El minimalismo está adquiriendo auge a pasos agigantados, lo que está haciendo que todas las marcas lo contemplen dentro de sus estrategias, bien con una aproximación total (catálogo completamente minimalista, zapatillas minimalistas “puras”, etc.) o bien incluyendo productos de este tipo dentro de su catálogo (mayor o menor cantidad de productos y de mayor o menor “nivel de minimalismo” dependiendo de cada marca).

Adidas no es ajena a este movimiento y, aunque primero sacaron las Adipure Trainer, eran unas zapatillas muy enfocadas a su uso en gimnasio y deberíamos considerar como su primera aproximación seria al minimalismo desde que deciden presentar la línea Adipure dentro de su colección primavera-verano 2012.

No obstante, deberíamos considerarla como su primera incursión con modelos específicamente enfocados a ello porque desde tiempos inmemoriales, algunas de las voladoras de Adidas han sido muy apreciadas por los que han abrazado el minimalismo o querían “minimalizarse”.

Adidas presenta la línea Adipure como su “colección de natural running” y el objetivo es ofrecer la posibilidad de realizar una aproximación progresiva al “correr con menos zapatilla” mediante tres zapatillas que, ordenándolas de menos minimalista a más minimalista (curioso cómo queda lo de “menos minimalista” ;-D) serían: Adipure Motion, Adipure Gazelle y Adipure Adapt (en la foto las podéis ver de izquierda a derecha respectivamente).

Obviamente, uno se puede parar cuando quiera, entrar en el “nivel” que quiera, etc., pero con estos tres modelos cubren un espectro de usos muy amplio.

Tuve posibilidad de verlas en mayo de 2012 y reconozco que la primera impresión no fue especialmente buena y, sin duda, a años luz de las que he tenido después de tenerlas para la prueba y de haberlas usado, ya que ahora sí que les he empezado a ver cierto sentido y creo que sí que se les puede sacar mucho jugo.

He tardado en hacer la prueba porque me daba respeto meterme con ellas a saco justo en lo gordo de la temporada 2012 con lo que sólo tuve en esos primeros meses unos cuantos escarceos con ellas, otros pocos en verano y ahora las he recuperado para darles en la pre-temporada. No obstante sí se han llevado muchísimo uso en verano como zapatilla para andar con ellas y algún que otro ejercicio puntual de técnica así que creo que ahora sí que estoy en disposición de contaros alguna que otra historieta de ellas.

Lo mismo me mata alguien de la marca por poner aquí que suelo referirme a ellas muchas veces como “los escarpines”, pero es que es la forma más rápida que he encontrado para definírselas a los que me han preguntado por ellas cuando me las han visto puestas. Luego veremos que son mucho más que unos escarpines y, así, lo mismo me libro de que me corten el pescuezo los alemanes ;-D

Hecha esta breve introducción, antes de meternos en faena, simplemente me queda comentar que, aunque aparezca en este análisis a fondo el término minimalismo un millón de veces, no pretendo hacer un tratado sobre él o entrar a discutir ninguna de sus teorías, ventajas, inconvenientes, etc. sino que este artículo es única y exclusivamente una prueba a fondo de las Adidas Adipure Adapt.

Mediasuela y Suela

Normalmente, este apartado suele requerir mucho espacio para describir toda la carga tecnológica que tenemos en la zapatilla que estamos analizando pero, en este caso, las cosas son mucho más sencillas, al menos, en apariencia o en cuanto a la cantidad de actores implicados (lo que no quiere decir que sea más fácil hacer una suela-mediasuela como ésta en vez de una con más cachivaches).

La teoría que defienden algunos dice que una zapatilla minimalista “pura” no debe tener mediasuela (amén de otras características) y no consideran a las Adipure Adapt dentro de esa categoría aunque, personalmente, se me hace complicado sacarla fuera así que, para mí, están ahí como miembro de pleno derecho.

Tienen un drop de cuatro milímetros, resultado de un talón a 15 milímetros y una puntera a 11 milímetros que se quedarían en 13mm – 9mm si no se considera la plantilla pegada que traen, lo que nos indica que estamos ante una zapatilla con muy poquita altura y muy poco drop.

El compuesto utilizado es todo Adiprene+ (Full Length Adiprene+) que, como seguramente sabéis todos, es el compuesto que utiliza Adidas para conseguir principalmente la respuesta en las zapatillas, dejando la responsabilidad de la amortiguación a su hermano Adiprene con lo que, como os podéis imaginar, no estamos precisamente ante un colchón blandito.

