Es importante ser flexible en cuanto a la planificación y tener en cuenta que pueden producirse cambios. Por ejemplo, a escasas tres semanas del maratón y cuando ya está casi todo el pescao vendido, Antonio Serrano y yo decidimos cambiar el 2×8000 que me tocaba -un entrenamiento durísimo- por 20 series de 500 metros debido al mal día de viento que hacía en Madrid.

Como digo, al final de la preparación hay que buscar buenas sensaciones en los entrenamientos para aumentar la confianza. Cambia el plan pero no la meta:

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.