haciendo el rídiculo constantemente..jejeje
    Me comí en los tres días cinco kilos de manzanas, esperando llenar la tripa y no tener ganas de: cordero, patatas, pizzas, butifarras, escalivadas, bollos, copitas, carajillos, cervecitas.....
    Y lo primero que hice al llegar a casa es preparar la ropa para el entreno del lunes....
    Estoy enfermo....
    "Lo importante no es el cuerpo. Es la mente"(Haile Gebreselassie) BLOG

  5. #725
    Fecha de Ingreso
    Dec 2008
    Localización
    sin fronteras
    Mensajes
    14.371
    Si estas enfermo,pero q enfermedad o adicción mas estupenda.
    La vida son 3 dias,cogelos o tirate por la ventana

  6. #726
    Fecha de Ingreso
    Oct 2008
    Localización
    Sinovas
    Edad
    47
    Mensajes
    5.013
    Estamos todos locos. A mí me pasa lo mismo.

  7. #727
    Fecha de Ingreso
    May 2008
    Localización
    Sant Joan d´Alacant
    Edad
    43
    Mensajes
    11.825
    Como una regadera.

    No lo lleves a ese extremo que esto es para disfrutar, no para sufrir, que el cuerpo es muy listo y sabe que eso son extras.
    Si miras el cronómetro te perderás el paisaje.

    www.runtriton.es

  8. #728
    Fecha de Ingreso
    Mar 2009
    Edad
    44
    Mensajes
    6.415
    Cita Originalmente escrito por ragonro66 Ver Mensaje
    Me dediqué de pleno a la family y por supuesto que lo agradecieron, pero hubo algunos "detalles" de mi runneadicción:
    Iba mirando las zapas de toda la gente: cuando veía unas salomon o asics miraba al tipo a ver si tenía pinta de corredor...
    Todas las carreteras las visualizaba como pistas para entrenar....
    Ví un corredor que salía del camping y casi me muero de la envidia...
    Organicé con mis niñas y unas amigas que hicieron unas carreras en las pistas de petanca con premio de huevo kinder para todas....
    Antes de irme a dormir hacía 10x25 abdominales pensando en que serviríann de algo...
    Las comidas (Dios, que bueno estaba todoooo) eran de escándalo: millones de calorías por todos sitios y yo iba comiento y sufriendo, bebiendo y sufriendo. El domingo me comí una superaceitosa brandada de bacalao y me dije : "soy una vaca"...y hoy al pesarme tan sólo he ganado 0.4 kg.!...
    A la que podía estaba estirando las piernas...haciendo el rídiculo constantemente..jejeje
    Me comí en los tres días cinco kilos de manzanas, esperando llenar la tripa y no tener ganas de: cordero, patatas, pizzas, butifarras, escalivadas, bollos, copitas, carajillos, cervecitas.....
    Y lo primero que hice al llegar a casa es preparar la ropa para el entreno del lunes....
    Estoy enfermo....
    Pufff!! menos mal, pensé que era el unico zumbao.


    No te preocupes que por lo que veo.... nos pasa a casi todos.

  9. #729
    Fecha de Ingreso
    Aug 2007
    Mensajes
    6.229
    siempre tienes la opción de levantarte prontito y rodar media horita mas q. nada por quitarte el mono...

    yo es lo q. hago, en los viajes me llevo las zapas y si cerca del hotel hay algún sitio chulo para correr, algún dia ruedo media horita y me sienta genial!!!

    al ppo. no me las llevaba y siempre caiamos en algún sitio q. me parecia chulisimo para correr...
    es mas, si álgún dia estoy dudando en si llevarmelas o no, Gonza siempre dice q. me las lleve por si acaso...