Por encima de esta capa de Adiprene+ hay una capa de TPU (TPU Support Skin) que actúa en cierta medida como una protección ante lo que podamos encontrarnos debajo de nuestros pies y podemos verla asomar si le damos la vuelta a la zapatilla.

Muchos dirán que este tipo de “capas adicionales” no hacen sino alejar a la zapatilla del minimalismo porque nos hacen perder sensibilidad sobre lo que pisamos pero, bueno, tampoco se puede discutir algo que, siendo puristas, tiene su punto de razón (lo que no quiere decir que ni esta mediasuela ni la capa de TPU nos hagan perder tanta sensibilidad como algunos dicen… no hay más que probarlas y ver que eres capaz de contar todas y cada una de las chinas que pisas).

La capa más exterior, la de la suela, recurre al Adiwear que tan buenos resultados da en prácticamente todas las situaciones para la zona del talón (no se aprecia porque es del mismo color que la mediasuela pero todo el talón está recubierto de Adiwear) y, como innovación, en la zona de los metatarsos se utiliza otro compuesto específico de la gama Adipure y que llaman suela PureMotion (los taquitos blancos que se ven en la suela).

Me gusta mucho cómo se ha tratado la suela porque la zona del caucho más resistente está colocada perfectamente, ya que cubre toda la zona de los metatarsos (todo el ancho) y el dedo gordo, y en el talón también se ha puesto un poco de caucho. Teóricamente no se pisa de talón cuando se corre con ellas pero siempre acabas pisando algo en algún momento y, si no, sí que viene bien para alargar su vida cuando vas andando con ellas, que ahí sí que le das al talón.

Otra de las cosas que consigue la suela es darle un toque de firmeza porque si presionas la mediasuela con los dedos, aparenta que va a ser blandita, algo que no se percibe al calzarlas, en parte ya no sólo del poco grosor, sino también por el  efecto de la última capa de la suela.

Tracciona muy bien en todo tipo de superficies, ya no solo por el posible buen hacer de los compuestos sino porque se adapta muy bien a las irregularidades del terreno por el que vamos pisando con lo que siempre tenemos muchísimo contacto con el suelo. Esa flexibilidad se consigue, nuevamente, gracias al poco grosor y, cómo no, gracias a la gran cantidad de ranuras de flexión y estrías que tiene y que le permiten flexar en todas direcciones con una facilidad pasmosa.

Estas ranuras están mucho más marcadas en la parte delantera, con tres grandes ranuras de flexión transversales y cuatro longitudinales que consiguen departamentar la zapatilla en veinte piezas independientes. Quizá llama la atención el gran “corte longitudinal” que se produce más o menos a la mitad de la zapatilla, entre el segundo y tercer dedo, tal como se ve en algunas zapatillas de otras marcas, que tienen a separar los tres dedos pequeños del gordo y el segundo dedo para permitir una mejor flexión del pie en la zona que se encarga de la última fase de la pisada.

En el talón, por el contrario, no se llega a fragmentar sino que únicamente se marcan estrías que facilitan la flexión para que tenga algo más de cuerpo.

La zapatilla está muy curvada incluso en reposo y se puede hacer con ella, literalmente, lo que nos venga en gana.

Upper y Horma

Si la mediasuela y suela son minimalistas, el upper lo es tanto o más ya que es poco más que si fuera un calcetín hecho de un tejido elástico similar al neopreno (no el de los trajes de buceo, sino el que se usa en algunas zapatillas), que lo denominan Techfit.

Sobre este tejido se han pegado un millón de trocitos de poliuretano (bueno… dejémoslo en “muchos trocitos” porque no los he contado uno a uno) que dan un patrón que teóricamente es el mejor que han encontrado en Adidas después de haber estudiado infinidad de pies mediante unos sensores que les permitían analizar cómo se deforma el pie al correr para ver en qué zonas necesita más libertad, en cuáles más ajuste, etc., y que ha dado como resultado ese dibujo tan curioso de cuadraditos-rectángulos que dan ese aspecto “moteado” al upper.

Para alguien acostumbrado a usar zapatillas de triatlón, lidiar con uppers que son de este estilo calcetín o que recurren muchas veces a neopreno no producen ninguna extrañeza pero para algún clasicómano zapateril, es posible que al principio le cueste un poco acostumbrarse a esa sensación de ir con una especie de calcetín sin refuerzos clásicos, ni cordonera ni nada que se le parezca.

Por supuesto, se amolda al pie a la perfección y es prácticamente imposible que no quede pegado de esa manera porque el tejido se estira todo lo que haga falta.

