Dynafit Feline XT

La pasada temporada, la marca austríaca de deportes de nieve Dynafit sorprendió con el lanzamiento de su línea trail-running, creando las Pantera y Feline, unas zapatillas sólidas, rocosas y muy competitivas cada una en su terreno, consiguiendo gran aceptación por parte del público general.

Esta temporada reaparecen con un lavado de cara interesante, el modelo que nos ocupa trae dos versiones casi idénticas, Feline SL montañera clásica y esta Feline X7 (“7 días , 7 países , 7 cumbres”) con un novedoso sistema de atado rápido BOA , utilizado ya en deporte como ski o ciclismo y bastante novedoso en el mundo del corredor, salvo alguna incursión de Puma en los años 90 que no fraguó.

Centrándonos en las Feline X7 , lo primero que hice al desembalarlas fue compararlas con las superlight de 2014 para ver las evoluciones. A parte de la evidencia del BOA , encontramos similitudes con la horma y suela Vibram, reducción de 11 mm a 8 mm de drop y cambio completo de upper.

Dynafit Feline XT - Perfil interior

Estos cambios había que probarlos a fondo, así que me lancé a hacer kilómetros con las Feline X7 por sus terrenos favoritos: alta montaña, terrenos duros, rocosos, difíciles, empinados, tanto entrenando como compitiendo, en el “Cross de los 3 Refugios” , una de las más duras y técnicas carreras del circuito madrileño de carreras por montaña.

Características básicas

  • Uso: competición de carreras de montaña hasta 20 km, kilómetros verticales y pruebas de montaña combinadas como duatlón y triatlón.
  • Peso: 325 gramos en 10 y ½ USA.
  • Drop: 8 mm.
  • Tipo de corredor: neutro, ligero y eficiente.

Amortiguación

La marca Dynafit incorpora en las Feline un sistema de amortiguación diferencial que hace llamar “multipad”, que consigue ofrecer diferentes texturas y comportamientos a su mediasuela. El perfil de la zapatilla es medio en talón, en esta zona el tacto es blando, absorbe todo tipo de impactos con facilidad y el único pero es que con ello se reduce la estabilidad y sensación de terreno. Sin embargo, a cambio son más polivalentes para poder correr con ellas bastantes kilómetros protegidos.

Estabilidad

Sin duda, la estabilidad es el punto débil de esta zapatilla, aunque vayamos por partes:

  • Subiendo, que es para lo que están diseñadas, no tendremos ningún problema, al contrario, bajo el arco encontramos una gran pieza plástica estabilizadora y altamente resistente a la torsión lateral, dotando de rigidez al bloque.
  • La pala de la zapatilla va casi pegada al suelo , de tacto más duro que el talón y, sin embargo, flexible al extremo, perfecto para realizar subidas rápidas.
  • Sin embargo, en descensos hay que ir con cuidado, los tacos agarran todo lo que quieras pero en la pisada habrá que tirar de una buena técnica y de fuertes tobillos, la horma estrecha condiciona el conjunto y la altura y tipo de amortiguación en talón tampoco ayudan. Como sugerencia, el estabilizador central quizás debería extenderse en superficie.

Horma

La horma es prácticamente idéntica a la Feline Superlight 2014, muy agresiva, estrecha semicruva y diseñada para poder rendir.

Dynafit Feline XT - Perfil exterior

En talón tenemos anchura normal, arco muy estrecho, metatarsos ajustados en torno a 1 cm menos que una zapatilla media de entrenmiento, con una puntera fina y alargada.

El collar es pronunciado, sube por detrás protegiendo el aquiles para después bajar bruscamente en tobillo, dejándolo totalmente libre.

Estas características son toda una declaración de intenciones, nos encontramos con una zapatilla de respuesta eléctrica, un felino como su propio nombre indica, que no nos pondrá límites a la hora de competir.

Textil

Aquí vemos las primeras diferencias notables con respecto a su antecesora, incorporando varias mejoras.

El upper consta de una malla abierta transpirable pero resistente a enganchones, forrada con unos hilos aparentemente de nylon de buena transpiración pero lo suficientemente tupidos como para no dejar pasar gravilla.

