FitSip es una jovencísima empresa fundada en 2012 por dos compañeras (de negocios y de deporte), Christine Manson y Belinda Goldmith que, en uno de los días en los que iban corriendo por Pentland Hills (Escocia), tuvieron una idea feliz al mirar el portaobjetos que una de ellas llevaba en la muñera para portar las llaves de casa.

¿Por qué no hacer algo parecido apañándolo para que pueda servir para llevar un poco de agua y así no tener que cargar con cinturones, mochilas o botellas que, si bien son adecuados para grandes kilometradas, muchas veces son demasiado para las típicas salidas que hacemos la mayoría y en las que nos sirve con poder echar un par de tragos para refrescar, aclarar la garganta o simplemente para no llegar a casa con más sed que un perro en verano?

A partir de ahí, el típico trabajo con millones de ciclos de análisis, diseño, pruebas… y, como resultado, el sistema de hidratación que vamos a analizar en esta prueba a fondo.

El sistema de hidratación FitSip…

…es una de esas cosas tremendamente sencillas una vez que las has visto y que parece mentira que no se le hayan ocurrido antes a alguien.

Grosso modo, podríamos decir que es, simplemente, como un portaobjetos que en lugar de tener un bolsillo para meter cosas dentro, está preparado para meter una bolsita de líquido con una boquilla para que podamos ir dándole sorbos según necesitemos. Hay mil opciones para llevar líquido (mochilas, riñoneras, botellas de mano…) pero, hasta ahora, no había visto ninguna que lo enfocara pensando en esta forma de llevarlo.

Lo más parecido son las pequeñas bolsitas que ha sacado cierta marca y que quedan sujetas a la mano mediante una especie de muñequera pero ésas, aunque muy chulas, tienen la desventaja que te hacen perder algo tan importante como la posibilidad de utilizar las manos para agarrar cosas, para apoyarlas en caso de caída, etc.; mientras que el FitSip, como queda como una especie de brazalete, es como si no llevaras nada y sigues teniendo las manos 100% funcionales.

Está hecho con neopreno así que permite cierta elasticidad, se puede lavar sin problemas, es muy ligero (no llega a cien gramos), es muy resistente, no produce rozaduras, etc.

FitSip FitSip Hydration System - Esquema Vistas

Aunque sea de este material, no hay que tener miedo de cara a que no transpire porque ocupa poca zona y además, donde queda ubicado (en la parte exterior del antebrazo) no se tiende a sudar demasiado.

Los remates son excepcionales y es poco menos que imposible que nos produzca rozaduras ya que el neopreno no nos va a rozar jamás y los rebordes se han recubierto muy bien con dobladillos muy bien rematados, amén de que el diseño, curvaturas, recubrimiento de las hebillas, etc., se han cuidado muchísimo.

Lo he estado usando en días de mucho calor y, aunque no es lo mismo que no llevar nada, no he notado que molestara (salvo quizá si se va con manga larga, en cuyo caso acumulaba algo de sudor en la zona de la camiseta que queda por debajo).

Es de talla única porque se ajusta con dos cinchas, la inferior simple y la superior con doble paso, para poder sujetarla mejor y para poder ajustarla en función del grosor del antebrazo.

Las tiras de velcro son muy largas y agarran muy bien así que podemos ajustarlo perfectamente y no se mueve, ni siquiera con la bolsa completamente llena de líquido.

FitSip FitSip Hydration System - Puesto Lateral Cerrado-Abierto

La capacidad es de 200 mililitros que, aunque pueda parecer poco, no hay que olvidar que estamos hablando de algo que va a ir en el antebrazo por lo que tampoco podemos pedirle que quepan tropecientos litros porque sería molesto (si queremos más cantidad hay que utilizar otro tipo de mecanismos de hidratación).

La bolsa se pone y quita con una facilidad increíble porque la cremallera abre completamente y es de muy buena calidad, así como los remates, tanto de los topes, como del circulillo por el que asoma la boquilla.

FitSip FitSip Hydration System - Bolsilta Dentro-Fuera

La bolsa tiene un tapón con rosca que cierra perfectamente y no derrama ni una sola gota., con una abertura bastante grande que permite llenarlo muy fácilmente y, lo principal, vaciarlo y limpiarlo muy bien (como siempre que se usan este tipo de bolsas, es recomendable lavarlo bien después de usarlo y poner especial empeño en que quede bien sequito).

La boquilla es como en muchas de estas bolsitas, blandita y con un doble corte de manera que no hay más que meterla en la boca, darle un ligero mordisquillo sorbiendo ligeramente y voilà, líquido para dentro en la cantidad que estimemos oportuna sin que se derrame ni una sola gota.