  10. #730
    Fecha de Ingreso
    Jul 2008
    Localización
    Mostoles
    Edad
    45
    Mensajes
    6.247
    Cita Originalmente escrito por ragonro66 Ver Mensaje
    Me dediqué de pleno a la family y por supuesto que lo agradecieron, pero hubo algunos "detalles" de mi runneadicción:
    Iba mirando las zapas de toda la gente: cuando veía unas salomon o asics miraba al tipo a ver si tenía pinta de corredor...
    Todas las carreteras las visualizaba como pistas para entrenar....
    Ví un corredor que salía del camping y casi me muero de la envidia...
    Organicé con mis niñas y unas amigas que hicieron unas carreras en las pistas de petanca con premio de huevo kinder para todas....
    Antes de irme a dormir hacía 10x25 abdominales pensando en que serviríann de algo...
    Las comidas (Dios, que bueno estaba todoooo) eran de escándalo: millones de calorías por todos sitios y yo iba comiento y sufriendo, bebiendo y sufriendo. El domingo me comí una superaceitosa brandada de bacalao y me dije : "soy una vaca"...y hoy al pesarme tan sólo he ganado 0.4 kg.!...
    A la que podía estaba estirando las piernas...haciendo el rídiculo constantemente..jejeje
    Me comí en los tres días cinco kilos de manzanas, esperando llenar la tripa y no tener ganas de: cordero, patatas, pizzas, butifarras, escalivadas, bollos, copitas, carajillos, cervecitas.....
    Y lo primero que hice al llegar a casa es preparar la ropa para el entreno del lunes....
    Estoy enfermo....
    me quitas un peso de encima, el otro día en el Xanadu (c. comercial) me puse a mirar los pies para ver si por las zapas adivinaba quien corria y quien no.. me di cuenta y pense estoy como una regadera...
    Próximos retos:


    STRAVA
    Facebook
    Twitter

  11. #731
    Fecha de Ingreso
    Aug 2007
    Mensajes
    6.229
    Cita Originalmente escrito por neozenit Ver Mensaje
    me quitas un peso de encima, el otro día en el Xanadu (c. comercial) me puse a mirar los pies para ver si por las zapas adivinaba quien corria y quien no.. me di cuenta y pense estoy como una regadera...
    yo creo q. estamos tod@s por un igual en este foro....

    yo de hecho fuera del foro no cuento ni la mitad, y aun asi me dicen q. me voy de la bola....

  12. #732
    Fecha de Ingreso
    May 2008
    Localización
    Sant Joan d´Alacant
    Edad
    43
    Mensajes
    11.825
    Si miras el cronómetro te perderás el paisaje.

    www.runtriton.es

  13. #733
    Fecha de Ingreso
    Dec 2008
    Localización
    sin fronteras
    Mensajes
    14.371
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje
    Me identifico con este punto.

    Sabes más de rodillas que un médico.
    La vida son 3 dias,cogelos o tirate por la ventana

  14. #734
    Fecha de Ingreso
    Aug 2007
    Mensajes
    6.229
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje

    mola!!!
    yo estaba buscando uno muy chulo q. colgó Jini, "esos locos q. corren", pero no lo he encontrado.

  15. #735
    Fecha de Ingreso
    May 2008
    Localización
    Sant Joan d´Alacant
    Edad
    43
    Mensajes
    11.825
    Con todo mi cariño hacia los compas locos, esos locos que corren:

