Prácticamente todas las versiones actuales de las zapatillas de Zoot han supuesto un gran cambio respecto a las de la colección anterior, tanto a nivel estético como a nivel de rendimiento y de materiales pero, posiblemente, una de las que más han cambiado han sido estas Ultra Race 3.0 que, aunque mantienen el mismo tipo de usuario objetivo, la zapatilla en sí misma ha cambiado mucho.

Entre esas mejoras que introduce y el look tan llamativo que tiene (tanto por tener una pinta un tanto “rara” como por el colorido y diseño del upper), es imposible que no capture las miradas de propios y extraños. Vamos a analizarla en detalle a ver si cumplen con esas expectativas que levanta ;-D

Mediasuela

Posiblemente la mediasuela no llame mucho la atención a muchos pero todo el que sea un poco curiosón, seguramente encuentre unos cuantos detalles en los que quedarse embobado un rato mirándolos. A nivel de compuestos, es bastante sencilla porque recurre únicamente a dos (ZVA y Z-Bound), pero las formas y grosores que van adquiriendo nos demuestran que tiene mucho trabajo detrás de ella:

  • ZVA es el compuesto principal y forma prácticamente toda la mediasuela (todo lo que vemos en blanco). Es un tipo de EVA bastante ligera pero que creo que habría que destacarla por el tacto que ofrece: tirando a firme, sin mucho recorrido y con muy buena resistencia a la fatiga (aguanta muy bien el paso de los kilómetros, tanto en la propia sesión como a nivel de acumulación según va pasando su vida útil).
  • Z-Bound, que vemos en azul únicamente en la zona de los metatarsos, y que se encarga de darnos un poco de rebote justo en la zona que recibe el impacto cuando vamos rápido y donde se produce el inicio del impulso que damos cuando empezamos la fase de despegue.

Al mirarla desde los laterales, puede asustarnos la pinta que tiene el talón, con un gran mazacote de ZVA bajo los tobillos pero, cuidado, esa no es la altura que tiene realmente sino que es sólo una prolongación de la mediasuela por los laterales para acumular compuesto que nos ofrezca amortiguación y que le de cierta estructura.

De hecho, la zapatilla es bastante baja y tiene únicamente 23 milímetros en talón y 13 milímetros en puntera (10 milímetros de drop), percibiéndose incluso más cerca del suelo cuando vas en marcha con ella.

También llama bastante la atención que la horma es muy curvada, pero no sólo en la puntera como se suele ver en muchas zapatillas sino que también viene ya desde el inicio del talón.

Con todo esto, lo que se consigue es una transición tremendamente rápida ya que la entrada de la pisada es muy limpia (tanto si pisas de mediopié como si pisas de talón) y notas cómo se te lanza vertiginosamente hacia delante el pie. Es justo en esos momentos (cuando le das gas) en los que se agradece el que vayas tan bajito y cercano al suelo y el tacto firme ya que te concede una estabilidad que es básica para que no se te descontrole el pie.

No obstante, en toda esta “actuación”, todavía nos falta incluir a uno de los actores principales, el CarbonSpan+, esa placa de carbono que vemos asomar en la zona central del mediopié cuando la miramos desde abajo. El CarbonSpan+ no es únicamente una sustitución de las típicas piezas de TPU que se suelen colocar en el mediopié de las zapatillas sino que la placa continúa también hacia delante y es la responsable, entre otras cosas, del “efecto catapulta” característico de las Zoot, amén de ser un elemento básico en la gestión de la torsión, control, flexión, etc. de la zapatilla.

Para alguien que viene del mundillo del triatlón, ver cómo se usa la fibra de carbono para estos propósitos es lo más normal del mundo y es un placer ver que se ve presente también en las zapatillas de running, ya que es un material que ofrece muchísimas ventajas por lo ligero que es, por cómo flexa y recupera la forma, cómo resiste a la fatiga, etc. y ahora que se va teniendo cada vez más controlado el proceso de fabricación y producción y que casi se puede hacer lo que se quiera con él a unos costes razonables, es normal que poco a poco lo vayamos viendo introducido en productos donde antes era poco menos que ciencia ficción el pensar en incluirlo.

Y, bueno, si pensabais que ya teníamos a todos en la fiesta, vamos a dejar sumarse a las ranuras de flexión, sobre todo a la que cruza de lado a lado a la altura de los metatarsos y que al coincidir al final del CarbonSpan+, es la que permite coger ese punto de flexibilidad previo a salir volando con ellas. Aunque veáis sólo ésa ranura y una parcial un poco más adelante, os aseguro que flexa muy bien y que el latigazo que pega es tremendo.

