El BMW Berlin Marathon del año 2017 pasará a la historia como el de la lucha entre Guye Adola, la sorpresa de la prueba, y Eliud Kipchoge.

La lluvía arruinó la posibilidad de un récord del mundo, pero Berlín nos deparó una carrera épica debido a esas duras condiciones de lluvia y humedad.

En la prueba femenina pudimos contemplar el regreso al máximo nivel de Gladys Cherono. Se hizo con la prueba en una carrera marcada por la gran cantidad de marcas personales de buena parte de las mejores clasificadas. Once de las quince primeras hicieron marca personal, y fue el debut de la 11ª (Amrhein) y la 12ª (Galimany).

1. Máster Class de táctica

Nos vamos al la Great North Run 2013 para recordar que en aquella ocasión vivimos una clase magistral de cómo se debe correr tácticamente. Allí se dirimía un duelo entre Gebrselassie, que estaba en la parte final de su carrera, Farah y Bekele. En un determinado momento, parecía que Farah tenía el triunfo conseguido debido a que Bekele se quedaba, pero Bekele logró recuperarse y obtuvo un triunfo memorable.

Una vez acabada la carrera, Bekele reconoció que “se hizo el muerto” para hacer creer a Farah que estaba sin fuerzas. Esto hizo que Farah, en ese momento crucial de la carrera, se pusiera a tirar. La obra maestra de Bekele no fue vencer, fue hacer que Farah, que habitualmente no tira (sabedor de su gran final), se pusiera al frente de la prueba. Una vez que Farah cometió ese error táctico, la victoria estaba al alcance de la mano de Bekele.

Este año, en Berlín hemos visto la misma estrategia. Sammy Kitwara se retiró en el kilómetro 30. En ese momento, curiosamente después de tomar su bidón y beber, se retiró Kipsang y el grupo de cabeza quedó reducido a dos unidades (Kipchoge y Adola).

Kipchoge está acostumbrado a tirar a partir del kilómetro 30. Lo ha hecho en casi todas las maratones que ha disputado pero en esta ocasión tuvo un rival, Guye Adola, que le aguantó el ritmo. Esa fue la gran sorpresa y, una vez llegados a este punto, lo que primero hizo Kipchoge fue pedir relevos a Adola, haciéndole gestos evidentes para que tomara el mando, pero Adola no entró al trapo.

A falta de 5 kilómetros para meta, punto crucial de la carrera, Kipchoge se quedó unos metros detrás del etíope, al igual que hiciera Bekele en la Great North Run del año 2013.

A los 500 metros de caer descolgado se puede apreciar cómo tiene a su rival perfectamente controlado pero espera justo a falta de dos kilómetros para sobrepasarlo e irse directamente hacia la victoria.

El tramo del 30 al 35 se cubrió en 14:40 (14:09 el día del récord del mundo de Dennis Kimetto) y el tramo del 35 al 40 en 15:04 (14:42 el WR de Kimetto).

Adola no aumentó el ritmo entre el 37 y 40, fue Kipchoge el que se refugió a su espalda. Esos tres kilómetros en los que Kipchoge fue descolgado se realizaron en 3:01, 2:58 y 3:09.

Parece evidente que, por lo menos entre el 39 y 40, Kipchoge jugó una baza táctica y optó por no arriesgar en su búsqueda de la victoria. En el momento que tomó nuevamente el mando fue para atacar y así lo demuestra que los dos kilómetros entre el 40 y el 42 fueran cubiertos en 5:48 (a 2:54 ambos kilómetros), es decir, 15 segundos más rápidos por kilómetro que entre el 39 y el 40, cuando Kipchoge esperaba agazapado a las espaldas de Adola, a la espera de su ataque definitivo.

Finalmente, Kipchoge se hizo con la victoria (2h03:32), Guye Adola (2h03:46) con el segundo puesto y Mosinet Geremew (2h06.09) con el tercer puesto.

Parciales de Eliud Kipchoge

KilómetroTiempoParcialesmin/kmkm/h
500:14:2814:2802:5420.75
1000:29:0514:3702:5620.53
1500:43:4414:4002:5620.46
2000:58:1814:3402:5520.61
Media maratón01:01:2903:1102:5420.71
2501:12:5011:2202:5520.62
3001:27:2414:3502:5520.59
3501:42:0414:4102:5720.45
4001:57:0815:0403:0119.93
Maratón02:03:3206:2502:5620.54

2. ¿El más grande maratoniano de la historia?

Eliud Kipchoge es uno de los grandes de la historia en la maratón. Lo que está consiguiendo hace que muchos lo consideren el mejor de la historia sin ser el que más títulos olímpicos tiene y sin tener un récord mundial, algo que sí logró Abebe Bikila.