El único tema es que, aunque queda ceñido, el poder de presión que hace no puede igualar al que se puede conseguir con una cordonera y refuerzos clásicos con lo que, pensando en la posibilidad de ponerse a hacerle perrerías, giros bruscos, etc., pues es posible que sí que se pueda echar en falta un ajuste un poco más contundente.

Seguramente, añadiéndole simplemente algún apaño similar al de las Adipure Motion (que veremos en un futuro análisis), con las tres tiras características de la marca y unos cordones se mejoraría ese aspecto. Además, así aparecerían por algún sitio las tres franjas de Adidas porque, por más que he mirado, no he sido capaz de vérselas por ningún lado en el upper (aunque nunca se sabe si es que hay alguna frikada en el diseño).

Continuando con el upper, como era de esperar, carecen completamente de cualquier pieza que le dé cualquier tipo de estructura (p. ej. un contrafuerte en el talón) por lo que podemos chafarlas, enrollarlas, etc. como nos dé la gana. No obstante, como hemos dicho antes, eso no quiere decir que el pie no vaya bien sujeto porque el Techfit abraza muy bien y lo sujeta adecuadamente.

Lo que sí hay en el talón es una capa de una especie de piel vuelta con un fino acolchado interior para darle un pelín de cuerpo y hacerla un pelín más blandita en esa zona.

Y recorriendo el collar, a modo de remate tenemos una especie de elástico que es el que se encarga de hacer el cierre en el tobillo y que ajuste a la perfección prácticamente en todos los tobillos (muy fino tiene que ser para que no llegue a ajustar y muy ancho debería ser para que llegara a agobiar).

En el collar vemos dos tiras de velcro que, teóricamente son para facilitar el calzado ya que se puede tirar de ellas pero, creo que no son necesarias y que, como no tiene cordones (podrían servir para sujetarlos), pues la verdad es que no he sido capaz de encontrarles una justificación contundente más allá de esa teórica explicación del ser para tirar de la zapa y facilitar el calzado.

En cuanto al interior, huelga decir que son 100% sin costuras, que están pensadas para ir descalzo, que transpiran muy bien, etc.

Pero la verdad es que es curioso cómo lidia con el frío y el calor y en invierno son más calentitas de lo que pensaba y, aunque están pensadas para usar sin calcetines, caso de que refresque mucho, si usas unos calcetines, puedes salir con ellas aunque haga bastante frío.

Por último, en cuanto a la horma, es bastante curvada, ya no sólo por la curvatura hacia arriba sino porque simula la forma del pie pero la verdad es que a pesar de ser tipo calcetín, no es una horma nada angosta en ninguna de sus partes o, como mucho, en la parte delantera, ya en plena puntera, donde queda muy planita. De hecho, es una zona un tanto peculiar y una de las cosas que me hizo verla con “no buenos ojos” la primera vez que me las probé en la presentación es por cómo queda en la puntera.

Queda bastante zona libre y así ha de quedar para poder ir cómodo con ellas, no tanto por lo de que teóricamente las zapatillas minimalistas deben ser amplias en la zona del antepié sino por cómo quedan de “chafadas” en esa zona y por la forma que tienen de hacer la puntera. Es más, diría que es necesario ir a por medio número más del habitual (la de la prueba es un 9 USA en vez de el 8.5 USA que utilizo habitualmente y no las noto sueltas de más).

Pongámonos en marcha con ellas

Desde el momento que las tienes en las manos estás pensando cosas como “¿estás de guasa, esto es para correr? ¡no pesan nada! ¡son como unos escarpines! …” y la experiencia con ellas calzadas seguramente varía mucho en función de la experiencia previa con zapatillas minimalistas y, a falta de experiencia, la percepción de ellas seguramente se ve muy condicionada por el grado de “open minded” del usuario.

Ojo, esto último no lo digo como algo negativo pero es que es así ya que, aunque uno no se haya puesto nunca unas zapatillas minimalistas, si es uno de los que no tienen reparo a calzarse cosas “diferentes” (p. ej. unas Newton, seguramente no se extrañará tanto como el que es un “purista” de los que no salen de las 2-3 marcas que ha usado toda su vida).

Huelga decir que son ligerísimas, marcando unos exiguos 134 gramos por pieza, es decir, entre las dos pesan menos que algunas zapatillas mixtas.

Para describir lo primero que sientes al calzártelas, lo más aproximado que se me ocurre es que son como un calcetín con un poco de suela y si estás habituado a moverte descalzo o con calcetines de los que tienen un poco de goma en la suela, apenas te las has terminado de poner, seguramente empiece el festival de sensaciones y empieces a moverte por casa como un niño con zapatos nuevos (expresión que en este caso es literal).