Dynafit Feline XT - Talon

El talón va acorazado con piel sintética cosida y, por si fuera poca protección, el EVA de la mediasuela sube hasta el aquiles formando un escudo contra golpeos en rocas. Esto lo hemos probado en nuestros entrenamientos entre bloques, que siempre nos llevamos algún buen golpe incluso llegando a romper zapatillas, cosa que no nos ha pasado con las Feline, ni siquiera tras hacer competiciones, donde más agresivo trato damos a la zapatilla.

Dynafit Feline XT - Corse

En la zona media de la zapatilla, un corsé de goma calado de estrías para mejorar la transpiración, que impide que nos clavemos rocas laterales y abraza la totalidad del empeine, consiguiendo que la zapatilla se convierta en un guante. Esto, unido a la horma de diseño ajustado, es una maravilla pues nos permite llevar el pie exactamente donde queremos sin ningún tipo de desplazamiento interno.

Dynafit Feline XT - Ballistic Bumper

En dedos volvemos a encontrar la pieza de piel sintética cosida, rematada en puntera con el ballistic bumper, una protección de goma que adelgaza con respecto al modelo 2014 y su hermana Feline SL 2015. Al principio pensé que sería insuficiente pero en la práctica me ha protegido de las patadas a rocas a la perfección, se puede decir que el conjunto de las protecciones es potente y duradero, y de muy buena calidad.

Dynafit Feline XT - Refuerzo puntera

Los acolchados internos son notables en la zona del tobillo. La lengüeta es gruesa, consigue hacer inapreciable la alta tensión necesaria de los cordones BOA .

Sin embargo, el remate interior es claramente mejorable, se notan las costuras al tacto, de hecho, necesité 4 o 5 salidas para hacerme a ello pues notaba el roce de las piezas cosidas, sobre todo los refuerzos en dedos.

La plantilla, de tejido antibacteriano, grosor medio y confortable, corre a cargo de los que en nuestra opinión son los mejores haciendo plantillas: Ortholite .

Sistema de cordones BOA

El BOA LACING SYSTEM merece capítulo aparte ya que es lo que más llama la atención de la zapatilla. Hablamos de un sistema utilizado en otros deportes, personalmente lo había probado en los años 90 en algunas zapatillas de running, y regularmente lo he usado en ciclismo.

Dynafit Feline XT - Cordones

Consiste en cordón fino y resistente tipo cable que aprieta el empeine haciendo girar una rueda inserta al final de la cordonera en el lateral de la zapatilla. Para desbloquear tan solo debemos tirar de la rueda hacia afuera. Los cordones ajustan por igual en toda la zapatilla gracias a unos pasadores de plástico cosidos a la lengüeta.

Este sistema está muy bien ideado, personalmente me gusta llevar la zapatilla con presión máxima en las bajadas, y más suelta en las subidas. Esto, con una lazada tradicional, es impensable pues no te vas a estar parando en cada zona de pendiente a repetir el lazo, pero con estos sistemas de atado rápido lo puedes hacer sencillamente.

Una vez aprendido su uso, es un complemento eficaz, podemos variar la presión a demanda de las circunstancias con solo media vuelta y, si nos dedicamos a las pruebas combinadas tipo duatlón o triatlón, no hay nada más rápido y efectivo.

Hay que apretarlos bastante para que no se mueva la lengüeta, pero tranquilos pues el acolchado de esta es tan potente que no lo notaremos en los tendones de los dedos.

Dynafit Feline XT - Acolchado

El sistema de bloqueo y cierre está en un lateral y es de plástico duro. Como hemos dicho, esto nos hace que pueda ser más propenso a golpes, e incluso tememos que se pueda romper. El caso es que tras unos 200 km de uso el sistema de nuestra zapatilla empezó a desbloquearse solo, incluso en alguna competición se desabrocharon las zapatillas varias veces, siempre coincidiendo con subidas donde más dobla el empeine y más presión al cierre hacemos. Esto es algo a analizar por la marca, tanto si es individual de alguna unidad o, más si cabe, si es generalizado.

