Como ya comentamos en la Blade Light Run, K-Swiss es una marca de renombre mundialmente conocida, en España quizá no se conozca tanto, pero la marca lleva varias décadas ofreciendo calzado de calidad y actualmente está en plena expansión.

Sin dejar a un lado el triatlón, ahora dan un paso más y completan su línea con calzado de running para casi todo tipo de usuarios. En este caso vamos a analizar la K-Swiss California, zapatilla de entrenamiento para pronadores. La California es un nuevo modelo dentro de la línea running de K-Swiss, lleva el nombre del estado donde nació la marca y a los que conozcan las zapatillas de esta marca la California les resultará bastante familiar, ya que es la hermana casi gemela de las Keahou II, que es la versión neutra de las California y con las que comparten ADN. Tienen el mismo chasis, y salvo pequeñas variantes en el upper y el post de doble densidad, es la misma zapatilla.

Metiendonos ya en el análisis…

Chasis y Mediasuela

El chasis es una de las mejores cartas de presentación que tiene la California, la palabra para definirlo es “Equilibrio” en todos los sentidos, su reparto de pesos es muy bueno y la recuperación de materiales después del uso también está a buen nivel.

En la parte delantera nos encontramos con una mediasuela muy flexible, que flexa por los sitios correctos sin perjudicar la estabilidad delantera del chasis, además cuenta con una plataforma bastante amplia, cosa que mejora la estabilidad de la zona. En la Parte media, se encuentra el Y-Beam, nombre que le da K-Swiss a la pieza de TPU típica para mejorar la transición, la estabilidad y contrarrestar los esfuerzos de torsión de esa zona. El diseño del Y-Beam de la California es realmente bueno y aporta muchísima estabilidad, además da un pequeño soporte extra al trabajo de la doble densidad, que al ser en la parte baja no interfiere en las sensaciones del corredor ni en su confort.

La parte del talón de la K-Swiss California es la zona donde más tecnologías nos encontramos. Para empezar tenemos el Guide Glide, que es una especie de cuna donde se enclava el pie para que vaya controlado y consiga una mejor transición desde el talón al antepié. También encontramos un polímero de amortiguación denominado SUPERFOAM, no es un polímero muy avanzado, pero sin embargo es de buena calidad: aporta amortiguación y recupera pronto, se extiende desde el talón hasta el arco por la zona exterior reduciendo el estrés del aterrizaje y en la parte central y superior de la mediasuela. El talón es tremendamente estable (en general la zapatilla es muy estable en todo el ciclo de pisada pero el talón de manera remarcable).

Suela

Es un diseño que me ha gustado mucho, me ha recordado a Saucony en su parte delantera, con 4 estrías de flexibilidad, poco caucho de alta resistencia a la abrasión y mucho caucho de amortiguación en forma de taquitos cuadrados, lo que aporta buenas sensaciones en el despegue y el empuje.

La zona del talón es bastante opuesta, repleta de caucho de alta resistencia por una sencilla razón, es un modelo indicado para gente bastante talonadora, que aterrice fuerte en esa zona y necesite control y estabilidad, por lo tanto K-Swiss ha decidido recubrir esta zona de máximo impacto de Caucho de alta durabilidad (AÖSTA II como lo denominan) para darle una vida más longeva al modelo.

Upper

Tras varios días con la California y realizarle todo tipo de pruebas, tengo sentimientos encontrados con esta parte de la zapatilla.

Los pros son evidentes: es un upper muy muy ligero, súper confortable ya que no te encuentras ni una sola zona donde notes una unión o una costura, es todo confort. Malla expuesta en gran cantidad, ventilación decente y algo curioso y que tiene su valor, y es que la malla está fabricada con tratamiento que denominan Ion-Mask a base de Nano tecnología que es repelente a las moléculas de agua, a priori era algo escéptico pero tras usarlas en agua ví como este tratamiento y la disposición bastante tupida de la malla hacía que no penetrara el agua como en la mayoría de los modelos del mercado.

El sistema de cordonaje es correcto, sin ningún problema de ningún tipo.

Contras: el principal inconveniente que le veo a la K-Swiss California es el excesivo movimiento que permiten en el antepié. Es una zona donde no existen tiras sintéticas para dar forma y apoyo al pie que podemos ver en las zapatillas de running, el sistema de cordones no está unido con la puntera de la zapatilla y toda la zona de los dedos solo está recubierta con malla, cosa que, unido a que la horma es generosa en esa zona hace que el pie se mueva un poco dentro de la zapatilla, problema que en la hermana mayor de la California, la K-Swiss Konejo, no se da tanto.

También mejoraría o añadiría un poco de Memory Foam a la zona del “collar” que rodea el tobillo (así también como la plantilla, algo resbaladiza), si bien no he tenido problemas ni de confort ni de ajuste en esa zona, sí que serian una mejora interesante.