El ajuste es perfecto ya que el Techfit queda completamente pegado al pie sin agobiar nada de nada. Como son tan flexibles en todas direcciones quedan prácticamente mimetizadas con tu pie y, como tienen tan poquita mediasuela, aunque no es como ir 100% descalzo, se disparan las sensaciones que llegas a percibir en la planta de tus pies.

Tras estas primeras impresiones, decides salir a la calle y ponerte a caminar con ellas para tantear a ver de qué palo van y, como es de esperar, vas notando toooooodo lo que pisas: piedrecillas, diferencias cuando pisas en el borde de la acera el trozo de la última pieza que es diferente a la loseta normal, si pisas una rejilla notas los huecos entre las rendijas, … vamos, una “orgía de sensaciones pinrélicas” ;-D

Una vez pasado el shock, pues nada, a intentar hacer como que se corre un poquito y, caray, pues va a ser que sí que se puede correr con ellas y que empiezas a pensar que mola esto del minimalismo y que da muchísimo juego (ya dije en la introducción que esto no iba a ser un tratado de minimalismo sinó una prueba a fondo de las zapatillas así que no me extenderé ni pronunciaré respecto a la técnica y conceptos minimalistas).

Te sientes súper ligero y enseguida te descubres dando saltos como un elfo de Lórien, te pones a darle vueltas en la cabeza a eso de “voy a intentar pisar de metatarsos, a acortar zancada, reducir tiempo de contacto con el suelo, aumentar frecuencia…” y, aunque no lo pienses, quieras o no, lo vas aplicando ya que no hay forma de correr con grandes zancadas y pegando talonazos con ellas porque tu pie te echa la bronca inmediatamente.

Pero, ojo, que si tienes una buena forma física, lo mismo te pasas de listo si te metes entre pecho y espalda una sesión normal de running con no sé cuántos kilómetros así que lo mejor es que, después de unos cuantos escarceos apliques el sentido común y empieces a usarlas como se supone que hay que usar este tipo de zapatillas y que depende muchísimo de la experiencia con calzado minimalista.

Las he intentado meter prácticamente por todas las superficies (salvo terreno con muchas piedras porque no creo que estén pensadas para eso) y no he dejado de sorprenderme con su comportamiento en todas ellas ya que, en cuanto les coges el tranquillo, se las apañan perfectamente independientemente de por dónde vayas. Lo que cuenta es más el cómo eres capaz de lidiar con el suelo que el cómo se comporten ellas ya que se adaptan a todo lo que te vas encontrando.

Obviamente, si pisas un pedrusco puntiagudo lo vas a sentir y no creo que te haga mucha gracia pero, precisamente por eso, ya te cuidarás de ir prestando atención a cómo pisas, por dónde pisas, etc.

Lo que está claro es que con ellas vas a ir corriendo de metatarsos (o con la pisada muy adelantada) ya que tú mismo te vas dando cuenta de que es la forma en la que más cómodo vas con ellas y si tienes una técnica medianamente decente y eres capaz de ir pensando en cómo corres, te ayudan mucho a hacer ejercicios de técnica, probar combinaciones de frecuencia y longitud de zancada, etc.

No las he usado para ninguna salida larga porque no me termina de convencer utilizar algo como esto para ese uso (no digo que no se puedan usar minimalistas sino que yo no usaría unas como éstas ahora mismo, según mis condiciones, forma de entrenar, etc.) pero sí que he hecho mucho cacharreo con ellas y realmente me han gustado como zapatilla de complemento para ponértela en días de técnica, al terminar la sesión de entrenamiento para hacer la vuelta a la calma… o simplemente para usarla como zapatilla “de calle”, para que tus pies se acostumbren a ir prácticamente descalzos.

Para lo único para lo que no me han gustado es para intentar meter ritmos fuertes salvo que fueran en largas rectas porque si le vas zurrando mucho, se le echa en falta un ajuste al pie un poco más contundente (quizá con unas cordoneras).

Por supuesto, el tacto de la amortiguación es firme tanto de cara a absorber impacto (somos nosotros los que tenemos que hacer la amortiguación con nuestro cuerpo) como de cara a devolvernos la fuerza que imprimimos (una configuración de “todo Adiprene+” ya nos anticipaba que iba a ser una respuesta muy grande, al nivel de lo que podrían dar una voladoras) pero no se llegan a percibir como si fueran un pedrusco o como si sólo tuvieran la capa de la suela.

