• Álvaro De Arriba en los 800 metros y Jorge Ureña en el heptatlón regalan al atletismo español otras dos victorias en el Europeo.
  • Jesús Gómez sorprende con un inteligente bronce en 1.500 metros en su debut en un gran campeonato y el joven relevo 4x400m solo cede ante el poderío de la Bélgica de los Borlée
  • Orlando Ortega amenaza con dejar el atletismo tras su frustrante 4º puesto en los 60 metros vallas

Bernat Erta nació en el segundo mes de este siglo. Acaba de cumplir la mayoría de edad y no ha perdido la cara de adolescente. Nunca ha estado en un gran campeonato absoluto internacional y su debut no puede ser más inusual. Sin eliminatorias, sin calificaciones, solo flexionado para agarrar el testigo y ser el último relevista del 4x400m en toda una final del Campeonato de Europa de pista cubierta de atletismo. El paso a la edad adulta le cae de golpe: dos vueltas para defender el liderato y dar a España la sexta y última medalla en Glasgow.

A su espalda le echa el aliento el belga Kevin Borlée, 31 años, medallas mundiales y europeas al aire libre, una referencia de los 400 metros, pero Erta no se achanta, aguanta la primera vuelta todavía en cabeza y se vacía en la segunda. Que el tercer Borlée del relevo acabara dando el oro a los belgas era inevitable, que solo lo hiciera por cinco centésimas no se lo esperaba nadie. Erta remata una carrera monumental del equipo y bate el récord de España (3:06.32), pero aún rabia por la victoria perdida.

Erta representa la juventud, el descaro, el inconformismo, el talento y el compañerismo con el que el atletismo español toma al asalto el Emirates Arena: tres oros, dos platas, un bronce, 15 actuaciones entre las ocho mejores del continente; 3º en el medallero, 4º en la clasificación por puntos, a un suspiro de Polonia y Francia, por encima de Alemania que, como los galos, se va sin escuchar el himno.

Un atletismo que se acerca a los números de su mejor época de la década pasada y con todos sus medallistas por debajo de 27 años.

Un relevo colosal

El relevo final es el ejemplo perfecto de superación de obstáculos. Un relevo sin Bruno Hortelano, ni Samuel García, que formaron parte del bronce conjunto de Berlín, y sin Darwin Echeverry ni Aleix Porras, hasta ahora los suplentes. Husillos abre el fuego y pasa el testigo en cabeza. Lleva cuatro carreras en tres días, exprimiendo 24 horas antes su cuerpo para batir el récord nacional en la prueba individual.

El joven Manuel Guijarro, tercera carrera en Glasgow, aguanta más allá de lo exigible la embestida del primer Borlée, Dylan, y consigue que Lucas Búa, con el pie dolorido vendado y también con tres 400 a las espalda, salga 2º a enfrentarse a Jonathan, el otro gemelo de la familia belga. En una lección de inteligencia, el toledano le da margen y le supera en la última vuelta.

Erta recibe y el final ya lo hemos contado: una plata ante tres equipos en teoría más rápidos y descansados, la Bélgica que vence y la Gran Bretaña y la Polonia que se quedan fuera del podio.

Ortega, negado con la pista cubierta

Es el remate a una tarde gloriosa que empieza muy torcida. Orlando Ortega, el más favorito de los favoritos, arroja un jarro de agua helada con su errada final de 60 metros vallas. Como en Belgrado hace dos años, falla. Unos temblorosos primeros pasos conceden a sus rivales una ventaja insalvable. Luego aflora su técnica perfecta sobre las vallas y se les echa encima, pero en pista cubierta, a diferencia del aire libre, no hay espacio para la remontada.

La meta sentencia: 6,60s el chipriota Trajkovic; 6,61s el francés Martinot-Lagarde; 6,64s el también galo Manga; 6,64s Ortega. No hay consuelo, la final solo la pierde él, capaz de bajar de 6,50s este mismo año.

El subcampeón olímpico explica que tiene problemas personales que no le han permitido centrarse en la final y abre la posibilidad de dejar el atletismo, toda una amenaza cuando se trata del máximo referente del atletismo nacional. “Quiero desaparecer de este planeta”, resumió.

Dos grandes del indoor

Menos mal que el calendario trae más finales para hombres muy concentrados en hacer valer su favoritismo, dos atletas que parecen nacidos para la pista cubierta. Son los dos flamantes oros de la tarde, los dos únicos medallistas que repiten de hace dos años en Belgrado, los dos atletas en su esplendor que aprovechan la ausencia de los campeones entonces, el tremendo heptatleta francés Kevin Mayer y el magnífico ochocentista polaco Adam Kszczot, para ganar dos pruebas que no siempre cumplen las previsiones: un tercer nulo o una carrera perra trastornan planes.

El alicantino Jorge Ureña brilló por la mañana para llegar líder y se concentró en no fallar en los 1.000 metros finales. “No he podido ni dormir la siesta de los nervios”. Renuncia al récord de España en busca de un bien mayor: el primer oro de la historia de España en combinadas en cualquier gran campeonato.

Se siente fuerte, tanto que termina ganando la última prueba y se apunta la mejor marca del año en todo el mundo (6.218 puntos) y deja atrás a dos rivales notables, el británico Tom Duckworth (6.156) y el ruso Ilya Shkurenyov (6.145).