Un punto curioso es el talón, por la forma cuadrada que tiene (creo que sólo lo he visto tan marcado en algunas Zoot) y es, además de por ser una buena forma para esa zona (al menos según los ingenieros de Zoot), porque facilita mucho el gesto de quitártelas pisándolas con la otra zapatilla (como se hace p. ej. el los duatlones o acuatlones) a lo que ayuda también la ligera inclinación que tiene hacia atrás.

Aunque se vea así de grandote (el talón), no es tan intrusivo como parece y, aunque le zurremos en esa zona al impactar, como está parcialmente desacoplado (vemos una ranura de flexión en el talón), la entrada es bastante progresiva.

Suela

En la suela encontramos el que es (para mí) el único punto negativo claro que le encuentro a las Ultra Race 3.0 (hay otro punto que vamos a ver en el upper que a algunos le ha dado problemillas pero creo que es más por cosas de cada uno que porque sea un punto malo). En la siguiente foto vemos cómo está la puntera después de tan sólo tres salidas en las que no han llegado a acumular ni cuarenta kilómetros.

Reconozco que fueron todas rodando ligerito y que cuando voy así, tiendo a gastar mucho las zapas de bastante adelante pero, caray, más de la mitad de esa distancia la hicieron en pista y en tierra compacta, que desgasta mucho menos que el asfalto. A las zapas voladoras se les suele conceder un poco de bula en el tema de la duración pero es que en este caso estamos ante unas que no son radicales así que me sorprendió al ver cómo habían quedado ya desde la primera salida.

No obstante, ojo, tampoco nos llevemos las manos a la cabeza porque creo que es simplemente un pequeño defecto que sería fácilmente solucionable poniendo un poco de caucho más resistente en esa zona porque si nos fijamos en la siguiente foto, vemos que la suela no anda precisamente desprotegida y que la única parte de ZVA expuesta es la delantera exterior.

De hecho, la primera impresión de la suela es justo al contrario y casi asusta ver tanto caucho (ZCR, Zoot Carbon Rubber) y podemos pensar que, “vale, va a durar muchos kilómetros pero eso pesará un quintal, ¿no?”. Nada, tranquilos, porque es una capa muy finita así que no penaliza la báscula (unos 230 gramos en el 8,5 USA de la prueba).

El agarre es muy bueno en todas las superficies y, aunque en asfalto ya me lo esperaba, me ha sorprendido que no flaqueara al sacarla fuera porque es muy lisita, sin apenas surcos.

En definitiva, mucho contacto con el suelo ya que también una plataforma muy generosa en anchura, lo que le da una buena estabilidad y agarre. Por último, mencionar los tres agujeros de drenaje y darle un toquecillo de atención al que queda en la parte interior porque, entre que es algo más grande y que está en la zona de ZVA, deja entrar con demasiada facilidad las piedrecillas que se quedan ahí enganchadas.

Upper

Sin duda alguna, el upper es lo más llamativo de la zapatilla y sería difícil decir qué es lo que más captura tu mirada: el diseño, la forma de la ojetera y cordonera… así que vayamos por partes.

Toda la parte superior está basada en TEKsheen (toda la parte que vemos en amarillito con las “Z”), tejido que también utilizan en algunas de las prendas (generalmente de compresión) y que permite construir un upper sin costuras que se adapta al pie como un calcetín.

Es prácticamente de una única pieza, ligeramente elástico, muy transpirable y muy agradable al tacto, cualidades imprescindibles para poder hacer una zapatilla que permita su uso sin calcetines incluso en las condiciones en las que suele usarse en los triatlones (puesta de cualquier manera, con los pies húmedos y probablemente con tierra recogida al ir corriendo descalzo durante la transición). El interior va recubierto de otro tejido aún más suave y, por supuesto, sin costuras, con lo que la combinación hace que, como pongo algunas veces, sea casi más cómoda sin calcetines que con ellos.

Para darle estructura y protección tiene un material plástico que recorre todo el “reborde” de la zapatilla (lo que vemos en grisáceo) y, la verdad es que contrasta un poco por el tacto rígido frente a la suavidad del resto. Si lo vamos analizando por zonas, vemos que en la puntera le da una protección muy buena (sin ella, seguramente “durarían dos patás”) y, aun así, se le añade un trocito de reflectante en el dedo gordo para que hagamos el agujero de rigor.

