Las mallas largas Coreevo Compression son el tercer miembro de la familia Compression y las encargadas de cerrar el círculo pues ya hay disponibles mallas cortas y mallas pirata (mallas 3/4) por lo que ya se pueden tener mallas de las tres longitudes clásicas.

La filosofía, tecnologías y soluciones de las tres mallas son análogas por lo que, aunque en este artículo vayamos a analizar a fondo la versión larga, podéis extrapolarlo todo a las tres versiones (salvo el tema de la longitud de la pata, por supuesto).

Si habéis conocido la primera versión de las mallas de compresión de Coreevo, preparaos, porque en esta nueva versión han dado un salto de calidad impresionante y poco o nada tienen que ver con las otras (quizá por eso no han recurrido al clásico “2.0” en el nombre).

Las mallas Compression (cualquiera de las tres) suponen una gran evolución respecto a sus predecesoras y no sólo solventan algunos puntos mejorables que tenían sino que se posicionan como las primeras grandes mallas de esta empresa catalana especializada en el textil deportivo, sobre todo, de textil de compresión.

Las mallas largas Coreevo Compression al detalle

Todos los productos de Coreevo se basan en polipropileno Dryarn (uno de los mejores para textil deportivo según los especialistas en textil) y, en las mallas largas Compression, representa el 70% al que hay que añadir un 15% de poliamida y otro 15% de elastano.

Mallas Largas Coreevo Compression

Gracias al polipropileno se dificulta la proliferación de bacterias (con lo que se minimiza la aparición de malos olores), se consigue una buena gestión de la temperatura (tiene baja conductividad térmica) y de la humedad (apenas empapa agua) y se aligera bastante la prenda. Es decir, el polipropileno facilita mucho el trabajo, aunque eso es sólo una pieza del puzle porque sin unos buenos diseños, patronaje, entramados y demás, las mallas no serían tan buenas como lo son.

Son unas mallas de compresión media, lo que en unas mallas largas se agradece mucho porque, si no, acabaría agobiando y, sobre todo, llegaría incluso a limitar un poco los movimientos (hay gente que no se pone mallas largas para correr porque no se sienten libres para moverse a gusto). La compresión es diferente según las zonas y creo que han conseguido un equilibrio bastante bueno porque, aunque se note firmeza en la sujeción, se pueden llevar durante varias horas y hacer cualquier tipo de movimiento sin problemas.

Para conseguir este equilibro se han trabajado mucho los entramados entre los que identificamos tres tipos principales. El mayoritario es el que vemos con formas hexagonales similares a celdillas de una colmena y que Coreevo denomina Compress Panel Zone. Permite una elasticidad muy buena en todas direcciones y es el responsable de esa gran adaptabilidad que transmiten estas mallas. Además, las líneas que se ven en gris, por el interior tienen un poquito de rizadillo, lo que le confiere un tacto muy agradable que se agradece cuando te las pones y hace frío.

Mallas Largas Coreevo Compression

Para dar la tensión en las zonas críticas, tenemos el tejido de franjas, muy similar al que hay en los elásticos de cintura y tobillos que hace “efecto goma” cuando lo estiramos transversalmente a las franjas. Si el estiramiento es en longitudinal, apenas se opone para no limitar los movimientos y dejar cierta adaptabilidad. Está ubicado en los laterales (desde la mitad del glúteo) y en la zona de las partes nobles, no porque ahí haya que comprimir especialmente, sino porque así no hace falta colocar una costura diagonal que pasaría por encima de la ingle.

En las mallas de compresión, la ingle es una zona peliaguda y no serían las primeras que descarto por exceso de presión o porque al final es como si no comprimieran nada porque han dejado demasiada poca tensión para no presionar en la ingle. Las mallas largas Compression, ni lo uno ni lo otro sino que lo hacen perfectamente ahí.

Mallas Largas Coreevo Compression

El tercer tejido es el que vemos punteadito en las zonas donde hay mayor movimiento y deformación y donde más hace falta la transpirabilidad sin tener tampoco unos requisitos especiales de compresión: corva, zona lumbar y justo bajo las partes pudendas.

En la corva no se acumula nada de sudor, en los riñones tampoco he llegado a tener problemas salvo cuando lo he hecho mal (salir con una camiseta interior malucha) pero donde más he notado el avance respecto a las primeras mallas ha sido en los huevecillos porque antes se quedaban encharcados y ahora no empapa nada de nada.

Hay un cuarto entramado que vemos en la cara anterior y en las zonas de los gemelos con franjas grisáceas y que podríamos considerar como zonas de transición ya que ahí apenas hay tensión con lo que su función es, sobre todo, facilitar aún más el movimiento y la adaptabilidad de la prenda.

Mallas Largas Coreevo Compression

Huelga decir que el cambio de unos a otros tejidos es sin costuras (tecnología seamless) y que, cuando hay alguna (por ejemplo, en las uniones de los elásticos), éstas están perfectamente rematadas para que no rocen y para que no se rompan.

