• La combinera catalana María Vicente mejora en cuatro de las cinco pruebas y borra el récord de España absoluto de Bárbara Hernando con una nueva marca de 4.412 puntos
  • La primera jornada del Campeonato de España arroja otro puñado de mínimas: Cáceres, Axpe, Tobalina, Espejo, Sarrapio y Contreras también viajarán al Europeo de Glasgow

Todavía le queda un mes y medio para alcanzar la mayoría de edad, pero María Vicente, la gran joya del futuro del atletismo, ya bate récords absolutos. Este sábado, en la primera jornada del Campeonato de España de atletismo, sumó el que seguramente será el primero de muchos. No hace falta ser adivino para pronosticarlo.

Cada vez que salta a la pista se supera. En Antequera competía en el segundo pentatlón absoluto de su vida. En el primero, el 26 de enero en Cardiff, consiguió 4.216 puntos. Ahora ya ha elevado el listón a los 4.412, lo que supone superar por 31 puntos el récord de España que Bárbara Hernando guardaba desde 2011 con 4.381.

Vicente no necesitó apretar los dientes para asegurar la plusmarca. Cerró la jornada con 2:24.91 en los 800 metros, casi tres segundos de margen sobre lo que necesitaba. Curiosamente, fue la única prueba en la que no mejoró su registro en un día esplendoroso en el que venció dos pruebas parciales.

A primera hora de la mañana, volaba en los 60 metros vallas en 8,35s (tenía 8,49s), lo que suponía la mejor marca española de la prueba individual entre atletas Sub-20. Proseguía en la altura, donde elevaba el listón tres centímetros sobre su marca anterior, hasta 1,78 m, y volvía a mejorar en lanzamiento de peso, de 12,03 m a 12,42 metros.

Tras el almuerzo y el descanso, en la tarde no se inquietó por el nulo inicial de la longitud y en el segundo intento voló hasta 6,36 metros que sólo por no arriesgar con la tabla no superó en el tercero. En cualquier caso, otra marca superada respecto a sus 6,25 m del año pasado.

Sólo quedaba sacar la calculadora para los 800, una prueba en la que todavía no es dominadora pero en la que consiguió correr con inteligencia y fuerza para superar atletas en cada vuelta y asegurar un récord que la sitúa, además, líder mundial del año entre atletas menores de 20 años y 9ª absoluta en Europa, lo que salvo varias renuncias le impedirá ir aún al Europeo de Glasgow.

El avión de Glasgow se llena

La tarde de Antequera propició un buen puñado de mínimas de atletas que se suman al avión del Europeo del primer fin de semana de marzo. Fue el caso de Carlos Tobalina, que con 20,39 metros ganó el peso ante un Borja Vivas que, lejos de su mejor forma y compitiendo sólo por cercanía geográfica a su casa, no llegó a los 19 metros; de Patricia Sarrapio, campeona de triple sin la lesionada Ana Peleteiro con 13,92 m; o de Yidiel Contreras, que encontró por fin la manera de sumarse al equipo de 60 metros vallas. No consiguió batir al indiscutible Orlando Ortega, insatisfecho con sus 7,58s, pero firmó unos 7,64s que le colocan entre los ocho mejores de Europa. Pagó su mala salida el jovencísimo Enrique Llopis (7,75s), que también viajará a Gran Bretaña.

El pasaporte más emocionante lo consiguió, sin embargo, Cristina Espejo en los 3.000 metros tras una aventura quijotesca y plena de coraje que esta vez guardaba un final feliz. La oscense de 24 años parecía vivir en el infortunio. El pasado verano logró la marca para el Europeo de Berlín cuando España ya tenía sus plazas cubiertas.

Este invierno, tanto en Valencia como en Madrid acabó a menos de un segundo de los 9:05 minutos requeridos. Por eso en la final salió dispuesta a morir, en una aventura en solitario desde el inicio que sólo la joven favorita Celia Antón se atrevió a seguir. Espejo no sólo tuvo fuerzas para rematar a la burgalesa, también para hacer los tres kilómetros más rápidos de su vida (9:02.45).

Tan cerca como otras veces Espejo se quedó el joven Héctor Santos en longitud. Sus 7,93 metros en la final matinal se quedan a sólo dos centímetros de lo exigido por la Federación Europea, que quizá pueda repescarlo por el bajo nivel de la prueba este año. No tendrá que esperar tanto Eusebio Cáceres, que venció la prueba con 7,99 m y aseguró su presencia en otro Europeo tras casi un año de lesiones.

La pértiga vuelve a los 4,50 metros

La mañana guardaba una alegría que hace meses que se cuece entre los jóvenes talentos que prueban la pértiga femenina. Maialen Axpe se llevó el título con el añadido de la mínima, 4,50 metros que suponen marca personal y una frontera internacional que en España no se franqueaba desde el gran 2007 de Naroa Aguirre.

El récord de la guipuzcoana (4,57 m) fue atacado por su paisana. Esta vez era demasiado, pero entre Axpe y otros jóvenes talentos como la ausente Mónica Clemente, Malen Ruiz de Azúa o Miren Bartolomé, plata y bronce en Antequera, debería caer en los próximos años.

En chicos las promesas también se acumulan pero no acaban de arrancar. Ni Didac Salas ni Adrián Vallés estarán en Glasgow. El navarro ganó con 5,55 metros y atacó la mínima de 6,65 metros, pero el catalán, que se ha cansado de intentarlo todo el invierno, esta vez ni siquiera pudo llegar a hacerlo.

Bossy gana sin competencia

En salto de altura directamente ni se contemplaba. Es, en ambas categorías, la prueba más floja del atletismo español actualmente. Entre los chicos, Marc Sánchez dio la sorpresa y por ser el único capaz de saltar 2,18 metros se llevó el título.

Otra final triste, no por falta de nivel sino por ausencias fueron los 3.000 metros. Sin Mechaal, que ha renunciado por sorpresa a continuar la pista cubierta esta semana pese a seguir siendo el líder europeo del año, sin Toni Abadía, lesionado, sin Jesús Gómez, centrado en los 3.000 metros, y sin Sergio Jiménez, enfermo a última hora, Artur Bossy aseguró su presencia en Glasgow con su audaz victoria (7:59.19).

Bestue y Paralluelo, las otras perlas

Menos mal que quedan las jóvenes perlas. Como Vicente, la protagonista del día, como Jaël Bestué, de 18 años, que ganó los apretadísimos 60 metros femeninos tras varios minutos de revisiones, empatada a 7,34s con Estela García y dos centésimas más rápida que Cristina Lara.

O como Salma Paralluelo, de sólo 15 años. La aragonesa impresionó en las series de 400 m derrotando a la líder del año Aauri Bokesa y batió la mejor marca española sub-18 con 54,10s. La campeona del mundo de fútbol sub-17 hace dos meses será uno de los grandes atractivos de la mañana del domingo, sin desmerecer el tradicional mediofondo masculino. Las semifinales del sábado no cribaron a ninguno de los grandes favoritos y prometen grandes emociones.

1 Comentario

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@foroatletismo.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.