20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Foto General

Haglöfs es una de las marcas de referencia en el mundillo de la montaña porque ha cumplido el siglo de vida (su historia comenzó en 1914) y porque es una de las que podríamos considerar crème de la crème.

Tienen un amplísimo catálogo de productos que cubren las principales necesidades de los apasionados de la montaña y, no sólo eso, sino que la mayoría de ellos son de los que denominaríamos pata negra y destilan calidad y diseño a raudales, con lo que mirar su catálogo es un disfrute enorme para los que gustamos del buen material deportivo.

Coger uno de sus productos es toda una experiencia porque se aprecia el gran trabajo de diseño que se ha realizado, muchísima calidad en los materiales, acabados literalmente perfectos, detalles tecnológicos que otras marcas apenas son capaces de soñar, funcionalidad muy cuidada…

En este caso, vamos a hablar de la L.I.M Proof Jacket, encuadrada dentro de su gama L.I.M (Less Is More), que aglutina un conjunto de productos que buscan el “Menos Es Más”, por supuesto, sin que esto suponga la más mínima merma de calidad, funcionalidad y rendimiento del producto.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - L.I.M Series

También está incluida dentro de la iniciativa Bluesign, que es un compromiso de Haglöfs para producir material que sea de alta tecnología y confort a la vez que es respetuoso con los usuarios y el medioambiente. Los productos que llevan esta etiqueta garantizan que al menos el 90% de sus materiales y el 30% de lo que se ha usado para su confección está aprobados bajo esta filosofía. En 2012, el 33% de la producción estaba bajo esta filosofía y para 2015 quieren alcanzar el 80%.

Vamos a analizarla en detalle porque, como vais a comprobar, es realmente impresionante.

L.I.M Proof Jacket

Está confeccionada con un 100% de poliamida de 87 g/m2 con la membrana Proof de Haglöfs, de las que tiene dos capas y media y que tiene en su superficie un tratamiento repelente al agua (DWR) libre de PROA. Con esta configuración, tiene una impermeabilidad de >10.000 mm y una permeabilidad de >10.000 g/m2/24h.

Ofrece una protección impresionante ante el viento y sobre todo ante el agua, de manera que casi se podría usar para portear agua sobre ella.

Sin embargo, esto juega en su contra a la hora de hablar de transpirabilidad porque si sube la temperatura o la usamos en actividades intensas, seguramente saturemos su interior con nuestro sudor ya que, aunque el interior tiene una especie de celdillas que facilitan algo la salida del sudor hacia la superficie, no tiene aberturas de ventilación ni el tejido es especialmente transpirable.

Ese comportamiento tan protector ante el agua se intuye en cuanto la ves porque no sólo el tejido te indica ese comportamiento sino que ya te lo anticipan las costuras que tiene, que por fuera son muy finitas y vueltas hacia dentro y que por el interior son inexistentes, ya que es como si se le hubiera puesto una cinta plástica tapándolas. De esta forma, la poco agua que pudiera pasar quedaría detenida en esas bandas y nunca llegarían a nuestro interior.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Costuras

Pero, ojo, que no es una chaqueta “de plástico” como muchos chubasqueros ya que, por increíble que parezca, el tejido es ligeramente elástico, muy poquito pero sí lo justo para que no se note incomodidad en axilas o en los codos al doblar o mover los brazos.

En este sentido, creo que es la chaqueta impermeable con mejor comportamiento elástico que he probado hasta ahora y, de hecho, es la primera que he podido llevar en una talla que me quede bien en el cuerpo porque normalmente me toca elegir una talla más para que me permita doblar los codos, sacrificando algo el ajuste del cuerpo, que entonces me queda algo holgado. Con esta L.I.M Proof Jacket tengo las dos cosas: todo lo ceñida que he querido y libertad de movimientos.

El patronaje es sencillísimo, un panel detrás y dos delante separados por una cremallera de cuerpo entero, con unas mangas casi rectas que, en lugar de ser de tubo, van ligeramente preformadas y con varios paneles para poder conseguir un buen compromiso entre ajuste y libertad de movimiento aún con este tejido tan poco elástico.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Manga

El remate de las mangas, al igual que el de la zona de la cintura, es una genialidad, a pesar de su simpleza ya que es una tira elástica que hace las veces de borde y que permite que se ajusten las mangas por sí solas.

