Las Asics Gel Noosa Tri son una especie de mito viviente, poco menos que idolatradas tanto por su estética rompedora y transgresora como por su rendimiento, sobre todo en el mundillo triatlético (algunos dicen que todo triatleta que se precie debe tener alguna vez unas Noosa).

Sin embargo, también son rehuídas e incluso temidas por muchos “puristas” o “clásicos” precisamente por esa estética tan llamativa porque, aunque ahora ya empezamos a acostumbrarnos a ver cosas con esas pintas, hasta hace nada eran, con muchísima diferencia, las más cantosas del stand de zapatillas, amén de que algunos siguen dejándolas de lado erróneamente porque esa falsa etiqueta de “es que son zapatillas de triatlón”. ¡Qué tendrá que ver eso! ¿Acaso no nos valen igualmente para correr “a pelo”?

Este que escribe, a pesar de encontrarlas tremendas tanto por estética como por rendimiento, por unos u otros motivos, al final siempre a acababa cayendo del lado de otros modelos tanto para entrenar como para competir, así que era una especie de asignatura pendiente que tenía y que, por fin, con esta séptima versión (número mágico que dicen algunos), voy a poder tachar de la lista de “pendientes” ;-D

Las he estado usando en el “in pass” de final de temporada pasada e inicio de la actual con lo que he podido darles bien de candela y corroborar todo lo que ya había visto y sentido con ellas en los pequeños escarceos que había hecho cuando me habían “prestado”: son unas zapatillas mixtas no excesivamente radicales, tremendamente versátiles, muy estables, con un chasis muy bueno, dan mucha seguridad y son muy versátiles de cara a sus posibles usos (tanto por el perfil del corredor como por el uso que se les puede dar).

Intentaré transmitiros lo mejor que pueda las vivencias que he tenido con ellas…

Mediasuela y Suela

Si a alguien le dices que vas a jugar a las palabras encadenadas y le lanzas como inicio “Asics” y “mediasuela”, con un 99% de probabilidad que la primera (o una de las primeras) que le vendrán a la cabeza es “Gel”.

Este Gel (basado en la silicona encapsulada en poliuretano) es el mecanismo característico que identifica en gran medida a las Asics desde hace muchos años, ya no sólo por su presencia cuando las observas (se suelen ver asomar en la mediasuela), sino por el tacto característico que tiene y el equilibrio que ofrece entre amortiguación y respuesta (habitualmente primando lo primero, que es lo que suele gustar mucho cuando se buscan zapatillas con mucha amortiguación). En el caso de las Noosa Tri 7 tenemos Gel tanto en la parte trasera como en la delantera, aunque sólo es visible en la parte de atrás, donde vemos una “doble ventana” en la parte trasera exterior del talón.

Este Gel está embebido en una mediasuela elaborada a base de Solyte derivado de la EVA que desde hace unos años sustituyó al SpEVA que usaba la marca, algo que vino muy bien a las zapatillas de entrenamiento pero que quizá no va tan bien en las zapatillas con algo de respuesta ya que el Solyte parece que va mejor en su faceta amortiguadora en lugar de en su faceta respondona.

Esta es la pareja que tenemos en prácticamente todas las Asics, pero toca añadir un tercer actor: el DuoMax, que es esa doble densidad característica que solemos ver en gris en la cara interior de la mediasuela. En este modelo vemos que es significativamente más dura que el Solyte y que es relativamente grande, ya que se prolonga desde el centro del talón hasta donde termina el arco (a lo ancho no me atrevo a decir cómo es de grande o hasta donde llega respecto al eje central).

Por último, aunque ya no sea un compuesto, el último elemento que nos faltaría -hablando de las piezas del puzzle de la mediasuela- es el Propulsion Trusstic, que es la pieza de TPU que tiene en el mediopié y que, como es habitual, se encarga de gestionar y controlar la flexión y torsión de la zapatilla en la zona del mediopié.

Son tres “brazos”, dos de ellos grandes (casi simétricos) que recorren de manera vertical los bordes y uno en diagonal que va desde el exterior hacia el interior, que luego van “tapados” por una capa transparente que hace que quede cubierta toda la zona, llegando incluso a dejar cierto espacio interior vacío (dos especies de triángulos).