En su trayectoria lleva 8 victorias de 9 maratones (sin contar Monza). Su mayor virtud es su regularidad ya que nunca falló y, el día que lo derrotó Wilson Kipsang, su única derrota, fue debido a la exhibición de su rival, que acabó batiendo el récord del mundo.

Nunca, a lo largo de su carrera, tuvo una mala actuación en maratón y su peor marca es su título olímpico. Otra de sus fortalezas y que lo hacen más grande es que ha competido bien en todo tipo de condiciones. En Río lo hizo bajo condiciones extremas de humedad y en Berlín 2017 lo ha hecho con otras condiciones nada favorables.

Otro elemento que le hace grande es que sus victorias han sido contra los mejores de su época. No ha escapado el enfrentamiento con nadie y en todas las carreras se ha mostrado generoso una vez se ha retirado la última liebre.

Wilson Kipsang, uno de sus rivales, ha bajado de 2h04 cuatro veces a lo largo de su carrera, algo que ni el propio Kipchoge ha conseguido igualar y, Bekele, otro de sus rivales, es para muchos uno de los top 3 del fondo mundial de toda la historia. Sus victorias son todas de gran valía.

Tácticamente, como indico en el punto uno, es impecable. En declaraciones posteriores indicó que en el kilómetro 5 ya se percató que el récord del mundo ya no sería posible por la cantidad de charcos que había en el recorrido y por las condiciones climáticas. El circuito estaba resbaladizo y las curvas no se toman igual con un circuito mojado y otro seco.

Kipchoge reconoció que fue la competición más dura de su carrera deportiva debido a esas condiciones.

Una de las singularidades de la maratón es que un atleta, que no es el que más títulos olímpicos ostenta y que nunca consiguió un récord del mundo, es considerado por muchos analistas y aficionados el mejor de todos los tiempos en esa disciplina. Algo que no acontece con ninguna otra prueba del programa olímpico.

3.- ¿Tiene Kipchoge el récord del mundo en sus piernas? “Absolutely”

En la entrevista de televisión, una vez acabada la carrera, preguntaron a Kipchoge si tenía el récord del mundo en sus piernas. Su respuesta fue contundente y nítida: “absolutely”.

Nadie, dentro del universo atlético, puede considerar esta respuesta como un acto de arrogancia o soberbia. Lo que contestó lo pensamos todos pero el hecho de no tenerlo puede parecer una pequeña espina en un atleta que lo ha conseguido todo en la maratón, excepto incrustarse en esa prestigiosa lista de atletas que han tenido el récord del mundo.

Si uno mira su historial, el nivel de excelencia de estos últimos años de la carrera de Kipchoge es máximo. En Berlín 2015 tuvo el récord del mundo pero la plantilla de su zapatilla se salió fuera, lo que hizo que corriera buena parte de la misma con ella por fuera. Ese día estuvo a punto de bajar de las 2h04 a pesar de ese percance.

Maratón de Berlín 2017

El año pasado se quedó a un paso del récord en la maratón de Londres (2h03:05). Esa carrera, si en lugar de ser en Londres hubiera sido en Berlín, hubiera supuesto un nuevo récord del mundo y, dejando a un lado las ayudas de Monza, ese día también hubiera tenido opciones más que evidentes para entrar en La Lista.

4. La maratón, esa caja de sorpresas

Una lección de esta maratón es que cualquiera puede ganar en una prueba tan dura como la maratón. Aunque haya avanzado la ciencia y los métodos de entrenamiento, el atletismo siempre será grande debido a que las sorpresas pueden llegar cuando menos te lo esperas.

Daniel Wanjiru, aunque venía de vencer en Ámsterdam, no era el favorito en Londres pero rompió todos los pronósticos al vencer el pasado mes de abril en la capital británica. En Berlín hemos podido apreciar como un debutante en la distancia, Guye Adola, puso contra las cuerdas al mejor maratoniano del momento y uno de los más grandes de la historia.

Adola había aparecido en la élite mundial cuando consiguió el bronce en el Campeonato del Mundo de media maratón de Copenhague 2014. Antes de esa carrera, tenía 61:26. Ahí logró dos medallas, una individual y otra por equipos, y bajar su marca a 59:21. Ese mismo año venció a Geoffrey Kamworor en la media maratón de Nueva Delhi con 59.06 y, desde entonces, no había vuelto ha bajar de la hora en la media maratón hasta la Roma-Ostia de este año. Realizó 59:18 pero es una media en línea y donde las marcas no tienen el mismo valor que en otro circuito.