Y, bueno, a modo de anécdota, otro “punto negativo” que se les puede poner es que a alguno lo mismo le da cierto reparo ponérselas porque, entre el anaranjado chillón y la pinta que tienen, más de uno se sentirá un poco cohibido y se amilanará cuando se sienta observado por propios y extraños. Jejeje, ¡hay que quitarse esos prejuicios! Si van bien, funcionan, y se amoldan a lo que necesitamos, qué importa si nos miran… además, a otros muchos seguro que sí que nos mola eso de que sean tan estrambóticas y llamativas ;-D

Usuario Tipo

En este caso, este apartado es más sencillo que para otras zapatillas (o más complicado, según se mire) ya que se podría reducir a decir que son unas zapatillas destinadas a quien quiera unas zapatillas minimalistas (prácticamente “puras”).

El “prácticamente puras” lo mantengo por lo que decía al principio de que tienen un poquito de mediasuela pero, por todo lo demás, creo que sí que cumplen todos los requisitos que se le podrían pedir: mínimo drop (no es cero pero son tan sólo 4mm), muy cerca del suelo, extremadamente flexibles, amplitud para que el pie se mueva dentro de ella (quedan ajustadas pero no ponen resistencia al movimiento de los pies), etc.

Como usarlas, cuándo, dónde… viene determinado, más que por la zapatilla por la combinación con el usuario, ya que si es alguien acostumbrado a utilizar minimalistas, podría llegar a ser casi una zapatilla “para todo” (salvo terreno off road complicado), mientras que si es alguien no acostumbrado, pues pasarían a ser unas zapatillas de complemento, para ejercicios de técnica, etc., y requeriría cierto tiempo de adaptación, tanto a las zapatillas, como a la técnica que requieren.

Con este tipo de zapatillas no veo ningún sentido a hablar de pesos, ritmos o tipos de pisada ya que son cosas que pasan a un segundo plano cuando estamos ante una zapatilla de este nivel de minimalismo.

En definitiva, la línea Adipure me parece que es un buen movimiento de Adidas de cara a hacer su entrada en el minimalismo, me gusta el concepto de presentarlo por niveles, lo han planteado bastante bien y creo que con estas Adipure Adapt tienen un producto interesante para esta primera aproximación ya que pueden dar mucho juego, aunque quizá quedan un poco altas de precio (me parece que es uno de sus mayores puntos en contra y que es uno de los que puede hacer que no tenga tanta aceptación como podría tener).

Peso de la zapatilla: 134 gr.
Precio: 97 €

15 Comentarios

  1. Si llaman la atención en las fotos, palabra que al natural dan más cante… y calzadas, más aún… te sientes rarísimo al principio.
    Ahora, después de cacharrear un rato con ellas, poco a poco se van dejando querer y la verdad es que dan para pasar unos muy buenos ratos.
    Vamos, que no van de coña estos de Adidas con si línea Adipure y su asalto al sector de los que quieren “correr con menos zapatilla”.

  2. Vaya, vaya, con los palos que le habéis dado al minimalismo y ahora muy interesantes, por el interés te quiero andrés ¿no?.

    Son los aquashoes de toda la vida que venden por 8€ en decathlon, incluso peores porque tienen drop.

  3. Gracias por tu comentario ratkovik!!!

    Antes de nada, creo que te equivocas con eso de que “le damos palos al minimalismo” porque aquí, hasta donde sé, ni se defiende ni se ataca nada sino que simplemente se analiza y se opina y se ensalza y critica todo por igual según se lo merezca.

    Sin ir más lejos, yo mismo soy de los que le meten caña a saco… pero no sólo al minimalismo radical, a lo de “el barefoot vale para todos y para todo”, a la “plantillitis psicótica”, a lo de “quiero unas zapatillas súper amortiguadas”, … en definitiva, a casi todo lo que se quiera imponer como dogma de fe que vale para todo y para todos.

    Pero, del mismo modo, me verás defender y encontrarle usos a “fikadas” como las On-Running, a lo que promulgan las Newton, a colchones tipo nube como las Vomero, a lo de entrenar con voladoras o con mínimalistas radicales, … o, en este caso, a lo de tener algo como estas Adipure Adapt en el arsenal de recursos para determinados usos.

    Ahora mismo, sólo hay dos problema alrededor de las zapas: 1.- posiciones radicales basadas casi siempre en afirmaciones gratuitas o injustificadas y, 2.- un afán incomprensible por encontrar el “Santo Grial” zapateril (algo que a mi juicio no existe porque, como he dicho tantas veces, si hay mil posibles combinaciones de los mil factores que hay, es imposible que haya una única zapa, una única técnica, etc.).

