Los JVC HA-EC25T son unos de los auriculares deportivos que mejor resultado me están dando y que más me han gustado, no solo de entre los que he conocido de la marca japonesa, sino incluyendo también todos los que he podido probar hasta ahora de otras marcas.

Se sujetan perfectamente a la oreja de la que no se caen ni queriendo, tienen unos acabados estilosos, agradables al tacto y robustos, el sonido que escuchas y el que escuchan cuando hablas es también bueno, son bastante ligeros y no demasiado grandes, el precio es relativamente contenido, la duración de la batería es bastante interesante, gestionan genial el tema de la conectividad, tiene pinta de que la resistencia y durabilidad va a ser francamente satisfactoria…

Los JVC HA-EC25T no son un diez ni los mejores en nada en concreto, pero si lo que buscas son unos auriculares deportivos que vayan bien, sean fiables y no te den problemas y cumplan notablemente con todo lo que se le puede pedir a un producto como este, no sigas buscando porque ellos te van a dar todo eso y más seguramente.

Tengo la suerte de haber visto en mis propias carnes la evolución de los auriculares deportivos de JVC desde aquellos primeros JVC HA-ET50BT y JVC HA-EC30BT que iniciaron la gama AE Wireless y creo que la evolución por la que han ido pasando ha sido francamente buena, con propuestas que no solo han ido mejorando lo anterior, sino que han permitido ir dando servicio a diferentes preferencias de uso.

Sin ser exhaustivo y centrándome solo en los que he probado y por los que puedo responder, tanto para alabar como para criticar, porque todos tienen sus cosillas buenas y no tan buenas, tendríamos los JVC HA-ET90BT, que además de pequeñines fueron los primeros true wireless (totalmente sin cables) que no mucho después superados y mejorados por los buenísimos (aunque un poco caros) JVC HA-AE5T, que eran aún más pequeños, ligeros, con botones táctiles, mejor audio, etc.

No obstante, a mí, los que más me han gustado valorándolo puramente como auriculares deportivos, han sido sin duda los JVC HA-ET45T, sobre todo por su comodidad y fiabilidad en cuanto a la sujeción. Quizá por eso estos JVC HA-EC25T, que en esencia y en cuanto a su estructura y enfoque son similares a estos últimos, me han gustado tanto y me han ido tan bien.

Por cierto, todos estos auriculares que he mencionado que han pasado por mi «laboratorio de pruebas», siguen actualmente usándose prácticamente a diario, por mí o por algún familiar y, aunque ha habido alguna merma de rendimiento o incluso baja definitiva en alguno de ellos (siempre ha pasado ha sido curiosamente con el auricular derecho), continúan ahí al pie del cañón, rindiendo como unos campeones.

¿Lograrán estar a ese nivel estos nuevos JVC HA-EC25T? De momento, han empezado con muy bien pie y, hasta donde les he visto, tiene pinta de que se van a ganar el sitio de mis auriculares favoritos. O, bueno, lo serán mientras sigan en mi poder, porque me da que en casa ya hay alguien que se ha enamorado de ellos, así que no creo que pase mucho tiempo hasta que me los «roben». En fin, todo sea por la causa y por ganar family points, mientras los disfruten y les den una buena vida, gustosamente me vuelvo yo a alguno de mis viejos compañeros de fatigas.

Los auriculares JVC HA-EC25T al detalle

Los JVC HA-EC25T transmiten buenas vibraciones desde que los coges por primera vez porque transmiten robustez y ofrecen unos acabados con muy buena pinta y mejor tacto. Lo bueno es que, cuando los usas, no solo corroboran esa buena primera impresión, sino que la refuerzan aún más.

Son de los que cuelgan por encima de la oreja, no son de esos diminutos y tampoco son de los más ligeros, pero en JVC han sabido sacar petróleo de ese hecho.

Han distribuido los pesos de manera que se concentra en la parte baja, sobre todo en lo que entra en el conducto auditivo y, como el arco no es muy grande, quedan colgados sin posibilidad de moverse mucho y cayendo claramente hacia abajo, por lo que la sujeción es muy buena, sobre todo si le das la inclinación adecuada para que se amolde a tu pabellón auditivo y le colocas la almohadilla que mejor encaja en tu oído.