El funcionamiento de esta pieza de TPU ha tenido ciertas controversias en determinados modelos (generalmente por flexar más de la cuenta en algunos), pero es algo que a estas Noosa TRI 7 no se le puede echar en cara y, en todo caso, caería en el otro extremo ya que tiene una gran resistencia tanto a la flexión como a la torsión. Esto se nota mucho cuando corres con ellas ya que percibes una grandísima seguridad cuando impactas, sientes que la zapatilla no cede fácilmente ni de cara a doblarse por el mediopié, ni de cara a ceder hacia los lados, algo que en una zapatilla pronadora sería poco menos que su muerte.

Además, también contribuye a dotarla de una buena transición de la pisada, sobre todo para los que impacten de talón, ya que notarán cómo les permite acelerar la transición y realizarla bastante rápido.

En Asics, se trabajan muy mucho eso del “gender especific” y realmente diseñan de manera diferente las zapatillas en función de si son la versión masculina o la femenina, no limitándose únicamente a cambiarle los colorines sino realizándole diseños específicos en función de las necesidades y particularidades de cada uno de los sexos.

Muchas de esas diferencias son muy sutiles y pasan desapercibidas incluso cogiendo ambos modelos a la vez para compararlos, pero es algo que sabemos que está ahí y que no tienen reparos en pregonar a los cuatro vientos como podemos ver en el icono que tiene en el Space Trusstic System en su cara interior.

Volviendo un poco al tema de la guiada y de cómo evoluciona la pisada, hay que mencionar el Impact Guide System (I.G.S.), que es un conjunto de tecnologías que aplican en Asics para intentar conseguir que la zapatilla ayude a “guiar” nuestra pisada. Aunque hay muchas cosas incluidas dentro de ese concepto del I.G.S, uno de los más representativos es la Guidance Line que, simplificándola mucho, viene a ser la típica ranura de flexión longitudinal solo que curvándola para que siga el sentido de la pisada que solemos hacer al correr.

Cuando se habla de la flexión de una zapatilla, casi todo el mundo se fija sólo en las ranuras de flexión transversales que suele haber en el antepié, pero el tener una buena flexibilidad longitudinal es también muy importante para permitir un impacto homogéneo (no olvidemos que no solemos pisar plano, sinó que tendemos a entrar con el pie inclinado hacia fuera, supinado), para facilitar la transición de la pisada, etc.

No sólo han curvado esa ranura longitudinal sino que también vemos curvadas las ranuras transversales y, es más, las vemos curvadas en dos sentidos, con dos que van desde el exterior hacia el interior (la más adelantada apenas llega a ser ranura ya que sólo corta en los extremos) y una tercera que cruza desde el interior al exterior. Con este diseño se consigue que la zapatilla nos permita realizar la transición de la pisada con mucha fluidez y sin notar que nos “estorba” en ningún momento, salvo que nos empeñemos en realizarla “mal”, ya que en ese momento, la zapatilla se presta gustosamente a guiarnos por el buen camino para que el pie no se vaya de vareta más de la cuenta.

Toda esta combinación, junto con una plataforma bastante ancha, una cantidad considerable de mediasuela, un tacto relativamente blando (sobre todo considerando que es una zapatilla mixta) y un chasis muy bueno, la hacen muy versátil y adecuada para muchos perfiles de corredores y la convierten en una opción muy interesante para los que quieren unas zapatillas “alegres pero solventes” con las que ir a ritmos ligerillos pero sin renunciar por ello a tener algo relativamente contundente bajo sus pies.

Centrándonos un poco en la suela, de cara a los materiales tenemos los dos típicos que utiliza Asics: en la zona del talón, AHAR+, una evolución del AHAR que ya era en sí mismo uno de los compuestos más solventes de cara al agarre y resistencia al desgaste. Y en la parte delantera, Durasponge, que es otra variedad del AHAR que sacrifica un poco la resistencia a la abrasión a cambio de un mayor confort y respuesta.

Ambos componentes son responsables de eso que hemos oído tantas veces de que “la suela de las Asics dura un huevo”, amén de que durante esa larga vida se comportan muy bien prácticamente en todas las superficies. Algo a lo que contribuye el diseño que tiene la suela ya que vemos grandes piezas-tacos tanto en talón como en el exterior de la parte delantera, pero combinados con una zona central con un dibujo de taquitos en forma de rombo.