    Dicho esto, me reafirmo en que dudo mucho que aquí se hay apodido siquiera intuir tirria hacia ninguna de las posiciones zapateriles y, ni mucho menos, se hace lo del “por el interés te quiero, Andrés” porque creo que en todas las revisiones, se pone azúcar y se mete caña cuando toca, independientemente de la marca y del modelo de las zapas.

    En cuanto a que son iguales que los aquashoes, lo siento, pero no los he usado así que no te sabría decir pero, a pesar de que ya he dicho a modo de anécdota lo de que parecen unos escarpines, dudo mucho que sean “iguales” que unos escarpines, entre otras cosas, porque la suela y el upper están mucho más currados y no están enfocados a ser impermeables como sí que son muchos de esos escarpines.

    Y, por último, en cuanto a lo de que son “peores porque tienen drop”, vuelvo a lo que te decía antes, ese tipo de posiciones radicales son las que hacen mucho daño al mundo zapateril y las que a mi juicio, desacreditan gran parte de las opiniones que se vierten porque, ¿realmente es malo un drop de 4mm? ¿realmente serías capaz de diferenciar un drop de cero de un drop de 4 mm?
    No pongo en duda tus cualidades pero me apostaría una cena a que si te calzas unas zapatillas de cero y unas de 4 sin conocer ninguna de las dos, lo mismo hasta te surge la duda y te lo tienes que echar a cara o cruz para ver cuál es la de cero y cuál la de 4.
    Si tienen un poco de mediasuela, estoy casi seguro de que es casi “indiferenciable”… si sólo tienen suela, a lo mejor es un poco más fácil identificar cuál es la de cero.

    Lo dicho, muchas gracias por tu comentario y espero que, aunque no te hayan convencido las zapatillas ni lo que se cuenta en la prueba, al menos te haya servido para tener una segunda opinión y, bueno, para descartar las que a tu juicio son unas zapatillas que no valen para nada.

  4. Creo que si aqui pecan de algo es de ser totalmente neutrales y sinceros en las pruebas, pero nunca he visto que le deis “palos” a nada porque creo que teneis una filsofia muy acorde a la mia: nada es malo para todos o bueno para todos. Cada artilugio puede tener sus usuarios… En fin a comentarios como el ratkovic creo q deberiais hacer oidos sordos. Por mi,seguid sacando pruebas asi, que se agradece que de vez en cuando saqueis cosas fuera de lo normal. Un saludo!!

  5. Ostras Tri33, no digas lo de que aquí no le damos palo a nada, que nos tumbas el chiringuito!!!

    JEjeje, fuera de coñas, más que palos, es intentar hacerlo en la línea que dices: si algo es realmente malo, se dice y punto (p. ej. en unas zapas para hiperpronadores, que flexe por el mediopié como si fuera de mantequilla) … si es regulero pero tiene posibles cosas buenas se comenta y listo (p. ej. es algo inestable pero gustará mucho a los que quieran ir rápido con ellas porque les puede dar mucha libertad de movimientos en el pie)… y si es bueno, pues se ensalza y punto.

    El “problema” que tenemos muchas veces es que, tal como está el mundillo zapateril y el nivel que se gastan la mayoría de los modelos, lo normal es que las zapatillas sean de “buenas para arriba” y es complicado que tengan fallos realmente malos, por eso casi siempre los comentarios van en la línea ésa de que “no valen para todos pero sí que pueden ser muy buenas para…”.

    Además, muy malo o muy específico tiene que ser algo para que no se le pueda encontrar un uso en el que pueda ser bueno y eso es lo que intentamos transmitir como podría ser este caso de las Adipure Adapt porque ¿son unas zapas para todos y para todo? ¡¡¡No!!! ¿Son malas? ¡¡¡Ni de coña!!! porque valen para muchas cosas y, bien usadas, con una opción a tener en cuenta.

    En cuanto a lo de hacer oídos sordos… bueno, es quizá la opción más sencilla y la que menos problemas me supondría pero no es lo que me pide el cuerpo porque sería una especie de desprecio y, además, se podría “reprochar” una especie de “censura” en plan “sólo respondéis a los comentarios que os son afines” así que, en mi caso, prefiero tratar a todo el mundo por igual y tratar de dialogar con todos, me guste o no lo que me dicen ;-D
    Jejeje, de hecho, a veces casi meto más parrafada ante un comentario “negativo” que ante uno positivo ;-D

    Ah, que casi se me olvida… ¡¡¡un placer que te gusten las pruebas que hacemos!!!
    Y lo de que pongamos “cosas fuera de lo normal” tratándolas con el mismo detalle e interés que las “cosas normales” creo que es uno de los valores diferenciales que tenemos porque, pruebas de “material normal” lo hay a porrón (mejor o peor, pero hay mucho) mientras que de frikadillas de estas, no es tan habitual encontrar cosas en las que realmente se lo hayan currado y donde hablen sin tapujos de las impresiones 😀

    Un placer!!!

