Las Hommo Sandals Godzilla Race 2 son las sandalias más contundentes de esta empresa de sandalias artesana de Vielha que, desde del corazón del Vall d’Arán va conquistando poco a poco los pies de más y más corredores, tanto de minimalistas y sandalieros, como de aquellos que utilizan sus modelos simplemente para andar.

Las razones de su éxito y las líneas generales de su filosofía ya las estuvimos comentando en el artículo de presentación de Hommo Sandals, en el que también os analizábamos cuáles eran sus principales novedades para 2017. También pudisteis ver un caso práctico en la prueba a fondo de las Hommo Sandals Nomad 2, su modelo más racing para asfalto así que no nos extendemos más aspectos generales y pasamos directamente al grano.

No obstante, antes de meternos en faena con las Hommo Sandals Godzilla Race 2 quiero hacer una advertencia porque son unas sandalias que pueden engañar si no se tienen en la mano o calzadas: son más cañeras de lo que podría parecer viendo su peso, grosor, taqueado… Y satisfacen las necesidades de los corredores expertos del mundillo de las sandalias, aquellos capaces de meterse en trail running del cañero con este tipo de calzado. Sí, en terrenos facilones o asfalto también van genial pero es que para eso casi es mejor irse a por las Nomad 2 que son más ligeras, flexibles y finitas.

Seguro que alguno habéis pensado que “si eso que has dicho es cierto y además de ser cañeras se pueden defender en otros terrenos sencillotes, entonces, las Godzilla Race 2 son una especie de navaja suiza que vale para todo, ¿no?”. Bueno, podríamos verlas así y decir que serían unas sandalias tan polivalentes que podrían ser ideales para quien quiera unas que sirvan para todo tipo de terrenos, para quien no quiere complicarse la vida y tener una única con la que correr por asfalto, montaña, andar… Pero, vamos, que les va la marcha cañera, eso tenedlo claro.

Quienes conozcáis el modelo anterior, preparaos, porque se mantiene la misma filosofía de sandalia pero ahora son aún mejores gracias a las evoluciones en el footbed, el sistema de atado, … Vamos a verlas poco a poco y así entenderéis todos mejor porqué estoy poniéndolas por las nubes.

Las Hommo Sandals Godzilla Race 2 al detalle

Lo primero que muchos miráis en unas sandalias es su grosor. Pues bien, en las Hommo Sandals Godzilla Race 2 tenéis bajo los pies unos 10’5 milímetros, que vendría a ser medio milímetro menos que en la versión del año pasado.

Es un grosor ideal porque te permite sentir perfectamente el suelo que pisas pero te ofrece suficiente protección como para correr sin tener que preocuparte en exceso por las irregularidades del terreno.

En ese grosor están incluidas la suela, mediasuela y footbed, habiéndose eliminado una fina capa que había en modelo anterior para dar un pelín extra de protección. La verdad es que no la he echado en falta así que, mejor, porque se elimina una capa, se aligera y mejora la flexibilidad. Todo son beneficios, perfecto.

Mis Godzilla Race 2 (digo “mis” porque todos los modelos son personalizados, hechos para cada corredor como corresponde a una empresa artesana), miden 26’5 centímetros de largo (se podrían considerar prácticamente el número de muestra, un 9 USA si habláramos de zapatillas) y han marcado unos 164 gramos, bastante ligeras para el empaque que tienen.

Me parece buena cifra porque no se nota un exceso de peso que, a veces, dificulta porque notas cómo que te llevan el pie más de la cuenta pero tampoco las han dejado raquíticas, eliminando cosas que le den ese toque de contundencia que uno se espera en unas sandalias para la montaña.

La suela es de la casa Vibram, de un material que ha conseguido la cuadratura del círculo ya que es lo suficientemente duro como para resistir muy bien la abrasión pero sin que eso le haga perder capacidad de agarre en ninguna superficie, ni siquiera en mojado.

Vale que esta casa de suelas tiene materiales de primerísima calidad pero parece mentira lo que llegan a conseguir a veces (muchas otras empresas de cauchos matarían por conseguir algo así).

Si vas a usar las Godzila Race 2 para andar, tienes sandalias para media vida (mal que le pueda pesar a Hommo Sandals porque te va a tener que vender pocos pares ya que no los gastas), y si vas a correr con ellas, no sé cuántos kilómetros le vas a poder sacar pero seguro que pasan holgadamente del millar de kilómetros (por decir una cifra). De hecho, dudo que la suela sea el punto por el que acaben muriendo.