Es posible que en la primera puesta te sientas algo raro, sobre todo porque lo más probable es que intentes girar el gancho ya que normalmente suele ser una pieza independiente que permite cierta movilidad, algo que no encontraras en los JVC HA-EC25T, que se pueden considerar como de una pieza. En realidad, se le puede quitar el gancho, pero entonces ya no sería operativo así que, a todos los efectos, como si fueran de una pieza.

Insisto, dedícale un poco de tiempo a ensayar cómo te los colocas, no solo cuando estés parado, sino mientras estés haciendo deporte, primero, para conseguir dar con esa ubicación que mejor te va a ti y, segundo, para que compruebes que, aunque puedas notarlos ligeramente sueltos no se van a caer ni queriendo.

Es posible que en las primeras veces te cueste acertar a la primera a la hora de colgarlos porque el gancho es un poquito rígido y cede poquito, por lo que seguramente necesites ayudarle un poquito a que abra. A la tercera o cuarta vez ya le habrás pillado el truco y te saldrá de manera inconsciente, sin pensar en ello y ese punto de rigidez viene bien de cara a que luego vaya mejor sujeto y se mueva menos, sobre todo en caso de que reciba algún tironcillo por las gafas, visera, etc.

Y, si a pesar de todo esto ves que no consigues dar con la tecla o te parece que se mueven y se pueden caer, antes de ponerte a protestar, prueba con las almohadillas porque ahí puede estar el quid de la cuestión. Lo más probable es que vengan con la de tamaño mediano, pero prueba con las otras dos, empezando con la más grande y seguramente te sorprendas de cómo puede llegar a cambiar la experiencia.

Yo nunca le había prestado atención a esa parte pero hace unos años perdí una almohadilla en unos auriculares, le puse la grande que tenía como recambio para poder seguir usándolos porque estaban nuevos y, ¡caray, cómo cambió el asunto! Ya no se me movían, escuchaba mejor el sonido… Desde entonces, en cuanto me hago con unos nuevos, pruebo con las tres almohadillas, hasta que doy con las que me permiten dejarlos encajados adecuadamente en mi conducto auditivo, lo suficientemente ajustados, rellenándolo por completo, pero sin que me apriete más de la cuenta.

Una vez que ya tengas identificada cuál te va bien, sigue jugando con las almohadillas, pero esta vez para probar a ver si quieres las clásicas o las que dejan pasar un poco el aire para que no te sientas tan aislado del exterior.

Con las que tienen esos canalillos vas a escuchar un poco menos fino lo que salga por el reproductor pero, a cambio, serás más consciente de lo que se emite en tu entorno, algo más que recomendable si los vas a usar en exteriores. Si van a ser auriculares para sala, vas a estar sobre el rodillo, estás en casa o cosas por el estilo, pues ya sí que, sin problemas, con las tradicionales, que así escuchas mejor la música, voz o lo que sea.

El sonido alcanza un volumen adecuadamente alto y, a mi juicio, con una nitidez y balances más que suficientes para lo que se le va a pedir normalmente, tanto en el contenido, como en el entorno. Vamos, que van sobrados para música que ha pasado por algún tipo de algoritmo de compresión y que vamos a escuchar, seguramente, haciendo deporte, con ruido exterior, una respiración y pulso acelerados, etc.

No tienen cancelación de ruido y, en cuanto a las posibilidades de personalizar el sonido, tienen tres ecualizadores predefinidos (normal, clear y bass), que se cambian haciendo una pulsación larga en el auricular derecho y que varían ligeramente cómo se escucha. Es básico y sencillote, pero como decía en el párrafo anterior, creo que más que suficiente para el tipo de uso típico de estos auriculares.

Pensando en los deportes de exterior, otra de las cosas buenas que ofrecen los JVC HA-EC25T es que los auriculares pueden funcionar de manera independiente (son true wireless, totalmente sin cables). Es decir, puedes usar solo uno de ellos con lo que, al correr, puedes tener un oído más centrado en la música y, el otro, libre, para escuchar el exterior, el ruido que haces al correr, etc.

