El Sensor de Pulso Coros es el enésimo golpe maestro de Coros en el mundillo de los dispositivos electrónicos deportivos porque no solo ofrece unas excelentes prestaciones como sensor de pulso, sino que es capaz de trabajar conectado hasta con tres dispositivos simultáneamente durante 38 horas.

Lo de que el Sensor de Pulso Coros sea capaz de medir bien es algo que se le debe presuponer así que no pienso alabárselo (aunque me parece destacable la precisión que le he visto), que los materiales y acabados sean de una excelente factura y agradables al tacto lo considero un punto a favor, pero lo de que se conecte con tanta facilidad y rapidez y funcione a la perfección emitiendo la señal a tres pulsómetros y que, encima, tenga una duración de la batería cuasi infinita me parece, sencillamente, brutal.

Es cierto que su precio de salida oficial es de 79€, significativamente superior a lo que cuesta una banda de pulso normalilla y ligeramente superior a lo que algunas de las que se pueden considerar como buenas pero vale cada uno de esos euros, sin ninguna duda.

Me llegó por sorpresa junto con el Coros Pace 3 y creo que es el complemento perfecto, para él o para cualquier otro pulsómetro porque, aunque la medición del pulso en la muñeca ha evolucionado muchísimo y ya ofrece datos francamente buenos, sigue habiendo situaciones en las que las limitaciones tecnológicas hacen que los valores sean incorrectos o, al menos, impredecibles.

Si eres un deportista mínimamente serio, te recomiendo encarecidamente que adquieras una banda de pulso, preferiblemente con batería recargable, no solo por temas ecológicos o medioambientales, sino por practicidad y para que te dure más tiempo.

Y, puesto a elegir bandas, salvo que necesites por alguna razón lo que te aportan algunas de las pectorales que añaden determinadas estadísticas específicas, te recomiendo que valores muy seriamente las que se ubican en el brazo o antebrazo, porque me parece que son muchísimo más prácticas y cómodas. Además, desde hace dos o tres años, las opciones por las que puedes optar son ya suficientemente interesantes como para que puedas elegir en función de tus necesidades y requisitos funcionales, económicos, etc.

En el momento de escribir estas líneas, llevo tres meses utilizando el Sensor de Pulso Coros y calculo que hará cerca de dos años desde que me pasé a las bandas de pulso en el brazo y, por lo que a mí respecta, tengo clarísimo que: 1º seguiré fiel a este tipo de sensores para medir mi frecuencia cardíaca y, 2º si tuviera que comprarme una, elegiría la de Coros.

El Sensor de Pulso Coros al detalle

Lo más importante, ¿mide bien el pulso? ¡¡¡Por supuesto!!! O, al menos, a mí me ha parecido totalmente coherente comparándolo con lo que tengo como referencia en los entrenamientos que, generalmente son otra banda de brazo. Los valores observados han sido siempre los esperados, pulsación arriba/abajo, en todo tipo de ejercicios que he hecho y, un dato muy importante, independientemente de la zona del brazo o antebrazo en la que lo haya llevado.

Por preferencias personales, me siento más a gusto dejándolo en la parte alta del brazo, con el sensor en la parte exterior, más o menos encima del tríceps, pero también he obtenido buenos valores más abajo, en el bíceps y, aunque la marca china no dice nada de ello, también da buenas mediciones en el antebrazo.

Este buen comportamiento del Sensor de Pulso Coros se debe al buen trabajo que realizan las cinco luces LED con cuatro fotodetectores (es análogo al que han usado en el Coros Pace 3), el algoritmo que apliquen por detrás y, algo muy importante, el diseño del aparatejo, pequeño, ligero y que tiene el paso de la correa por encima de él sobre una superficie curvada que le permite ajustarse excelentemente bien, casi mimetizándose con la piel como si formara parte de ella.

Me parece que gran parte del éxito o, al menos, del valor añadido respecto a otros sensores es el sistema de fijación, pero no solo el de cómo se sujeta el sensor en la cinta elástica, sino el conjunto en general, con una trabillas metálicas recubiertas de un material plasticosillo, un elástico que combina a la perfección tensión y elasticidad y que tiene un tacto muy agradable para minimizar el riesgo de rozaduras, un velcro que sujeta con mucha seguridad, una pieza que desliza fácilmente para poder colocarlo donde quieras… Si la correa fuera compatible con el otro sensor que utilizo, lo compraría, lo tengo clarísimo.

El único punto mejorable que le he visto sería el de las trabillas porque, aunque funcionan perfectamente y seguramente duran mucho más que unas de plástico, pueden rozar contra el sensor cuando lo lavas frotándolo, algo que yo hago tras cada uso porque, si no, huele a rayos. La alternativa sería que se pudiera quitar el sensor para poder limpiar la correa sin miedo, pero eso implicaría modificar la pieza en la que se sustenta o andar abriendo y cerrando el velcro, que no me convence.

Pero, vamos, que la solución ha sido rápida y, en cuanto vi el primer rayajo que le hice (bien grande, pero que no afecta al rendimiento), pasé a lavarlo con las luces del sensor hacia fuera y, listo.

La batería dura muchísimo y, aunque no he hecho el test de durabilidad (ya he dicho más veces que soy incapaz de ver un dispositivo con menos de un 50% de batería), si no llega a las 38 horas que le declaran, se acercará mucho porque he llegado a darle dos semanas de uso con unas 8-10 horas por semana y, aun así, seguía teniendo un 30% según lo que decía la App. Porque sí, habla con la App para poder ver la batería, acceder al manual y actualizar el firmware.

