Vivobarefoot ONE

“Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Esta frase del maestro Yoda podría definir un poco la filosofía de VivoBarefoot dentro del mundillo de las zapatillas de running.

Es una marca que se esfuerza al límite para intentar educar a los corredores en los beneficios del barefoot running o minimalismo, para ello sólo hay que visitar su gran sitio web y ahí uno puede apreciar todo el trabajo que hay detrás de una marca tan pequeña en busca de educar al corredor para que saque el máximo provecho del calzado VivoBarefoot.

La marca comenzó hace una década, cuando Tim Brennan firmó un acuerdo comercial con la familia Clark para fabricar un modelo barefoot para el gran público. Terra Plana, que así se llama la empresa de los Clark, comenzaría a desarrollar y fabricar los modelos VivoBarefoot desde ese momento.

Curiosamente, Brennan había ido desarrollando sus prototipos los años precedentes. Entre ellos, el primero fue una Huarache, y no me refiero a la sandalia Tarahumara, sino a la Nike Huarache de principio de los 90, una zapatilla mítica que tenía un confort y ajuste tremendos y que Brennan utilizó como primer experimento, cortándoles la mediasuela completamente y agregando un trozo de goma que hacía las veces de suela. Tras varios meses de uso e investigación que respaldaran los buenos resultados que estaba percibiendo, decidió ponerse en contacto con la mayoría de marcas líderes del mercado pero ninguna le hizo demasiado caso.

En ese momento, Galahad Clark (amigo de la infancia) y Lancelot Clark (sí, sus padres debían ser muy aficionados a la mesa redonda), ambos dueños de Terra Plana, vieron con buenos ojos esa iniciativa y desde entonces VivoBarefoot ha estado diseñando y comercializando calzado exclusivamente minimalista.

Vivobarefoot ONE - Vivobarefoot

Quizá lo que diferencia a VivoBarefoot del resto de marcas es que creen firmemente en lo que su producto significa, creen que es un medio que acerca al usuario al medio ambiente y que un corredor puede verse muy beneficiado del uso correcto de sus zapatillas y, para ello, hacen multitud de conferencias, promociones, entrenamientos guiados y tienen un programa de preparación de “coaches” para, de esa manera, expandir el mensaje y explicar qué aporta el barefoot y qué es necesario para utilizar sus productos, porque hay que dejar una cosa clara: las VivoBarefoot no se pueden utilizar de golpe del mismo modo que se utilizan unas zapatillas convencionales.

No voy a explicar ni cómo llegar a adaptarse al minimalismo ni qué se necesita para ello, hay cientos de páginas dedicadas exclusivamente al tema donde se puede conocer el proceso de adaptación y la técnica objetivo, entre ellas, la de la misma marca.

Particularmente, esta adaptación me llevó dos años y hay que saber que es un proceso largo y que dependiendo del punto de partida de cada uno puede llevar más o menos tiempo ya que el tono muscular, la flexibilidad, movilidad y predisposición de cada persona es distinta. La mayoría de corredores pueden llegar a adaptarse, no todos sacarán beneficios y una parte no podrá llegar a un punto tan avanzado como el minimalismo, pero el proceso de adaptación, se avance más o menos, es recomendable para todo el mundo, puesto que esa adaptación del cuerpo es una de las partes clave en esa reducción de lesiones que muchos buscan en el minimalismo ya que el minimalismo también acarrea lesiones, pero una preparación o mejora del cuerpo siempre va a ser positivo en ese sentido para el corredor.

La VivoBarefoot One es uno de los últimos modelos de la marca, es la tercera zapatilla de VivoBarefoot que utilizo y, sin duda alguna, es la mejor con diferencia. Como podréis imaginar, analizar una zapatilla minimalista desde el mismo punto de vista que analizamos el resto no va a tener el mismo resultado, pero trataré de clasificar todo lo que quiero decir sobre la ONE en las categorías que hago en otros análisis.