  6. Yo también rompo una lanza en favor de los análisis de Foroatletismo. Me parece que son absolutamente honestos: dicen lo que piensan y no se cierran a ninguna propuesta. Han analizado zapatillas tradicionales, pero también zapatillas de transición o minimalistas sin que se haya podido apreciar ninguna postura contraria a ellas (ni a favor, ciertamente). Simplemente informan de lo que hay, con bastante detalle.

  7. Se pretende dar una visión objetiva de las zapatillas, dejando de lado nuestras preferencias personales. Se analiza la zapatilla y el concepto, cada cual es libre de hacer y usar lo que quiera.

    Es que últimamente no leo más que comentarios sobre si las marcas nos dan esto o lo otro por decir esto o lo otro….y nada más lejos de la realidad.

  8. Me da la sensación de que los corredores minimalistas y descalzos (ese es mi caso) somos en demasiadas ocasiones los primeros en radicalizar nuestras posturas. La razón podría buscarse en que demasiado a menudo nos sentimos “mirados” como se mira a locos o iluminados y nos ponemos desde nuestras razones, demasiado a la defensiva.
    Lo cierto es que los que abrazamos el “minimalismo” somos un grupo demasiado heterogéneo como para ser incluidos en ningún tipo de clasificación estereotipada. A lo sumo compartimos una enorme capacidad para el pensamiento divergente… Lo que entiendo que está más o menos claro, es que nos pueden mirar como a locos pero en general no somos para nada tontos. Dicho esto me pregunto ¿Por qué no podemos convivir con total normalidad los unos y los otros sin entrar en confrontaciones inútiles y estériles?
    Si hace 20 años, cuando estrené mis primeras plantillas personalizadas que “curaron” mi primera tendinitis me hubiesen dicho: “descalzate”, yo hubiese sido el primer escéptico. Quizá por eso no radicalizo mis posturas, pues no sé (ni quiero saber) lo que opinaré de todo esto dentro de otros 20 años. A mi me va, de momento, muy bien. Pero no aconsejo a nadie que actualmente disfrute corriendo con amortiguación y sin dolores que cambie de opción.
    Por último, el tratamiento que desde este foro se da a este tema, me parece suficientemente respetuoso y correcto. Aunque cuando se emiten opiniones sobre algo a priori “desconocido”, esas opiniones deben tomarse como lo que son, opiniones, que desde ya respeto aunque no comparta. La prueba y análisis de estas zapatillas en concreto debería correr a cargo de alguien que provenga del mundillo para el que fue diseñada… Pero Morath (no te conozco) se ha tomado su tiempo y no lo ha hecho del todo mal. Un abrazo y por favor… Paz.

  9. jajaja la que habeis formado por la opinion de un usuario que se ha dado de alta para decir esto simplemente…..

    Sinceramente,,,, es muy sencillo desacreditar a cualquiera que diga que opinamos condicionadamente, muy sencillo, ejemplos:

    -Prueba de la Rider 15 que realice, resultado, buena zapatilla (no maravillosa)…tweet mio de ayer (la Precision es una mierda, basicamente)…

    Asics, Zapatilla del año 2011, la Kayano 17, Buenisima, sacan la Kayano 18 y que es lo que he dicho? (comprate la 17 que es mejor)

    -Adidas, poco malo que decir de Adidas la verdad, pero por ejemplo, Boston 3, buena zapatilla, pero a mi me gusta mucho mas las super 13 que son lo mismo con otro upper mas clasico, lo que esta mal o puede estar mejor, se dice, cosas malas de adidas, las response stability, van mejorando, pero no son buenas.

    etc etc, ademas el que lea el foro se dará cuenta, que NB recomendamos? solo las buenas, las que no son tan buenas, no las recomendamos, Saucony…idem, brooks idem

    y no todas las marcas nos dejan probar sus zapas, y aun asi las recomendamos por que sabemos que son buenas (algunas).

    asi que el que quiera criticar, que se informe antes.