En la marca dicen que sólo se utilice con agua pero yo la he usado también con bebida isotónica y funciona perfectamente porque como va meneándose continuamente, nunca llegan a quedarse reposando los polvillos con los que la hayamos preparado).

Destacar que los rebordes de la cremallera y de la zona por la que pasa la boquilla son reflectantes y, aunque no creo que en la casa pensaran en este uso, detrás de la bolsa se puede aprovechar para meter el DNI, alguna monedilla o si apuras un poco y sólo llevas un par de llaves sujetas sólo con una arandela, puedes llegar a meterlas con lo que te sirve a la vez como brazalete de hidratación y portaobjetos.

En definitiva, todo un descubrimiento el cachivache éste que, por lo menos a mí, me está sacando de más de un apuro en esos entrenamientos en los que sabes que vas a sudar la gota gorda porque hace mucho calor y no vas a tener ninguna fuente en la que refrescarte pero que no llegan a ser suficientemente largos como para que te animes a llevar una riñonera, mochilita o botella de agua.

Y, bueno, por último, una frikada, que si no la hago, reviento porque cuando lo vi, la primera imagen que me vino a la mente fue la de Ulises 31 y su mítico escudo, jejeje:

FitSip FitSip Hydration System - Montaje Ulises 31

Usuario Tipo

Es la poco menos que la salvación para los corredores que salen por zonas en las que no es posible hacer una paradiña para echar un trago y que hacen salidas lo suficientemente largas como para necesitar hidratarse pero que no llegan a ser tan largas como para que quede justificado el ir cargado con un cinturón o mochila de hidratación.

Lo mismo si en lugar de hablar de longitud de la carrera, hablamos de temperaturas porque en determinadas épocas del año y en determinadas zonas, viene de lujo incluso para salidas no excesivamente largas, inferiores a una hora, pero en las que vamos a ir con cuarenta grados a la sombra.

También muy interesante para las épocas en las que hace mucho aire o en primavera y otoño, cuando está el polen en pleno apogeo ya que al echar un traguillo, limpias la garganta y parece que eso alivia bastante los síntomas de ir ahogado (no te abre los bronquios pero si quitas de ahí el polen de vez en cuando, cuando llegas a casa estás mejor que si te has tirado toda la salida con él ahí dando por saco).

Por último, genial para competiciones de media distancia (digamos que hasta los 20-25K), ya sea en ruta o montaña, porque te permite llevar un poquito de agua que siempre te puede venir bien si la necesitas, si no quieres detenerte en un avituallamiento porque vas a saco.

Precio: £23,99

Compartir
Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

6 Comentarios

  1. Muy GRANDE lo de Ulises 31…

    La idea del manguito este no está mal. A mí cualquier cosa superflua me estorba; prefiero salir a correr llevando encima lo mínimo, y las mochilitas y cinturones me parecen un soberano incordio.

    Lo que me preocupa es la sensación de llevar algo en un brazo y nada en el otro; si ya me siento incómodo y ‘desequilibrado’ con el cinto que amarra el móvil al bíceps (dos veces lo llevé, no hubo tercera), ni me quiero imaginar cómo será esto.

    Igual con uno en cada brazo…

  2. JAjaja, es que hay series que marcaron época ;-D

    Lo del “estorbo” nos pasa a muchos pero es cosa de acostumbrarse y piensa que es poco más de unos sorbos pequeños (máximo 200 ml).
    Es más para poder dar un sorbillo y mojar la boca de vez en cuando que para hidratarse, salvo que se esté usando para tomar un gel.

    Yo pensaba como tú, que iba a ser un incordio (p. ej. llevo las llaves en la mano contraria al reloj ;-D) pero después de ver lo que se gana con él y la posibilidad de “mojar la boca” cada X tiempo, lo he usado mucho, sobre todo si sé que no va a haber posibilidad de salir beber en el camino (obviamente en salidas que no hacen que sea necesario llevar una riñonera o mochila).

  3. Jejeje… Llaves en la mano derecha, reloj en la muñeca izquierda. Es que eso es innegociable.

    La verdad es que el bicho este de Fitsip sí que está curioso. No soy yo de beber mucho cuando corro (mi salida típica no es muy larga, 8-10 km), pero a veces el solano andaluz es pejiguera y acabas pensando: “Oye, qué rico estaría ahora un buchito de agua”.

    Pues creo que me voy a pensar esto del manguito…

  4. Por cierto, en agosto tendrán una promoción especial con gastos de envío gratuítos para toda Europa que publicarán a partir del 1 de agosto en su propia web ) así que puede ser un momento interesante para hacerse con uno.

  5. Interesante. Seguro que después de leer esto, cuando estemos rodando, con un calor insoportable y la boca como una alpargata nos acordaremos del manguito y lo bien que iría en ese momento

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.