Chasis y mediasuela

Claro está que una zapatilla minimalista tiene poco que analizar en una categoría como ésta. Muchas veces, en el minimalismo, menos es más y en este caso el chasis y mediasuela son bastante sencillos de explicar.

Vivobarefoot ONE - Perfil puntera

La VivoBarefoot One cuenta con un chasis de 3 mm de perfil, compuesto de V-Sense TPU que forma la suela también, todo en una misma pieza.

Este compuesto es Poliuretano Termoplástico de bastante consistencia, por lo tanto va a ser duradero y prácticamente indeformable, lo que garantiza que la zapatilla va a permanecer desde el primer día hasta el último con el mismo rendimiento de chasis.

Vivobarefoot ONE - Perfil interior

Encima de esta mediasuela se encuentra la plantilla, de otros 3 mm. En total, hablaríamos de un perfil de 6 mm en la zapatilla, pero VivoBarefoot te ofrece esta opción en varias de sus zapatillas, la de utilizarlas con o sin plantilla. La plantilla es mullida y es lo que ofrece ese pequeño punto de amortiguación que tiene.

Para los más avanzados o puristas, la opción sin plantilla multiplica las sensaciones percibidas, particularmente me ha gustado su uso con plantilla y calcetines y, en caso de querer más sensaciones, usaría la zapatilla sin plantilla y sin calcetines.

Evidentemente, el drop de la Vivobarefoot One es de cero, no existe diferencia de altura entre el talón y la punta, es una zapatilla totalmente plana, con 6 mm de antepié y 6 de talón.

Vivobarefoot ONE - Perfil exterior

El chasis tiene un par de pequeñas pestañas laterales en el centro del talón que es un pequeño uso de la geometría para recoger mejor el pie sin interferir mucho y ganar cierta estabilidad. En realidad, no creo que el objetivo fuera darle estabilidad en carrera sino en los usos alternativos de la zapatilla, además, se controla un poco más los movimientos del pie por lo que el upper reduce un poco su carga de trabajo.

Vivobarefoot ONE - Talon

La plantilla, que literalmente es la mitad de la mediasuela, es una plantilla especialmente moldeada para este modelo. No es una plantilla estándar, cuenta con una serie de hexágonos en relieve en la parte inferior que son los que proporcionan la pequeña absorción que tiene la zapatilla, se adapta perfectamente a la horma y no da la más mínima molestia, algo importante cuando existen plantillas removibles en zapatillas minimalistas.

Hago referencia a esto porque el calzado minimalista suele ser tremendamente flexible (de hecho es una de sus características primordiales) y muchas plantillas, si no están perfectamente diseñadas para esa horma, acaban por crear pequeñas arrugas o surcos de flexión con el paso del tiempo que, a la hora de correr sin calcetines, puede dar algún problema.

Suela

La suela es una de las partes que más me ha gustado de la One sin duda alguna. Esta suela -que a simple vista parece de lo más simple del mercado- ofrece un rendimiento increíblemente bueno.

Vivobarefoot ONE - Suela

VivoBarefoot clasifica sus suelas en tres clases distintas: On Road, Off Road y Amphibious.

El modelo One, que es el que nos ocupa, cuenta con la suela tipo ON ROAD, especialmente diseñada para superficies homogéneas como el asfalto, aceras, cinta de correr, etc. En este tipo de superficies, su agarre es realmente bueno.

Hay que hacer hincapié en este tema, ¿cómo una zapatilla sin apenas taqueado puede conseguir un agarre tan bueno? Se debe, principalmente, a dos cosas.

En primer lugar, su dibujo: a base de hexágonos, combinando hexágonos “vacíos” y “llenos”. Los vacíos son los que aportan agarre y tracción, situados en las zonas de máxima presión y necesidad de agarre de la zapatilla; mientras que los “llenos” se sitúan en zonas de menor uso, como la puntera exterior o el perímetro de la suela. Cada hexágono está ligeramente separado del resto, pero lo suficiente para permitir que los bordes de cada hexágono tengan movimiento para aportar esa tracción o adaptación al terreno, además, esto permite un buen manejo del agua cuando corremos en superficies mojadas.