Para mí, el hecho de que los auriculares sean independientes es imprescindible, ya no solo por lo comentado sino porque así puedo utilizar el que yo quiera en cada momento, sin tener que ponerme siempre el que sea maestro de los dos, puedo seguir utilizándolo en el caso de que uno de los dos se quede sin batería o estropee, puedo duplicar el tiempo de uso poniéndome primero uno y luego otro… Y, llevado al extremo y rizando un poco el rizo, puedo incluso usarlo con dos dispositivos diferentes porque puedo vincular el izquierdo con uno y el derecho con otro con lo que, con un poco de maña a la hora de encenderlos, lo podemos incluso utilizar dos personas, cada una con uno de los dos auriculares.

El proceso de vinculación y (re)conexión ha sido excelente, con todos los dispositivos que he probado y solo he tenido problemas con un reproductor MP3 del año catapum que, aunque dice que es bluetooth, no ha sido capaz de conectar adecuadamente nunca con nadie así que no iba a ser esta la excepción, aunque tenía que probarlo, ¿no?

Con todos los demás, el proceso se ha realizado con éxito de manera casi inmediata y la reconexión tras apagarlos o desconectarlos, también perfecta aunque, curiosamente, un pelín más lenta que con otros dispositivos. Es algo que me ha llamado mucho la atención porque, en lugar de ser algo prácticamente instantáneo, sacar de la caja y reconectar, normalmente me ha tardado entre uno y dos segundos.

Pero, después de pensarlo y analizarlo intentando encontrarle una explicación, creo que no solo no es una debilidad, sino que es un punto fuerte, muy fuerte de los JVC HA-EC25T. Mi hipótesis es que, en lugar de lanzarse a lo loco a conectarse a lo primero que pillan de entre lo que reconocen o a lo primero que está preguntándoles si no han dado con ningún dispositivo conocido, lo que hacen es darse un instante para escuchar con cuidado todo lo que hay a su alrededor y que, después de eso, ya toman la decisión de con quién conectarse y, en ese caso, ya sí que establecen el vínculo de una forma totalmente estable.

Lo mismo me he rayado más de la cuenta y es simplemente que lo hacen así para retardar un pelín el proceso de vinculación o conexión para que comience cuando el dispositivo ya ha terminado de encenderse por completo, algo que también tendría lógica.

Pero, vamos, sea lo uno, lo otro, o ninguna de las dos cosas, el hecho es que funcionan genial en ese sentido, posiblemente los que mejor de lo que he probado hasta ahora y eso es muy de agradecer porque, a veces te vuelves mico encendiendo y apagando los auriculares, el bluetooth del teléfono o reproductor, buscando a ver con quién se han conectado si los tienes emparejados con varios… Y ya no te digo si les da por desconectarse después de un rato porque ha habido un microcorte y han detectado cerca algún dispositivo conocido. Te vuelves loco no, lo siguiente así que puntazo a favor para los JVC HA-EC25T en este sentido.

Cada auricular tiene un único botón táctil que funciona muy bien y que, al ser grande, es fácil de pulsar aunque a mí me gusta más cuando son algo más pequeñas las zonas de pulsación para que, si acerco del dedo para colocarme el auricular, sea más difícil hacerle una pulsación accidental. Pero, vamos, en cuanto has practicado unas cuantas veces y le has pillado el punto a las distancias y tamaños ya no fallas y acabas dándole la razón al responsable del diseño de ese botón.

Con una pulsación del botón, controlas la pausa e inicio de la música y de la llamada de teléfono en el caso de que estés usándolos para hablar pero, si pasas de ahí ya cambia lo que hace cada uno de los auriculares: en el izquierdo, con dos bajas volumen y con tres lo subes y, en el derecho, con dos pasas a la siguiente canción y, con tres, a la anterior.

Así que, si vas solo con un auricular, solo podrás hacer un tipo de acción, o gestionas volumen o avances, no lo puedes tener todo. En mi caso, que suelo ir con el izquierdo, genial, porque puedo gestionar el volumen, que es lo que suelo hacer… Aunque creo que lo he hecho solo una decena de veces, todas ellas para la elaboración de este artículo porque en marcha no lo toco.

De hecho, ni siquiera uso la pausa ya que, tras tantísimos años con auriculares de cable baratujos, cuando quiero pausar la música, lo que hago es quitarme el auricular y, cuando quiero reanudarla, me lo vuelvo a poner. Sé que no es lo mismo, pero el efecto que me hace a mí sí, por lo que ya he desistido de intentar quitarme esa costumbre.

