“Unos ganan y otros pierden, y hoy me toco perder a mí“. Con visible enfado y ganas de irse, Orlando Ortega digería en zona mixta su séptimo puesto en la final de los 60 metros vallas después de haber sido uno de los favoritos al oro. No salió bien y le faltó la aceleración de otras veces, y se quedo a más de dos décimas de su marca personal (7.64) y más de una de las medallas.

El subcampeón olímpico ha dicho que “no hay excusas“, preguntado por el estado de la pista del Kombank Arena y afirmando que lo que toca es “seguir mejorando”.

La carrera fue ganada por el británico Andy Pozzi (7.51), seguido del francés Pascal Martinot-Lagarde (7.52) y del checo Svoboda (7.53), con las medallas al alcance del mejor Orlando de la temporada, que ha dejado el récord de España en 7.48.

Una presea hubiera sido la séptima medalla que gana España en la prueba de vallas en un europeo de pista cubierta, y la primera en diez años que saca nuestra selección en esta especialidad: en Birmingham (2007) Jackson Quiñónez fue tercero, en Madrid (2005) Felipe Vivancos segundo, Carlos Sala fue tercero en Budapest (1988) y Javier Moracho fue oro, plata y bronce en 1980, 1981 y 1986.

Hace dos años en Praga, la selección española consiguió dos medallas: las platas en triple y 400 metros de Pablo Torrijos e Indira Terrero.

Compartir
Alberto Pozas
Periodista que preconiza el decathlon como forma de vida. Tribunales en Cadena SER, actualidad en Foroatletismo. A veces me dejan el micro.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.