El Aonijie Universal 12L es un chaleco que hace honor a su nombre porque no solo es capaz de adaptarse a prácticamente cualquier deportista, sino que te puede hacer un grandísimo servicio en casi cualquier actividad deportiva que practiques.

La capacidad de adaptación del Aonijie Universal 12L es enorme y puedes ajustártelo totalmente a tu gusto, pasando de sentirlo ceñido casi como un chaleco de competición a dejarlo prácticamente como una mochila estándar y holgada en apenas unos segundos. Te va a ser igual de cómodo llevándolo prácticamente vacío o cargado hasta los topes, incluso con más de esos teóricos doce litros que le declaran de capacidad porque, además del montón de bolsillos y recovecos que tiene, viene preparado para que le puedas hacer trapicheos y apaños con mucha facilidad.

Aonijie Universal 12L

Reconozco que no había reparado en él hasta que me enteré de que iba a tener que hacerle esta prueba y, hasta que no lo tuve en mis manos y empecé a usarlo, fui bastante escéptico porque me parecía que se quedaba en tierra de nadie, demasiado grande para los chalecos pequeños de competición o salidas cortas y demasiado pequeño para las salidas de varias etapas o que requieren mucha carga pero, a medida que lo he ido usando, no solo me ha ganado, sino que se ha convertido en mi mochila para todo, desplazando a una que ya tenía casi diez años y que estaba para el arrastre, pero que no abandonaba porque se adaptaba a la perfección a lo que necesito para mi día a día.

Como es un chaleco inicialmente concebido para trail running le he tratado de dar un buen tute corriendo con él para ver qué tal va, pero me ha parecido tan práctico y polivalente que es lo que he utilizado en todos mis desplazamientos a pie y en bicicleta, que no son pocos porque, al vivir en una pequeña capital, apenas uso el coche o la moto por la ciudad en un 5% de los casos.

Quizá te parezca un dato irrelevante, pero seguramente te sorprenderías de lo que he llegado a hacer en el mes y pico que llevo con el Aonijie Universal 12L en mis idas y venidas porteando los cachivaches de los entrenamientos de carrera a pie o fuerza y los cienes y cienes de recados, mandados y compras pequeñas (y no tan pequeñas) en esos desplazamientos. Sin ninguna a duda, esa prueba de estrés del día a día es mucho más dura para el chaleco que salir a correr unas cuantas horas por la montaña el fin de semana.

Aonijie Universal 12L

Ha sido también mi primer chaleco/mochila de Aonijie y posiblemente a ti te pase lo mismo porque es una empresa aún joven y que, aunque se ve mucho por las redes y en los entrenamientos y competiciones, quizá aún quedan muchos que siguen viéndola como una marca novata o «de china». Y, si somos puristas, ambas cosas son ciertas, pero si eres de los que piensan así, te recomendaría que actualizaras tu información porque hace mucho que pasaron a ser una de las referencias a tener muy en cuenta a la hora de pensar en accesorios para correr.

Aonijie es una empresa china que se fundó en 2011 con un lema muy chulo, “enjoy sports, fun off-road” que podríamos traducir y adaptar ligeramente como “disfruta del deporte y el off road” y que, aunque comenzaron enfocados principalmente en temas de mochilas y accesorios para ellas como las vejigas o bidones flexibles, han ido ampliando poco a poco su catálogo para ir incluyendo prácticamente cualquier cosa que pueda requerir un aficionado al trail running: camisetas, pantalones, gorras, calcetines, cinturones, bastones, tubulares, manguitos, guantes…

La distribución de Aonijie en España existe desde 2015, su crecimiento ha sido meteórico y, aunque sus inicios fueron un poco más lentos porque, a pesar de que ofrecían buenos productos a buen precio, muchos recelaban argumentando eso de “es que parecen copias chinas de lo de otras marcas”, con el tiempo han ido demostrando que no son eso sino que son capaces de tener identidad propia plena y, algo muy importante para mí, que se atreven a innovar y ser rupturistas, tienen procesos de desarrollo rápidos y prestan mucha atención a los pequeños grandes detalles que, en prendas como las mochilas o chalecos, son vitales.