Suela

El mapping compound de Vibram ya lo probamos con éxito en la en la Superlight del 2014, y lo vuelve a calzar esta X7.

Dynafit Feline XT - Suela

Consiste en una mezcla de gomas de distintas densidades que se adapta a las exigencias del terreno de manera independiente. Los tacos de gran tamaño van en disminución de talón a puntera, los traseros en forma de V más prominentes orientados al aterrizaje, los delanteros multidireccionales favorecen el despegue, giros, cambios de ritmo bruscos, etc.

La adherencia es magnífica, de lo mejor que hemos probado, y sobre cualquier terreno montañoso como roca, barro, tierra, nieve ya sea en seco o mojado, los tacos mantienen una separación suficiente para facilitar la evacuación del barro si fuera necesario, aunque hemos tenido una primavera bastante seca y no las hemos probado lo suficiente en esta superficie.

Durabilidad

Pocas zapatillas podrían aguantar tan bien como las Feline X7 el castigo al que las he sometido en la sierra del Guadarrama, lo cual es una clara mejora respecto del modelo anterior:

  • Upper: Es realmente sólido, los refuerzos de piel sintética aguantan carros y carretas, el textil no ha sufrido un solo enganchón y tan solo la goma de la puntera y el ballistic bumper han empezado a despegarse ligeramente, aunque hay que decir que el maltrato ha sido bárbaro. Seguramente otras no habrían soportado tanto trajín.
  • Amortiguación: Tras 300 km, el EVA de la zona trasera presenta pliegues de compresión, aunque aún es efectiva. El resto de la mediasuela está como nuevo. La duración en este aspecto será media/alta y permitirán hacer muchos kilómetros protegido.
  • Suela: Pese a montar unos tacos enormes y blandos, estos no han roto como sería de esperar, la degradación es bastante progresiva y, por tanto, tendremos goma para rato.
  • Sí hay que decir que se repite un error de diseño con respecto a las Feline Superlight 2014 y es que las 2 estrías longitudinales de la pala son un punto débil , por ahí la suela comienza a despegarse. A largo plazo acabara abriéndose y habrá que volver a pegar.
  • Sistema de lazada BOA : Como os mencioné en el capítulo específico, en nuestro modelo nos han dado fallo mecánico relativamente pronto, no me atrevo a asegurar que esto pueda repetirse con frecuencia en otras unidades así que habrá que observarlo con otros usuarios.

Terrenos

Montaña, montaña y más montaña, cuanto más exigente y técnica sea esta mejor.

No tengáis dudas, subiendo las podéis meter en cualquier terreno, bajando ya debéis contar con vuestra pericia pues la estrechez, que es una virtud a la hora de trepar, se convierte en un hándicap en descensos técnicos, con terrenos de pisada difícil.

Ahora bien, el taqueado os agarrará en terreno suelto, roca y casi por donde queráis, aportando mucha seguridad.

Puntos fuertes

  • Respuesta y horma.
  • Agarre/tracción.
  • Protecciones vs ligereza.

A mejorar

  • Estabilidad sobre todo en el talón.
  • Fiabilidad del BOA.
  • Tacto interno de la zapatilla.

5 Comentarios

  1. Enhorabuena,

    Interesante análisis,… y curiosas zapas.

    A simple vista,… la BOA no parece fiable.

    Las pantera supongo que mas trotonas.

    ¿En donde se pueden probar en Madrid?

    Saludos.

  2. Esta zapa igual inaugura un nuevo segmento: el de las zapas que dan miedo.

    Sobre el cierre BOA existen recambios por parte de la misma BOA. Dudo que Dynafit tenga un cierre específico para su marca, sería cuestión de consultarlo.

  3. Hola
    Yo en asics utilizo 46,5 y en Salomón, dadidas 47,1.
    Me probé unas de estas con solo una bolsa en el pié y me estaban muy muy justas(y no tenían mas tallas)45.
    Te coincide a ti mas con lo tallas de asics o de Salomón???
    Muchas gracias y magnifico reportaje enhorabuena.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.