Lo que sí me parece una equivocación es no haberle puesto un botón de encendido porque, lo de que se ponga a trabajar cuando nota el contacto con la piel, mola mucho, sobre todo, porque lo hace de manera instantánea, pero hace que esté midiendo desde que te lo pones en el brazo, y lo mismo para un buen rato hasta que empiezas a entrenar.

Además, también se conecta cuando se moja con lo que, si al terminar lo dejas en la mochila estando húmedo, como contacte con la cinta o con algo húmedo, se va a poner a emitir, gastando batería inútilmente. La solución: ser un poco cuidadoso al dejarlo en la mochila, darle la vuelta a la banda cuando lo tienes en el brazo y no lo estás usando… Todo fácil pero, leches, ponedle un botoncillo en la próxima versión, por favor.

Para saber que está trabajando no hace falta más que ver que parpadean las luces verdecillas, peto también tiene un LED que informa de que está haciendo algo, sea medir o cargarse, tarea que tarda un máximo de dos horas y que se hace muy bien gracias al cargador, que lo sujeta con bastante seguridad gracias al imán.

La frecuencia la transmite por bluetooth (ANT+ no es posible) y es capaz de hablar hasta con tres dispositivos a la vez y, además, vincularse de manera inmediata. Esto me parece brutal y practiquísimo, sobre todo para los que utilizamos más de un dispositivo a la vez, para ciclistas, triatletas…

El Sensor de Pulso Coros no almacena esas mediciones en su interior, solo las transmite, pero si no estoy equivocado, creo que su hardware sería capaz de gestionar ese almacenamiento. ¿Se lo actualizarán los de Coros? Quién sabe, pero aun en el caso de que lo hicieran en una hipotética nueva versión, con la política que tienen de llevar las nuevas funcionalidades a los dispositivos anteriores si son compatibles a nivel de hardware, no lo descartaría. Eso ya sí que sería un pelotazo.

Pero, vamos, que aunque no tenga esa funcionalidad de la memoria, me parece que con el rendimiento que da en las mediciones y lo confortable que es de cara a su posicionamiento y ajuste y, sobre todo, por su capacidad para conectarse con varios dispositivos a la vez, bien merece estar entre las mejores opciones para todo aquel que quiera un sensor de pulso que le permita tener una fiabilidad cuasi total de lo que está viendo en su dispositivo electrónico deportivo.

Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

8 Comentarios

    • No, Pedro y la verdad es que no se me había ocurrido, pero no le veo más utilidad que comparar posibles diferencias a la hora de probar sensores de cara a su desarrollo.
      Pero a nivel de mediciones, cuanto más lejos del corazón, peor y, en esa zona, donde hay un mayor movimiento y más «deformación» de los músculos, lo veo menos aún. De hecho, me cuesta hasta ponerme ahí bandas reflectantes porque se me van cayendo así que, como para ponerme un sensor.
      Si acaso, le vería sentido para la natación… ahí sería donde me lo plantearía aunque sigo sin verlo, la verdad.
      Curiosa pregunta me has hecho, leches!!! jejeje

  1. Consideras que miden mejor que los sensores ópticos de muñeca de los dispositivos? Por ejemplo, si te vas a los Garmin Forerunner de gama alta crees que hay más precisión en esta banda coros?

    • Jaime, sin ninguna duda, la fiabilidad que alcanzan las bandas es superior a la de los sensores integrados en los relojes.
      Y no hablo solo de la fiabilidad en condiciones ideales, sino sobre todo, de cara al uso «normal» que le podemos dar porque a los relojes le afectan muchísimas cosas que a una banda no le afectan.
      Me da igual que sea de una gama o de otra, que el sensor integrado sea mejor o peor, que haga malabarismos… en la muñeca tiene una serie de cosas que le afectan y que son inevitables con un reloj.

  2. Hola,

    Tengo esta banda desde hace 3 salidas, no he podido compararla con la de pecho pero tengo la sensacion de que despues de subir el pulso por un esfuerzo intenso «tarda» en representar la bajada del mismo.
    He estado medio enfermo y por eso hablo de sensaciones, es posible que este funcionando bien.

    En cuanto a comodidad si que esta muy bien, en salidas de mas de horas no he notado molestia alguna y enseguida me he olvidado de que lo llevaba.

    • tripple, desconozco el detalle de los algoritmos que aplican, pero diría que, en general, han tendido a la estabilidad para evitar los cambios repentinos en el valor mostrado, ese típico sube baja de una pulsación que se da a veces cuando el dispositivo intenta reflejar la realidad inmediata y que da peor resultado que si dejas un pelín de retardo para evitar esos «piquillos» (temas de control digital).
      Y, apliquen lo que apliquen, quiero pensar que han hecho lo mismo independientemente de si son subidas o bajadas de pulso por lo que me inclino más bien porque esas bajadas más lentas que indicas se deben a la respuesta de tu organismo.
      De todas formas, puedes usar otro dispositivo o el teléfono para comparar lo que te da la banda pectoral y el sensor de Coros. En este caso es fácil la comparación bis a bis.
      Mejórate!!!

  3. Hola Rodrigo,
    Para los que tenemos brazos como patas de canario ajusta bien? Lo que más me daba por saco de las bandas de pecho (y por eso dejé de usarlas) era tener que ajustármelas cada dos por tres

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.