    ESOS LOCOS QUE CORREN

    Yo los conozco.
    Los he visto muchas veces.
    Son raros.
    Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol.
    Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche.
    Están locos.
    En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan… sólo para disfrutar del descanso.
    En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara.
    Yo los he visto.
    Pasan rápido por la rambla, despacio entre los árboles, serpentean caminos de tierra, trepan cuestas empedradas, trotan en la banquina de una carretera perdida, esquivan olas en la playa, cruzan puentes de madera, pisan hojas secas, suben cerros, saltan charcos, atraviesan parques, se molestan con los autos que no frenan, disparan de un perro y corren, corren y corren.
    Escuchan música que acompaña el ritmo de sus piernas, escuchan a los horneros y a las gaviotas, escuchan sus latidos y su propia respiración, miran hacia delante, miran sus pies, huelen el viento que pasó por los eucaliptos, la brisa que salió de los naranjos, respiran el aire que llega de los pinos y entreparan cuando pasan frente a los jazmines.
    Yo los he visto.
    No están bien de la cabeza.
    Usan championes con aire y zapatillas de marca, corren descalzos o gastan calzados. Traspiran camisetas, calzan gorras y miden una y otra vez su propio tiempo.
    Están tratando de ganarle a alguien.
    Trotan con el cuerpo flojo, pasan a la del perro blanco, pican después de la columna, buscan una canilla para refrescarse… y siguen.
    Se inscriben en todas las carreras… pero no ganan ninguna.
    Empiezan a correrla en la noche anterior, sueñan que trotan y a la mañana se levantan como niños en Día de Reyes.
    Han preparado la ropa que descansa sobre una silla, como lo hacían en su infancia en víspera de vacaciones.
    El día antes de la carrera comen pastas y no toman alcohol, pero se premian con descaro y con asado apenas termina la competencia.
    Nunca pude calcularles la edad pero seguramente tienen entre 15 y 85 años.
    Son hombres y mujeres.
    No están bien.
    Se anotan en carreras de ocho o diez kilómetros y antes de empezar saben que no podrán ganar aunque falten todos los demás.
    Estrenan ansiedad en cada salida y unos minutos antes de la largada necesitan ir al baño.
    Ajustan su cronómetro y tratan de ubicar a los cuatro o cinco a los que hay que ganarles.
    Son sus referencias de carrera: “Cinco que corren parecido a mí”.
    Ganarle a uno solo de ellos será suficiente para dormir a la noche con una sonrisa.
    Disfrutan cuando pasan a otro corredor… pero lo alientan, le dicen que falta poco y le piden que no afloje.
    Preguntan por el puesto de hidratación y se enojan porque no aparece.
    Están locos, ellos saben que en sus casas tienen el agua que quieran, sin esperar que se la entregue un niño que levanta un vaso cuando pasan.
    Se quejan del sol que los mata o de la lluvia que no los deja ver.
    Están mal, ellos saben que allí cerca está la sombra de un sauce o el resguardo de un alero.
    No las preparan… pero tienen todas las excusas para el momento en que llegan a la meta.
    No las preparan…son parte de ellos.
    El viento en contra, no corría una gota de aire, el calzado nuevo, el circuito mal medido, los que largan caminando adelante y no te dejan pasar, el cumpleaños que fuimos anoche, la llaga en el pie derecho de la costura de la media nueva, la rodilla que me volvió a traicionar, arranqué demasiado rápido, no dieron agua, al llegar iba a picar pero no quise.
    Disfrutan al largar, disfrutan al correr y cuando llegan disfrutan de levantar los brazos porque dicen que lo han conseguido.
    ¡Qué ganaron una vez más!