Esa pieza llega hasta el mediopié, desde donde sale una que recubrirá toda la parte trasera, siendo ésta mucho más alta. Desde ella salen además los tres pares de ojales (dos desde la pieza delantera y uno desde la trasera) y que configuran una ojetera bastante llamativa pero bastante eficaz ya que tira directamente desde la base y al tener elásticos en vez de cordones, la adaptación a nuestro pie y el ajuste que da no sólo es bueno sino que es, literalmente, perfecto para nuestro pie ya que coge la forma justa que éste tenga.

No obstante, ojo, que esto no quiere decir que sea la panacea porque hay que acostumbrarse un poco a él. No a todo el mundo le gusta y si eres de los que gustan de llevar sensación de ir muy ajustado, a lo mejor no es tu solución ideal porque tienes que apretar mucho los elásticos para conseguir esa sensación y, al tener muy finita la capa del TEKsheen, puede producirte ciertas molestias.

La cordonera y el sistema de atado no son como los que hemos estado viendo en las últimas Zoot que hemos ido analizando (Ultra TT 5.0, Ultra Tempo 5.0, etc.) sino que es simétrica y el “atado” se hace con una presilla clásica.

Centrándonos en la zona del collar, vemos que los bordes están rematados con un dobladillo de tela suave, que no tienen acolchado y que envuelven muy bien el tobillo porque son relativamente altas de la lengüeta (teórica lengüeta porque hemos dicho que son como un calcetín) y del aquiles pero bajitas de tobillo.

El ajuste de esta zona es muy bueno, para los que están acostumbrados a voladoras la sensación es lo más normal del mundo y, para los que están acostumbrados a algunos de los súper acolchados que tienen algunas zapatillas de entrenamiento, no tienen más que darle un par de oportunidades para ver que no hace falta meter tanto colchón para ir cómodo. Al menos, cuando se quiere ir rápido.

No obstante, a pesar de que todo el collar está muy bien, tenemos el punto que antes comentamos que estaba dando algún que otro susto al personal ya que la tira que tiene en la zona del aquiles, al ser del material plástico grisáceo, puede producir rozaduras al hacer la flexión del pie cuando corremos.

Con calcetines altos no da problemas pero con bajos o sin calcetines, es cierto que si queda un poco doblado hacia dentro (o sin necesidad de ir así), se han dado caso de rozaduras indeseadas. Muchos lo han solucionado de una forma muy sencilla, corando esa tira ya que su única función es la de ofrecernos un agarre para calzarlas más rápidamente.

La verdad es que es una pena porque ese problemilla le ha creado cierta “mala fama” a este modelo y ha hecho que se extienda la falsa creencia de que las Zoot tienen mal diseñada la zona del aquiles cuando no es así ya que, si no, no las llevaría tantísima gente tanto entrenando como compitiendo (me refiero a modelos con diseños similares).

Por último, una pequeña mención a la horma que, como os podéis esperar, al ser con este tipo de upper, viene a ser como una horma personalizada porque, siendo relativamente amplia en cuanto a la anchura, luego simplemente hay que dejar que el TEKsheen haga su función y se mimetice con nuestro pie. Es decir, que no hay que pensar que si amplia de una u otra zona porque cede y se amolda a lo que haga falta, por increíble que parezca.

Lo único que quizá remarcaría es que al tener tan curvada la puntera y el refuerzo plástico (no el del dedo gordo sino el que recubre toda la puntera) y, que cierran más en punta de lo que parecen, pueden producir alguna pequeña molestia en la punta de los dedos si no las coges de la talla adecuada. Es decir, si te dejas llevar por la sensación de amplitud que da este upper y tiras a por media talla menos, lo mismo luego te encuentras con que te quedan cortas así que la recomendación sería mantener la misma talla que en el resto de zapatillas (o, si las zapas de referencia ya nos quedan ajustadillas, tirar a por medio número más).

¿Qué tal corren?

Si hemos empezado diciendo que son voladoras, pues es fácil esperar que aquí digamos que corren mucho pero, bueno, maticemos porque, aunque sean zapatillas rápidas, no son unas “pura sangre”.

Tienen una amortiguación de tacto firme, con poco recorrido, son bajitas, la transición de pisada es rapidísima… vamos, que te invitan a ir a ritmos ligeros continuamente y te vas picando hasta con tu propia sombra pero no son las zapatillas ideales para ponerse a ritmos por debajo de los 3 min/km.