Además, diría que los responsables en España lo han sabido hacer muy bien, apostando por un proyecto duradero, a futuro, eligiendo muy bien cómo ganarnos a los deportistas, algo que no siempre se ve en empresas distribuidoras así que, ¡kudos para ellos!

Así que, ya sabes, tenlos muy en cuenta a la hora de buscar tu material deportivo, sobre todo si buscas mochilas o chalecos o cosas de trail running y, en el caso particular del Aonijie Universal 12L, cuidado con hacerlo de menos por la cosa de que no parece enfocado a dar unas altas prestaciones en competición porque, si echas la cuenta del tiempo que pasas compitiendo y entrenando, te darás cuenta de lo importante que es hacer una buena elección del material que llevas en tus entrenamientos y la diferencia que hay entre llevar en esos ratos algo de calidad, bueno y polivalente en vez de hacer como muchos que tiran de cualquier cosa viejuna que tienen por ahí por casa porque “total, si es para entrenar, no merece la pena gastar dinero en ello”. Meeec, craso error, merece mucho la pena hacer esa inversión, sobre todo si es con algo tan bueno, bonito y barato como el Aonijie Universal 12L.

El Chaleco Aonijie Universal 12L al detalle

Creo que la forma más fácil de conocer el Aonijie Universal 12L es recorrerlo poco a poco prestando atención a cada uno de los mil detalles que tiene pero, antes de ponernos con ello, te comento unas cuantas generalidades para que también ubiques después mejor las explicaciones y detalles que te voy a ir dando.

El peso declarado es de 260 gramos, pero la que he utilizado para este artículo me da sobre la báscula 292 gramos, no sé si porque en el pesaje oficial no consideraron algunas piezas, si han cambiado los elásticos… O si han variado algo en la talla porque, aunque es de talla universal, en la etiqueta que viene pone que la talla es una “L/XL”. Sea como sea, me es indiferente porque no aparenta ni de lejos esos casi 300 gramos y, pese lo que pese, es un chaleco que no busca ser ligero, de competición, sino ser polivalente y versátil.

La talla, como acabo de decir, es universal, pero tiende a grandecillo, no tanto en la anchura, algo que se podría apañar, sino en la altura, con unos tirantes que bajan bastante. Lo bueno de esto es que permite una mejor distribución de los bolsillos y que estos no se solapen entre sí, pero a lo mejor te hace sentir rarillo si eres bajito.

De todas formas, a mí que me suelen gustar los chalecos superajustados, casi como camisetas, no me ha molestado y, de hecho, me ha gustado ese punto intermedio que tiene entre chaleco y mochila grande así que la dejaría como está.

En el momento de escribir este artículo está disponible en tres colores (negro, azul, amarillo) y tiene un PVP de 55’95€ que me parece tremendamente competitivo para todo lo que ofrece.

La capacidad oficial declarada es de doce litros como seguramente has intuido por su nombre, pero por su capacidad de adaptación, podría pelear sin problemas con mochilas a partir de los ocho litros. Y, por la parte alta, si la apuras un poco los bolsillos elásticos y haces algún apaño en las presillas y cordones elásticos, seguramente puedes llevarla a competir con las de un par de litros más. No obstante, creo que la mejor forma de aprovecharla es mantenerla en ese rango de los 8-12 litros porque, para más capacidad, creo que merece la pena ir a por otras mochilas más estructuradas.

En marcha es muy cómoda, tanto si va casi vacía como si va cargada hasta los topes. Si vas a llevar pocas cosas, al contrario de lo que puedas pensar, te recomiendo que le dediques un poco de mimo a la colocación, para que los pesos queden centrados y en la parte baja porque así se te moverá menos. Y este tiempo merece la pena aún más si va con mucha carga, principalmente de volumen, porque como puedes ponerle un montón de cosas, al final llevas un mochilón enorme que da tumbos para todos lados y no es cómoda, mientras que si lo reubicas un poco y juegas con los pesos, cambia totalmente la historia.