Vivobarefoot ONE - Suela hexagonos

En segundo lugar, su material: sin duda, es el protagonista principal de la suela, el acabado V-Sense de TPU aporta durabilidad y una grandísima adherencia en seco y mojado, en este último caso está por encima de la media y superando alguna VivoBarefoot anterior, no es que vaya a ser una lapa, pero sí ofrece una buena dosis de seguridad en este terreno.

Hay que hablar de varias de las virtudes que ofrece la suela de la Vivobarefoot One, entre ellas por ejemplo se puede destacar que es un modelo con el que se corre poco riesgo de que se peguen piedrecitas, barrillo o tierra en la suela. No es que sea un modelo off road, pero por caminos de parque, hierba o superficies en muy buen estado es perfectamente utilizable la suela, que posee tecnología Anti-Puncture, es decir, que resiste a la rotura que puede provocar alguna piedra o material puntiagudo en las suelas. No es que sea una placa antirroca ni mucho menos pero, aunque vas a notar cada pequeña piedrecita, es poco probable que acaben por afectar a la suela.

Hablando de las sensaciones o feedback que se suele llamar, la zapatilla es donde destaca sobremanera. Es, posiblemente, su mejor atributo, las sensaciones de terreno que es capaz de ofrecer la suela de la One es de muy alto nivel, dentro de modelos directamente rivales como la Vapor Glove, Minimus Hi-Rez o la X150 de Inov8. La One es mi favorita en este apartado, con diferencia.

En Vivobarefoot trabajan mucho el aspecto de las sensaciones. No sólo es importante a nivel de público ya que muchos de los minimalistas siguen una corriente cercana a la naturaleza (llamémosle así)  y les gusta percibirla a través de sus pies sino que, funcionalmente, mantener el cuerpo en continuo intercambio de información con el suelo mantiene alerta al mismo para evitar sobrecargas, algo que las zapatillas más amortiguadas filtran bastante.

Vivobarefoot ONE - Hexagonos

La durabilidad es aceptable, no es especialmente destacable, tampoco es una zapatilla que sufra un desgaste prematuro, entraría dentro de la normalidad así que se le puede sacar bastantes kilómetros. Hablar de una cantidad concreta es muy complicado pues, como ahora explicaré, la One no se limita al running; la técnica, peso y biomecánica son muy importantes en cuanto al desgaste que se realice.

Por lo que puedo apreciar, el par que he usado para la prueba es muy probable que me dure cerca de 700 kilómetros sin problemas, aunque podrían ser más si no fuera porque no las uso solo para correr.

El propio nombre de la zapatilla ‘THE ONE’ hace referencia a lo que Vivobarefoot quería conseguir, una zapatilla para todo, para caminar, correr, vestir, ir al gimnasio e incluso otro tipo de usos alternativos. Les llevó tres años desarrollar un modelo que valiera para todo esto pero han conseguido una zapatilla muy apta para el uso a diario del minimalista habitual, o del ocasional en periodo de adaptación.

Es una grandísima opción para el trabajo de propiocepción, he trabajado con ellas mucho en Bosu y agarran de maravilla, además, transmiten perfectamente las sensaciones que da la superficie del Bosu. También las he utilizado para técnica de carrera, trabajo con vallas, circuitos de agilidad y, cómo no, para el trabajo de pesas donde suelo usar siempre calzado minimalista o de transición. Para todas estas actividades, la zapatilla ha respondido perfectamente bien, incluso en cinta, algo que no suelo utilizar demasiado, pero no he tenido la más mínima queja en este aspecto.

Upper

El upper de la VivoBarefoot One viene un poco inspirado por el de la Aqua Lite, modelo anterior a la One y que claramente ha sido una de las bases sobre las que han desarrollado esta zapatilla. No es tan sencillo como podría parecer, tiene sus horas de diseño detrás que han llevado a la marca a construir un buen upper.