Ahora, si en lugar de ir a ritmos estratosféricos, vas “sólo” a ritmos de los de “volar bajo”, ay amigo, entonces ya sí que empiezan a ser un arma tremendamente versátil ya que te pueden permitir moverte en un abanico de ritmos muy amplio. Te van a responder cuando vayas dándole por debajo del 3’30’’/km y no se te van a quejar si bajas un poco el ritmo y te acercas a los 4’/km. La razón, muy sencilla: cuando vas rápido y vas pegándole de mediopié o antepié, apenas tienes chicha debajo y la puntera está muy curvada así que con la ayuda del CarbonSpan+ sales disparado hacia delante y te devuelven toda la fuerza que imprimes en la pisada… y cuando vas algo más tranquilo y llegas a apoyar el talón (porque has impactado con él o porque lo has terminado apoyando tras una entrada de mediopié), detrás tienes suficiente cantidad de ZVA como para que sientas cierta amortiguación.

Me han gustado especialmente para ir sobre asfalto porque, sin saber bien por qué, en terreno blando les noto que pierden más respuesta de la que esperaba (contaba con que al ser tan finitas y firmes, en terreno blando las agradecería incluso mejor que en asfalto pero no ha sido así).

Como quedan como si fueran un calcetín perfectamente ajustado, son como una prolongación de tus pies y puedes hacer con ellas lo que quieras, sin tener problemas en arrancadas, giros bruscos, etc.

Quizá sólo les penalizaría un poco en terrenos un poco puñeteros (muy revirados y con muchas piedras) el hecho de que son algo anchas y muy bastante estables porque notas que se empeñan en hacerte pisar bien y a veces lo que necesitas es que la zapa se despreocupe de ti y te deje retorcer el pie hacia todos los lados.

Usuario Tipo

El uso “genérico” podría ser algo como: todo el que quiera unas zapatillas voladoras neutras no radicales con las que moverse en ritmos sub 4’/km prácticamente en cualquier distancia.

Sin duda es una delicia para los triatletas porque amén de los guiños triatléticos que tiene, puede ser una zapa prácticamente para todo, desde distancias cortas hasta larga distancia ya que el abanico que permite de ritmos y pesos es muy amplio.

Para carreras por debajo de 10K (incluso hasta maratón), hay que ir muy, muy rápido para que se queden cortas (pongámosle que habría que ir más rápido de 3’20’’/km) y, sin embargo, mientras no vayas más lento de 4’/km, con ellas, puedes ir hasta el infinito y más allá.

Pueden ser también muy útiles como zapatillas rápidas para esos días en los que toca meter unas cuantas series o cambios de ritmo y además rodar con ellas porque con unas zapas, apañamos todo.

Y también pueden dar bastante juego a los corredores de cierto peso que quieran dar el salto a por unas voladoras pero que tengan cierto reparo a meterse con cosas muy ligeras porque con éstas van a tener algo con la suficiente consistencia como para ir protegidos a la vez que van a ir con un buen motor.

Peso de la zapatilla: 252 gr.

13 Comentarios

  1. Aunque me haya declarado públicamente fan de su “hermana pronadora” (Ovwa), eso no quiere decir que no quiera también a ésta, ¡¡¡eh!!! ;-D

    Posiblemente una de las Zoot que más ha cambiado (estéticamente y a nivel de rendimiento) en la última versión y por ha gustado tanto… no pasa desapercibida, no 😀

    Si lo que buscáis es una voladora no radical muy versátil y con un upper increíble no dejéis de catarla porque puede haceros tilín ;-D

  2. Buenas morath,

    Como siempre, buen review.

    Otra desconocida que ya “conocemos”. A mí también me gusta algo más la ovwa (aunque no sea oficialmente “ultra”).

    Evidente (a simple vista) el fallo de la ausencia del ZCR en la zona central de la puntera, tal y como habías mencionado en los comentarios del review de la ovwa.

    Curioso que, con 10 gramos más de peso que su prima-hermana ovwa (si la talla es la misma), admita ritmos un pelín más ligeros (supongo que la diferencia será apenas apreciable).

    Las veo todavía muy orientadas al público “tri”… pero bueno, al “tran-tran” sumarán algunos adeptos entre los “populares” (aunque son difíciles de encontrar, incluso en grandes ciudades).

    Saludos

  3. Gracias p@m@t@ti!!!

    Independientemente de que el peso me parece que no es el factor determinante a la hora de marcar la “velocidad teórica” de una zapa, 10 gramos es algo inapreciablemente inapreciable incluso por los pies más sibaritas ;-D
    De todas formas, esa diferencia es según catálogos porque en la zapa que he estado usando, en un 8.5 USA, me salen unos 243 gr. para las Ovwa vs 225-235 gr para las Ultra RAace 3.0 (varían 10 gramos entre la izquierda y la derecha).
    Hasta tal punto me parecen irrelevantes 10 gr al comparar una zapa que creo que son incluso normales al comprar dos zapas de un mismo modelo (simple proceso de fabricación con errores y demás).