    No se dieron cuenta de que apenas si perdieron con un centenar o un millar de personas… pero insisten con que volvieron a ganar.
    Son raros.
    Se inventan una meta en cada carrera.
    Se ganan a sí mismos, a los que insisten en mirarlos desde la vereda, a los que los miran por televisión y a los que ni siquiera saben que hay locos que corren.
    Les tiemblan las manos cuando se pinchan la ropa al colocarse el número, simplemente por que no están bien.
    Los he visto pasar.
    Les duelen las piernas, se acalambran, les cuesta respirar, tienen puntadas en el costado… pero siguen.
    A medida que avanzan en la carrera los músculos sufren más y más, la cara se les desfigura, la transpiración corre por sus caras, las puntadas empiezan a repetirse y dos kilómetros antes de la llegada comienzan a preguntarse que están haciendo allí.
    ¿Por qué no ser uno de los cuerdos que aplauden desde la vereda?
    Están locos.
    Yo los conozco bien.
    Cuando llegan se abrazan de su mujer o de su esposo que disimulan a puro amor la transpiración en su cara y en su cuerpo.
    Los esperan sus hijos y hasta algún nieto o algún abuelo les pega un grito solidario cuando atraviesan la meta.
    Llevan un cartel en la frente que apaga y prende que dice “Llegué -Tarea Cumplida”.
    Apenas llegan toman agua y se mojan la cabeza, se tiran en el pasto a reponerse pero se paran enseguida porque lo saludan los que llegaron antes.
    Se vuelven a tirar y otra vez se paran porque van a saludar a los que llegan después que ellos.
    Intentan tirar una pared con las dos manos, suben su pierna desde el tobillo, abrazan a otro loco que llega más transpirado que ellos.
    Los he visto muchas veces.
    Están mal de la cabeza.
    Miran con cariño y sin lástima al que llega diez minutos después, respetan al último y al penúltimo porque dicen que son respetados por el primero y por el segundo.
    Disfrutan de los aplausos aunque vengan cerrando la marcha ganándole solamente a la ambulancia o al tipo de la moto.
    Se agrupan por equipos y viajan 200 kilómetros para correr 10.
    Compran todas las fotos que les sacan y no advierten que son iguales a las de la carrera anterior.
    Cuelgan sus medallas en lugares de la casa en que la visita pueda verlas y tengan que preguntar.
    Están mal.
    -Esta es del mes pasado- dicen tratando de usar su tono más humilde.
    -Esta es la primera que gané- dicen omitiendo informar que esa se la entregaban a todos, incluyendo al que llegaba último y al inspector de tránsito.
    Dos días después de la carrera ya están tempranito saltando charcos, subiendo cordones, braceando rítmicamente, saludando ciclistas, golpeando las palmas de las manos de los colegas que se cruzan.
    Dicen que pocas personas por estos tiempos son capaces de estar solos -consigo mismo- una hora por día.
    Dicen que los pescadores, los nadadores y algunos más.
    Dicen que la gente no se banca tanto silencio.
    Dicen que ellos lo disfrutan.
    Dicen que proyectan y hacen balances, que se arrepienten y se congratulan, se cuestionan, preparan sus días mientras corren y conversan sin miedos con ellos mismos.
    Dicen que el resto busca excusas para estar siempre acompañado.
    Están mal de la cabeza.
    Yo los he visto.
    Algunos solo caminan… pero un día… cuando nadie los mira, se animan y trotan un poquito.
    En unos meses empezarán a transformarse y quedarán tan locos como ellos.
    Estiran, se miran, giran, respiran, suspiran y se tiran.
    Pican, frenan y vuelven a picar.
    Me parece que quieren ganarle a la muerte.
    Ellos dicen que quieren ganarle a la vida.
    Están completamente locos.
    Si miras el cronómetro te perderás el paisaje.