Para mi gusto, quizá le habría segmentado algo más la zona del talón, no tanto de cara a que hubiera más tacos, sinó a que estuvieran algo más desacoplados para permitir una mayor flexibilidad en el momento del impacto. El problema es que eso le daría una mayor libertad a la entrada de la pisada, pero posiblemente le haría perder ese carácter recio que tiene y que nos deja claro desde el principio que no nos va a dar concesiones y que si lo que queremos es pisar a la virulé, que mejor nos busquemos otras zapatillas.

Por último, a modo de anécdota, no tienen agujeros de drenaje, algo que parece que es requisito sine qua non en las zapatillas de triatlón y que, todo sea dicho, vienen bien si están bien diseñados pero, tal como queda patente en éstas, no son imprescindibles ya que drenan perfectamente gracias a lo fresquitas que son, al material y agujereado de la plantilla, etc.

Upper y Horma

Hablando del upper de unas Noosa Tri, sea la versión que sea, seguramente lo primero que nos viene a todos a la cabeza es “¡¡¡dios, qué discretas y sosas son!!!” ;-D

Puede haber alguna zapatilla que, esporádicamente y en algún modelo o alguna edición sea más “cantosa” que las Noosa Tri pero, si consideramos la serie completa, sin duda, ganan de calle las Noosa Tri, que cosechan amores y desamores por igual debido a su colorido y diseño.

Lo que me ha sorprendido ha sido el diseño de las que he estado probando porque es, posiblemente, uno de los más discretos y podrían pasar casi por un modelo “normal”. Pero, ojo, que nadie se piense que recurren a esos colorines para suplir carencias en su upper porque éste está a la altura de todo un pata negra, como suele ser habitual en la marca y como vamos a ver a continuación.

Son unas zapatillas para triatlón así que buscan ser muy frescas y ventiladas, algo que queda patente sobre todo en la parte delantera donde tienen una doble rejilla con una capa exterior tremendamente abierta (con agujeros exagonales) y una capa interior que es más abierta que muchas de las que tienen otras zapatillas como capa exterior.

Aquí ya empezamos a ver detalles que confirman que es un upper muy cuidado: entre ambas rejillas hay una especie de rizado que sirve a la vez para mantener unidas ambas capas y darle cierto acolchado sin perjudicar nada la transpirabilidad; el agujereado de la capa interior no es uniforme sino que tiene intercaladas filas de agujeros pequeños y agujeros grandes, etc.

El resto es tricapa, con una rejilla exterior de agujeros grandes adherida a una capa intermedia con un hilado que queda transversal a los agujeros, más la capa interior que queda en contacto con el pie y que es muy suave. Aunque esta zona se ve tupida y tiene encima los refuerzos de los que hablaremos a continuación, se sigue manteniendo un cota de frescura muy alta y en ningún momento se nota calurosa sino todo lo contrario.

Por encima de esta rejilla hay dos estructuras de refuerzos: una similar a la piel que vemos en azul y otra plástica (el logotipo de Asics). La estructura azul tiene unas formas un tanto anárquicas (o al menos no sé cómo describir sus formas): recorre la ojetera, desde ésta salen tres brazos de los que sólo llegan dos a la mediasuela y que son atravesados por una tira horizontal a mitad de camino; desde mitad del tobillo salen otras dos, una hacia delante y otra hacia atrás que muere en el contrafuerte y lo recorre por la parte superior… emmm, mejor verlo en foto:

¡Vaya lío, lo reconozco! Pero la esencia que se consigue con todo eso es crear una especie de armazón que ajusta muy bien al pie.

Las otras “tiras” son las del logo de la marca que, lejos de ser meramente decorativas, también tienen su función de cara a mejorar el ajuste, bien tirando directamente de la ojetera (desde los ojales dos y tres), bien cruzando transversalmente para darle mayor fuerza a la estructura de refuerzos en la cara exterior.

Al contrario que en otras Asics, que en algunas de sus versiones han recurrido a una ojetera asimétrica, en este caso la tenemos simétrica, prácticamente paralela y con todos los ojales ubicados en una misma pieza. La lengüeta es muy mullida y relativamente amplia aunque lo que más llama la atención es que viene cosida con varias puntadas por la parte exterior.