Si necesitas utilizar bastones, tienes la posibilidad de hacer algún apaño personal para, utilizando alguno de los múltiples enganches, fijarlos ahí con ayuda de algún pequeño elástico, pero mi recomendación es que recurras al carcaj portabastones del que hablaremos con más detalle en su artículo específico. El chaleco Aonijie Universal 12L viene preparado para que la compatibilidad sea total y puedas engancharlo en apenas unos segundos (un minuto como mucho si no eres mañoso), dejándolo en diagonal en la espalda con la abertura hacia la derecha. A partir de ahí, meter y sacar los bastones es sencillísimo y, con un par de intentos para coger la práctica en el primer día, ya lo harás casi sin pensar.

La accesibilidad es muy buena, sobre todo en la parte delantera donde puedes llevar una barbaridad de cosas, posiblemente todo lo necesario utilizar en una ultra de 60-70 kilómetros de sobra.

Si encima tienes un poco de flexibilidad y puedes acceder al cangurillo trasero ya sí que te plantas sin problemas en barbaridades de 100K sin tener que haberte siquiera desabrochado la mochila.

Para acceder a los bolsillos con cremallera posteriores, si eres un poco cuco y lo dejas metido con bolsitas y tiras de ellas cogiéndolas por encima de la cabeza como si fueran una katana, con que te sueltes los cierres delantero ya lo tienes hecho también. Por eso me ha gustado tanto el chaleco Aonijie Universal 12L para los recados y mandados diarios, porque no tengo que quitármela en ningún momento y voy haciendo las cosas a la carrera, como si estuviera en una competición.

El tejido es muy transpirable así que el interior se moja y, aunque digan que el tejido de algunos bolsillos repele el agua, no le hagas caso porque por un lado u otro va a acabar calando así que, si quieres que algo no se moje, protégelo con bolsas.

Para ajustártela, tienes los dos cierres centrales que puedes poner a la altura que desees y las cintas laterales, pero espera antes de ponerte a toquetearlo todo y volverte loco, intenta hacer esto: ponte el chaleco, pon solo el cierre inferior, tira de los laterales hacia abajo, ajusta los tirantes laterales, pon el cierre superior en último lugar y empieza ahora a buscar el ajuste, centrándote primero en dejar los laterales a tu gusto antes que la parte frontal. Sí, primero deja niquelados los laterales y juega luego ya con los frontales, se logra mucho más fácilmente el ajuste, te lo aseguro. Esto lo debes tener en cuenta también si durante la marcha cambia el tamaño u organización de lo que lleva dentro del chaleco.

Por favor, hazme caso y dale importancia al ajuste lateral porque tiene más incidencia de la que te imaginas en este tipo de chalecos, te lo digo por experiencia, no solo con este, sino con otros que he ido usando.

Le he podido dar un mesecillo de uso antes de ponerme a escribir y, aunque creo que no ha sido una época especialmente complicada para ella a nivel de entrenamientos por montaña, creo que sí que se ha llevado lo suyo y, de momento, está como el primer día así que, hasta donde puedo aventurarme ahora, diría que tiene pinta de aguantar mucho tiempo en buen estado lo que, teniendo en cuenta el precio que tiene y su polivalencia la convierte en un chaleco/mochila que seguro que recomendaré.

¿Llegará a hacerme el mismo servicio que la mochila a la que ha sustituido y que me ha acompañado casi una década? No lo sé, pero de momento, el chaleco Aonijie Universal 12L ya lleva más de un mes como mi mochila para todo, algo que no han sido capaces de lograr ninguna de las ocho o diez que tengo por casa y que periódicamente iba alternando para ver si con alguna de ellas surgía el amor. Con esta no he llegado a ese punto de enamoramiento, pero estos primeros escarceos están siendo francamente prometedores.

Y, dicho esto, vamos a hacer ya el repaso rápido por todos y cada uno de sus recursos y detalles, que no son pocos. De hecho, estoy seguro de que, aun poniendo cuidado, alguno se me olvida comentarte en el artículo así que, si lo echas en falta, por favor, ponlo en los comentarios y actualizo el artículo.