En cada uno de los auriculares hay también un micrófono que, hasta donde he podido probar y comprobar, me ha parecido más que suficiente, tanto para hablar durante la actividad deportiva como en situaciones normales del día a día. Con lo segundo era de esperar que no diera el más mínimo problema y, con lo primero, aunque reconozco que no tengo mucha experiencia contra la que comparar porque no suelo ponerme a parlotear por teléfono mientras corro (hablo mucho, pero solo de viva voz), creo que con estos auriculares se mantiene sin ningún problema una conversación mientras se está en movimiento ya que capta adecuadamente el sonido que emites, filtra bastante bien el ruido exterior, etc. O, al menos, así me ha parecido en las pruebas que he forzado para poder opinar al respecto en este artículo.

La duración de la batería me ha gustado mucho pues creo que con las siete horas y media (quizá un poco menos) que dan en un uso normal de solo reproducción te da para hacer ya muchas cosas y llegar casi a una jornada laboral típica de ocho horas o, si eres tan rápido como Gustav Iden, terminar el Ironman de Kona, incluso con algo de batería sobrante porque te lo pondrías al empezar la bicicleta ya que, con su protección IPX5, puedes mojarlos y sudarlos todo lo que quieras, pero no usarlos para nadar.

Esas siete horas y media se pueden multiplicar por tres o casi por cuatro si les vas insuflando la carga contenida en la cajita que hace de batería y de cargador que se alimenta mediante un cable USB tipo C y que, en un par de horas, te pasa los auriculares de totalmente vacíos a totalmente llenos.

Esto te daría una autonomía total de unas 35 horas y, contando que la caja tarda alrededor de 3’5 horas en cargarse, a poco que tengas cada cierto tiempo un enchufe o toma USB cerca, podrías apañártelas para tener los auriculares funcionando casi de manera continuada.

La puesta en la caja es fácil, encajan muy bien y se mantienen gracias a un imancillo que hay en la parte inferior, a la altura de la almohadilla y solo hay que tener un poco de cuidado a la hora de ponerlos para que no queden los ganchos uno encima de otro, lo que impediría que tocaran los conectores del auricular y la caja.

Y, aunque la carga no sea rápida, no te preocupes si en algún momento te has despistado y no han quedado bien puestos o te has despistado y no los has cargado porque, con dejarlos durante el rato que te preparas para salir a entrenar o con el tiempo del camino al entrenamiento, seguramente ya cojan la fuerza necesaria para sacarles una sesión de una hora u hora y algo.

De vez en cuando dale un repaso a los conectores porque, por muy IPX5 que sea el auricular, el sudorcillo puede ir dejando residuos en las partes metálicas y eso puede hacer que deje de hacer bien el contacto y no cargue.

Y también echa un vistazo de vez en cuando a la almohadilla, por fuera y por dentro porque, además del sudor, puede aparecer algo de cerumen que también puede aparecer incluso en la parte inferior de la cajita, donde contacta la almohadilla. Para lo primero, un bastoncillo de algodón ligeramente humedecido o, si está rebelde la cosa, con un poquito del alcohol y, para lo segundo, agua caliente y, si acaso, un poco de jabón y, listos de nuevo, como el primer día.

Ya solo faltaría añadir que, además de en el blanquito de los de este artículo, los puedes adquirir en azul y en negro y, bueno, algunas especificaciones técnicas como el tipo de bluetooth (5.1 class 1), material de imán (neodimio), frecuencia de respuesta (20 Hz – 20 kHz) o la impedancia (16 Ω) que, si te soy sincero, no te sabría llegar a interpretar en su justa medida porque no soy precisamente experto en temas de audio por lo que, si tienes dudas de algo relacionado con eso, gustosamente trataré de hacer lo que pueda y, si no sé decirte, te tendré que redirigir a la web de la propia JVC donde seguro que te saben decir mucho mejor.

Así que, como te dije al principio, si estás buscando unos auriculares deportivos totalmente sin cables, resistentes, duraderos, cómodos, que no se te caigan aunque hagas actividades moviditas… Échale un vistazo a estos JVC HA-ET25T porque son, posiblemente, los más resultones de todos los true wireless que ha lanzado hasta ahora la marca, al menos, de los que yo he podido conocer.

Puedes comprar los JVC HA-ET25T aquí.

Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.