Mallas Largas Coreevo Compression

La sujeción de los extremos se hace mediante elásticos con dobladillo, uno en la cintura de casi cinco centímetros y de dos centímetros en los tobillos. La cintura queda justo en los isquiones y, aunque no tenga cordel o goma interior, presiona lo suficiente como para que no se muevan. Aunque queda encima de hueso, si alguno se siente agobiado no tiene más que darle media vuelta hacia abajo y ya está, se acabaron los problemas.

En cuanto al de los tobillos, muy buena la tensión porque no aprietan demasiado (podría dar problemas en aquiles), sólo lo suficiente como para que no se muevan, algo que consiguen sin necesidad de poner siliconas o similares en el interior.

Se quedan un pelín más arriba del tobillo o, al menos, a mí me quedan unos ocho centímetros por encima del maléolo aunque eso depende también de cómo las lleves de talla, de cómo sea tu morfología y de cómo te las ajustes. En mi caso, que me gusta ir como los toreros, apretado y ajustando bien hacia arriba (que conste que no es para marcar nada), me quedan así contando con que la marca de la corva se me va un pelín hacia arriba así que, seguramente, quedarían más cerca del maléolo si las llevara sin tirar tanto hacia arriba.

Mallas Largas Coreevo Compression

Vamos, que creo que están genial de largo, perfectas para llevar con unos calcetines cortos, de los que quedan justo a la altura del maléolo o justo debajo de ellos. Obviamente, no tiene sentido ponerse pantorrilleras o calcetines altos porque se acumularía demasiada compresión en la pantorrilla.

Para las tallas, hay cuatro disponibles (S, M, L, XL) y diría que tallan bastante estándar así que mantendría la talla de referencia que tengáis en otras mallas (de compresión o no). Eso sí, en colores, sólo hay uno, al menos de momento, el que veis en las fotos en negro y con los detallitos en grisáceo.

Me acabo de dar cuenta de que aún no he dicho nada de los bolsillos, los dos que tienen, uno a cada lado y que quedan en el lateral, a la altura del glúteo e inclinados unos cuarenta y cinco grados. Miden cinco centímetros de ancho y diez de alto y el tejido es muy elástico por que la capacidad es bastante grande.

Mallas Largas Coreevo Compression

No sirven para meter teléfonos móviles de grandes dimensiones pero es que en esa zona jamás metería ahí uno, ni siquiera uno pequeño porque iría forzado y podría acabar rompiendo, sin necesidad de que nos cayéramos. Eso sí, para geles, paquetes de pañuelos, llaves, etc., es una gozada, ni te enteras de que llevas ahí nada y lo único que puede causar reparo es que, al cargarlos, vas con un bultaco que puede ser de aúpa, aunque ni en esos casos notas que te incomoden, ni siquiera en movimientos forzados.

Mallas Largas Coreevo Compression

Son bastante ligerillas (en la talla S han pesado 154 gramos) y, como comentaba al principio, eso no es sólo gracias al polipropileno sino que también influye mucho el hecho de que han conseguido un tejido muy finito. Esto redunda no sólo en la ligereza sino en todo lo que hemos ido viendo de la adaptabilidad y, también, en una buena gestión de la temperatura y la humedad.

Quienes vengáis de alguna de las primeras mallas, notaréis una diferencia brutal ya que ahora son muchísimo más finitas y no empapan prácticamente nada, no sólo de sudor sino cuando llueve.

En cuanto a la gestión de la temperatura, son bastante fresquitas y he estado corriendo con ellas con temperaturas medias incluso tirando a calurosillas y se dejan llevar. Con el frío ya depende de lo que vayáis a hacer pero creo que su mejor baza es para actividades de alta intensidad en las que nosotros mismos generamos el calor y ellas, simplemente, lo mantienen y gestionan. Ahí es cuando se aprovechan todas sus bondades porque, si son actividades de baja intensidad, mejor que no haga excesivo frío.

Mallas Largas Coreevo Compression

Las mallas largas Compression de Coreevo son muy versátiles para quienes gustamos de utilizar este tipo de prenda, bien porque somos frioleros, bien porque, ante la duda, preferimos arriesgarnos a pasar un poco de calor en vez de un poco de frío, confiando en el buen hacer de los tejidos técnicos actuales que permiten gestionar muy bien el calor y la temperatura.

Por lo que a mí respecta, contentísimo con ellas, tanto como estoy con las versiones cortas y pirata y pocas pegas soy capaz de ponerles a nivel personal porque se amoldan perfectamente al tipo de uso que le hago a unas mallas largas.

Alguno me ha dicho que quizá le vendrían bien unas cremalleras en la parte inferior pero es una solución que no me gusta en mallas de compresión porque tienden a estropearse las cremalleras y, aparte, el riesgo de rozaduras está ahí así que prefiero que no las tengan, aunque eso facilitar poder ponerlas y quitarlas sin tener que descalzarse.

Compartir
Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

2 Comentarios

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.