    www.runtriton.es

  16. #736
    Fecha de Ingreso
    May 2008
    Localización
    Sant Joan d´Alacant
    Edad
    43
    Mensajes
    11.825
    ¿Qué? ¿Otro con la lagrimilla?
    Si miras el cronómetro te perderás el paisaje.

    www.runtriton.es

  17. #737
    Fecha de Ingreso
    Aug 2007
    Mensajes
    6.229
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje
    Con todo mi cariño hacia los compas locos, esos locos que corren:

    ESOS LOCOS QUE CORREN

    Yo los conozco.
    Los he visto muchas veces.
    Son raros.
    Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol.
    Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche.
    Están locos.
    En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan… sólo para disfrutar del descanso.
    En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara.
    Yo los he visto.
    Pasan rápido por la rambla, despacio entre los árboles, serpentean caminos de tierra, trepan cuestas empedradas, trotan en la banquina de una carretera perdida, esquivan olas en la playa, cruzan puentes de madera, pisan hojas secas, suben cerros, saltan charcos, atraviesan parques, se molestan con los autos que no frenan, disparan de un perro y corren, corren y corren.
    Escuchan música que acompaña el ritmo de sus piernas, escuchan a los horneros y a las gaviotas, escuchan sus latidos y su propia respiración, miran hacia delante, miran sus pies, huelen el viento que pasó por los eucaliptos, la brisa que salió de los naranjos, respiran el aire que llega de los pinos y entreparan cuando pasan frente a los jazmines.
    Yo los he visto.
    No están bien de la cabeza.
    Usan championes con aire y zapatillas de marca, corren descalzos o gastan calzados. Traspiran camisetas, calzan gorras y miden una y otra vez su propio tiempo.
    Están tratando de ganarle a alguien.
    Trotan con el cuerpo flojo, pasan a la del perro blanco, pican después de la columna, buscan una canilla para refrescarse… y siguen.
    Se inscriben en todas las carreras… pero no ganan ninguna.
    Empiezan a correrla en la noche anterior, sueñan que trotan y a la mañana se levantan como niños en Día de Reyes.
    Han preparado la ropa que descansa sobre una silla, como lo hacían en su infancia en víspera de vacaciones.
    El día antes de la carrera comen pastas y no toman alcohol, pero se premian con descaro y con asado apenas termina la competencia.
    Nunca pude calcularles la edad pero seguramente tienen entre 15 y 85 años.
    Son hombres y mujeres.
    No están bien.
    Se anotan en carreras de ocho o diez kilómetros y antes de empezar saben que no podrán ganar aunque falten todos los demás.
    Estrenan ansiedad en cada salida y unos minutos antes de la largada necesitan ir al baño.
    Ajustan su cronómetro y tratan de ubicar a los cuatro o cinco a los que hay que ganarles.
    Son sus referencias de carrera: “Cinco que corren parecido a mí”.
    Ganarle a uno solo de ellos será suficiente para dormir a la noche con una sonrisa.
    Disfrutan cuando pasan a otro corredor… pero lo alientan, le dicen que falta poco y le piden que no afloje.
    Preguntan por el puesto de hidratación y se enojan porque no aparece.
    Están locos, ellos saben que en sus casas tienen el agua que quieran, sin esperar que se la entregue un niño que levanta un vaso cuando pasan.
    Se quejan del sol que los mata o de la lluvia que no los deja ver.
    Están mal, ellos saben que allí cerca está la sombra de un sauce o el resguardo de un alero.
    No las preparan… pero tienen todas las excusas para el momento en que llegan a la meta.
    No las preparan…son parte de ellos.
    El viento en contra, no corría una gota de aire, el calzado nuevo, el circuito mal medido, los que largan caminando adelante y no te dejan pasar, el cumpleaños que fuimos anoche, la llaga en el pie derecho de la costura de la media nueva, la rodilla que me volvió a traicionar, arranqué demasiado rápido, no dieron agua, al llegar iba a picar pero no quise.