Seguramente te llama la atención la prominencia de los tacos, que no es muy profunda para unas sandalias que se promocionan como “para trail cañero” pero te aseguro que se agarran que da gusto en todas las superficies.

Al tener tantísimos tacos pequeños, son como minigarras que se aferran a las superficies duras muy bien y que, en el caso de que haya algo de barro, también son capaces de traccionar gracias a que son unas sandalias y se deforman y clavan en el suelo sin llegar a hacer mucho zueco.

Por supuesto, si hay barro chocolatero de ése en el que se hunden los pies, al final te falta tracción pero es que ahí sólo valen clavos de los de cross y casi ni con ésas. De hecho, para quien dude del agarre, que le pregunte a alguno de los que han sido capaces de meterlas en nieve y verá que también se comportan bien (yo soy incapaz de correr por ahí con ninguna sandalia).

El taqueado está distribuido en circulillos, con formas trapezoidales con lo que es un agarre multidireccional, no hay grandes espacios entre los tacos por lo que siempre hay apoyo y, como es durilla, no hay ningún tipo de flaneo ni hay posibilidad de que se arranquen los tacos.

No están todos a la misma altura y hay algunos con varios niveles… No sé, es una suela peculiar que quizá no se me habría ocurrido poner nunca en un calzado para trail running pero que, después de ver cómo me funcionó en el modelo anterior, me alegré de ver en esta segunda versión.

Aunque haya comentado que la suela de las Hommo Sandals Godzilla Race 2 es firme (muy firme), el tacto global que se percibe con ellas no es el de una tabla. Por supuesto, con ese grosor es firme y así debe ser para que tengamos una buena protección con tan poco grosor pero el trabajo de la mediasuela es muy bueno para que tengamos cierto confort. Hablamos de una diferencia de un 30% aproximadamente así que tampoco os penséis que va a ser una mediasuela blanduja.

Por encima y, como última capa, ya en contacto con el pie, una de las grandes innovaciones de 2017, el footbed antideslizande que denominan Anti Slip Hydro (ASH).

Es muy finito, menos de un milímetro, sintético y con un material tremendamente adherente, incluso cuando está mojado. Además, el dibujo que tiene, con esos bultitos, permite que el pie se pegue muy bien aunque esté mojado y, en caso de que esto pase, el agua se evacúa muy rápido. De hecho, si hace sol y calorcillo, aunque piséis charcos, queda prácticamente seco nada más salir de ellos.

Para mí, este footbed ASH ha sido una de las grandes mejoras y una de las poquitas cosas que le eché en falta al modelo del año pasado que utilicé mucho en excursiones por zonas de acantilados y rocas a pie de mar y, al mojarse el footbed, incluso siendo el sintético, me deslizaba un poquillo hasta que se secaba. Con este nuevo, niquelado, se acabaron los problemas.

Pasando ya a la parte de arriba de las Hommo Sandals Godzilla Race 2, quienes hayáis leído la review de las Nomad 2 o conozcáis alguno de los modelos de 2017 de Hommo Sandals ya sabéis lo que os vais a encontrar porque son análogas y la única diferencia es que se le ha añadido una presilla que sujeta el sobrante del final de la tira que ajusta el cierre de clic.

Como todas las sandalias de esta marca, no hay nada que asome en la suela sino que el nudo delantero y los pasadores de los laterales quedan totalmente ocultos. Esto minimiza el riesgo de que se rompan por el uso y, también, que puedan interferir porque los podamos notar al pisarlos.

El inicio de la tira del dedo ha pasado a ser plano, muy suave y, colocándolo con cuidado para que quede plano, tira muy fuerte sin molestar nada en el espacio interdigital y, al quedar planito sobre el dedo gordo, podemos apretar todo lo que queramos, que no va a hacernos rozadura ni va a moverse.

Poder apretarlas todo lo fuerte que queramos es importante en unas sandalias pero, sobre todo, en unas destinadas a correr fuerte por montaña así que a lo ya dicho, le podemos sumar el hecho de que el nudo del empeine lo podemos ajustar a nuestro gusto y, con una sencilla operación, podemos colocarlo más arriba o más abajo.

También podemos variar de manera muy sencilla la posición de la cinta de las Godzilla Race 2 en su paso por el empeine porque los pasadores laterales hacen un bucle y por su interior es por donde pasa la tira antes de dar la vuelta por detrás del tendón de aquiles, con lo que desliza con una facilidad pasmosa.

La ventaja que tiene este sistema no es sólo que nos podamos ajustar con tanta facilidad las tiras al ponérnoslas sino que podemos hacer la misma maniobra casi en marcha y, en apenas unos segundos, podemos cambiar completamente la tensión que tenemos aplicada y, por ejemplo, ceñirlas más antes de zonas técnicas o aflojarlas un poco si vamos a estar parados o si vamos a andar tranquilos.

