No es que la Kanadia pueda presumir de fuertes tecnologías y altas prestaciones, pero su bajo precio es la opción que muchos corredores deciden para su primera zapatilla de montaña.

Estética espectacular, un upper bastante protegido, perfil bajo, peso relativamente ligero y amortiguación justa son unas características más que válidas para darle uso en entrenamientos de hasta 15 kilómetros en terrenos no demasiado técnicos. Su precio (en torno a los cincuenta euros en algunas tiendas) seguro que no deja indiferente a nadie.

Además, para los que quieran un plus, está disponible una versión adicional de la Kanadia TR 4 con un upper altamente visible (material reflectante).

PVP: 81 €.