    Disfrutan al largar, disfrutan al correr y cuando llegan disfrutan de levantar los brazos porque dicen que lo han conseguido.
    ¡Qué ganaron una vez más!
    No se dieron cuenta de que apenas si perdieron con un centenar o un millar de personas… pero insisten con que volvieron a ganar.
    Son raros.
    Se inventan una meta en cada carrera.
    Se ganan a sí mismos, a los que insisten en mirarlos desde la vereda, a los que los miran por televisión y a los que ni siquiera saben que hay locos que corren.
    Les tiemblan las manos cuando se pinchan la ropa al colocarse el número, simplemente por que no están bien.
    Los he visto pasar.
    Les duelen las piernas, se acalambran, les cuesta respirar, tienen puntadas en el costado… pero siguen.
    A medida que avanzan en la carrera los músculos sufren más y más, la cara se les desfigura, la transpiración corre por sus caras, las puntadas empiezan a repetirse y dos kilómetros antes de la llegada comienzan a preguntarse que están haciendo allí.
    ¿Por qué no ser uno de los cuerdos que aplauden desde la vereda?
    Están locos.
    Yo los conozco bien.
    Cuando llegan se abrazan de su mujer o de su esposo que disimulan a puro amor la transpiración en su cara y en su cuerpo.
    Los esperan sus hijos y hasta algún nieto o algún abuelo les pega un grito solidario cuando atraviesan la meta.
    Llevan un cartel en la frente que apaga y prende que dice “Llegué -Tarea Cumplida”.
    Apenas llegan toman agua y se mojan la cabeza, se tiran en el pasto a reponerse pero se paran enseguida porque lo saludan los que llegaron antes.
    Se vuelven a tirar y otra vez se paran porque van a saludar a los que llegan después que ellos.
    Intentan tirar una pared con las dos manos, suben su pierna desde el tobillo, abrazan a otro loco que llega más transpirado que ellos.
    Los he visto muchas veces.
    Están mal de la cabeza.
    Miran con cariño y sin lástima al que llega diez minutos después, respetan al último y al penúltimo porque dicen que son respetados por el primero y por el segundo.
    Disfrutan de los aplausos aunque vengan cerrando la marcha ganándole solamente a la ambulancia o al tipo de la moto.
    Se agrupan por equipos y viajan 200 kilómetros para correr 10.
    Compran todas las fotos que les sacan y no advierten que son iguales a las de la carrera anterior.
    Cuelgan sus medallas en lugares de la casa en que la visita pueda verlas y tengan que preguntar.
    Están mal.
    -Esta es del mes pasado- dicen tratando de usar su tono más humilde.
    -Esta es la primera que gané- dicen omitiendo informar que esa se la entregaban a todos, incluyendo al que llegaba último y al inspector de tránsito.
    Dos días después de la carrera ya están tempranito saltando charcos, subiendo cordones, braceando rítmicamente, saludando ciclistas, golpeando las palmas de las manos de los colegas que se cruzan.
    Dicen que pocas personas por estos tiempos son capaces de estar solos -consigo mismo- una hora por día.
    Dicen que los pescadores, los nadadores y algunos más.
    Dicen que la gente no se banca tanto silencio.
    Dicen que ellos lo disfrutan.
    Dicen que proyectan y hacen balances, que se arrepienten y se congratulan, se cuestionan, preparan sus días mientras corren y conversan sin miedos con ellos mismos.
    Dicen que el resto busca excusas para estar siempre acompañado.
    Están mal de la cabeza.
    Yo los he visto.
    Algunos solo caminan… pero un día… cuando nadie los mira, se animan y trotan un poquito.
    En unos meses empezarán a transformarse y quedarán tan locos como ellos.
    Estiran, se miran, giran, respiran, suspiran y se tiran.
    Pican, frenan y vuelven a picar.
    Me parece que quieren ganarle a la muerte.
    Ellos dicen que quieren ganarle a la vida.
    Están completamente locos.