Todo esto no tendría sentido si el sistema de cierre fuera farragoso y la verdad es que más sencillo no se puede porque ¿habrá algo más sencillo que un cierre de clic? La parte hembra queda cerca del nudo, en la parte interna, y la parte macho en el final de la cinta con lo que cierra en la parte externa del empeine, un poco ladeada para que no moleste en los tendones de la parte delantera.

Merece la pena trabajar un poco la primeras veces el tema el ajuste e ir afinándolo andando y corriendo en las primeras salidas, lo primero, para ponerlos a nuestro gusto y, lo segundo, para aprender a hacerlo con celeridad y a identificar cómo afecta el hecho de que aflojemos o apretemos un poco en cada una de las partes.

Una de las cosas más importantes en las sandalias es identificar todo esto, saber en detalle cómo podemos tunearlas para dejarlas niqueladas para lo que necesitamos, ¡hay que aprovechar la facilidad que tenemos para conseguirlo, algo que no es posible con unas zapatillas! ¿no?

Tras la parte macho del cierre hay una presilla elástica que, además de sujetar el sobrante de la cinta, se puede usar para que haga un poco de tope y no deslice, aflojándose.

La verdad es que son increíblemente fáciles de atar y de ajustar y esto es un placer para los que no llevamos muchos años en el mundillo de las sandalias ni las utilizamos de manera habitual como calzado de calle y de running. Para mí, es una de las características que más facilitan la popularización de las sandalias modernas porque, sí, el atado tradicional molará mucho y será muy sexy, pero donde esté la funcionalidad del que tienen en Hommo Sandals… ¡No hay color!

Como puede haber gente a la que le puede parecer insuficiente este sistema de atado o, para cuando hace falta un plus de sujeción (hay algunos que parecen cabras montesas con las sandalias y lo necesitan), Hommo Sandals ofrece de serie en las Godzilla Race 2 el sistema Octopus que, aunque sea sencillo en su concepto, es una pasada a nivel de funcionalidad y eficacia.

Es una tira con velcros en sus dos extremos y no hay más que pasarla por la parte trasera y atarla delante para añadirle un nuevo punto de sujeción a las sandalias. En realidad, se añaden tres, los dos traseros y toda la parte delantera y no sólo eso sino que, al quedar bastante alto en el empeine, aumenta aún más la sujeción.

El efecto es similar al que se consigue cuando te atas unas zapatillas utilizando el ojal adicional mediante el “nudo con orejas”.

Hommo Sandals Godzilla Race 2

Ahora mismo, las Godzilla Race 2 en la web aparecen disponibles en la web con el footbed ASH y con las cintas en rojo o en negro pero echadle un vistazo o preguntad a Hommo Sandals porque seguramente se incorpore alguna novedad a lo largo del año (p. ej. algún nuevo color) o sea posible poner otro footbed si lo preferís (por ejemplo, con el de piel de serraje afelpado quedan preciosas).

¿Qué os parecen estas sandalias todoterreno? ¿Nos vamos a dar una vuelta por la montaña con las Godzilla Race 2 a ver si somos capaces de encontrarles el límite?

5 Comentarios

  1. Me parecen geniales estas sandalias. Estoy corriendo con unas Merrell bare acces las cuales me encantan y quiero pasarme a correr con sandalias. He leído que estas hommo sandals no son como una tabla al pisar. Llevan algo de amortiguación como las merrell bare acces o este tipo de sandalias no llevan nada de amortiguación?

    • José, efectivamente, las Godzilla Race 2 no son una tabla pero están muy lejos de la sensación de unas Bare Access que, dentro de las minimalistas son relativamente “moderadas”.
      Si quieres un poco de amortiguación en las sandalias, tantea las Eiger 2 y verás, son una delicia y, como modelo de iniciación, a lo mejor te va mejor.

    • Un placer Víctor!!!
      Si por nosotros fuera, haríamos muchos más análisis de calzado minimalista, pero cuesta conseguir que confíen en nosotros las marcas minimalistas. De hecho, no sólo eso sino que muchos nos consideran “non gratos” y poco menos que el “demonio anti minimalismo”.
      Pero bueno, nosotros seguimos trabajando y haciéndolo lo mejor que podemos para intentar ganarnos la confianza de todo tipo de corredores (y deportistas). Gracias de veras por tus palabras, motivan mucho a seguir trabajando en esa dirección.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.