Horma

La horma es generosa en la parte delantera como ya he comentado, para pies medios-anchos. La parte buena es que es una zapatilla estable en esa zona. El talón es de anchura media y recoge muy bien el pie, sobre todo gracias a una pieza de TPU visible que da rigidez y abraza bien la parte trasera del pie. La zona media también cumple bien con su cometido.

En cuanto a la forma de la horma, como no podía ser de otra manera, es semicurvada, con la puntera elevada para hacer más rápido y favorecer el despegue.

Amortiguación y Control de Pronación:

La amortiguación es muy equilibrada, en la parte trasera es de tacto firme, es un modelo muy indicado para los talonadores, los que aterrizan muy fuerte en esa zona, cuenta con mucha EVA y SUPERFOAM que son capaces de soportar altas cargas y recuperar rápido y bien.

La zona media y delantera es algo más blanda y agradable, sin mucho recorrido pero de tacto más que adecuado, es la parte que más me ha gustado y es seguramente por que utilizo poco el talón por lo general.

El control de la pronación es bastante agradable y suave, nada intrusivo a pesar del gran “post” de doble densidad que tienen. Es muy recomendable para pronadores leves-medios, la doble densidad entra bastante progresivamente y no es muy profunda, tampoco tienen un arco muy marcado que pueda molestar, así que esta parte es un punto a favor de la California, ya que hay mucho mercado de corredores de peso medio con pronación leve-media.

Corriendo con la K-Swiss California

En movimiento la zapatilla se comporta bien, se nota ligera (no es una sensación), es una zapatilla de entrenamiento muy estable y reforzada en el talón que solo pesa 328 gramos, así que estamos hablando de casi una zapatilla de entreno ligero (K-Swiss se preocupa mucho del peso de las zapatillas, todos sus modelos son de pesos muy contenido, herencia de una de las máximas del triatlón que es la búsqueda de la ligereza).

Otra de esas máximas es el confort total y es otro de los grandes logros de la California, el sistema o la filosofía SeamFree que aplica K-Swiss se hace notar desde que te la calzas y es que hasta la etiqueta de la zapatilla carece de costuras.

La amortiguación es de tacto firme detrás, se nota muy muy estable también en esa parte, la transición es buena y la parte delantera es para mi gusto la mejor: con flexibilidad, buen agarre, favoreciendo el despegue y algo más blandita, de tacto muy suave…

La California se mueve bien en casi todo tipo de ritmos. Se saca su máximo potencial alrededor de 4′ 30 el km, pero va bastante bien con ritmos algo más rápidos y muy bien con ritmos más lentos, así que es una zapatilla bastante versátil con la que poder realizar rodajes cortos, largos, fartleks… Van muy bien en entrenamiento de cuestas con su flexibilidad y equilibrio de pesos.

El diseño es bastante sobrio, aunque varía mucho de unos colores a otros, el modelo testado es el menos llamativo de todos, es bastante elegante y cuanto más le veo más me gusta, pero K-Swiss ofrece otros dos colores: blanco y rojo, y otro mucho más llamativo en verde pistacho y naranja que no pasará desapercibido. No es un modelo que vaya a marcar una época, pero si es un buen comienzo para desarrollar una línea competitiva por parte de K-Swiss.

Usuario tipo

Corredores con pronación leve-media de peso medio (hasta 80 kg) que busquen una zapatilla flexible, diferente e ideal para los que aterrizan muy violentamente y que se mueven en ritmos de 4′ 30 a 6 min/km.

Peso de la zapatilla: 328 gramos.
PVP: 129’95 €.

3 Comentarios

  1. No he tenido posibilidad de machacar unas California a fondo pero en el contacto que he tenido con ellas, todas las sensaciones apuntan a que comparto al 99% lo que comentas.

    Está claro que K-Swiss tiene un ADN muy marcado en la mayoría de sus modelos lo que es bueno si se te amoldan esas cosas, pero que puede jugar en contra si no te funciona:
    – Horma amplia que permite mucha holgura, sobre todo en antepié.
    – Plataforma muy amplia.
    – Muy flexibles, sobre todo delante.
    – Upper extremadamente liviano y agradable.
    – Tacto firme en el talón de los modelos para pronadores.
    – Ligeras
    – Y, cómo no, guiños triatléticos por doquier.

    Por lo tanto, o te enamoran… o no te pegan ni con cola.
    No obstante, yo sigo en mis trece y recomendaría a los runners clásicos que “abrieran un poco su mente” y cuando vieran zapas de marcas que teóricamente son más “típicas de triatlón” le echaran un tiento y las probaran porque se llevarían más de una sorpresa y descubrirían más de una perla zapateril 😀

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.