La malla es Hex Mesh, un mallado en forma de panal (por si no os ha quedado claro a estas alturas, el hexágono es el símbolo de la marca por excelencia) bastante bien reforzado, pero que permite una transpirabilidad y ventilación sobresalientes.

Vivobarefoot ONE - Malla

Está construida a base de fibras de botellas de plástico recicladas, a muchos corredores minimalistas les gusta estar en contacto con el medio, sentir el viento, la temperatura, e incluso el agua, entre otras razones muchos optan por sandalias por esto mismo, la One intenta conseguir que el corredor mantenga algo de este contacto. La ventilación es muy buena y, aunque no me gusta entrar en zonas muy mojadas con zapatillas sin protección contra el agua, hay que decir que con la One, el agua entra directamente al pie, eso sí, se seca rápidamente, tanto el pie como la malla.

Los refuerzos que dan estructura al upper son de dos tipos, sintéticos y termosellados.

Los sintéticos los podemos ver en la zona de la puntera, una pieza de gran tamaño que forma la protección delantera y también en la zona media del upper formando el collar y el sistema de cordones, estas zonas tienen este tipo de tiras porque son una garantía a la hora de hacer un upper con un poco de estructura.

Vivobarefoot ONE - Upper puntera

En cambio, la zona media, que transmite la tensión de los cordones, y la zona del talón son termoselladas. VivoBarefoot las llamas V WEB, es una serie de tiras de Poliuretano formando triángulos que dan soporte lateral a la zapatilla, soporte mínimo en comparación con una zapatilla clásica, pero que se deja notar si lo comparamos con un modelo de su segmento. Es evidente que este V WEB va con doble intención, ajustar y transmitir los esfuerzos de los cordones para el running y también servir de estructura lateral para los usos alternativos (trabajo de gimnasio, propiocepción, etc).

Vivobarefoot ONE - Termosellados

El talón es interesante porque, como cualquier minimalista, no cuenta con un contrafuerte rígido, lo que va en contra de la filosofía minimalista. Sin embargo, para darle estructura Vivobarefoot ha utilizado un pequeño truco, ha metido en el talón un pequeño panel (similar al tacto a lo que podría ser una radiografía) para dar forma al talón y que éste no adquiera formas inadecuadas, para que se adapte más o menos a la forma del pie pero no interfiera demasiado.

Vivobarefoot ONE - Detras

En la parte interior del upper existe una pieza de DriLex Fantasia, es un material similar a la Lycra con grandes propiedades de manejo de la humedad, la versión Fantasia de este material es muy apta para el uso en calzado deportivo y soporta muy bien la fricción y rozaduras. Es perfecto para correr con ellas, lo que hace el Drilex es recoger la humedad y redistribuirla, tanto por el Drilex como por los materiales adyacentes.

Además, y como es un modelo que tiene que permitir correr descalzo, el Drilex tiene un tratamiento Aegis, es un tratamiento microbiano contra el olor, que lo consigue a través de tres pasos es destruir las bacterias que causan el olor.

Aparte de todo ésto, el Drilex es bastante agradable con el pie, similar a la lycra y elástico, responsable de que se pueda utilizar la ONE sin calcetines y sin problemas ya que, además, protege al pie de la capa exterior del upper y las juntas de los termosellados que, si bien no son demasiado agresivas, al tacto con el pie desnudo tampoco serían agradables.

El collar es alargado, sin acolchado, con paredes finas, altura baja, buen tacto… vamos, lo que debería en una zapatilla de estas características, es complicado que vaya a dar problemas de ningún tipo.

Vivobarefoot ONE - Collar

Dejo para el final una de las partes que menos me han gustado. No es que me haya supuesto ningún problema, pero es simplemente la que menos me ha gustado dentro de lo gran zapatilla que es: la lengüeta y los cordones.

Es una zona que podría mejorar, la lengüeta es delgadita, agradable y con un acolchado superior muy bien ejecutado y pensado, lo último que quieres es notar la tensión de los cordones en el empeine. Ahora bien, la lengüeta se mueve y arruga un poco por los laterales. Corriendo es poco probable, pues la colocas y tampoco pierde posición, pero en actividades complementarias, la lengüeta se menea algo más que lo que preferiría al deformar algo el upper.