Este tipo de “apaño” se ve en varias zapatillas bien para sujetar mejor la lengüeta, bien para darle un ajuste tipo calcetín y en este caso, es más bien con el primer objetivo aunque, personalmente, no ha terminado de convencerme porque no he conseguido ponerme la lengüeta centrada sino que me queda siempre inclinada hacia fuera, algo que me incomoda, y no lo digo por la estética sino porque la sensación de no llevarla exactamente donde uno quiere es rara. De todas formas, no hay ningún problema porque si no gusta cómo queda, se cortan las puntadas y, listo, queda una lengüeta tradicional.

Siguiendo con esta zona, otro de los detalles que tienen es que vienen con dos cordones, unos normales y otros elásticos para hacer la combinación que queramos: tradicionales, tradicionales con presillas, elásticos, etc.

Otro de los puntos en los que siempre destacan las Asics es en el ajuste del tobillo donde, gracias al Personal Heel Feet (PHF), que son dos capas de acolchado que rodean toda la zona y que permiten que se amolden a todo tipo de tobillos, ofrece un ajuste muy bueno y muy agradable.

Además, hay que sumarle una altura del aquiles media-alta, un tobillo medio-bajo y un contrafuerte bastante grande y contundente hacen que la zona quede muy bien envuelta pero dando una sensación de libertad muy buena.

En definitiva, un ajuste tremendamente bueno que, combinado con una horma más bien amplia en todas sus zonas, la hacen muy cómoda y apta prácticamente para todo tipo de pies.

La zona de los dedos es la más amplia (esto se agradece mucho para las competiciones), la zona trasera es más o menos normal y quizá en el mediopié es donde se notan algo más ajustadas, aunque más que por la propia horma, quizá es por el ajuste que ofrecen.

Por último, un par de comentarios: en la zona de los dedos tienen una protección para el dedo gordo para que los “dedos rompe uppers” lo tengan un poco más complicado y no tienen los detalles fosforescentes que tanto llamaban la atención en la primera edición de esta séptima versión y que causaban furor cuando la gente que se las compraba empezaba a tontear con ellas a oscuras ;-D

Zapateando con ellas…

Con lo que hemos visto hasta aquí, las zapatillas superan con creces todas las expectativas que pudiera tener en ellas y justifican sobradamente la gran fama que tienen en el mundillo triatletoide, pero es en este apartado de la dinámica en el que he corroborado por qué las he tenido siempre en una segunda lista a la hora de considerarlas como zapatillas para los triatlones.

Ojo, no estoy diciendo que no sirvan y que no sean unas de las mejores opciones para muchísima gente sino que, como opción personal (alguien ligerito, que va a ritmos alegres y que prefiere competir con cosas radicales) se quedan algo cortas pero vamos a analizarlas y que cada uno decida si se le acoplan o no.

En la báscula son de las más pesadas del segmento y, arrimándose a los 300 gramos, sobrepasan lo que dan otras mixtas e incluso algunas de entrenamiento actuales (aunque la verdad es que tampoco se notan tan pesadas como dice la báscula). Quizá no me he notado todo lo ágil que esperaba con ellas porque las asocio a unas zapatillas que, aunque mixtas, las veo como de competición porque tradicionalmente las he visto siempre en competiciones de triatlón y duatlón.

Sin embargo, estamos ante unas zapas que rondan los 300 gramos y que encima llevan soporte y un gran chasis así que aunque no sean la alegría de la huerta, dan para ir muy rápido y, sobre todo, muy seguro con ellas porque, eso sí, seguridad no les falta ni un pelo, y de eso, dan mucho.

Emmm… a ver cómo explico esto sin que se malinterprete porque a ver si ahora se le va a poner la etiqueta de lentorra y me crucifican por ello los cientos (miles) de triatletas que llevan confiando en ellas durante años para sus competiciones ;-D. Como hemos comentado antes, tienen una amortiguación con un tacto relativamente blando para ser unas mixtas aunque, ojo, que necesitan “romper” porque en los primeros usos me sorprendió que las notaba más firmes que lo que recordaba haber visto en las que me habían dejado otros compañeros.

Son bastante anchas, con un control no excesivamente contundente pero que sí se deja notar de cara al guiado de la pisada y que sientes cómo te colocan el pie desde que impactas en el suelo.