    Corriente lo ha dicho claro, el problema del minimalismo muchas veces son los que Radicalizan el minimalismo diciendo que es maravilloso, que no tiene defectos…etc, el minimalismo tiene cosas muy buenas, pero algunas malas, el que quiera hacerlo o le vaya bien, sere el primero que se lo aconseje, como he hecho con gente con ciertas lesiones dificiles de arreglar y que esta era una salida buena para aliviarlos.

    yo soy totalmente favorable al natural running (o ir de medio pie) en buena postura es la mejor opcion, pues la mayoria puede hacerlo recibiendo casi los mismos beneficios que el minimalismo o el running normal, sin las partes menos buenas de estos… pero recomiendo el natural running a los que van de talon?? NO salvo excepciones muy claras, igual que tampoco se lo recomiendo a los minimalistas…. esta demostrado que se puede correr eficientemente de las 3 maneras (unas son mas eficientes que otras, pero se puede ser rapido y eficiente de las 3) asi que por que iba a decirle yo a nadie como tiene que correr si no tiene ningun problema grave que lo requiera?

  10. corriente, gracias por tu comentario y, como pongo y comento tantas veces, creo que el problema es esa radicalización hacia el “o estás conmigo o contra mí” cuando todo tiene cabida por la sencilla razón de que somos trillones de perfiles diferentes y hay trillones de usos diferentes.

    Pero, claro, si todos miran raro al que piensa diferente a lo que piensa él… y trata de imponer su forma de pensar y de ver las cosas… pues la hemos liado, se acabó la discusión razonada y se pasó a la guerra absurda.

    A mí plin ese radicalismo porque cada uno debe hacer lo que le va bien en cada momento y por eso digo lo de que me da pena que la gente se quede peleando en el “y tú más” en vez de en tratar de remar hacia delante pero, bueno, tampoco me voy a poner a luchar contra lo que no tiene sentido.

    El tiempo dará o quitará la razón… pero me da a mí que lo que pasará es que quedará como todo lo demás: una “simple” herramienta más como puede ser cualquier otra: clavos, correr descalzo, hacer cuestas, entrenar de tal o cual manera… todas ellas válidas y ninguna absoluta.

    Ah, por cierto, gracias por el comentario final… me alegro de que a alguien “del gremio” no le haya parecido una herejía lo que se cuenta en el análisis porque, efectivamente, sin ser experto en el tema ni tener millones de kilómetros barefootianos o minimalistas “purista” en mis pies, tampoco es que me falte la “vena experimentadora” y he tratado de hacerlo lo mejor que he podido y basándome en mi experiencia previa con zapatillas minimalistas o asimilables a ellas (no me faltan precisamente los kms en zapas de transición, voladoras y demás y, aunque sólo sea para el TRI, cierta experiencia descalzo o de lo que se siente al correr descalzo sobre casi cualquier superficie sí que la tengo ;-D).

  11. Este problema del radicalismo en las posturas, por desgracia, no algo exclusivo de la discusión amortiguación/minimalismo. Es algo típico de los foros de Internet en general.
    Y por foro me refiero a cualquier lugar donde puda haber una discusión pública.
    En el caso del debate sobre la forma de correr lo que yo percibo es un cierto desprecio por mucha gente que no conoce el minimalismo y su explicación, que se traduce en una respuesta airada por sus defensores. Nada que no pase en otros lados: el problema es la incapacidad de alguna gente para discutir razonadamente.

  12. Yo también rompo una lanza por los análisis de foroatletismo. Yo soy partidario del minimalismo, pero no a ultranza,no corro descalzo, ni pienso hacerlo, pero si he notado una mejoría al correr con zapatillas de corte minimalista y sobre todo al realizar ejercicios caseros descalzo: propiocepción, multisaltos, pantorrillas.

    Hace años corría con las famosas Kayano, y era de los que las recomendaba, que equivocado estaba. Pero no se pueden radicalizar las posturas, con esto pasa como con el tabaco, los mas fanáticos antitabaco son los exfumadores.

    Ahora mismo mis zapatillas preferidas son las Adizero Adios y las Puma Faas300, ambas analizadas en este foro y de manera muy acertada, ambas muy cercanas a la filosofía del minimalismo, cada una a su manera. Las Faas dan mucha libertad a la planta del pie, esta trabaja y se fortalece, previniendo así lesiones tan fatales como la fascitis, pero a la hora de ir a tope, cambiar de ritmo, o en una carrera corta, el impulso que te da la suela de la Adios no te la dan las Puma. Por lo tanto el minimalismo en cuanto al tema del drop acierta de pleno, pero en cuanto al tema de suela flexible no creo que este del todo en lo cierto.

  13. Muchas gracias por tus palabras Federico!!!
    Y me alegro mucho de que te parezcan útiles los análisis, pruebas a fondo y demás que hacemos por aquí… trabajaremos para poder seguir manteniendo ese voto de confianza por tu parte ;-D

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.