    gracias mil!!!!!!

    para mi tiene mucha miga....

  18. #738
    Fecha de Ingreso
    Jul 2008
    Localización
    Mostoles
    Edad
    45
    Mensajes
    6.247
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje
    Con todo mi cariño hacia los compas locos, esos locos que corren:

    ESOS LOCOS QUE CORREN

    Yo los conozco.
    Los he visto muchas veces.
    Son raros.
    Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol.
    Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche.
    Están locos.
    En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan… sólo para disfrutar del descanso.
    En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara.
    Yo los he visto.
    Pasan rápido por la rambla, despacio entre los árboles, serpentean caminos de tierra, trepan cuestas empedradas, trotan en la banquina de una carretera perdida, esquivan olas en la playa, cruzan puentes de madera, pisan hojas secas, suben cerros, saltan charcos, atraviesan parques, se molestan con los autos que no frenan, disparan de un perro y corren, corren y corren.
    Escuchan música que acompaña el ritmo de sus piernas, escuchan a los horneros y a las gaviotas, escuchan sus latidos y su propia respiración, miran hacia delante, miran sus pies, huelen el viento que pasó por los eucaliptos, la brisa que salió de los naranjos, respiran el aire que llega de los pinos y entreparan cuando pasan frente a los jazmines.
    Yo los he visto.
    No están bien de la cabeza.
    Usan championes con aire y zapatillas de marca, corren descalzos o gastan calzados. Traspiran camisetas, calzan gorras y miden una y otra vez su propio tiempo.
    Están tratando de ganarle a alguien.
    Trotan con el cuerpo flojo, pasan a la del perro blanco, pican después de la columna, buscan una canilla para refrescarse… y siguen.
    Se inscriben en todas las carreras… pero no ganan ninguna.
    Empiezan a correrla en la noche anterior, sueñan que trotan y a la mañana se levantan como niños en Día de Reyes.
    Han preparado la ropa que descansa sobre una silla, como lo hacían en su infancia en víspera de vacaciones.
    El día antes de la carrera comen pastas y no toman alcohol, pero se premian con descaro y con asado apenas termina la competencia.
    Nunca pude calcularles la edad pero seguramente tienen entre 15 y 85 años.
    Son hombres y mujeres.
    No están bien.
    Se anotan en carreras de ocho o diez kilómetros y antes de empezar saben que no podrán ganar aunque falten todos los demás.
    Estrenan ansiedad en cada salida y unos minutos antes de la largada necesitan ir al baño.
    Ajustan su cronómetro y tratan de ubicar a los cuatro o cinco a los que hay que ganarles.
    Son sus referencias de carrera: “Cinco que corren parecido a mí”.
    Ganarle a uno solo de ellos será suficiente para dormir a la noche con una sonrisa.
    Disfrutan cuando pasan a otro corredor… pero lo alientan, le dicen que falta poco y le piden que no afloje.
    Preguntan por el puesto de hidratación y se enojan porque no aparece.
    Están locos, ellos saben que en sus casas tienen el agua que quieran, sin esperar que se la entregue un niño que levanta un vaso cuando pasan.
    Se quejan del sol que los mata o de la lluvia que no los deja ver.
    Están mal, ellos saben que allí cerca está la sombra de un sauce o el resguardo de un alero.
    No las preparan… pero tienen todas las excusas para el momento en que llegan a la meta.
    No las preparan…son parte de ellos.
    El viento en contra, no corría una gota de aire, el calzado nuevo, el circuito mal medido, los que largan caminando adelante y no te dejan pasar, el cumpleaños que fuimos anoche, la llaga en el pie derecho de la costura de la media nueva, la rodilla que me volvió a traicionar, arranqué demasiado rápido, no dieron agua, al llegar iba a picar pero no quise.
    Disfrutan al largar, disfrutan al correr y cuando llegan disfrutan de levantar los brazos porque dicen que lo han conseguido.
    ¡Qué ganaron una vez más!
    No se dieron cuenta de que apenas si perdieron con un centenar o un millar de personas… pero insisten con que volvieron a ganar.
    Son raros.
    Se inventan una meta en cada carrera.
    Se ganan a sí mismos, a los que insisten en mirarlos desde la vereda, a los que los miran por televisión y a los que ni siquiera saben que hay locos que corren.