El sistema de cordones no es malo, pero tiene demasiados agujeros muy juntos, lo que hace que haya mucho cordón en muy poca superficie por encima del pie y hace difícil el customizado de la lazada. No es nada importante, pero está ahí, y los cordones tampoco es que sean malos, pero sí son demasiado largos para una zapatilla minimalista.

Vivobarefoot ONE - Cordones

No suelo romper las mallas de las zapatillas, y evidentemente no he empezado por ésta, pero una malla superior tan dura en ciertas personas podría romperse. Aunque éso es algo que tendrá que decir el mercado porque yo no puedo comprobarlo.

Horma

Como en toda zapatilla minimalista, prima el espacio y la libertad del pie, sobre todo en la parte delantera.

La One es uno de los modelos más generosos en el antepié, incluso teniendo un pie ancho es poco probable que no se puedan expandir los dedos con total libertad en el apoyo. Por ejemplo, en modelos rivales como la Vapor Glove, el espacio es algo más contenido. En la One existe todo el espacio del mundo antes de que el upper intervenga.

Vivobarefoot ONE - Puestas

La zona media es la más reforzada, con los cordones, el V WEB y demás proporciona un ajuste bastante bueno, pero como en todas las VivoBarefoot, la presencia del arco es inexistente, por esto mismo la horma es ancha también en la zona media y el ajuste se relaja un poco al no tener ayuda del arco.

En Vivobarefoot creen que el arco del pie no debería existir pues el propio pie pone los límites al correr, por ello diseñan sus modelos sin nada de arco, de ahí que la suela parezca la de una zapatilla de control de movimiento, siendo todo lo contrario pero teniendo en común la inexistencia de arco.

El talón estaría en las medidas normales, quizá también ligeramente ancho, pero el upper hace una buena labor de pegarse al pie, y el molde del talón se adapta bien a la forma de éste y no existe ningún problema a pesar de esta anchura.

La puntera de la zapatilla es una zona que me gustaría destacar, cuenta con una forma bastante cuadrada. La mayoría de minimalistas adquieren esta forma concreta debido a que permite un mayor rango de movilidad del dedo más importante, el gordo, el primer metatarso. Como ya expliqué alguna vez con el calzado Tabi japonés, este dedo es muy importante en el equilibrio y la transmisión de la fuerza y hay que darle movilidad.

La gente con empeine alto, sobre todo en la unión de los dedos, son los únicos que podrían tener alguna falta de confort con la One. Es un poco bajita en la unión de los cordones con la malla, justo donde empieza a elevarse el empeine, no es probable que pase pero si eres de los corredores con esa zona especialmente elevada, tenlo en cuenta.

Amortiguación

¿Qué puedo decir? Evidentemente, la amortiguación es inexistente o casi inexistente, depende de si utilizamos o no la plantilla de 3 mm que, básicamente, es toda la amortiguación que la One posee como buena minimalista pura.

Lo que sí hay que decir es que a la falta de amortiguación hay que acostumbrarse y estar seguro de lo que se puede y no se puede utilizar. Hay que ir en progresión descendente y tener el pie preparado para el estrés que provoca la falta de amortiguación. Una vez acostumbrado a ésto, no hay problema pero para mucha gente requiere de muchísimo tiempo, de ahí buena parte de las lesiones por estrés que ha tenido mucha gente que ha transicionado al minimalismo.

Vivobarefoot ONE - Amortiguacion

La amortiguación, para los minimalistas más radicales, es el demonio, pero hasta que uno se acostumbra a este tipo de calzado es necesaria como protección y filtro.

Conclusión

La VivoBarefoot One es un gran modelo minimalista, de los mejores del mercado actualmente. Reúne todas y cada una de las necesidades que un corredor puede requerir de un modelo bastante radical: drop 0 mm, espacio de sobra en antepié, buena ventilación, gran flexibilidad, perfil muy bajo y un alto nivel de feedback.