No hay que confundir lo que he dicho de que el control no es excesivamente contundente con el hecho de que no den soporte suficiente para los pronadores porque creo que son de las mixtas que mejor soporte dan a la pronación y que pueden llegar a aguantar hasta pronadores medios ,pero la gracia es que pueden ser perfectamente utilizables también por neutros porque, aunque la doble densidad sí que es contundente e incluso algo tosca en su comportamiento (parece un muro en el interior del pie), la verdad es que una vez que las pones en marcha, salvo por la doble densidad, es más bien una guiada de pisada lo que se nota y van flexando bastante bien.

Tienen bastante altura, con 27 milímetros de talón y 18 milímetros de puntera y, lo curioso es que, aunque den un drop de 9 milímetros, las sensaciones que transmiten no son como las de otras zapatillas de las que se ven ahora con 8 milímetros sinó que son como las de cualquier otra zapatilla de entrenamiento con un drop estándar.

Es más, diría que muy probablemente gusten más a la gente que tienda a talonear o a apoyar fuerte el talón (sea como primera zona de impacto o tras haber tocado con el mediopié) porque sacarán todo el jugo a la transición que permite hacer el Propulsion Trusstic que hay en el mediopié.

En definitiva, digamos que son unas mixtas no demasiado radicales que se comportan mejor a ritmos no excesivamente rápidos, que se dejan estirar muy bien a velocidades moderadas y que, en cualquiera de los casos, lo que sí ofrecen es muchísima seguridad y estabilidad.

Este comportamiento no es ni bueno, ni malo, ni todo lo contrario sinó que dependerá de lo que necesitamos, pero lo que es indudable es que si se amoldan a lo que buscamos, son una opción tremendamente solvente.

Usuario Tipo

Como os podéis imaginar, el usuario objetivo de las Asics Gel Noosa Tri 7 son los triatletas prácticamente de cualquier perfil porque permiten un abanico muy amplio de ritmos, pesos y tipos de pisada.

Para los triatlones y duatlones de media o larga distancia podrían ser unas zapatillas prácticamente para todos los públicos y, para los de corta distancia prácticamente para todos salvo para los que se empiezan a mover a ritmos inferiores al 3’45’’/km en los 10K de los triatlones, ya que es posible que se encuentren más a gusto con algo un poco más cañero.

A quienes muy probablemente le venga muy bien es a los corredores con cierto peso o con cierta pronación que estén buscando una zapatillas de competición ya que, como hemos dicho, dentro de las mixtas son de las más solventes y de las que mejor aguantan, tanto el peso como la pronación.

Huelga decir que, aunque he empezado hablando de usuarios triatletas, es aplicable igualmente a un uso pensado para running “a pelo”, siendo una muy buena opción para competiciones de 10K – 15K hacia arriba y, de ahí para abajo, con el mismo razonamiento que hemos hecho antes de que en función del ritmo que se lleve.

También pueden venir muy bien para tener unas zapatillas mixtas con las que hacer entrenamientos de calidad para los casos en los que se quieran unas zapatillas alegres pero con la chicha suficiente para que podamos hacer todo el entrenamiento con ellas (incluyendo el calentamiento, vuelta a la calma y posibles rodajes) sin que nos machaquen como lo harían otras más radicales.

Por último, si ya hablamos de corredores ligeritos y que vayan a ritmos alegres, si las apuramos un poco, casi podrían servir como zapatillas para todo o, por lo menos, como zapatilla principal.

Y, bueno, aunque más que “usuario tipo” sea “uso tipo”, si pensamos en una zapatilla muy fresca para usarla en lugares o épocas de mucho calor, sin duda, son una de las mejores opciones por las que podemos optar si se amoldan a nuestras necesidades porque son tremendamente ventiladas.

Peso de la zapatilla: 300 gramos.
Precio: 120 €.

41 Comentarios

  1. Entiendo que compartirán chasis con la Ds Trainer este año también en ese caso.
    Es que me sorprendió el comentario que se acerca en amortiguación mas a ella, cuando pensaba (puedo estar equivocado) que en ese aspecto eran iguales y que cambiaba el upper.

    Gracias y saludos.