Es la cumbre de su carrera, pero en el indoor siempre parece obligatorio lanzar un deseo para el verano, lo importante: “A ver si por fin sale un buen resultado al aire libre”, se reta, confiado en su mejora en los lanzamientos.

Una apuesta que evita el salmantino Álvaro De Arriba, que seguro que sueña con la final de Doha al aire libre después de tocar techo en los 800 metros de Glasgow. Como en series, como en semis, domina la prueba cómo y cuándo quiere. Empieza atrás pero pasa a la cabeza con increíble facilidad. Y ya nadie puede con él y con sus cambios de marcha.

Puede disfrutar del éxito (1:46.83), por delante del británico Jamie Webb y del irlandés Mark English, que entró en la final recalificado para impedir el bronce de Mariano García.

De Arriba logra el primer oro en 800 metros desde Roberto Parra en 1996, y se venga de su frustración del pasado agosto en Berlín, cuando su cabeza entonces no funcionó y se puso a llorar en los bajos del imponente Olympiastadion. Ahora ejecuta a sus rivales pleno de confianza y, generoso, se acuerda de todos los que dan nivel a la prueba en España. Por algo es la 22ª medalla española en los 800 metros de los Euroindoors.

Jesús Gómez, un advenedizo brillante

Hay cantera para más en el sector que siempre fue referencia en España. Es el talento de mediofondistas descarados fuera del radar de las categorías inferiores que acaban de llegar a este deporte para brillar, como el propio Mariano García, de 21 años, que siempre encuentra un acelerón más y entre cambios de ritmo termina 4º de Europa de 800 metros. Hace dos meses no le conocía nadie, ahora ya todos los aficionados saben que empezó a correr para huir del mordisco de un perro en su pueblo de Murcia, Fuente Álamo, donde entrena con la ayuda del panadero en una pista de tierra triangular.

O como Jesús Gómez, el abuelo de los medallistas con 27 años pero que hace sólo cuatro que se toma el atletismo en serio. Hasta entonces era un agricultor en Castellanos de Castro (Burgos) que admiraba a su paisano Juan Carlos Higuero. En verano ganó el Campeonato de España de Getafe de los 1.500 metros y, por no apretar hasta el final, se quedó sin ir a Berlín. En verano ha explotado con mínimas desde los 800 hasta los 3.000 metros y en Glasgow debutó en un gran campeonato con la maestría de un veterano en estas batallas.

A mitad de la prueba sube a la cabeza y acelera. Sabe que dos atletas se le iban a pegar, Jakob Ingebrigtsen y Marcin Lewandowski. Y sabe que le van a pasar porque el oro y la plata llevaban su nombre. Pero el resto de sus rivales por el bronce, la única medalla posible, se quedan atrás, desactivados por el movimiento magistral de Gómez, que ya aguanta en solitario con los reyes del mediofondo europeo.

Mientras el polaco deja al noruego sin doblete (3:42.58), Gómez aún goza de tiempo para celebrar su brillante debut (3:44.39). “Si me lo dicen hace cuatro años, me echo a reir”, resume ante las cámaras de Teledeporte.

Guerrero no puede con los armarios

El atletismo español es también la entrega de Esther Guerrero, pese a que no acierta con la táctica de una final europea de 800 metros más favorable que nunca a sus intereses, pero llena de armarios, tan difíciles de pasar por su modesto cuerpo. La catalana sale lenta y pierde la final.

La británica Shelayna Oskan-Clarke (2:02.58), la francesa Renelle Lamote (2:03.00) y la ucraniana Olha Lyakhova (2:03.24) acaban formando una pantalla que impiden cada intento de adelantamiento y Guerrero acaba corriendo bastante más que 800 metros por la calle dos y quedándose sin fuerzas al final, 6ª (2:04.07).

Tampoco le quedaba gasolina a la soriana Marta Pérez, sorprendentemente en la final tras semanas lesionada del pie. Laura Muir dispara la euforia de su público con un acelerón imponente a falta de 300 metros que acaba convirtiéndola en la reina de los campeonatos. Gana los 1.500 metros (4:05.91) por delante de la polaca Sofia Ennaoui (4:09.30) y de la irlandesa Ciara Mageean (4:09.53), y Pérez, muy valiente al principio, se desfonda y solo salva la 8ª posición (4:13.56).

Los últimos repartos de medallas

El Europeo de Glasgow coronó también a la neerlandesa Nadine Visser en los 60 metros vallas (7,87s) por delante de la alemana Roleder (7,97s) y la bielorrusa Hermann (8.00s), a la serbia Ivana Spanovic en longitud con 6,99 metros, la mejor marca mundial del año, frente a la bielorrusa Mironchyk-Ivanova (6,93m) y la ucraniana Bekh-Romanchuk (6,84m); a la rusa Anzhelika Sidorova en pértiga (4,85 metros), por delante de la británica Bradshaw (4,75m) y Kiriakopoulou (4,65m); y a su compatriota Mariya Lasitskene en altura (2,01m), imponiéndose a la ucraniana Levchenko (1,99m) y a la lituana Palsyte (1,97m).

En el triple salto, el azerí Nazim Babayev dio el brinco de calidad (17,28 metros) para vencer la resistencia del competitivo portugués Évora (17,11m) y del alemán Heb (17,10m).

La última prueba en Glasgow, el relevo femenino, dio a las polacas la revancha de su fracaso individual en 400 metros. Con 3:28.77 vencieron a Gran Bretaña (3:29.55) e Italia (3:31.90).

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@foroatletismo.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.