La cremallera es muy finita y, curiosamente, no va protegida por fuera ni cierra aparentemente dejando prácticamente pegados los dos extremos, pero tiene por dentro una gran solapa que impide que el agua que haya podido atravesarla se cuela al interior.

Es impresionante lo bien rematados que están los rebordes de la cremallera y, sin embargo, no me ha gustado nada lo endeble que es la zona de inicio, a la que, espero equivocarme, pero no parece que le gusten los tirones.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Cremallera

El tirador de la cremallera es un claro ejemplo de hasta qué punto se ha buscado reducir el peso de la chaqueta ya que tiene una pieza metálica pequeñísima (como si se hubiera roto el tirador y luego un cordelillo que acaba con un remate plástico. Eso sí, por muy “minimalista” que parezca, los acabados son de matrícula de honor, eso es indudable.

En la del pecho izquierdo tiene un gran bolsillo con una gran cremallera que va de arriba a abajo, con un tirador como el de la cremallera principal y que queda completamente tapada para que no entre agua.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Bolsillo

Por el interior es también del mismo tejido así que tenemos la certeza de que, pongamos lo que pongamos, no se va a mojar, ni por fuera, ni por dentro.

El cuello es bastante alto y es como si fuera una pieza añadida, para poder jugar con su forma y ajuste. La cremallera queda perfectamente tapada por el reborde de la lámina interior que sale hacia fuera.

Acaba con una capucha que no se puede guardar y que no dispone de tensores sino que confía su ajuste a una goma que hace que nos quede muy bien ajustada en la cara, pero sin posibilidad de abrirla al gusto.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Capucha Puesta

Lo bueno es que cuando la llevamos quitada, ese elástico es suficiente para que vaya sin menearse demasiado hacia los lados.

Tiene una pequeña visera que evita que el agua nos caiga directamente en los ojos tras resbalar por la capucha y también se ha incluido una cintilla en la nuca para poder colgar ahí lo que queramos.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Tirador Nuca

En el tema reflectantes, aunque parezca que tiene pocos, son de buena calidad y están muy bien posicionados: el logo del pecho y una banda en diagonal en cada manga (sólo se echa en falta algo en la espalda).

Aunque la plegabilidad no es su fuerte (no es que sea un bulto enorme pero no destaca por quedarse echa un pequeño gurruño), es muy ligera, tan sólo 202 gramos en la talla XS que hemos probado (230 gramos declarados para la talla L) así que se portea bien y si la enrollamos en la cintura, ni nos enteramos de que la llevamos.

20140416 - Haglofs L.I.M Proof Jacket - Plegabilidad

Como habéis podido observar en las fotos, el diseño es tremendamente austero y minimalista, incluyendo únicamente las cosas que realmente aportan algo y buscando por encima de todo la funcionalidad perseguida. Un ejemplo claro serían los tiradores de las cremalleras, el remate de las mangas, etc.

Sin embargo, también deja claro el buen hacer en temas de diseño y en acabados como se ve en las costuras, rematadas como poquitas que haya visto o en detalles originales como el tono de color del elástico de la manga izquierda o de la capucha que rompe el “full black” austero del resto de la prenda.

Sin duda, es una chaqueta que te deja prendado y enamorado desde el momento que la ves por primera vez y que, en cuanto te la pones, sientes que es una de las pata negra, que no te va a fallar en su terreno.

Mucho tiene que llover para que acabes calándote y la pega comentada de la transpirabilidad no es tal pega, sino que es algo debido a su comportamiento, una limitación técnica que aún no se ha conseguido resolver con ninguna membrana.

La he estado usando cuando ya nos habían abandonado las temperaturas frías así que no he podido ponerla en aprietos a bajas temperaturas pero sí que he podido utilizarla en días de mucha lluvia y ha pasado el examen con un sobresaliente altísimo, es una gozada.

En cuanto a las temperaturas, por encima de los 10º, si es para actividades intensas, no la usaría porque, aunque proteja del agua, al final es peor porque casi te cueces dentro.

Compartir
Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

3 Comentarios

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.