La parte delantera del Chaleco Aonijie Universal 12L

En la parte delantera tienes el sistema de cierre y ajuste, con dos presillas a presión con pestaña de liberación superior e inferior que puedes colocar a once alturas diferentes y que tienen cordel de sobra para adaptarse a cualquier perímetro de cuerpo. La superior tiene una de las parte elásticas para que pueda ceder y permitirte respirar o un poquito de rebote que se agradece mucho en marcha.

Se tensan y destensan con mucha facilidad y, en principio, no cede por sí solo durante el ejercicio. Te recomiendo que le eches un buen vistazo a cómo viene enrollado de serie para el caso de que no necesites el sobrante y que, si te sobra mucho, te plantees cortarlo o dejarlo anudado para que no vaya rebotando.

En cada una de las asas hay tres bolsillos:

  • El primero (el más alto) y más largo pensado para la bebida, con capacidad para meter incluso bidones rígidos como los de ciclismo así que te cabe prácticamente cualquier cosas que se te ocurra (para mí, esto es una bendición porque no me disgusta tirar de bidones o botellas de agua si no es para mucho rato). Los bidones flexibles de 500 mililitros entran y salen con una facilidad pasmosa así que es una delicia si vas a usar de esos. En la parte superior hay un cordelillo con presilla para cerrarlo y que no se escape lo que hay dentro así que lo puedes usar para cualquier cosa. En el de la izquierda cuelga el silbato de emergencia, que rebota un poco así que lo suelo pasar por ese tirador para que no salte tanto.

  • El segundo es también muy grande, con la abertura doblemente elástica (permite cierta separación lateral), de un tacto muy agradable y pensado como cajón de sastre, para meter lo que te apetezca… Además de la nutrición, que es lo que solemos poner ahí casi todos.

  • El tercero es diferente en el tirante izquierdo y el derecho. A la izquierda, con cremallera y una capilla de rejilla que lo separa en dos, según la marca para meter teóricamente móviles de hasta 6’8’’, pero que no es impermeable así que no lo usaría para eso, sino para cosas vitales como dinero, llaves documentación o, el móvil, pero en bolsa de plástico. En el tirante derecho, uno con una abertura muy pequeña, ideal para los restos de la comida, bolsitas de pastillas de sales… Me encanta y lo uso muchísimo.

Un poquito más abajo de la clavícula hay dos bandas reflectantes que sirven también para sujetar la pajita de la vejiga trasera, para pasar los manguitos cuando te los quitas, la gorra… Lo que pongas ahí rebota un poco, pero se va secando, se accede rápido y, como solución temporal rápida, es muy socorrida.

En las esquinas inferiores otros dos ribetillos muy pequeños con reflectante sobre dos elásticos, también muy polivalentes para lo mismo que he dicho de las dos anteriores. O incluso más porque lo que pones ahí molesta menos y, además, al ser elástica, permite forzarlo un poco más fácilmente. He llegado a enganchar ahí el cortavientos cuando sé que me lo voy a volver a poner en 15-20 minutos para no tener que llevarlo en la mano ni andar tocando la carga posterior.

La parte trasera del Chaleco Aonijie Universal 12L

En el backstage, otro montón de bolsillos:

  • El principal, con cremallera con doble tirador que da acceso a una cavidad separada en dos por una fina capa de rejilla. El subbolsillo que queda más cerca de la espalda está pensado para si se quiere poner una vejiga, que queda sujeta con un enganche con presilla superior. El tubo se puede pasar por cualquiera de los dos tirantes a través de sendos agujeros. Por cierto, sabes para qué utilizo mucho esa presilla: ¡para colgar el casco cuando no lo llevo en la cabeza (y no voy pedaleando, claro!). Cierro las cremalleras dejando la presilla por fuera, engancho el casco, fuerzo un poco el elástico de la espalda y voilà, ampliada la capacidad de carga a modo de casita de caracol.

  • En la parte alta ves un bolsillo con cremallera de tamaño mediano que tiene un mosquetoncillo para enganchar teóricamente las llaves, pero que no he usado para eso porque, si va ahí ese peso y no va muy llena la mochila, se mueve bastante (para las llaves uso más bien los bolsillos frontales, el de la cremallera o los dos elásticos porque tienen mucho fondo y de ahí no se salen). Para lo que sí lo he usado mucho es para poner cosas importantes que algún compañero puede coger fácilmente sin que yo me tenga que tocar la mochila. Y, si voy solo, desabrocho lo de delante, hago un poco de flexibilidad con los brazos por arriba y, con un poco de maña, saco lo que haya ahí.