Sin embargo, nadie podía esperar que consiguiera el mejor estreno en una maratón (sin contar el tiempo de Moses Mosop de 2h03:06 en la maratón con desnivel de Boston 2011) ya que es es tercer mejor segundo puesto de la historia:

  • Mutai 2h03:13 (Berlín 2014).
  • Kipsang 2h03:13 (Berlín 2016).
  • Adola 2h03:46 (Berlín 2017).

El tiempo nos dirá si Adola se convertirá en uno de los grandes. Kipchoge es un ejemplo de un maratoniano que destacó desde la primera maratón y siguió creciendo, pero tenemos ejemplos opuestos como es el caso del mencionado Moses Mosop.

Guye Adola entrena con Gemedu Dedefo, el mismo que Muktar Edris, Tamirat Tola, Lemi Berhanu Hayle, etc. El grupo de entrenamiento es de 25 maratonianos y 29 maratonianas. En meta bromeó con Patrick Sang, entrenador de Eliud Kipchoge:

La llegada al top de atletas como Daniel Wanjiru o Guye Adola contrasta con la bajada de rendimiento de otros grandes de los últimos años ( Tsegay Kebede, Dennis Kimetto,Geoffrey Mutai, Emmanuel Mutai, etc).

5. Wilson Kipsang y Kenenisa Bekele

Lo que lleva alcanzado Kipchoge no es casualidad. Es fruto de hacer las cosas bien y de un gran trabajo personal.

En los últimos tiempos, Bekele es la otra cara de la moneda y tampoco puede ser fruto del azar la cantidad de retiradas que acumula a lo largo de su carrera. Suma tres retiradas en sus últimas seis maratones, es decir, el 50%. Las excusas han sido diversas, entre las que están las lesiones o la caída en Dubái. Este año lo acaba con la participación en tres maratones, salvo que quiera ir a otro, y lleva dos retiradas (Dubái y Berlín). La sensación que transmitía, por la declaraciones previas de Jos Hermens (su mánager), es que no la preparó con tiempo.

Hermens comentó que esa era su sistema habitual de preparar las competiciones. En tres meses se ponía en forma de cara a un gran evento en pista pero la maratón tiene otros peajes que pagar y, si no pasas por ellos, te los cobra en forma de bajón repentino. Hace poco más de un mes no acudió al Campeonato del Mundo de Londres alegando que no estaba en forma y no parece que en tan poco tiempo le llegara para alcanzar un estado de forma que le permitiera ir a ritmo de récord del mundo. Pasó por el kilómetro 30 a un minuto de cabeza y poco después optó por abandonar.

Kipsang también se retiró. Tomó su bidón en el kilómetro 30 y después de beber decidió parar. Por lo visto en la imágenes de televisión, vomitó una vez que se retiró

Su retirada pudo venir generada por esos problemas estomacales.

6. Hablemos de las chicas: Gladys Cherono está de regreso

Cherono no pudo alcanzar su sueño de estar en Río debido a una lesión de cadera que le dejó sin correr maratones en 2016. Su regreso a los 42.195 m fue en Boston, el pasado mes de abril, pero su resultado no fue el esperado (2h27:20, quinto puesto).

En 2015 había corrido en 2h19:25 en Berlín, un registro que la colocó en el top 10 mundial de todos los tiempos.

En Berlín tuvo el hándicap, al igual que todos los participantes, de las condiciones climatológicas, pero la gran marca obtenida (2h20:23) en esas circunstancias se debió, en gran parte, a la lucha que tuvo con sus rivales de directas: Ruti Aga (2h20:41) y Valary Aiyabei (2h20:53), fundamentalmente.

Ruti Aga (1994) apareció en el panorama internacional en el Campeonato del Mundo Júnior de Barcelona en 2012. Su progresión ha sido fulgurante y con 24 años ya está en la élite mundial. El año pasado dio un salto de calidad al ser tercera en Berlín con 2h24:41 y su mejora personal es de 4′ pero pudo ser mayor si el día hubiera acompañado.

Aiyabei llegó a Berlín con un palmarés envidiable en sus últimas maratones. Acumulaba tres victorias consecutivas (Barcelona, Valencia y Praga). Hasta el año pasado, no había bajado de 2h30 pero en Barcelona 2016 corrió en 2h25:26, lo que suponía una mejora de casi 5 minutos a su marca previa. La racha la continuó con una victoria en Valencia (2h24:48) y en mayo corrió en 2h21:57 en Praga. En Berlín logró su cuarta marca personal consecutiva y una mejora global de cerca de 10 minutos en dos años.