Apenas tiene partes malas, sí zonas que podrían mejorar levemente como las comentadas de la lengüeta y el sistema de cordones pero, por lo general, roza un gran nivel en materiales, construcción y acabados.

Hay que resaltar el esfuerzo que, como marca, hace VivoBarefoot no solo en enseñar a sus clientes, sino también en informar. Es la única marca que informa perfectamente de dónde se fabrican sus productos y de dónde proceden sus materiales, para lo bueno y lo malo. Te dicen que fabrican en China porque si no, no podrían existir, pero que exigen unas condiciones laborales dignas. Además, te dicen que su objetivo es ser conscientes medioambientalmente y lo intentan por todos los medios necesarios sin que eso afecte al rendimiento de la zapatilla.

Para que os hagáis una idea, y como he dicho antes, muchos minimalistas son gente muy cercana al medio ambiente y a la naturaleza, entre ellos muchos vegetarianos así que la One es ‘100% vegana’, cada uno de sus materiales es consecuente con el medio ambiente ya sea porque su producción no produce residuos perjudiciales o porque proviene de material reciclado.

Si alguna vez os habéis preguntado porqué una Cumulus vale 100€ y una Vivobarefoot también, ahora sabéis que los materiales, aunque parezcan iguales, no lo son. Éso, y que las empresas no tienen precisamente el mismo tamaño y capacidad, hace el resto.

Quizá la One no sería mi primera minimalista pura. La usaría, sobre todo, después de haber utilizado otra menos agresiva, por ejemplo alguna de 10 – 12 mm de perfil y cero drop, siempre hablando de running. Si lo que buscas es un modelo minimalista total para pequeñas carreras de adaptación y, sobre todo, para uso diario de gimnasio, caminar, etc., y aún estas en transición, podrías darle uso.

Usuario tipo

  • Corredores minimalistas expertos que busquen una zapatilla para entrenamientos a ritmos más lentos de 3.45 min/km en terrenos en buen estado (asfalto, tierra sin piedras, hierba).
  • Corredores en transición que busquen un modelo minimalista para usos complementarios como pequeñas carreras, propiocepción, técnica o gimnasio. En este caso, si corres con ellas, iría muy poco a poco, tanto en uso como en distancias.

3 Comentarios

  1. Poco a poco vamos viendo más análisis de zapatillas minimalistas. A ver si otras marcas se animan y ponen a disposición sus zapas a los probadores para tener unas mínimas referencias de las mismas.
    Como siempre un gran análisis.

  2. Buen analisis jonatan,

    Estoy de acuerdo en tu comparativa con la hirez o la vapor glove, la one da un feedback algo mejor que las otras dos, sin embargo en el conjunto de la zapatilla a mi personalmente me gusta algo mas la hirez. A dia de hoy roto las tres en todas mis salidas por asfalto de forma indistinta, si bien uso algo menos la one que las otras dos (la cuarta en discordia, la innov xtreme 138, que en mi opinion es algo mas radical para asfalto que la 150 ,probablemente la acabe probando pronto).

    Respecto a la durabilidad, mis one tienen sobre 500km y tienen pinta de aguantar otros 500. Las primeras vapor glove duraron 1400km y las hirez 910km. Asi que lo normal es que las one acaben entre medias de las dos.

    Respecto a coste, estoy de acuerdo en lo que apuntas, ademas los materiales representan unos 20 euros approx. de un coste tipo sobre 100 euros, la fabricacion otros 10 y el resto son margenes (fabricantes, transporte, investigacion, promocion, tienda, etc).

    Las zapas minimalistas requieren un gasto de fabricacion y materiasles para conseguir la flexibilidad y durabilidad y ademas sin generar rozaduras internas (para usarlas sin calcetines) que no se diferencia tanto de unas convencionales amortiguadas. Mirar los materiales “al peso” para justificar el coste de una zapatilla en mi opinion es un error (y como mucho representaria 10 o 15 euros), por esa misma regla de tres una voladora de 110g tendria que costar mucho menos que una de 350g.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.