  • Si sigues bajando, el típico bolsillo de canguro, con tres entradas: arriba y cada uno de los laterales. Tremendamente polivalente porque puedes acceder a él sin quitarte la mochila y cede con mucha facilidad así que es el que más acabas usando de la parte trasera, al menos, en marcha.

  • Sobre él, un puntazo que se han sacado de la manga: un bolsillito con cremallera. Lo que pones ahí no se sale y, si no llevas nada sucio y húmedo, no sufre, así que alguna vez incluso lo he usado para poner ahí dinerillo o la cartera, eso sí, siempre dentro de bosas de plástico.

Por encima de todos estos bolsillos, un elástico con cruces a modo de pulpo que solo tiene como limitación tu originalidad a la hora de utilizarlo. Es muy largo, casi demasiado así que, si no lo vas a usar, posiblemente tengas que hacerle algún nudillo en la parte inferior, donde está la tanca. Le he echado en falta un cruce en la zona media y, aunque me he planteado solucionarlo utilizando el reflectante que hay sobre el cangurillo, como eso supondría prácticamente matar la entrada superior al canguro, lo he dejado libre. Total, para lo que uso el pulpo no me hace falta ese cruce. Aunque, si fuera para carreras en montaña, seguramente sí se lo acabaría haciendo.

Desde aquí atrás también tienes unas presillas no elásticas a media altura y, en la parte alta del tirante y en el reborde, los enganches para el carcaj portabastones… O lo que quieras hacer con ellos, claro.

Por ejemplo, puedes tirar por ahí más elásticos a modo de pulpo pero, salvo que sea para algo especial, creo que no te merece la pena y, si necesitas más capacidad de carga, mira en otra mochila de mayor tamaño y más contundente.

La parte lateral del Chaleco Aonijie Universal 12L

No hay parte lateral como tal, pero como no sabía dónde poner el sistema de ajuste lateral, he creado este apartado y así llamo tu atención sobre este punto que, como te he dicho anteriormente, me parece muy importante.

Gracias a esas cintas laterales con doble cruce puedes jugar con el ajuste del chaleco para adaptarlo a prácticamente cualquier morfología de cuerpo y carga que estés porteando.

En cuanto has jugado un par de veces, descubres que es muy intuitivo, que cede muy fácilmente y, si prestas un poco de atención y escuchas a tu cuerpo, rápidamente descubres cómo te va mejor dejar el ajuste.

Eso sí, trabaja bien este ajuste lateral antes de ceñir del todo el frontal, aunque te parezca raro el orden, verás que así es mucho más sencillo. Y, vuelvo a avisarte, fíjate en cómo vienen enrollados los cordones al adquirir la mochila porque, si dejas así el sobrante, va perfecto, sin rebotar ni molestas.

Por cierto, que acabo de darme cuenta de una parte que me había dejado en esta zona, ¡el sistema sujetabatones! Y, digo “sujeta” en vez de “porta” ya que es una cinta elástica con una tanca que puedes usar para colgar ahí los bastones, enganchándolos en la cinta inferior y llevarlos así en los laterales.

Puedes apurar la cosa y poner los dos en el mismo lado, pero la idea es más bien poner uno en cada lado. Para colocarlos ahí, tienes que quitarte la mochila así que sería para salir con ellos ahí o para dejarlos para un buen rato mientras que, si vas a ir poniendo y quitando los bastones, es mejor idea utilizar el carcaj portabastones.

Y creo que con esto ya hemos terminado el repaso del chaleco Aonijie Universal 12L. He intentado recorrer todos sus detalles principales y contarte lo que me ha parecido más relevante de mi experiencia con él durante este mes y pico que llevo usándolo y ojalá haya servido para que conozcas un poquito más de este chaleco que me parece una auténtica compra maestra y que creo que merece mucha más atención de la que la mayoría de la gente le está prestando.

Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.