  2. Comparten casi todo el chasis, la amortiguacion es muy muy similar, simplemente cambia el diseño del antepie un poco, siendo algo mas planta la Noosa, la horma es identica salvo en el antepie por lo nombrado.

    la Nossa no se quita la plantilla, pero la amortiguacion trasera y la doble densidad es muy muy similar por no decir identica

  3. la verdad que no vas a encontrar mucha diferencia en cuanto a ritmos, más que nada dependeria la eleccion de la ventilacion y de la tecnica, si aterrizas sin usar el talon las noosa mejor, si aterrizas de talon las ds trainer se adaptan algo mejor, las noosa ventilan mejor que las trainer, aparte de eso ambas van bien a esos ritmos

  4. He empezado a correr hace unos meses, no hago mas de 20 km semanal. Me comentan que esta zapatillas son de competición y me durarán poco, y realmente me encanta, alguien me puede orientar??

  5. Tengo una predunta, Corro unos 40 kilómetros por semana, entrenando para una maraton de 42 km en octubre, y estoy por comprarme zapatillas para los fondos. Actualmente estoy usando las Adidas Supernova Glide 4; y estoy entre tres opciones de zapatillas para renovarlas:
    Asic Noosa 7, Nimbus 14 o las Cumulus 14; cuales me recomendarían???
    Peso unos 75 kilos y corro a ritmos de 4.30 a 5.00 mins/km
    agradecería al que me conteste!
    Gracias!

  6. Posiblemente, unas de las zapatillas más llamativas e idolatradas de la última década.
    Sí, hay otros modelos que también han sido poco menos que mitificados pero la veneración de las Noosa Tri dentro del sector triatletoide es una auténtica pasada.
    ¿Algo tendrán, no? ;-D

    Curiosamente, fuera de ese entorno le ha costado cuajar más allá del “uy, qué chulas son” aunque, desde hace unos años, con la irrupción de más modelos llamativos, parece que los runners le van perdiendo el miedo a calzarse esta zapatilla.

  7. Son exclusivas para pronadores? O para un neutro, 65kg, y con ritmos en 10000 de 3,40 en media de 4´ y en maraton de 4:10, pueden valer, me falta un ultimo empujon para lanzarme a por ellas…

  8. joselote, aunque tengan la doble densidad y sean muy estables, suelen gustan también bastante a los neutros (se ven en infinidad de pies triatléticos, tanto neutros como pronadores) así que sería cosa de que las probaras y vieras a ver qué sensaciones te transmiten por si acaso.

    Si no, si te queda la duda, siempre te queda la alternativa de tirar a por la “prima neutra”, las DS Sky Speed 3, que dan un perfil de uso similar siendo completamente neutras.

  9. Morath; tengo unas Elixir 7 de las que estoy casi enamorado pero ya les va siendo hora; así que: ¿cuáles son las principales diferencias entre las elixir 7 y éstas?

    Nunca tuve unas asics y éstas me tientan ¿haría bien en probarlas?

    Las uso desde rodajes a 5’20” hasta series a 3’30”

  10. Son zapas diferentes ya que la filosofía y tecnologías de Mizuno y Asics son bastante diferentes así que, aunque tengan ambas un uso similar (mixtas no radicales), cómo consiguen eso es diferente.

    Las Noosa Tri 7 son más amortiguadas, más estables, más pesadas, menos ágiles, tienen más anchura de la suela, más transpirables, dan más juego para rodajes, la sensación es de que son un poco más mazacote, …
    Las Elixir 7 tienen una transición más rápida, agarran mejor fuera del asfalto, tacto más firme, corrigen básicamente de talón, son más rápidas, en antepié se nota más libertad de cara a moverlas con agilidad, …
    Las dos son amplias de antepié, se dejan estirar de cara a meterles ciertos kms, …

    En general, la decisión entre ambas es cosa de probar y ver con cuál se está más a gusto.

  11. ¿Sí, juampii?

    Pues si tienes un ratillo y un poco de ganas, comenta alguna cosilla por aquí de cómo te han ido a ver si va en la línea de lo comentado en la prueba o no ;-D

  12. Morath,

    Buen análisis.

    Sobre las zapas… pues poco por descubrir: buenas y, aunque con menos “antiguedad” que sus gemelas (Ds Trainer), ya un clásico (sobre todo por sus upper de llamativos diseños).