    Les tiemblan las manos cuando se pinchan la ropa al colocarse el número, simplemente por que no están bien.
    Los he visto pasar.
    Les duelen las piernas, se acalambran, les cuesta respirar, tienen puntadas en el costado… pero siguen.
    A medida que avanzan en la carrera los músculos sufren más y más, la cara se les desfigura, la transpiración corre por sus caras, las puntadas empiezan a repetirse y dos kilómetros antes de la llegada comienzan a preguntarse que están haciendo allí.
    ¿Por qué no ser uno de los cuerdos que aplauden desde la vereda?
    Están locos.
    Yo los conozco bien.
    Cuando llegan se abrazan de su mujer o de su esposo que disimulan a puro amor la transpiración en su cara y en su cuerpo.
    Los esperan sus hijos y hasta algún nieto o algún abuelo les pega un grito solidario cuando atraviesan la meta.
    Llevan un cartel en la frente que apaga y prende que dice “Llegué -Tarea Cumplida”.
    Apenas llegan toman agua y se mojan la cabeza, se tiran en el pasto a reponerse pero se paran enseguida porque lo saludan los que llegaron antes.
    Se vuelven a tirar y otra vez se paran porque van a saludar a los que llegan después que ellos.
    Intentan tirar una pared con las dos manos, suben su pierna desde el tobillo, abrazan a otro loco que llega más transpirado que ellos.
    Los he visto muchas veces.
    Están mal de la cabeza.
    Miran con cariño y sin lástima al que llega diez minutos después, respetan al último y al penúltimo porque dicen que son respetados por el primero y por el segundo.
    Disfrutan de los aplausos aunque vengan cerrando la marcha ganándole solamente a la ambulancia o al tipo de la moto.
    Se agrupan por equipos y viajan 200 kilómetros para correr 10.
    Compran todas las fotos que les sacan y no advierten que son iguales a las de la carrera anterior.
    Cuelgan sus medallas en lugares de la casa en que la visita pueda verlas y tengan que preguntar.
    Están mal.
    -Esta es del mes pasado- dicen tratando de usar su tono más humilde.
    -Esta es la primera que gané- dicen omitiendo informar que esa se la entregaban a todos, incluyendo al que llegaba último y al inspector de tránsito.
    Dos días después de la carrera ya están tempranito saltando charcos, subiendo cordones, braceando rítmicamente, saludando ciclistas, golpeando las palmas de las manos de los colegas que se cruzan.
    Dicen que pocas personas por estos tiempos son capaces de estar solos -consigo mismo- una hora por día.
    Dicen que los pescadores, los nadadores y algunos más.
    Dicen que la gente no se banca tanto silencio.
    Dicen que ellos lo disfrutan.
    Dicen que proyectan y hacen balances, que se arrepienten y se congratulan, se cuestionan, preparan sus días mientras corren y conversan sin miedos con ellos mismos.
    Dicen que el resto busca excusas para estar siempre acompañado.
    Están mal de la cabeza.
    Yo los he visto.
    Algunos solo caminan… pero un día… cuando nadie los mira, se animan y trotan un poquito.
    En unos meses empezarán a transformarse y quedarán tan locos como ellos.
    Estiran, se miran, giran, respiran, suspiran y se tiran.
    Pican, frenan y vuelven a picar.
    Me parece que quieren ganarle a la muerte.
    Ellos dicen que quieren ganarle a la vida.
    Están completamente locos.
    que bueno
    Próximos retos:


    STRAVA
    Facebook
    Twitter

  19. #739
    Fecha de Ingreso
    Jul 2008
    Localización
    Mostoles
    Edad
    45
    Mensajes
    6.247
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje
    que bueno tambien
    Próximos retos:


    STRAVA
    Facebook
    Twitter

  20. #740
    Fecha de Ingreso
    Oct 2008
    Localización
    Arenys de Mar
    Edad
    51
    Mensajes
    517
    Cita Originalmente escrito por Gebrekele Ver Mensaje
    Me gustó cuando lo leí y ahora aún me ha gustado más. De todas formas....¿no creéis que estamos para al menos preocuparse un poco??
    "Lo importante no es el cuerpo. Es la mente"(Haile Gebreselassie) BLOG

Temas Similares

  1. Rafa Blanquer: "Este año esta más difícil que nunca el podio"
    Por Salva en el foro Atletismo Profesional
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 24-05-2007, 00:20