Hellen Tola fue cuarta (2h22:51), curiosamente también tiene en su palmarés una victoria en la Maratón de Barcelona. Fue en la edición de este mismo año en la que venció con 2h25:04 y, al igual que Aga, nunca había bajado de 2h30 hasta el año pasado.

Mención especial para Catherine Bertone, de 45 años, que logró el récord mundial de +45 años, marca personal y un sexto puesto (2:28:34).

Azucena Díaz -en 2016 fue sexta en Rotterdam (2h31:45) y 34ª (2h35:02) en Río- firmó un excelente 8º puesto (2h30:31), un registro que supone marca personal por más de un minuto y, excepto en el tramo final de carrera, mostró una regularidad asombrosa.

KilómetroTiempoParcialesmin/kmkm/h
500:17:5517:5503:3516.76
1000:35:4617:5203:3516.80
1500:53:3217:4603:3416.89
2001:11:1817:4603:3416.90
Media maratón01:15:1203:5503:3416.86
2501:29:0713:5603:3516.81
3001:46:4717:4003:3216.99
3502:04:2917:4203:3316.95
4002:22:5618:2803:4216.26
Maratón02:30:3107:35

Marta Galimany cerró su debut en la distancia con una marca de 2h34:16 (12ª ) y con unos parciales también muy regulares.

KilómetroTiempoParcialesmin/kmkm/h
500:18:1918:1903:4016.39
1000:36:3218:1403:3916.47
1500:54:5118:1903:4016.39
2001:13:0118:1003:3816.52
Media maratón01:16:5803:5703:3616.68
2501:31:1414:1703:4016.40
3001:49:2118:0703:3816.56
3502:07:3618:1603:4016.44
4002:26:2318:4703:4615.98
Maratón02:34:1607:5303:3616.72

7. Otras actuaciones: Yuta Shitara e Iraitz Arrospide

Yuta Shitara corrió ocho días antes de Berlín una media maratón en 60:17 y en Berlín logró una marca de 2h09:02. Su inicio (62:57 por la media maratón) fue tremendamente arriesgado pero con la clara intención de batir el récord de su país (2h06.17). Aguantó a un ritmo cercano a los 3’/km hasta el kilómetro 30 (1h30:11) pero, a partir de ahí, sufrió mucho.

Iraitz Arrospide realizó 2h18:09. Este atleta vasco reside en Sheffield, donde está cursando estudios y, en su debut en la maratón, el año pasado en Londres, realizó 2h24:51.

Resultados: http://results.scc-events.com/2017/?pid=leaderboard

1 Comentario

  1. Por favor, vamos a dejar ya de comparar el anuncio de Nike en Monza con un maratón legítimo, allí hubo ventajas que valen minutos. Relacionar el récord del mundo con aquel espectáculo es una falacia. Que pongan a Gatlin a correr 100m cuesta abajo para romper el récord sería comparable. Kipchoge tiene un gran currículo, donde el Sub2 creo que tiene bastante menos importancia de la que se le está dando.

    Y Bekeke, teniendo el segundo mejor registro de la historia, no será tan poco dedicado a la hora de entrenar. En Dubai lo tiraron a la salida. En Londres no flaqueó al final precisamente. Con todas las lesiones por que ha pasado este corredor otros se habrían retirado. Su entrenamiento lleva comprometido años por esto.

    Y su manager tiene tela que lo acuse públicamente de no ser profesional. Me pregunto cómo de inteligente es tener el mismo manager que Kipchoge, viendo que en Berlín las liebres se programaron al ritmo que este quería pese a que Kipsang y Bekele, que era el último ganador de la prueba y el participante con el mejor registro personal, querían ir más despacio la primera mitad. Por los intereses de quién mira este señor?

    Por supuesto, nada que decir contra Kipchoge. Es una máquina y un valor seguro. En condiciones climáticas ideales, tanto él como Adola posiblemente habrían bajado de 2:03′. Nadie sabe qué habría sido de Bekele y Kipsang en ese caso.

    Personalmente, creo que la meta de Bekele era el récord, y que una vez vio que las condiciones no lo iban a permitir perdió rendimiento hasta llegar al punto en que prefirió retirarse.

    Me impresionó la aparente facilidad con que corrió Adola hasta el final. Kipchoge ganó con autoridad, y en parte gracias a la experiencia, pero se veía en su manera de correr que se iba esforzando al máximo. Un Adola con un par de maratones en las piernas, corriendo las tangentes y aprovechando mejor los rebufos, le habría dado guerra hasta el final. El caso es que está por ver si Adola va a tener otra carrera así, mientras que de Kipchoge no hay duda posible. A día de hoy, es el boss.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.