    Saludos.

  13. Ki6e66, efectivamente, las Noosa Tri 7 llevan con nosotros prácticamente un año y 8 están recién salidas del horno… o prácticamente saliendo porque no sé si están ahora mismo disponibles en las tiendas españolas.

    Si las liberan como el año pasado, en tiendas “especiales” empezarían a estar disponibles a lo largo de enero y para “el pueblo” (de manera generalizada), a finales de enero (me parece que el año pasado fueron más o menos esas fechas).

    Nosotros las analizamos cuando las casas las ponen a nuestra disposición y, en este caso en concreto, las hemos machacado prácticamente según nos han llegado porque éramos conscientes de que llevaba ya un tiempo en el mercado y que prácticamente nos pisábamos con la nueva versión.

    Sin duda, analizaremos la 8 en cuanto la tengamos a nuestro alcance y trataremos de hacer un análisis a la altura de lo que hacemos normalmente.

    Lo que sí intentamos es que sean análisis a fondo “reales”, es decir, basados en la experiencia de haberles dado una buena dosis de candela, no basándonos en especificaciones técnicas, imágenes, vídeos y demás que hayamos podido ver en internet porque creemos que ésas son las pruebas que más aportan.

    Tomamos nota de tu sugerencia, gracias!!!

  14. Hacéis un gran trabajo no tengo ninguna duda , esperaré con impaciencia el análisis de la noosa 8 , y de las triumph 10 que creo que ya estáis analizando verdad?

    Saludos y seguid así.

  15. Muchas Gracias por su reseña!! tengo una duda entre cuales comprarme o si de plano comprarme las 3… estoy entre las triumph 10, las kinvara 4 y los assics tri nossa 8, yo hago triatlones en distancia olimpica y en largas distancias proximamente… si su opinion es q las 3 sean necesarios cual usarian para cada ocasion… como entrenamientos o competencias o cuales son mejores, tengo 28 años y mi peso es de 82 kilos y mido 1.82 muchas grax 🙂

  16. Giova, un placer que te sirva la reseña!!!

    En cuanto a las zapatillas que propones, no tienen nada que ver la una con la otra así que no se pueden comparar.
    Triumph 10 son de entrenamiento y neutras, Noosa TRI 8 son mixtas pronadoras y Kinvara 4 son unas zapatillas de “natural running” con poco drop.

    Haría falta saber para qué las vas a usar, tipo de pisada, arco, ritmos y demás pero, en principio, contando que es bueno tener dos zapatillas, una para entrenar y otra para competir, creo que la combinación de Triumph 10 y Noosa Tri 8 sería mi elección, dejando las Kinvara 4 para si quisieras tener un tercer par con el que entrenar con el natural running en mente.

  17. Gracias a ti.
    Desde luego que es completo el estudio.

    Yo tengo dudas de qué zapas usar.

    Me gustaría hacer una media maratón en noviembre. Ahora hago 4-5 días unos 10 km/día, algunos días entre 12-15 kms. Ritmo 5,15-5,30 minutos/km (en 10 km. puedo estar por debajo de 5′. Peso ahora 72 kgr o algo menos.

    Los finde suelo hacer bicicleta.

    Tengo unas Mizuno wave Precision, las Noosa Tri u unas nuevas Brooks Glycerim (modelo año pasado, la 10 creo).

    Ahora solo cojo la Glycerim. Las noto con más amortiguación, pero más pesada.

    Siendo novatillo, qué debería usar para disputar la MD? Sigo con Glycerin?
    Sería muy duro la Wave Precision?
    La Noosa puede decirse que es intermedia entre las dos? Valdría para correr la MD?

    Me gustaría conocer tu opinión. Gracias por anticipado, y enhorabuena

  18. Bicicleta, entre las Noosa TRI 7 y las Precision andaría la cosa, con la que más a gusto te encuentres porque son zapas diferentes y ambas igual de válidas así que lo que te pida el cuerpo.

  19. buenos dias, vengo corriendo ya 3 años medias maratones y 42km, he corrido con muchas zapatillas adidias, modelos adios, adizero, boston y siempre me he sentido comodo, acabo de adquirir unas asics noosa tri 7 para probar, alguna recomendación?

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.