    En cuanto a lo de que si están orientadas al TRI y similares, ya sabes lo que pienso: no tiene ningún fundamento y no existen zapas que sean o dejen de ser de TRI.
    El único problema que tienen es esa fama infundada… y la pinta, que asusta a los puristas pero como zapa voladora no radical es una pasada.

    Y para encontrarlas, pues desgraciadamente se encuentran casi sólo en tiendas donde se trabaje con temas de triatlón… precisamente por ese resquemor infundado de los runners hacia las zapas de TRI… igual que algunos TRI-tontainas piensan que por ser triatletoides deben usar zapas específicas de TRI.
    Pero bueno, poquito a poco conseguiremos entre unos y otros derribar ese mito… espero ;-D

  4. Ehhhh,

    Que lo del peso era un mero comentario “jocoso” (de hecho, los datos que pones son distintos y la ovwa pesa más en tus sample)… además como bien dices el menor peso no hace a unas zapas más rápidas y ni el 90% del personal (me incluyo) no distinguiría esos gramos (y más) en las manos… como para notar la diferencia en los pies.

    Precisamente por esa fificultad de ser encontradas… es más difícil probarlas, salvo que vayas convencido a por ellas.

    Saludos.

  5. Vaaaale, sonó a regañina aunque no era esa la idea (lo pensé después de enviarlo ;-D).

    Lo que puse de los pesos es porque, aunque las peso siempre, al final, suelo tirar de la de catálogo para no liar al personal (salvo que se vaya mucho de madre, en cuyo caso pongo la nota de que ése es el de catálogo y en la de la prueba ha salido otra cosa… o simplemente lo menciono en el análisis).

    En cualquier caso, teóricamente deberían ser más rápidas las Ultra Race 3.0, más que por el peso, por el upper y porque no llevan la doble densidad (supongo que la placa de carbono será análoga en ambas) pero, vamos, que caso de haber diferencia debe ser mínima e imperceptible para el 99’99% de la gente… entre los que me incluyo.
    De hecho, como he comentado en la prueba de las Ovwa, me siento “más rápido” con las teóricamente más lentas… ¿será por pura rebeldía? ;-D

    Y, bueno, de lo de los puntos… cosas del mercado y de la pescadilla que se muerde la cola: los runners no las demandan y sí los triatletas, pues están en puntos de distribución de triatlón con lo que los runners no las tienen tan a mano mientras que los triatletas las tienen continuamente ;-D

  6. La verdad es que tienen muy buena pinta…con esa suela curvada y un grosor de mediasuela como me gusta, para sentir el terreno. Desde luego es para gente más rápida que yo, pero se puede considerar usarla como una especia de zapatilla minimalista por ligereza y por feeling del terreno. De horma, comparada con la Wave Elixir 7, que también conoces, cómo la describirías (es que este material del upper de Zoot no lo conozco, no sé qué sensaciones transmite en cuanto a ajuste de tobillo y de metatarsos).

  7. pufendorf, la horma se ajusta perfectamente al pie de cada uno porque es, literalmente, un calcetín.
    Simplemente hay que acostumbrarse un poco a la sensación de “libertad” que da ese tipo de upper porque, aunque lo notas pegadito al pie, puedes pensar que no te ajusta lo suficiente porque no presionan tanto como otros (los puntos de presión se reducen a los lugares por los que pasan los elásticos.

    Respecto a las diferencias con las Elixir 7, en tobillo se nota menos ajuste, algo que es normal por el tipo de upper.
    No es ni mejor ni peor sino simplemente diferente y el que gusta de tobillos cerrados y ceñidos como p. ej. Boston 3, a lo mejor con éstas se nota un poco suelto de más.
    De todas formas, en éstas no he notado ninguna falta de ajuste, algo que si que notaba p. ej. con las Ultra Kalani 2.0.
    Donde sí que notarías diferencia respecto a las Elixir 7 es en la puntera porque, aunque éstas tienen mucha amplitud y las Elixir 7 cierran ralativamente “en punta”, las de Mizuno tienen más amplitud… o más bien es que en las Ultra Race 3.0 la pieza protectora que lleva delante se puede notar algo rígida.
    Pensando en las Elixir 7, miraría mejor las Ovwa (tienes el análisis aquí en ForoAtletismo) que podrían gustarte.

    miraría mejor las Ovwa

  8. Echaré un vistaz a las Ovwa pues. La verdad es que yo agradezco ese punto de Mizuo de ajustar bien el tobillo y dejar espacio adelante; es la horma que mejor me ajusta.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.